Vino y Aceite en las Heridas

El Papa efectivamente fue electo con esa intención renovadora, pero siento que ha logrado justo lo contrario: ser demoledora

Su intento de austeridad es un poco cuestionable ya que cuesta mucho más dinero mantener a un Papa fuera del Palacio Apostólico, su equipo de seguridad se mata por cubrir tantas improvisaciones, sus palabras se tienen que traducir a cientos de idiomas y usa un lenguaje equívoco, hace cosas que todos los papas hicieron como obras de misericordia, pero con una exagerada cobertura mediática que genera papolatría, y después dice que le ofende que lo idealicen. Está en contra del clericalismo, pero ha mostrado ser más intransigente y no dialogante con los que no son de su opinión. Para demostrar su capacidad de unir a los contrarios quiere ser más misericordioso que los papas anteriores -como si la misericordia fuera un tapete bajo el que escondemos lo que barremos- y hacer que entren en comunión a la Iglesia, liberales, protestantes y ultra-tradicionalistas haciendo una pobre interpretación del Concilio Vaticano II y pateando el problema al siguiente papado. Ha sido más un Papa para los demás, que la roca sobre la que se confirma el Depósito de la fe a él confiada para los que hemos creído en el Amor.

Para terminar de arruinar las cosas, dice sí, pero no y no, pero sí, y se ofende que le presenten las Dubia que son el procedimiento más “kosher” y estandarizado en estos casos y se le han presentado a todos los papas sobre los más diversos temas doctrinales y pastorales. Premia a los desobedientes y relega de “fariseos y rígidos”, a todos los que siguen el catecismo… No enseña en la Catedra Petrina, sino en las entrevistas a periódicos de todos los pelajes.

Ahora empieza con innovaciones litúrgicas para integrar a los protestantes y no preside el Cardenal que él mismo nombró en la Congregación del Culto Divino porque no va a hacerlo con el “espíritu” del Concilio que a él y su C9, el Team Bergolio, le gusta. Quiere ser el Papa que pase a la historia por conciliador pero como Él mismo dijo en su cumpleaños: ” temo que seré el Papa que pase a la historia por haber dividido a la Iglesia”… toma conciencia del problema, pero no retrocede, culpa a “esos que quieren dividir la Iglesia”.

Sin embargo, es el Papa y lo eligió el colegio cardenalicio, y la participación del Espíritu Santo sólo la conoceremos en la otra vida. Habremos de confiar contra toda evidencia humana de restauración, pues la Iglesia es de Cristo y ella es indefectible. Podemos decir que ha dado un fruto muy positivo, que no lograron tanto los otros papas: nos tiene de rodillas y estudiando.

Sólo nos queda resistir con el Catecismo en una mano y la Sagrada Escritura en la otra. Tomando fuerzas de la Eucaristía y perseverando en pequeños cenáculos de oración del Santo Rosario. Viviendo una vida de sincera conversión y profundizando nuestros conceptos para poder perseverar y sostener a otros en la fe… Apoyando a nuestros sacerdotes porque están siendo muy tentados y sin ellos el rebaño muere de hambre y desorientación.

Estas cosas son para mi el resumen de estos cuatro trágicos años de purificación. Sé que mucha gente buena se entusiasma porque tal vez lee portales con noticias muy “favorecedoras”, pero los que entienden de estas cosas no pueden menos que pedir “¡Ven Señor Jesús!”. La cosa nos rebasa por donde la veamos porque el Papa es clave para la fe, pero su problemática sólo es la punta del iceberg. Hay un clima de apostasía generalizada y “autorizada”, que sólo una intervención divina lo puede detener…

Suena trágico, pero al final el Corazón Inmaculado de María vencerá porque está guerra ya la perdió el Enemigo. El tema es ¿quién queda de qué lado?

Pía

About the author

mm

Como Vara de Almendro

info@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: