Nuestros articulos

LA OBEDIENCIA MASÓNICA DE BERGOGLIO

mm

Queridos hermanos. Por si alguno de Ustedes no lo sabía, la mano derecha en el corazón o bajo él es uno de los signos masónicos más conocidos. Lo suele hacer un masón para darse a conocer en público de cara a sus “hermanos” y se llama el signo de la obediencia masónica porque con él se profesa sometimiento a los jefes masónicos y, en última instancia, a Satanás, creador de la masonería, que es su Iglesia.

Pues bien, en el último discurso que BXVI dio a los cardenales presentes en Roma, cuyo vídeo pueden ver más abajo, cómo claramente Francisco hace el signo de obediencia masónica justo cuando ve que la Cámara de la Televisión vaticana comienza a grabarle. Él, incluso, se queda mirando a la cámara, desafiante, como diciendo “¡Hey, amigos, aquí estoy, soy yo, Bergoglio, masón, vuestro candidato a usurpar la sede! Apóyenme” (min. 08.38).

Justo el mismo gesto masónico que hizo cuando salía al Balcón del Vaticano el día en que usurpó la sede petrina. Algunos “bienpensantes” justifican ese clamoroso signo masónico diciendo que se estaba sujetando el pectoral. Pero no, como bien puede apreciarse en el vídeo y en la fotografía que adjuntamos, el pectoral está en el centro y su mano más a su izquierda (a nuestra derecha).

Aquí tienen el vídeo

Por cierto, durante el discurso en la Loggia vaticana, hace por dos veces otro gesto más clamoroso aún, la mano del marrano o mano del criptojudío, propia de la Cábala judía, pues cada mano hace tres V. Sabemos que la V es la sexta letra del abecedario judío y significa 6. Luego tres V son 666. Ese gesto se realiza uniendo los dedos corazón y anular, gesto nada natural ni casual, y es especialmente querido a Bergoglio, que lo hace habitualmente.

Y vemos también al comienzo del vídeo al Card. Cacciavilan, masón de la lista Pecorelli, a la derecha de la imagen, haciendo los cuernos justo antes de que Bergoglio saliera al balcón. Quien quiera entender, que entienda.

Madre Inmaculada, Virgen de Lourdes, písale la cabeza al dragón. Y ábrele por favor los ojos a tus pastores y a tu rebaño, para que entiendan quién es realmente la serpiente que se sienta en la Silla de Pedro.

Juan Suárez Falcó.

About the author

mm

Juan Suárez Falcó

"Un cántico nuevo (Apoc. 14, 3)"
juan.suarez@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: