Nuestros articulos

CARTA ABIERTA DE DAVID DE JESÚS A LOS LAICOS CATÓLICOS: ¡REACCIONEN!

 

¨La verdad nos hará libres” (Juan 8:31) ¿Por qué le temen a la verdad?

Apreciados hermanos en la fe católica.

En esta carta quiero invitarlos a reflexionar sobre el terrible momento que vive nuestra Iglesia, predicho en muchos lugares del mundo en los cinco continentes por la Santísima Virgen María a través de videntes reales y aprobados por la propia Iglesia como en Fátima (Portugal), La Salette (Francia), Akita (Japón), Garabandal (España), Padre Gobbi del MSM, etc.

Estoy muy seguro que el Cielo habló a través de ellos. No te dé miedo afrontar las tristes realidades que vive la Iglesia. Hacer negación de los hechos actuales es un pecado de omisión.

La creciente apostasía, las herejías, la desacralización del templo y de todos los aspectos de nuestra religión, la  relajación de la moral incluso en el clero, la gran cantidad de abusos sexuales, la complacencia de la jerarquía ante todo lo LGBTIZ, la degradación y relativización de los Sagrados Sacramentos, la corrupción intraeclesial para elegir un “papa”, el show mediático en que se ha convertido la Santa Misa para agradar al hombre a costa de desagradar a Dios, el andar como ovejas sin pastor, la manipulación de los contenidos de la Palabra de Dios para adaptarlos al mundo, el rechazo al Catecismo de la Iglesia Católica y al magisterio de los anteriores y verdaderos papas,  los irrespetos a la Santísima Virgen María…, ¿no son suficientes señales de alarma para ti? ¿No te das cuenta? ¿No estás enterado de la gravísima situación que vive el Cuerpo Místico de Cristo? ¿De verdad no te importa todo este panorama desolador, toda esta destrucción? La situación no se la ha inventado ninguna persona enemiga de la Iglesia, no es un complot contra ella, no es una conspiración contra la Iglesia. Simplemente es la verdad verdadera.

Ignorar voluntariamente por comodidad o falta de formación toda esta realidad puede llevarte al infierno. Así de claro y directo. La iglesia no es solamente el párroco o el obispo. No. La iglesia es universal y si somos católicos debemos cuidarla. No seas más de esos católicos que van a misa el domingo a las 10 de la mañana y que en toda la semana se esconden de Dios sin asumir ningún compromiso con la salvación de su alma. No seas un “pagano bautizado”… las almas de éstos se condenan si no viven en gracia de Dios. No pienses más: “yo soy muy buen católico, cumplo y no me interesan los problemas y dificultades que vive la Iglesia. Que los arreglen ellos”. ¡Cuidado! La comodidad y la falta de interés tampoco ayudan a la salvación de tu alma.

Las dificultades actuales no son solo de unos obispos y un “papa” allá lejos en el Vaticano. No. También están en tu parroquia como consecuencia de lo que sucede allí a la distancia. Muchos párrocos están cometiendo herejía, están en apostasía, desacralizan el templo, cambian arbitrariamente la liturgia, hacen afirmaciones blasfemas, convierten en espectáculo la Santa Misa, tergiversan la Palabra de Dios para hacerla decir lo que no dice y adaptarla al mundo, etc. Es hora de que abras los ojos y abandones tu pasividad y silencio. ¿Qué estas esperado? ¿Ver para creer como Tomas? ¿No es suficiente con la impiedad que ves en las misas a las que asistes?

Los templos, poco a poco están siendo convertidos en lugares de conciertos, conferencias, banquetes, teatro y muchas otras actividades mundanas como si Dios no estuviera en su Cuerpo, Sangre, Alma, Espíritu y Divinidad en el Sagrario.

Las homilías utilizadas para promover, aprovechando la ignorancia de los feligreses, temas de otras religiones como la compasión budista; o el falso ecumenismo, la tolerancia con todo lo LGBTIZ, la meditación trascendental, etc. Y no falta el “sacerdote” – tal vez usted se ha dado cuenta o no se ha dado cuenta – que aproveche las misas dominicales para, en ese momento, con un estudiado tono de voz,  hacer control mental a la feligresía. Ellos saben que muy pocos lo notaran y si alguien dice algo o llama la atención al sacerdote, es calificado de inmediato como fanático. Desafortunadamente la mayoría nada en la ignorancia y no quieren saber nada “para no preocuparse”, o también están en esas prácticas luciferinas.

Esta carta te la escribo hermano laico porque me preocupa la salvación de tu alma. Debes preocuparte por conocer más la Iglesia, la Doctrina, el Magisterio, la moral católica, la Tradición, la Liturgia. Si no sabes nada de estos temas tu alma está en riesgo, en un riesgo muy alto de perderse. Es lo mismo que acudir a un restaurante sin fijarse en los detalles de higiene, calidad de los alimentos, quién sirve, cómo sirven, la preparación y comerse lo que sea a costa de enfermarse y hasta morir. En lo espiritual sucede igual: si tú vas a un templo contaminado donde se promueven herejía, apostasía, pro LGBTIZ, donde se fomenta una falsa doctrina católica, el falso ecumenismo, etc., debes dejar de ir. Hay muchos templos, busca uno donde se respete la Sana Doctrina Católica, los dogmas, la liturgia, el Magisterio, la moral y quédate ahí.

Nunca te vayas de la Iglesia Católica. Hacerlo es un altísimo riesgo para tu alma.  Si hay dificultades graves en la Iglesia Católica que es la verdadera, ¿cómo estarán las demás que no tienen el verdadero y Único Dios? Quédate siendo católico, pero conviértete en un defensor de la sana Doctrina Católica una vez que te hayas preparado para hacerlo.

Busca un grupo de oración de sana doctrina. Sé que no es fácil hallarlo, pero ora, pide al Señor y a la Virgencita que te ayude a encontrarlo. Lo lograrás.

Ora mucho. Ora el Santo Rosario. Tenga vida sacramental. Sirva a los demás practicando las obras de misericordia. No te comprometas en nada con la falsa iglesia que ya pulula sobre el mundo y amenaza la salvación de las almas. Pide al Espíritu Santo que te llene del don del DISCERNIMIENTO, que es absolutamente necesario en esta época de confusión, irreligiosidad, relativismo e impiedad.

¡Ánimo hermano! ¡Haz algo para salvar el Cuerpo Místico de Cristo! El premio es la eternidad.

DAVID DE JESUS

About the author

mm

Como Vara de Almendro

[email protected]

.

4 Comments

  • Judas traicionó a Cristo, pero los demas apóstoles se escondieron por miedo a los romanos y al sanedrin. Ahora estamos viviendo la repetición de aquella traición. El nuevo Judas es Bergoglio, y el resto de consagrados callan como perros mudos por miedo a las represalias.
    La excepción fue el apóstol S. Juan, nosotros somos como él, el resto fiel a la doctrina de la Iglesia, a la Palabra de Dios.

  • En un libro de rainero cantalamesa lei un ejemplo mas o menos asi : la humanidad es un tren que corre a toda velocidad asia un acantilado.algunos que estan abajo gritan hacen señas con un farol pero los que van dentro del tren estan de fiesta y ni se enteran !!!!!! Solo nos queda orar para que Dios tenga misericordia de nosotros

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.