Actualidad Nuestros articulos

En Porvidence, Rhode Island, un obispo que no se casa con el mundo

mm
Written by Marco Tosatti

 

Stilum Curiae– 24 junio 201- Marco Tosatti

 

He leído en el sitio web del obispo Thomas J. Tobin, en Providence, Rhode Island, algunas consideraciones que me han parecido interesantes, porque no estarían en la línea de lo «políticamente correcto» que demasiado a menudo se escucha incluso en ambientes cercanos a la Iglesia. El sitio del cual hemos sacado estas consideraciones se llama Rhode Island Catholic, y es el periódico diocesano.

 Y cuanto más leía, más pensaba: afortunados los católicos de Providence, Rhode Island, que tienen un obispo que no tiene miedo de hablar y decir las cosas prudentemente, abiertamente, sin sentir la necesidad de «alisarle el pelo» a la cultura dominante.

Juzguen ustedes  si estaba equivocado, y si no quisieran también que en Italia se leyeran cosas por el estilo.

Algunos pensamientos en forma de pinceladas antes de tomar unas pequeñas vacaciones de verano, escribe Thomas J. Tobin.

-Han pasado apenas dos años desde la publicación de la Laudato Si, la histórica encíclica del Papa Francisco, llamándonos a un empeño renovado de protección del medio ambiente y del cuidado de la tierra, nuestra casa común. Es un serio desafío que todos debemos comprender y aceptar, porque es, después de todo, no solamente una preferencia papal, sino un mandato divino, un componente importante de nuestra fe católica.

-Dicho esto, las reacciones negativas por la decisión del presidente Trump al retirarse del Acuerdo sobre el Clima de París han sido exageradas e incluso histéricas. Si podemos estar de acuerdo con la necesidad de controlar el calentamiento global y proteger el medio ambiente, aceptar o no el acuerdo de París como el mejor o el único instrumento para lograr dicho objetivo, es un debate legítimo. En su encíclica, el Papa Francisco dice: «La Iglesia sabe que debe fomentar un debate honesto entre los expertos, respetando opiniones divergentes».

 – Y me parece también que algunos de los políticos liberales y de los personajes de Hollywood que han atacado al presidente Trump sobre su decisión sobre el clima, podrían hacer mucho más ellos mismos para proteger el ambiente si renunciasen a sus frecuentes viajes internacionales, a sus jets privados, a los espléndidos yates, a las residencias lujosas, a las suntuosas fiestas.
 
De muchas partes hoy, seguimos oyendo que la Iglesia debe «escuchar» más en este milenio a la comunidad LGTB, transgénero, feminista y gran cantidad de otros grupos con agendas particulares. Entiendo. Es importante que hablemos y nos escuchemos los unos a los otros, y sé mejor que nadie que la consulta es parte indispensable de la vida de la Iglesia de hoy. Sin embargo, cuando Jesús ha dado el mandato a los Apóstoles de ir adelante, les dio el mandamiento de enseñar, no de escuchar, ¿no es así?
 
– Y si bien es instructivo para la Iglesia escuchar a los grupos con intereses especiales, es también necesario que esos grupos escuchen también a la Iglesia, desde el momento que la Iglesia, guiada por el Espíritu Santo, conserva y promueve la verdad del Evangelio y las enseñanzas de Cristo. Encuentro y acogida son prácticas virtuosas, pero no a expensas de la verdad.
-Al comentar sobre el declive en el número de sacerdotes en la diócesis, una carta reciente en el Providence Journal, sugería que la respuesta a la falta de sacerdotes es la de permitir sacerdotes casados y mujeres sacerdotes. «Evolucionar o extinguirse» aconsejaba la carta. En otras palabras la Iglesia debe cambiar sus enseñanzas si quiere sobrevivir y prosperar. «¿Prosperar…te refieres, como las Iglesias protestantes tradicionales?» dije.
Las Iglesias protestantes tradicionales, como es notorio, no están de hecho prosperando en absoluto. Incluso teniendo sacerdotes casados, mujeres sacerdotes y obispos de ambos tipos.

 
Marco Tosatti
Artículo original Stilum Curiae
Traducido por Como Vara de Almendro

 

About the author

mm

Marco Tosatti

Nació en Génova en 1947. Es periodista desde 1972 y ha cubierto muchos sectores: deporte, sucesos, política, sindical y enseñanza. Desde 1981 se ocupa de la información religiosa. Ha sido el vaticanista del Diario La Stampa desde 1981 hasta 2008. Ha escrito numerosos libros, sobre temas de religión e historia, en particular del Medio Oriente y sobre la cuestión armenia: "El Barón de Alepo" o "La verdadera historia de Mussa Dagh". Y también "Investigación sobre el Demonio", "Padre Pío y el Diablo", "Santos poseídos por el demonio", "Investigación sobre la Síndone" y otros. Con Don Gabriele Amorth ha escrito "Memorias de un exorcista". Actualmente es titular del blog "Stilum Curiae".
.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: