Actualidad Nuestros Artículos

LA CASA DE DIOS CONVERTIDA EN UN CIRCO

Featured Video Play Icon

 

Y dijo a los vendedores de palomas:

“Quitad esto de aquí: no hagáis de la casa de mi Padre un mercado”. Sus discípulos se acordaron que está escrito: “El celo de tu casa me devora”. (Jn.  2; 13-22)

Si anteayer temprano por la mañana, el padre Elías nos hablaba en su homilía sobre la triste y cruda realidad que se cierne en el Vaticano y que dio en llamar “Nubarrones sobre la Cátedra de Pedro”, hoy me veo en la obligación de continuar con el tema del cual él se ocupaba, muy a mi pesar, porque horas más tarde de la publicación de su artículo “se desató la tormenta” que presagiaban algunos de los nubarrones a los que se refería el padre Elías. Los efectos de esta tromba los recibimos a través del Life Site News donde se nos informaba del escandaloso espectáculo llevado a cabo en la propia plaza del Vaticano, una burla y una profanación de un lugar tan sagrado.

Ya hablamos en anteriores artículos sobre las fechas en las que se han profanado cosas santas durante estos últimos 4 años. Un pequeño repaso de algunas de ellas es el triste recuerdo del 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Virgen María de 2015, cuando también se profanó la basílica del Vaticano con el espectáculo de luces que tan vivo está en las mentes de todos nosotros. Del mismo modo, el 19 de marzo de 2016, vimos como Francisco sancionaba la exhortación Amoris Laetitia, en esta fiesta tan señalada como lo es el día de San José, padre adoptivo de Jesús, casto esposo de la siempre Virgen María. Todos sabemos lo que ha sucedido después de la publicación de dicha exhortación, donde se han devastado dos sacramentos: la Eucaristía, y curiosamente, el matrimonio de quien San José es un ejemplar modelo. Por tanto, vemos como las fechas importantes para nuestra fe están presentes en las profanaciones. ¿Casualidad? ¿Causalidad? No lo sé, pero otra vez ha vuelto a ocurrir una profanación y en una gran festividad. Al ver los vídeos e imágenes, al escuchar las músicas que nada tienen de sagrado, me pregunto qué pensará Cristo, que preside en la cruz a la derecha de Francisco, qué pensará, repito, de este escandaloso espectáculo. Qué pensarán los santos del cielo, muchos de los cuales han sido elevados a los altares en esta misma plaza……..supongo que se taparan los ojos y los oídos para no ver ni escuchar tal horror.

Pues fue justamente el día Cátedra de San Pedro, fiesta de extraordinaria importancia para nuestra Iglesia, pues nuestra fe se fundamenta en la figura del Papa. Los medios ya lo difundieron ampliamente, entre ellos Rome Reports. Muchos, estupefactos, asistimos a una nueva profanación en el Vaticano. Todos sabemos que la cátedra era el asiento donde Pedro, como primer Papa, y más tarde sus sucesores, se sentaban para dar una lección magistral, lo que llamamos “Sentar Cátedra” o lo que es lo mismo, hablar Ex-cathedra, momento en el cual un Papa habla asistido directamente por el Espíritu Santo, como por ejemplo,cuando éste proclama un de un dogma.

El mal de la subliminalidad. Ciertas vestimentas incitan de modo indirecto a los pecados de la carne.

Pero anteayer no hubo alusión alguna a dicha Cátedra, ni a San Pedro, ni a nada que se pueda relacionar con estos hechos. Ayer hubo un festejo pagano e impúdico en la propia plaza de San Pedro, tan cercana al lugar del martirio del primer Cabeza de la Iglesia. El Rony Roller Circus hacía su aparición en la propia Plaza del Vaticano. Pueden ver las imágenes de algunos momentos de dicho acto en los vídeos que hemos compartido. En la representación a la que asistió Francisco y miembros de la curia, tal como se aprecia en las imágenes ofrecidas por Rome Reports, pueden presenciar el triste y escandaloso espectáculo que comento:  mujeres tigresas, vestidas, o mejor, semidesnudas, (vídeo inicial de portada, a partir del segundo 27) , contorneándose de un modo totalmente inmoral, cuyas danzas y gestos  altamente sugerentes y provocativos son un cierto motivo de escándalo. Tampoco son desdeñables ciertos atuendos con sendos mensajes subliminales en las partes íntimas de quienes los vestían, así como los maillots que lucieron algunos de los integrantes del circo y que permitían ver las formas corporales totalmente marcadas y que como dije más arriba, pareciera que fueran desnudos.

No es la primera vez que esto sucede también en situaciones inesperadas. Hace unos meses escribí un artículo que hacía referencia al encuentro de la Jornada Mundial de la Juventud, donde muchos padres y madres de familia que permitieron  a sus hijos viajar a Polonia para disfrutar de dicho evento, comprobaron con horror desde las tv de sus hogares, como durante el “Viacrucis” juvenil, se mostraron verdaderas imágenes llenas de falta de las virtudes de modestia y pudor cristianos. Aquí les muestro otro vídeo. Una de las imágenes escandalosas escogida la pueden encontrar muy explícita a partir del minuto 2:20, solo por poner un ejemplo, porque la mayoría del vídeo es un insulto a la pureza y a la santidad, tanto de Cristo, como del ser humano que trata de vivir la virtud de la continencia. Eso sin nombrar las ambigüedades sexuales, muy notorias, en ciertos personajes que actuaron en dicho “Viacrucis”.

Queridos lectores católicos, no se qué les parezca a ustedes. Yo, personalmente me siento indignada, me siento avergonzada, con ese sentimiento que llamamos “vergüenza ajena” y que no es otra cosa que sentirse dentro de un saco en el cual uno no desea estar en ciertos momentos bochornosos como el que nos ocupa, pero en el que, inevitablemente, se le incluye por formar parte de un colectivo, en este caso, por el hecho de pertenecer a la Iglesia católica. Este penoso acto habrá sido, sin duda, presenciado por muchas personas, católicas o no católicas, y se ha emitido desde un lugar que es como una gran pantalla donde muchos tratan de encontrar sentido a sus vidas, donde otros sienten que la Iglesia se moderniza y “cambia al ritmo que marcan los tiempos”. Muchos pensarán, erróneamente, que éste es el pensamiento que se propicia y favorece desde la Iglesia. ¡Qué tristeza! Entonces, yo me pregunto ¿dónde quedan las enseñanzas de la virtud de la santa pureza? ¿Dónde quedan los mandamientos de la ley de Dios? Muchos pensarán ¿para qué tanto sacrificio y tanta renuncia? ¡Por fin se dieron cuenta los católicos de que de nada vale ser un “estrecho”!

Como madre de familia y católica tengo algo importante que decir:

Muchos padres y madres de familias cristianas comprometidas en la educación en la fe y la moral rectas de nuestros hijos, nos hemos negado a acceder a ciertas diversiones, reparando en que éstas pueden ser perjudiciales para la salvación eterna de nuestras familias. Pero ahora la inmodestia y los espectáculos vulgares y obscenos ya no tenemos que ir a buscarlos a playas escandalosas, al cine o al teatro. ¡No señores! Las tenemos dentro del seno de la Iglesia, en cualquier parroquia, en lugares que debieran respetarse y guardarse para no ser profanados y, de ese modo, no ser piedra de escándalo para nuestros hijos.

Ayer, justamente en la misa, se leyó un fragmento del Evangelio de Marcos 9;41-50. Reproduzco el párrafo que me hizo pensar en el espectáculo circense del Vaticano:

“El que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu mano te induce a pecar, córtatela: más te vale entrar manco en la vida, que ir con las dos manos a la gehenna, al fuego que no se apaga.
Y, si tu pie te induce a pecar, córtatelo: más te vale entrar cojo en la vida, que ser echado con los dos pies a la gehenna.
Y, si tu ojo te induce a pecar, sácatelo: más te vale entrar tuerto en el reino de Dios, que ser echado con los dos ojos a la gehenna, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.”

Desde este escrito quiero decir en mi nombre y en el de muchas personas a las que aprecio y que me han manifestado su estado de ánimo, que COMO CATÓLICOS, NO NOS SENTIMOS REPRESENTADOS POR ESTE TIPO DE OBSCENIDADES,  QUE NO QUEREMOS SER CONTADOS ENTRE AQUELLOS CATÓLICOS QUE APLAUDEN ESTA VERGÜENZA DE ACTOS QUE PROFANAN LOS LUGARES DESTINADOS A DIOS, QUE LLORAMOS CON PROFUNDA TRISTEZA E IMPOTENCIA AL VER COMO EL PECADO DE LA IMPUREZA Y LA OBSCENIDAD TRIUNFA EN EL MISMO SENO DE LA IGLESIA Y QUE POR SI FUERA POCO, ES APLAUDIDO Y LLAMADO “BELLEZA” POR EL PROPIO FRANCISCO, “BELLEZA QUE HACE BIEN AL ALMA”.

Hermanos, que no nos vendan gato por liebre. Hermanos, que no se rían de nosotros en nuestra propia cara. He tenido ocasión de ver en facebook polémicas entre católicos que defienden acaloradamente tales aberraciones en la Casa de Dios, porque si el Papa está presente, es porque es buena cosa. Estoy segura de que muchos de ellos no perciben el alcance de todo ello, no me cabe duda que es por falta de conocimiento. Por eso, es hora de denunciar tanta aberración e injuria a Dios. No es la primera vez que Francisco permite que se profanen en su presencia lugares sagrados. Aquí verán otro vídeo de una celebración eucarística donde se finaliza con uno de los bailes más sensuales y provocativos, el tango. Dicha celebración estuvo presidida, tal y como podrán ver, por el entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio.

 

Desde nuestra página queremos hacer llegar al Señor y a su Santa Madre este escrito para que sirva como acto de reparación por esta nueva profanación de la Casa de Dios por parte de estos hijos indignos, dirigiéndoles la siguiente jaculatoria reparadora:

POR LA PROFANACIÓN DE LOS LUGARES SANTOS, OS OFRECEMOS NUESTRA REPARACIÓN SEÑOR. 

SED MISERICORDIOSO CON NOSOTROS, PERDONADNOS SEÑOR. 

 

Montse Sanmartí

About the author

mm

Montserrat Sanmartí Fernández

Católica. Casada y madre de 10 hijos. Implicada desde 2009 en la defensa de la vida a través de CIDEVIDA. Delegada de Sanación Postaborto en el Viñedo de Raquel en España. Escribo por vocación como inquietud de llamada interior y deseando cumplir desde mi pequeñez el mandato que Cristo nos dio: "Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a toda criatura". Ya no hay excusas. Se puede evangelizar en todo el mundo, sin movernos de nuestra casa. Todo sea a mayor gloria de Dios y salvación de las almas.
montse.sanmarti@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: