Actualidad

¡Cuidado con la consagración masónica de Bergoglio!

Queridos hermanos en la fe,

Como nos temíamos, la “consagración” que Bergoglio quiere hacer mañana es una auténtica blasfemia contra Nuestra Madre María Santísima.

Hace un par de días hemos conocido el texto de la misma, que pueden consultar aquí.

El texto es una sarta de tópicos del globalismo, ya que dice expresamente que nuestro pecado es no habernos conducido como un mundo unido sino como naciones (ya sabemos cómo odia el NOM el patriotismo), un canto masónico a la fraternidad, al cuidado de la “casa común” y la hermandad de pueblos y familias humanas.

Hay frases con sentido católico, pero para despistar al lector poco avezado, que se tragará el veneno entero que contiene. A cualquier católico un poco ortodoxo y leído la lectura de esta “consagración” le tiene que hacer pitar los oídos por los conceptos paganos, masónicos e irenistas que contiene, opuestos a la fe católica.

Así, se dice: “Nos hemos enfermado de avidez, nos hemos encerrado en intereses nacionalistas”, como si el amor a la patria y el rechazo del Gran Reset, del globalismo, fuera malo.

La consagración es también una oda al hombre. De hecho, por debajo de toda esta “consagración” lo que late es una petición de perdón por no cumplir los mandamientos indiferentistas y masónicos de fraternidad sin Cristo, de unidad en lo humano, de mixtificación del hombre con el demonio de la Pachamama (la Manuwapu o “tierra en el Cielo”, a la que se alude en el texto). El masónico Card. Ravasi, al que vimos bailando alrededor de los demonios amazónicos, llama así a la Virgen (https://www.avvenire.it/rubriche/pagine/terra-del-cielo_20050908). Y también el pseudomonje modernista Enzo Bianchi, amigo íntimo de Bergoglio, líder de la desviadísima comunidad de Bose (https://www.youtube.com/watch?v=U2XuTJx-vkU&t=46s).

Otra alusión gnóstica a nuestra Madre se encuentra en el texto cuando se recuerda a la esotérica advocación masónica alemana del s. XIX de María desatanudos, tan difundida por Bergoglio, cuando se dice: “Tú sabes cómo desatar los enredos de nuestro corazón y los nudos de nuestro tiempo”.

En fin, hermanos, no hay en el texto de la supuesta “consagración” ninguna petición de perdón o de reparación a los Sagrados Corazones de Jesús y de María por lo que realmente es importante: el aborto (promocionado por ese amigo de Bergoglio que es Joe Biden, al que le dio la comunión en su última estancia en Roma), la eutanasia, la ideología de género (que difunde la Asociación Scholas Occorrentes, tan apoyada por Bergoglio), la ideología malthusianista del cambio climático que el propio Bergoglio ha apoyado en Laudato Sí (que considera que el hombre sobra de la Tierra porque es un “parásito” para el planeta)… y por eso ahora se dice en esta “consagración” que “Hemos destrozado con la guerra el jardín de la tierra”, como si nuestras desgracias se debieran a supuestos pecados ecológicos y no a pecados que claman al Cielo…

… Y por supuesto no hay ninguna petición de perdón en nombre de Rusia, por su comunismo pasado y presente, que tantos millones de muertos ha provocado como el Dragón Rojo que es. Y que Putin profesa de forma desorejada, como el mismo Bergoglio (recordemos su traición a la Iglesia catacumbal china o sus simpatías por las FARC o por los Castro de Cuba), comunismo que también sostiene la Iglesia ortodoxa rusa con Kirill y su apoyo a la guerra. Y que las élites occidentales promueven en forma de marxismo cultural…

Incluso vemos cómo en la consagración hay una invocación de la ONU como maestra de la paz, ese organismo nefasto que es el corazón de las Tinieblas del Anticristo (“Nosotros hemos perdido la senda de la paz… Hemos desatendido los compromisos asumidos como Comunidad de Naciones). Todo, pues, en esta consagración está invertido, como es propio de los demonios.

Finalmente, la consagración no es una consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María sino de todos nosotros y de la humanidad, y, ya, de paso, de Rusia y Ucrania (“Por eso, Madre de Dios y nuestra, nosotros solemnemente encomendamos y consagramos a tu Corazón inmaculado nuestras personas, la Iglesia y la humanidad entera, de manera especial Rusia y Ucrania”), lo que tampoco obedece al pedido de Nuestra Madre, que nunca pidió la consagración del mundo sino sólo de ese desdichado país ateo y comunista, que sigue teniendo las tasas más altas de aborto, drogadicción, trata de blancas, pornografía y alcoholismo del mundo.

Por tanto, hermanos, así las cosas, os aconsejo a todos que mañana viernes nos dediquemos a meditar en la Solemnidad de la Anunciación y Encarnación del Hijo del Dios en las virginales entrañas de Nuestra Madre, a rezar y a reparar todo el día por esta gigantesca ofensa que el falso profeta Bergoglio hará al Inmaculado Corazón de María, que ejecutará en compañía de los despistados obispos del mundo que se unan a esta barbaridad masónica y a esta farsa anticristiana del Nuevo orden mundial.

¡Vade retro, Satana!

About the author

mm

Juan Suárez Falcó

"Un cántico nuevo (Apoc. 14, 3)"
juan.suarez@comovaradealmendro.es

.

5 Comments

  • Coincido con el análisis. En la oración de consagración se aprecian elementos panteístas, se dibuja un escenario que olvida las consecuencias del dogma del pecado original, que dejó a la humanidad y a la naturaleza heridas. Solamente pueden ser restauradas por el Verbo encarnado en el seno de María. Quien tras su muerte y resurrección sopló el Espíritu Santo sobre su colegio apostólico, no sobre la humanidad, para que los bautizados nos pongamos manos a la obra y perseverando en oración trabajemos en la viña del Señor hasta su regreso, en el intervalo en que su presencia real en la santa misa, debe ser el centro de nuestra vida.
    Hoy Bergoglio mata dos pájaros de un tiro: confunde a los incautos y vela el primer misterio gozoso del santo rosario.
    Pero tendrá éxito mediático y muchos se sumarán a su iniciativa, porque como titular de prensa vende el producto. Nadie en su sano juicio quiere que haya guerra, igual que nadie desea pandemias. Por eso muchos de los que hoy participan de este simulacro, también compraron el discurso de Bergoglio para terminar con la plandemia inoculándose la inícua solución humana. Yo propongo a todos los que comparten la línea de Como Vara de Almendro y estén de acuerdo con el análisis de Juan Suárez, que como desagravio, hoy se propongan ser verdaderos devotos de María.

  • Recordemos que Bergoglio es masón. La estrategia masónica consiste en provocar el conflicto para que el anticristo ponga paz y sea aclamado por casi toda la humanidad. Por eso es necesario que Bergoglio con esta falsa consagración provoque la Santa Ira Divina y acelere el conflicto. Porque si hasta ahora se ha mantenido localizado en Ucrania, con esta falsa consagración se extenderá sobre toda Europa. Recemos por España para que no nos caiga ningún pepino atómico.
    Bergoglio es una de las bestias de Apocalipsis 13 y quien prepara y facilita la entrada triunfal de la otra bestia, el anticristo.
    Non Nobis.

    • Todos esos esfuerzos de Mons. Schneider intentando justificar esa advocación son, lamentablemente, vanos y falaces. Nunca ningún padre de la Iglesia llamó así a María. Ni aparece en la tradición occidental ni oriental. Ni en las letanías lauretanas. Por el contrario, «tierra del Cielo» es el nombre que se da en la cosmogonía mapuche a todas sus «divinidades», es decir, demonios. Esto es un hecho incontrovertible. La intención de citar esta advocación inexistente en la tradición es oscura y da lugar a una confusión innecesaria.

  • Algunas perspectivas que complementan la del artículo:

    «Ex-aequo» es el reparto por igual, equitativo, e «in-equo» o inicua es la conducta injusta. Pero un ex-aequo es inicuo cuando califica a todos por igual habiendo víctimas y victimarios. En España esta lección está bien aprendida durante las décadas de la propaganda asesina terrorista. Se celebra la consagración de Rusia-Ucrania, como de cumplimiento de la petición de la Virgen, porque habría corregido las fallas de anteriores consagraciones que reiteradamente no nombraban a Rusia, si bien, órganos oficiosos como Radio María no hablan de ningún defecto en consagraciones anteriores, sino de una reiteración. Pero, aun mencionando a Rusia, no se dice nada de la conversión de Rusia. Se pide por la paz con un implícito ex aequo, pero ante alguien que está matando a otro, y no por defensa propia sino además con exhibición de crueldad, es inicuo apelar a una mera paz entre ambos, como si hubiera disputa igualitaria de poder a poder. Tomado de: https://tanantiguaytannueva.blogspot.com/2022/03/ex-aequo-o-in-equo-en-la-consagracion.html

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.