Nuestros articulos

HISTORIAS EJEMPLARES DEL SANTO ROSARIO. Un predicador es salvado del Demonio gracias al Rosario

Es bien sabido que Santo Domingo obtuvo grandes conversiones y frutos en todas sus prédicas, gracias a cantar en ellas las glorias y maravillas que la Santísima Virgen concede a los devotos de su Rosario.

Aquellas órdenes religiosas que perseveraron en el rezo y la predicación del Rosario, vieron florecer su piedad y fervor, al igual que en aquellas casas donde esta práctica era algo cotidiano. Pero cuando empezó a descuidarse esta santa costumbre del rezo del Rosario solamente pecados, desórdenes y desavenencias se hacían palpables en conventos, órdenes religosas y en las familias.

La Virgen también es protectora de aquellos que predican el Salterio o Santo Rosario, como veremos a continuación en este suceso:

El Beato Tomás de San Juan era un célebre predicador que en sus sermones siempre hablaba con fervor del Santo Rosario. El Demonio no soportaba ver los frutos que cosechaba este santo varón y el Señor permitió que lo redujese con duros tratos a una penosa y larga enfermedad en la que fue desahuciado porlos médicos.

Hallándose en ese estado, una noche se creyó próximo a morir. Junto a él apareció una espantosa figura. Era el Demonio. El pobre hombre elevó los ojos y el corazón hacia una imagen de la Santísima Virgen que se hallaba junto a su lecho y gritó con todas sus fuerzas: “¡Ayúdame! ¡Socórreme! ¡Dulcísima Madre mía!”. Al punto, la imagen sagrada le tendió la mano y le agarró por el brazo diciendo: “¡No tengas miedo, Tomás, hijo mío! ¡Aquíestoy para ayudarte! Levántate y sigue predicando la devoción de mi Rosario, como habías empezado a hacer. ¡Yo te defenderé contra todos tus enemigos!”. Acto seguido el Demonio huyó a toda prisa y el enfermo se levantó totalmente curado, dando gracias a su bondadosa Madre con abundancia de lágrimas y siguió con su buena costumbre de predicar el Santo Rosario, obteniendo por ello abundantes frutos y con seguridad un alto grado de gloria en el Paraíso.

Montse Sanmartí.

Del Secreto admirable del Santo Rosario de San Luis María Grignon de Montfort.

About the author

mm

Montserrat Sanmartí Fernández

Católica. Casada y madre de 10 hijos. Implicada desde 2009 en la defensa de la vida a través de CIDEVIDA. Delegada de Sanación Postaborto en el Viñedo de Raquel en España. Escribo por vocación como inquietud de llamada interior y deseando cumplir desde mi pequeñez el mandato que Cristo nos dio: "Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a toda criatura". Ya no hay excusas. Se puede evangelizar en todo el mundo, sin movernos de nuestra casa. Todo sea a mayor gloria de Dios y salvación de las almas.
[email protected]

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: