Nuestros articulos

UNAS PALABRAS SOBRE LA PELÍCULA DE NETFLIX, “LOS DOS PAPAS”

¡Nobleza obliga!

Escribo este artículo en defensa de S.S. Benedicto XVI, frente al brutal ataque que ha supuesto la película “Los dos papas”.

Estas Navidades, el canal de Tv. Netflix, sacudió el corazón de muchos católicos con dos películas nefastas. La primera, que no voy a comentar aquí porque cualquier católico de bien sabe que es una burda mentira, un engaño y una blasfemia, fue una producción brasileña a la que titularon  “A Primeira Tentaçao de Cristo” (La primera tentación de Cristo). En ella se muestra a un Jesús homosexual, a una Virgen prostituta y unos apóstoles borrachos. Sin comentarios. Este film levantó en todo el pueblo de Dios una fuerte polémica con campaña masiva de recogida de firmas para su retirada. Esto, además, motivó que muchas personas que disponían de este canal de pago, se dieran de baja ipso facto.

El segundo estreno lanzado por Netflix, también en Navidades, fue dirigido por el también brasileño Fernando Meirelles y como ya sabrán, lleva el título ” The Two popes” (Los dos papas). Muchos aplaudieron el film, incluso desde el sector católico. De hecho, en el propio Vaticano, en una de sus fachadas, se colocó un anuncio grande que invitaba a acudir a verla. Mi director espiritual quiso verla y, a su vez, me aconsejó verla también para saber de primera mano qué tipo de película era y poder hablar con conocimiento de causa. Así que le hice caso. Realmente quedé perpleja al observar cómo presentan a Benedicto: hombre ávido de poder y manipulado por Francisco como pelele que acepta asertivamente todo lo que este último le propone. En ningún momento de la película pude reconocer al erudito y sabio Benedicto, al sencillo Papa que siempre fue y que con suavidad, pero con firmeza, nos dio siempre ejemplo de fidelidad a Cristo, y nunca se vendió a postulados contrarios a nuestra fe. Tal vez quienes no han tenido la oportunidad de profundizar en su vida, puedan llevarse una muy mala imagen de quien es el papa Benedicto, imagen distorsionada y que, definitivamente, no se corresponde con la realidad.

Por este motivo, y en honor a la verdad, quisiera con este pequeño escrito dejar prueba de un testimonio directo de un ex Guardia Suizo que estuvo al servicio de Benedicto durante el tiempo que duró su pontificado activo. Cuando leí este testimonio me emocioné mucho al reconocer verdaderamente, ¡aquí sí!, al verdadero Benedicto. Se cumple aquello que dijo Jesús: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen” (Juan 10;27). Al leer esta hermosa declaración, sentí que ¡ese sí era el Verdadero Pastor! y no el que muestra la película. Este testimonio que comparto seguidamente alegra el espíritu y deja un dulce sabor de boca.

Desde nuestra página queremos dar nuestro más sincero apoyo a S.S. Benedicto XVI y agradecerle por todo lo que hizo y por lo que, con gran voluntad, sigue haciendo desde Mater Eclesiae.

Dios bendiga a nuestro amado papa Benedicto.

Montse Sanmartí.

 

TESTIMONIO DE UN EX GUARDIA SUIZO

Hace unas semanas vi “Los dos papas” en Netflix y debo decir que, como ex guardia suizo pontificio al servicio de Benedicto XVI durante su pontificado, me sorprendió la cuidadosa reconstrucción del Vaticano. Pero a medida que seguía viendo mi buena impresión disminuyó. Me sorprendió y lamenté ver a un Benedicto XVI presentado como codicioso, malo, malo, animado por una sed incontrolable de poder. En el fondo de mi corazón pensé: ¡pero este no es el Papa que he conocido y servido! En estos días, al leer los informes periodísticos sobre la historia del libro escrito por el cardenal Sarah, sentí el mismo sentimiento y el mismo disgusto: a menudo la prensa nos presenta a un Benedicto XVI que no existe. Los que nos hacen pasar son verdaderos engaños, como si los periodistas describieran al Papa Benedicto como una ficción cinematográfica y no como una verdadera.
Puedo decir que he servido a un Benedicto XVI bueno, magnánimo, amable y completamente desinteresado en asuntos relacionados con el poder y la apariencia. Lo hice durante ocho largos años y guardo un recuerdo lleno de gratitud y ternura.
Hay muchos momentos de los que podría hablar: celebraciones públicas en la Plaza de San Pedro, reuniones en el palacio apostólico, audiencias, pero también momentos privados, como cuando, en una noche de Pascua, Benedicto bautizó a un querido amigo mío y fui padrino. , o cuando tuve la oportunidad de presentarles al papa a mi papá y a mi mamá. ¡Y luego recordé los días que pasé en Castel Gandolfo, donde una vez, el día de mi nombre, el Papa Benedicto XVI me recordó y me envió sus mejores deseos a través de la secretaria! O como cuando, después de la cena, dejó a un lado porciones del postre que se había servido y las asignó a los guardias suizos comprometidos en el turno de noche.
Todavía recuerdo una noche: estaba disfrutando el strudel de manzana que me había enviado el Papa y escuché el sonido de un piano. ¡Era Benedicto XVI interpretando a Mozart! ¡Una verdadera escena de cine!
¿Y cómo podría olvidar el 28 de febrero de 2013, el último día del pontificado activo? Ese día también terminé mi servicio como guardia suizo, y Benedicto XVI, a pesar de luchar con una situación tan delicada, me recordó y se aseguró de haber encontrado un nuevo trabajo.
Por eso, querido Valli, digo que el papa que conocí no tiene nada que ver con lo que se nos presenta en la ficción y en la prensa.
Debo agregar que en los ocho años de mi servicio conocí a un papa que poseía un alto sentido de responsabilidad, combinado con una conciencia de la dignidad del papel que desempeñó y la grandeza del papado. Todo esto, como dije, no le impidió ser un hombre simple y humilde, sino que lo protegió de cualquier forma de demagogia y protagonismo.
El día de su elección se definió a sí mismo como “un trabajador simple y humilde en la viña del Señor” y puedo confirmar que esta es la definición que mejor se adapta a él.
Varias veces Benedicto dijo que cuando fue elegido le preguntó al Señor: “¿Por qué me preguntas esto? ¿Qué me estás pidiendo que haga? ”, Pero se entregó totalmente a Dios y aceptó ser guiado.
En mi opinión, la elección de la renuncia siempre tuvo lugar con el objetivo de servir a la Iglesia. Actuó como un servidor valiente, como saben los verdaderos líderes.
Ha sido un gran honor para mí servirle y siempre le estaré agradecido por lo que me ha dado en esos años. Fue para mí un ejemplo que, en mi pequeña forma, trato de imitar.


Grégoire Piller

About the author

mm

Montserrat Sanmartí Fernández

Católica. Casada y madre de 10 hijos. Implicada desde 2009 en la defensa de la vida a través de CIDEVIDA. Delegada de Sanación Postaborto en el Viñedo de Raquel en España. Escribo por vocación como inquietud de llamada interior y deseando cumplir desde mi pequeñez el mandato que Cristo nos dio: "Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a toda criatura". Ya no hay excusas. Se puede evangelizar en todo el mundo, sin movernos de nuestra casa. Todo sea a mayor gloria de Dios y salvación de las almas.
[email protected]

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: