Actualidad Nuestros articulos

SÚPLICA FILIAL A S. S. BENEDICTO XVI Y A SUS ESTIMADAS EMINENCIAS

S.S. Benedicto XVI y estimadas Eminencias… Que la fuerza del Espíritu Santo guíe a la Iglesia hacia su santa y plena renovación, que se producirá tras la purificación que ha de sufrir durante la gran tribulación que se acerca y con el retorno en gloria y majestad de Nuestro Señor, que traerá consigo nuevos Cielos y nueva Tierra y una única grey, con un solo pastor.

Por medio de esta carta abierta, deseo con todo el dolor de mi corazón y con sumo respeto a Su Santidad y Eminencias, hacerles una SÚPLICA FILIAL, como portavoz de todos los que formamos el Pueblo de Dios y nos sentimos como ovejas sin pastor.

Desde que su Santidad fue obligado a renunciar y Jorge Mario Bergoglio se sentó en la Silla de Pedro, vemos con claridad que las fuerzas del mal han acelerado el proceso de protestantización de la Iglesia y el falseamiento de su magisterio, caminando a pasos agigantados hacia la gran apostasía profetizada por San Pablo (2 Tes. 2, 3).

Con las Dubia y la promesa de una corrección pública formal hacia Bergoglio la Iglesia no ha conseguido nada. La única acción que realmente obedece a la Voluntad de Dios es proclamar la Verdad completa: que su renuncia fue nula, bien por haber sido obtenida por miedo grave injustamente provocado (canon 188), bien por haber renunciado solo al ministerium pero no al munus petrino, como exige una renuncia válida al papado, según el Canon 332.3.

Estamos sumamente agradecidos con el manifiesto de fe publicado por el Cardenal Müller, pero sabemos que no es suficiente para atajar el gravísimo problema al que nos enfrentamos, pues Jorge Mario Bergoglio calla ante las Declaraciones y Correcciones que se le puedan hacer. El problema, repetimos, no es corregir a un papa hereje sino proclamar que el que actualmente actúa como papa no es tal, sino que es un impostor que usurpa el oficio petrino, promoviendo la herejía y destruyendo la Iglesia, en ciega obediencia y complicidad con la masonería.

Ante la gravedad de la situación, palpada por su Santidad y Eminencias, les suplico, por la misericordia de Dios y por la salvación de las almas, una intervención urgente para salvar a la verdadera Iglesia de Jesucristo: proclame en voz alta la verdad y diga que sigue Ud. siendo el único papa válido y legítimo de la Iglesia.

Como Pastores que son del rebaño que Dios Padre les ha confiado, les suplico que ahuyenten a los lobos que nos quieren devorar. Es decir, que en nombre del Dios omnipotente, separen a Bergoglio, el pastor extraño cuya voz no reconocen las ovejas (Jn. 10, 5) y que entró en el rebaño santo saltando la valla (Jn. 10, 1) del solio petrino que ocupa en la Madre Iglesia, para que su Santidad sea expresamente reconsiderado como el único papa reinante y, así, pueda restablecer y reconfirmar a la Iglesia, en unión con los obispos a Ud. unidos, en la verdad de la fe auténtica.

Es de mi humilde parecer, que por derecho divino, tienen toda la autoridad para actuar lo más pronto posible, porque la unidad en la mentira no es querida por Dios.

Soy consciente de todas las consecuencias y repercusiones que esto pudiera significar, pero sé que la Providencia nunca abandona a aquéllos “que buscan primero el Reino de Dios y su justicia”.

Agradecido por su amable atención, me arrodillo para recibir sus bendiciones.

Fray Eliseo

About the author

mm

Como Vara de Almendro

[email protected]

.

Leave a Comment