Actualidad Sobremesa con Tosatti

“EL SECRETO DE BENEDICTO XVI.” EL NUEVO LIBRO DE ANTONIO SOCCI PLANTEA PREGUNTAS INQUIETANTES A LA ESPERA DE RESPUESTA

mm
Written by Marco Tosatti

Marco Tosatti

Artículo original Stilum Curiae

 

Hoy ha salido a la venta en Italia el último libro de Antonio Socci:”El secreto de Benedicto XVI,” de la editorial Rizzoli. Es un trabajo convincente; diríamos más: sustancialmente inquietante, en el sentido literal de la palabra. Es decir, que anula el “estado de tranquilidad” con el que todos nosotros, los que hemos vivido y seguido la dramática resignación de Benedicto XVI hemos acogido, por decirlo de alguna forma, naturalmente, siendo este un evento tan dramático. Y, sobre todo, si no nos equivocamos en la interpretación, este libro quiere romper el “estado de tranquilidad” de la  actual gestión de la Iglesia, del pontífice reinante y de su corte.

Se parte de una constatación evidente para muchos: esto es, que la Iglesia católica, la “Santa Madre Iglesia está enfrentándose a una crisis sin precedentes en toda su historia” tal y como ha escrito el padre Serafino M. Lanzetta. También R. Emmett Tyrrell Jr. en el Washington Times usa la misma imagen: “Ha llegado la hora en que el papa Francisco reconozca que ha estado a la cabeza de la Iglesia católica en un momento de crisis sin precedentes”.

El autor señala acertadamente que “la dolorosa serie de escándalos de abuso que la abruman, con la cúspide  del Vaticano que no los afronta, es solo la punta del iceberg de una gran pérdida espiritual”. Es el signo de una pérdida de fe y de confianza en lo que ha sido, y sigue siendo para muchos, la doctrina católica. Y subraya: “El drama, más vasto y profundo, tiene como centro la crisis de credibilidad del papado de Jorge Mario Bergoglio, fuente de inmensa confusión entre los fieles, y el  riesgo inminente de desviarse de la doctrina católica que podría llevar a la cristiandad a la apostasía y al cisma “.

Socci enmarca la dimisión de Benedicto XVI en su contexto histórico. Hasta el momento de la renuncia, la Iglesia no había cedido al espíritu del mundo y a las tempestades de antaño, de tiempos de la revolución francesa, y de dos siglos de ataques hiper laicistas y anti católicos. Había sido el único bastión a oponerse a la globalización de las conciencias. Benedicto incluido.

“Por esta razón, la Iglesia siempre ha buscado, en la medida de lo posible, en la hostil oscuridad del mundo, evitar que los poderes mundanos socavaran la pureza de la fe, la doctrina católica y desvirtuaran la misión divina de la Iglesia, la cual siempre ha sabido que sufriría persecución, no teniendo que temer por ello sino por el martirio del cuerpo. Pero siempre ha tratado de protegerse contra los poderes mundanos y las herejías que atacan el alma de la Iglesia “.

Con la presidencia de Barack Obama / Hillary Clinton, en continuidad con las presidencias de Bill Clinton de los años 90, se impuso a escala planetaria una ideología laicista, , enmascarada por una ideología de lo políticamente correcto, en apoyo de la hegemonía planetaria de los EE. UU. y de la globalización financiera. Por este motivo el pontificado de Benedicto XVI se convirtió en un obstáculo y la Iglesia católica se encontró totalmente indefensa, sin alianzas …

“Con la presidencia de Barack Obama, la música cambia, […] nos enfrentamos[…]  a los matrimonios homosexuales, al aborto, a la investigación con células madre. La propia Conferencia Episcopal Nacional no está de acuerdo con la Administración de Washington en torno a la reforma de salud o la llamada agenda “liberal”.

“Rogad por mí, para que no huya, por miedo, ante los lobos”. Todos recordamos esa frase, tan misteriosa y perturbadora del Papa Benedicto. Socci recuerda que “el Papa indicó así una serie de elementos a tener en cuenta: la apostasía en la Iglesia, el odio a la fe por parte del mundo, el Anticristo y “el fin (perverso) de todas las cosas “. Y recuerda también lo que Benedicto quiso decir sobre su encuentro con el otro gran adversario de los Poderes que intentan apoderarse del mundo, cuerpo y alma:

“[Con Putin] hablamos en alemán, él lo conoce perfectamente. No hemos pronunciado discursos profundos, pero creo que él, un hombre de poder, está conmovido por la necesidad de la fe. Él es un realista. Ve que Rusia está sufriendo por la destrucción de la moral. Incluso como patriota, como persona que quiere devolverla al papel de gran potencia, comprende que la destrucción del cristianismo amenaza con destruirla. Se da cuenta de que el hombre necesita de Dios y ciertamente está íntimamente tocado. Incluso ahora, cuando le dio el icono al Papa Francisco, primero hizo el signo de la cruz y lo besó “.

La renuncia de Benedicto sigue siendo todavía para muchos un gran interrogante, una pregunta con múltiples respuestas concomitantes. Socci ofrece aquí su hipótesis: “Si bien no tengo prueba alguna, siempre he pensado que Benedicto XVI fue inducido a la abdicación por una compleja maquinación, urdida por aquellos que tenían interés en bloquear la reconciliación con la ortodoxia rusa, un pilar religioso de un proyecto de convergencia progresiva entre  la Europa continental y Moscú. Por razones similares, creo que el patriarca de Venecia detuvo también la sucesión del cardenal Scola, que había estado negociando con Moscú “.

“Nadie intentó chantajearme. Ni lo hubiera siquiera lo permitido. Si lo hubieran intentado, no me hubiera ido porque no tenemos que irnos cuando estamos bajo presión “. Así lo dijo Benedicto. Pero el análisis de Germano Dottori es interesante. Estamos, sin embargo, frente  a un proyecto de un mundo unipolar con hegemonía estadounidense, que por lo tanto tiene que doblegar a una Rusia que se ha vuelto independiente y autónoma. Es la última locura ideológica nacida del totalitarismo desde el siglo XX … Es un proyecto imperialista suicida para los Estados Unidos y muy peligroso para el mundo, pero impregna tan profundamente al establishment estadounidense (tanto en las facciones neoconversas como en las liberales) que incluso Donald Trump, quien ganó contra ellos y contra esta ideología, ahora debe llegar a un acuerdo y está fuertemente influenciado por este bloque de poder, que parece más fuerte que el presidente electo porque tiene en sus manos el Estado Profundo.

Es importante recordar, y Socci hace bien al hacerlo, las maniobras de la administración Obama-Clinton para organizar una “revolución” en la Iglesia. Revolución, en efecto, la hubo, como hemos visto, y como vemos. Y no son pocos los que la vinculan a los fuertes poderes financieros e ideológicos a quienes fastidiaba  la Iglesia de Benedicto, y a quien  molestaban a los obispos estadounidenses, desplegados en una batalla cultural que los hace definir como “guerreros culturales” en un tono despectivo por parte de la prensa controlada del régimen actual, y esto no es una mera forma de decirlo.

También por esta razón “Benedicto XVI, durante los años de su pontificado, fue sometido a ataques sistemáticos y continuos y se encontró en un estado de aislamiento flagrante, cada vez más pesado, hasta que ya no tenía poder real dentro de la curia”. Renuncia y luego el cónclave; y una de las reuniones clave para organizar la elección de Bergoglio tiene lugar, ¡como si no hubiera clases, casas religiosas e institutos en Roma! – en la embajada británica. Nota Socci: “Es bastante singular el papel desempeñado por un poder que es históricamente anti católico (también es la cuna de la masonería). Cualquiera que sepa un poco sobre la formidable e “imperial” política exterior británica puede fácilmente entender que ha habido un fuerte interés político, de parte de este importante país, para lograr que se eligiera a Jorge Mario Bergoglio “.

Mencionamos solo de pasada, por razones de espacio, los análisis muy interesantes relacionados con cuanto está sucediendo en Europa y en el mundo: el proyecto de representar fronteras e identidades inexistentes, para administrar más fácilmente las nuevas masas destinadas a servir a un capital sin rostro. Y llegamos al punto crucial del trabajo: la renuncia de Benedicto, pero sobre todo lo que dicha renuncia ha significado, y en qué medida, y a qué cosa ha renunciado.

“Entonces, para Benedicto XVI debemos preguntarnos: ¿realmente renunció por completo al ministerio petrino? ¿Ya no es papa? Socci responde: “Desde el punto de vista subjetivo, por lo tanto, podemos decir que su intención, que es decisiva para definir el acto que hizo, no era la de dejar de ser Papa … Está claro que – a pesar de haber hecho una renuncia al papado (pero, ¿de qué tipo?) ha intentado permanecer como papa, aunque de una manera enigmática y sin precedentes, que no se ha explicado (al menos hasta cierta fecha) “.

Y, de hecho, debemos recordar que Benedicto dijo, hablando del pontífice romano: “El “siempre”es también”para siempre”, no es más un retorno a lo privado. Mi decisión de renunciar al ejercicio activo del ministerio no revoca esto”.

El autor tiene razón al enfatizar que los observadores, especialmente eruditos y canonistas, no han tenido suficientemente en cuenta esta distinción, “correcto o incorrecto”, eso sin tener en cuenta a los periodistas, que son por definición fáciles y algo burros, brillantes pero burros.

“A la luz de su último discurso, uno entiende por qué Joseph Ratzinger permaneció” en el recinto de Pedro “, sigue firmando como Benedicto XVI, se define a sí mismo como” papa emérito “, tiene la insignia heráldica papal y continúa vistiendo como papa”.

Entonces, a diferencia de lo que sucedió anteriormente en la historia de la Iglesia, hoy hay dos papas de facto;  que se reconocen,  de modo más o menos ambiguo, una reciproca legitimidad. Una situación excepcional y sin precedentes.

En este punto surge otro gran problema. “Y en este punto hay quienes se preguntan-atención-,si por el derecho canónico … una renuncia dudosa no es, de hecho, una renuncia nula, con las consecuencias colosales que intuimos”.

No es el único problema vinculado a esa decisión del Papa Benedicto. Resalta el autor: “Por otra parte, también fue una precipitación contradictoria porque la dimisión, ese 11 de febrero, no fue tan inmediata como debería, sino que se extendió desde las 20:00 del 28 de febrero siguiente, sin ninguna razón, es decir, sin que haya ninguna razón técnica o pastoral (ni evidente ni declarada) en esa validez pospuesta de diecisiete días “. Esta es la razón por la que se abre la hipótesis de la posible nulidad del acto: “El motivo por el cual actus legitimi, como la aceptación o la renuncia, no tolera el establecimiento de condiciones o términos”, dice un experto, reside en el hecho de que se trata de actos que se llevan a cabo mediante el pronunciamiento de ciertas palabras, como decían los juristas romanos, para ser lógicamente incompatibles con un aplazamiento, como lo implica la condición o el término de los efectos de los mismos que con esos ciertas palabras se cumplen. Por lo tanto, el encuadre de aceptación y renuncia en esta categoría jurídica implica la nulidad radical del acto (vitiatur et vitiat) “.

La conclusión del canonista es clara: “El objeto de la renuncia irrevocable es, de hecho, la ejecución del munus mediante la acción y la palabra (agendo et loquendo) no el munus confiado a él de una vez para siempre”.

Y “la renuncia limitada al ejercicio activo del munus constituye la absoluta novedad de la renuncia de Benedicto XVI”.

Elementos confirmados por el Prefecto de la Casa Pontificia, Msgr. Georg Gänswein según el cual la “renuncia” de Benedicto XVI, quien “decidió no renunciar al nombre que había elegido”, es diferente al del Papa Celestino V, el cual, después de abandonar el papado, ” volvió una vez más a convertirse en Pievotro dal Morrone “.

Y continuó con una de las declaraciones más sorprendentes y clamorosas: “Por lo tanto, a partir del 11 de febrero de 2013, el ministerio papal ya no es el mismo que antes. Es y sigue siendo el fundamento de la Iglesia Católica; y, sin embargo, es un fudamento que Benedicto XVI ha transformado profunda y duramente en su pontificado excepcional (Ausnahmepontifikat) “.

Es la cuestión del doble ministerio, es decir, el punto donde se propone la “dimensión colegial” del ministerio petrino, “casi un ministerio común”.

Un concepto que, tarde o temprano, es necesario deba ser descifrado. Pero quien se oponga y quiera impugnar esta concepción de los hechos, se encontrará tratando con la cuestión de la validez de una renuncia dudosa o parcial. Este es el paquete explosivo que Antonio Socci, con su libro, arroja sobre la mesa de discusión sobre y en la Iglesia de hoy. Una serie de cuestiones y preguntas que esperan  respuestas precisas.

Traducido por Montse Sanmartí para Como Vara de Almendro.

Nota aclaratoria:

Hace tiempo compartimos dos artículos de los que ponemos el enlace, que hacían referencia a Rusia y a Putin, porque nosotros pensamos que detrás de esa supuesta religiosidad se esconde un personaje totalmente  afín al comunismo. Pueden entrar en los siguientes enlaces para ver por qué pensamos de esta forma:

http://comovaradealmendro.com/2018/06/occidente-en-la-mira-de-la-estrategia-rusa-conferencia-dra-anca-cernea-buenos-aires-2016/

http://comovaradealmendro.com/2018/06/quien-se-esconde-tras-la-mascara-el-verdadero-rostro-de-vladimir-putin/

About the author

mm

Marco Tosatti

Nació en Génova en 1947. Es periodista desde 1972 y ha cubierto muchos sectores: deporte, sucesos, política, sindical y enseñanza. Desde 1981 se ocupa de la información religiosa. Ha sido el vaticanista del Diario La Stampa desde 1981 hasta 2008. Ha escrito numerosos libros, sobre temas de religión e historia, en particular del Medio Oriente y sobre la cuestión armenia: "El Barón de Alepo" o "La verdadera historia de Mussa Dagh". Y también "Investigación sobre el Demonio", "Padre Pío y el Diablo", "Santos poseídos por el demonio", "Investigación sobre la Síndone" y otros. Con Don Gabriele Amorth ha escrito "Memorias de un exorcista". Actualmente es titular del blog "Stilum Curiae".
.

10 Comments

  • Pues se equivocan cuando le dan credito a Putin. Ya van a ver lo que es Putin. En Garabandal la Virgen dió clarísimas pistas de una Rusia NO convertida hasta después del Milagro (como fruto del Milagro), no antes. Y que el comunismo será otra vez el azote que dominará el mundo y perseguirá a la Iglesia que parecera desaparecida. Un Papa verdadero que no podría estar en Roma (perseguido también) y la imposibilidad de celebrar públicamente la Eucaristía. O sea solo a escondidas y a riesgo de perder la vida. Ésto es lo que viene de parte de Rusia y aliados (China?). Es un punto que se equivoca Socci, Tosatti y aquellos que lo sostienen.
    Ya van a ver como se equivocan!

  • El escritor italiano Antonio Socci, en su libro “el cuarto secreto de Fátima”: “La apostasía alcanzará la cúspide de la iglesia”. (3º secreto). Benedicto XVI, envió a Socci una nota de agradecimiento por la publicación del libro.
    Los que nos consideramos católicos debemos contrastar todo lo que suceda con las Sagradas Escrituras, así nadie podrá rebatir lo que digamos.
    Quien tenga Discernimiento (Don del Espíritu Santo), sabrá que se está cumpliendo la profecía descrita en 2ª de Tesalonicenses 2,3: “Sobre la Parusía, que nadie os engañe en modo alguno, porque antes ha de venir la Apostasía y ha de aparecer el hombre de la iniquidad, el destinado a la perdición, el adversario, que se levantará contra todo lo divino y todo lo que tenga carácter religioso, hasta llegar a sentarse en el santuario de Dios, haciéndose pasar a si mismo por Dios.
    ¿No os acordáis que ya os dije esto cuando estuve entre vosotros? Vosotros sabéis qué es lo que ahora le retiene, para que se manifieste en su momento oportuno. Porque el misterio de iniquidad ya está actuando. Tan sólo con que sea quitado de en medio el que ahora le retiene, entonces se manifestará el impío, a quien el Señor destruirá con el soplo de su boca, y aniquilará con la manifestación de su venida. (Parusía).
    La venida del impío estará señalada por el influjo de Satanás, con toda clase de milagros, señales, prodigios engañosos, y todo tipo de maldades que seducirán a los que se han de condenar por no haber aceptado el amor de la verdad que les hubiera salvado. Por eso Dios les envía un poder seductor que les hace creer en la mentira, para que sean condenados todos cuantos no creyeron en la verdad y prefirieron la iniquidad.
    Quien haya seguido las prédicas verbales o por escrito de Bergoglio, sabrá que son un mar de confusiones. Pero la inmensa mayoría de los bautizados ya bien por comodidad o por otras razones han sido embaucados gracias a la cooperación de los supuestos consagrados, que por miedo a perder el bocadillo y la cama caliente, han ocultado constantemente todo aquello que podría perjudicar a Bergoglio. Por poner un ejemplo: Bergoglio entronizó la estatua del mayor enemigo de la Iglesia (Lutero), dentro del Vaticano, nombrándole “Fiel testigo del Evangelio”. (El P. Pío, vió a Lutero en el infierno). Tras este hecho, NO conozco a ningún consagrado que se haya atrevido a mencionarlo públicamente. Si con este aberrante acontecimiento los perros quedaron mudos, tragarán con todo aquello que Bergoglio esté decidido a realizar.
    Está profetizado que solamente le hará frente quien fue destronado .
    La Beata del siglo XIX, Ana Catalina Enmerich, nos relata una gran oposición entre dos papas. Por lo tanto el Papa legítimo Benedicto XVI, NO abrirá la boca hasta que Bergoglio declare oficialmente la Abolición de la Eucaristía, como nos describe el profeta Daniel 9,27: a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda.
    *Documento del conflicto a la comunión-Conmemoración conjunta luterano-católica romana de la reforma en el 2017. Página 72 nº. 154. Acuerdan eliminar el concepto de la terminología “transustanciación”, por lo tanto ya no habrá consagración, no habrá presencia real de Cristo. ESTA ES LA MAYOR DE LAS ABOMINACIONES.
    En Apocalipsis 13 nos indica S. Juan que se trata de dos bestias las que se manifestarán al final de los tiempos. Una de ellas es Bergoglio, (falso profeta), quien preparará con sus herejías el cisma y la entrada triunfal de la segunda bestia (anticristo). El cual permanecerá reinando en todo el planeta durante tres años y medio, hasta que sean apresados por Jesucristo el dia de la Parusía y echados vivos al lago de fuego y azufre Apocalipsis 19,20.
    Un saludo.

  • Antonio Socci, en su libro: “No es Francisco, la Iglesia en la tempestad”, indica que hubo fraude en el cónclave.
    Cardenal Daneels: Nosotros provocamos la renuncia del Papa Benedicto y colocamos a Bergoglio en su lugar. (Últimos Tiempos-Alberto Villasana). Si la renuncia es provocada es inválida. (Mafia S. Galo-masonería).
    Gálatas 1,8 : Si yo mismo o incluso un Angel del cielo os anuncia un evangelio distinto, sea maldito.
    Gálatas 2,11: No debemos seguir a un Papa cuando se desvía. (Corrección de S. Pablo a S. Pedro).
    Falso evangelio-Video de Bergoglio predicando el falso ecumenismo:
    http://www.youtube.com/watch?v=Nw07ExOk1oo.
    Verdadero evangelio-En esta catequesis de 22-10-2014 nos describe el verdadero ecumenismo. Papa legítimo Benedicto XVI: La renuncia a la verdad es letal para la fe http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=22284
    Bergoglio critica a Benedicto en una homilía- junio 04, 2017
    Alberto Villasana
    Enojo
    Por primera vez, dentro de la enigmática situación que se vive en la Iglesia Católica de tener dos “Papas” en Roma, Bergoglio deja ver en la homilía del 30 de mayo, sin mencionarlo por su nombre, el gran enfado que tiene contra el Vicario de Cristo Benedicto XVI, al declarar que “un verdadero pastor debe saber retirarse, y no retirarse a medias”, invitándolo a considerar que él no está “en el centro de la historia”, y rematando que ese retiro a medias se debe a una “relación equivocada con el rebaño, una relación que no está purificada por la cruz de Jesús”, es decir ilícita o pecaminosa.
    La causa de este berrinche se debe a que el Papa Benedicto XVI decidió romper su silencio interviniendo en una situación muy delicada para la Iglesia, al prologar la versión alemana del libro escrito por el cardenal africano Robert Sarah “La Fuerza del Silencio”. El libro habla de la espiritualidad y de la necesidad de cultivar el silencio y la oración pero, al final del prólogo, el Papa Emérito se atrevió a escribir: “Con el cardenal Sarah, maestro del silencio y de la oración íntima, la liturgia está en buenas manos”, metiéndose a descalificar indirectamente un proyecto muy comprometedor que Bergoglio trae bajo la manga, el de la reforma litúrgica modernista de la Misa. Sarah es prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos y se ha manifestado en contra de esa reforma, proponiendo una contraria que pretende volver a la tradición.
    Esto es lo que Bergoglio ya no pudo resistir. La más pretenciosa de todas sus “reformas” es la de trastocar la Eucaristía con la “intercomunión”, de forma que los anglicanos y cualquier protestante puedan acceder a comulgar el Cuerpo de Cristo en la Misa, aunque no crean en ella. Ya logró que lo puedan hacer los divorciados vueltos a casar. Esto supone, como se lee en el documento “Conmemoración Conjunta Luterano – Católico Romana de la Reforma Luterana” que sirve de base este año para conmemorar el V centenario de la herejía luterana: 1) eliminar el concepto de transubstanciación: esto “simboliza” mi cuerpo, en vez de esto “es” mi cuerpo; 2) erradicar de la Misa el aspecto de sacrificio; 3) dejar en su lugar meramente el aspecto de memoria (“anamnesis”) como lo viven los protestantes.
    Sarah
    El cardenal Sarah se ha manifestado en diversas ocasiones en contra de estas aberraciones porque van en contra de las Escrituras y la Tradición. El 5 de abril de 2017 culpó a las reformas a la Misa, hechas por el Concilio Vaticano II, del “desastre, devastación y cisma” provocados en la Iglesia a nivel doctrinal, moral y disciplinario. “Se ha olvidado que el acto no es solo una oración, sino sobre todo un misterio. La crisis seria y profunda se debe al hecho de que su centro ya no es Dios, sino los hombres, dentro de una perspectiva meramente social y horizontal de la misión de la Iglesia”.
    “Muchos creen y declaran alto y fuerte que el Concilio Vaticano II ocasionó una verdadera primavera en la Iglesia”, declaró Sarah. “Sin embargo, un número cada vez mayor de líderes eclesiales consideran esta primavera como un rechazo, una renuncia a su herencia milenaria, o incluso como un interrogatorio radical de su pasado y tradición”. Y todo esto como consecuencia de la “tendencia sacrílega” en la Iglesia posconciliar “de reducir la sagrada misa a una simple comida social”.
    En 2016 Sarah se ganó dos recriminaciones públicas de Francisco por sugerir que los sacerdotes volvieran a celebrar la Eucaristía a espaldas del pueblo y dirigidos a Oriente, y por tildar la Misa impuesta por el Vaticano II de “profana y superficial”. Bergoglio pretende llevar las reformas conciliares a su más sacrílego extremo, en un intento por revertir el Motu Proprio “Summorum pontificum”, el documento con el que el Papa Benedicto XVI aprobó la celebración de la Misa en rito tradicional.
    Pero Bergoglio no puede retirar a Sarah a pesar de su disgusto, habiendo sido él quien lo nombro prefecto de la Congregación. En vez de eso, Francisco mostró su enojo al despedir, el 15 de enero de 2017, sin motivo alguno y en un hecho inédito en la historia de la Iglesia, a los colaboradores de Sarah, entre ellos a los cardenales George Pell y Raymond Burke, imponiendo a 27 nuevos asesores de su línea ideológica liberal.
    Esta nueva rivalidad es relevante pues se da dentro de una situación de impeachment en que cuatro cardenales han metido a Francisco, al cuestionarlo sobre una cuestión doctrinal de su Exhortación Amoris Laetitiae que está sentenciado a aclarar públicamente.
    Con esta declaración, contra quien “se retira a medias” es claro que a Bergoglio le disgusta que Benedicto XVI haya nada más tomado el helicóptero a Castell Gandolfo para irse dos meses de vacaciones y luego regresar, siguiendo con la figura de “Papa” emérito, llamándose “Su Santidad”, vestido de blanco, con las llaves de Pedro en su escudo, viviendo dentro del El vaticano, escribiendo prólogos y renunciando solo al cargo administrativo del Papado, pero no al munus petrinus, el llamado ad vitam de ser el Vicario de Cristo, al que no se puede renunciar.
    Es por todo ello que, según Bergoglio, el Papa Benedicto XVI “tiene que aprender a despedirse, y no solo despedirse a medias”.
    ¿O tenemos dos Vicarios de Cristo? ¿O hay solo uno y por lo mismo ese no se debe ir? Esto es apenas el inicio de la rivalidad entre ambos…
    Ultima noticia de un cardenal chino: Cardenal Zen: “El Vaticano está ayudando al gobierno comunista a aniquilar a la Iglesia clandestina”

Leave a Comment