Actualidad Artículos Externos Destacado

“CONFESIÓN Nº. XLI: LA PROFANACIÓN DE LA EUCARISTÍA YA HA COMENZADO Y ES UNA REALIDAD EN LA DIÓCESIS DE TURÍN”

Anonimi della Croce  -9 septiembre 2017- Por Fra Cristoforo

Siento que estas “Confesiones” que escribo sean siempre portadoras de malas noticias. Pero es justo dar noticia a todos los lectores de la continua demolición que “Omissis” (1) intenta llevar a cabo en su enfrentamiento con la Iglesia católica.

Hemos hablado en diversas Confesiones que existe una Comisión secreta que está preparando textos “ad experimentum” para “misas ecuménicas”.

La estrategia de “Omissis” y Compañía no se para ahí. De hecho, es costumbre suya preparar las cosas para que parezca que éstas sucedan sin ninguna imposición desde lo alto. Y que las iniciativas aparenten partir “de la base”. En realidad, bajo su obsesivo control (como buen dictador).

Y aquí está. La experiencia de la “misa ecuménica” ya se ha puesto en marcha. Desde la Diócesis de Turín, Italia. Desde el fatídico grupo ecuménico “spezzare il pane” (“partir el pan”), capitaneado – oíd, oíd bien – por el sacerdote católico don Fredo Olivero (https://ilbenevincera.wordpress.com/tag/chi-e-don-fredo-olivero/), que goza del grandísimo apoyo de su obispo, Mons. Cesare Nosiglia (quizás porque es un cura pro-emigrantes, siempre, en cualquier forma y en cualquier sitio): http://torino.repubblica.it/dettaglio/i-cinquantamila-migranti-di-don-fredo/1820120

Os sugiero leer los artículos a cuyos link os remito.

Este grupo ecuménico “partir el pan”, fundado por D. Fredo hace algún tiempo, está ya comenzando a celebrar “ecuménicamente” la Misa junto con los valdenses, ortodoxos, anglicanos y luteranos. Leed aquí (http://www.lavocedeltempo.it/Rubriche/IDEE-E-OPINIONI/Unita-nella-diversita-e-Ospitalita-eucaristica-due-proposte-un-cammino).

En pocas palabras, esta gente ha excogitado una suerte de “hospitalidad eucarística”, donde unas veces en casa de unos y otras veces en la de los otros celebran todos juntos “en la misma mesa” (2), haciendo todos la “comunión” (católicos, protestantes, valdenses, etc.) y dando así el pistoletazo de salida a la famosa “misa ecuménica” querida intensamente por “Omissis”.

Os pongo solo algunas frases del artículo citado:

No se exige, para vivir juntos este evento, la adhesión a un “pensamiento único” sobre la eucaristía, sino, sobre todo, el respeto de todos por el pensamiento de cada uno; del resto – como también Paolo Ricca ha observado en su libro “L´Ultima cena, anzi la primera” (3) si ni siquiera Jesús ni San Pablo explicaron el “cómo” de esta presencia, ¿por qué entonces debemos hacerlo nosotros?”

“Es ya costumbre que, una vez al mes, el grupo se encuentre en una Iglesia católica, luterana, valdense o baptista para compartir la eucaristía, participando en el culto o en la misa – oficiada según la liturgia de la Iglesia anfitriona – y colaborando con papeles distintos en la celebración. Distribución de la comunión, lecturas y comentario de la Palabra se convierten así en numerosas ocasiones de compartición ecuménica, poniendo en primer lugar la propia identidad de cristianos por encima de aquélla de pertenencia a una específica Iglesia. A esta acogida eucarística se han unido, en medida creciente, diversos lugares de culto, algunas comunidades y algunas realidades parroquiales, y esta práctica se va incluso difundiendo en otras ciudades”.

“También el dogma de la transubstanciación, introducido por el Concilio de Trento en un clima marcado por la Contrarreforma y que ha dividido desde hace tiempo a los católicos de los otros cristianos, es hoy comprendido por muchos teólogos (Alberto Maggi y Carlo Molari en la Revista Rocca nº. 9/2017, y muchos otros) como transignificación de las especies y conmemoración en el rito, con “distinción” que es siempre más difícil de reconocer respeto a las lecturas evangélicas; la presencia “real” de hecho no es comprendida ya más como “material” sino como “presencia real espiritual” (4).

Lo espeluznante es que esta farsa haya partido del seno del catolicismo. Mi fuente me ha indicado que este grupo y estas iniciativas han sido estrechamente recomendados por “Omissis”.

¿Cómo si no el Arzobispo de Turín no ha iniciado actuaciones contra estas iniciativas sino que, más aún, las ha fomentado? ¿Cómo en lugar de iniciar actuaciones contra ellas lo que se hace es atacar a los sacerdotes y a los obispos que quieren permanecer fieles a la Doctrina de la Iglesia?

El camino de la “misa ecuménica” ya ha sido iniciado. A nivel práctico. Y se está comenzando, incluso, a hacerle publicidad: http://riforma.it/it/articolo/2017/07/11/fare-rete-sapere-chi-pratica-lospitalita-eucaristica

Dentro de poco saldrán a la luz también las “Líneas maestras” litúrgicas oficiales para estas farsas. La suerte está echada. Dentro de poco quien no se adapte será marginado. Como suele hacer “Omissis”.

La situación es gravísima. Estamos dentro de la herejía más total. Estamos dentro de la profanación de la Eucaristía, de la negación del Sacramento.

Todo esto es signo del tiempo del Anticristo: la abolición del “Santo Sacrificio”.

Y si alguno tenía dudas de que realmente tuviera intenciones de lanzar una “nueva misa”, ahora ya no quedará ninguna. Estamos servidos.

Artículo original: Anonimi della Croce 

Traducción de Antonio José Sánchez Sáez para Comovaradealmendro

 

Artículos relacionados:

http://comovaradealmendro.es/2016/10/hacia-la-desacralizacion-final-la-eucaristia-documento-del-conflicto-la-comunion-conmemoracion-conjunta-luterano-catolico-romana-la-reforma-2017/

http://comovaradealmendro.es/2017/06/homenaje-reparacion-cristo-eucaristia-dia-del-corpus-christi/

http://comovaradealmendro.es/2017/08/la-inquietante-concepcion-protestante-la-eucaristia-parte-francisco-posible-abolicion-mediante-la-anafora-addai-mari/

NOTAS DEL TRADUCTOR

(1). El autor usa el término italiano “Omissis” para referirse al Card. Bergoglio. Podría traducirse como “Elipsis” o el “Sin nombre”

(2). Recordemos que ésa es una expresión que aparece en la Declaración conjunta que fue firmada por Francisco en Lund donde se hace eco del deseo de comulgar juntos “en UNA mesa”, es decir, “en la misma mesa”. Recordamos la cita exacta:

Muchos miembros de nuestras comunidades anhelan recibir la Eucaristía en una mesa, como expresión concreta de la unidad plena. Sentimos el dolor de los que comparten su vida entera, pero no pueden compartir la presencia redentora de Dios en la mesa de la Eucaristía. Reconocemos nuestra conjunta responsabilidad pastoral para responder al hambre y sed espiritual de nuestro pueblo con el fin de ser uno en Cristo. Anhelamos que sea sanada esta herida en el Cuerpo de Cristo. Este es el propósito de nuestros esfuerzos ecuménicos, que deseamos que progresen, también con la renovación de nuestro compromiso en el diálogo teológico.”

(https://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2016/10/31/decl.pdf)

(3). Paolo Ricca es un teólogo valdense italiano, cuyas enseñanzas son opuestas a las católicas, favorable, por ejemplo, a la homosexualidad y elogioso de Lutero. Ahí se cita uno de sus libros, titulado “L´Ultima cena, anzi la prima” (“La última cena o, más bien, la primera”).

(4). Justamente como la entendía Lutero.

 

About the author

mm

Como Vara de Almendro

info@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

1 Comment

A %d blogueros les gusta esto: