Actualidad Nuestros Artículos

Las Scholas Ocurrentes llegan a Roma. La hipocresía en su grado máximo

Francisco encabezó hace dos días la apertura oficial de la sede de la fundación Scholas Occurrentes en el barrio Trastevere de Roma.

Los orígenes de la agrupación fueron en Buenos Aires en 2001, con impulso del entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio.

Publicábamos anteayer el artículo de Marco Tosatti en que el periodista se hacía eco de la homilía pronunciada el martes 6 de junio en Santa Marta. En ella, Francisco, centraba su atención de forma reiterativa en la hipocresía.

Dijo:

“La hipocresía no es el idioma de Jesús. La hipocresía no es el idioma de los cristianos. Un cristiano no puede ser un hipócrita y un hipócrita no es cristiano. Esto es muy claro. Éste es el adjetivo que Jesús usa más con estas personas: hipócrita. Vamos a ver cómo actúan éstos. El hipócrita es siempre un adulador, en tono mayor o en de bajo perfil, pero un adulador “…

“El lenguaje de la hipocresía es el lenguaje del engaño, es el mismo idioma de la serpiente con Eva, es el mismo”.

“¡Cuánto mal hace la hipocresía a la Iglesia!” Y advirtió contra “aquellos cristianos que caen en este comportamiento pecaminoso que mata”. Concluyó con una oración: “Pedimos al Señor que nos proteja para no caer en este vicio de la hipocresía, de esconder lo que realmente se pretende con malas intenciones. Que el Señor nos dé esta gracia: ‘Señor, que yo no sea un hipócrita, que sepa decir la verdad y, si no puedo decirla, me calle, pero nunca, nunca, una hipocresía”.

Se preguntarán, sin duda, nuestros estimados lectores, qué tiene que ver la hipocresía con el tema de las Scholas Ocurrentes, ¿verdad? Pues vamos a tratar de mostrarles cuánta hipocresía hay en esta supuesta ONG de “valores”, defendida e impulsada por el propio Francisco.

Sus finalidades están reconocidas en el quirógrafo como “congruentes con la misión de la Iglesia”. Pero si se explora a fondo el sitio internet oficial de las Scholas, con sus programas, objetivos y actividades, no se descubre nada, absolutamente nada, que sea específicamente cristiano, menos aún católico:

Y esto con el evidente consentimiento del Papa, porque si se ojean los numerosos discursos de Francisco a las Scholas, el silencio sobre el Dios cristiano, sobre Jesús y el Evangelio es casi absoluto.

Las excepciones, muy marginales, se cuentan con los dedos de una sola mano:

– el 4 de septiembre de 2014 un rápido “Jesús lo ha dicho muchas veces: No tengáis miedo” y un “Dios os bendiga” al final;
– el 6 de febrero de 2015 un fugaz “El libro de la Sabiduría dice que Dios jugaba” para introducir una reflexión sobre el juego;
– el 29 de mayo de 2016 una invocación final deliberadamente interreligiosa: “Y nos dirigimos a Dios con el texto de la bendición más antiguo, que es válido y es usado por las tres religiones monoteístas: que el Señor os bendiga y os proteja; que haga resplandecer su rostro sobre vosotros y os muestre su gracia; que os revele su rostro y os conceda la paz. Amén”.

En los discursos del Papa Francisco a las Scholas, como también en los turnos de preguntas y respuestas con los estudiantes, predominan palabras y conceptos neutros como “diálogo”, “escucha”, “identidad”, “pertenencia”, “integración”, “puentes”, “paz”, “armonía”, “pacto educativo”, “cultura del encuentro”, “mundo mejor”, “nuevo humanismo”. Pero el factor de mayor reclamo para las Scholas es el deporte, el fútbol en particular, asociándolo siempre a figuras famosas, como el popular Leo Messi, y los reconocidos Diego Armando Maradona, Xavier Zanetti y Alessandro Del Piero, lo cual aporta un prestigio añadido a la ONG.

Pero no quisiera detenerme en el tema de los deportes en estos momentos, porque para mi, como católica y como madre de familia, me preocupa, y mucho, la educación sexual de mis hijos, educación que es siempre, moralmente hablando, deber obligado de los padres. Somos quienes, definitivamente, desde nuestro propio hogar, debemos tomar la iniciativa para educar moralmente a nuestros hijos en esta cuestión tan importante, delicada y maravillosa como es la sexualidad, un don de Dios al que la mayoría de ellos están llamados con el tiempo para formar una familia y un hogar cristianos. El adoctrinamiento de la ideología de género en todos los ámbitos de la sociedad está creciendo vertiginosamente, y como padres católicos tenemos el derecho y el deber de verificar lo que se imparte en las aulas de los colegios, en los lugares y amistades que frecuentan y llevar un control del acceso de nuestros hijos a los libros y revistas que leen, a la televisión y a las diversas redes sociales.

Pues bien; resulta que ya no solamente debemos vigilar los temarios que se imparten en el colegio al que acuden nuestros hijos, ni vigilar sus compañías, ni controlar los lugares de esparcimiento que frecuentan, ni saber los contenidos de televisión o de internet a los que acceden. ¡No! Ahora también,  auspiciadas por el propio Francisco, las Scholas Ocurrentes adoctrinan a favor de la ideología de género. ¿Cómo es eso posible? Buena pregunta que vamos a tratar de responder.

El Payaso Plim Plim promotor de la sodomía, es una iniciativa de Scholas Ocurrentes y la Fundación Pupi, bendecidas por Francisco.

Francisco tiene un lugar muy visible en una colección de libritos para estudiantes publicada por las Scholas Occurrentes y titulada “Con Francisco a mi lado”.

En el número de abril de 2016 de la revista online “Christian Order”, la estudiosa católica Maike Hickson ha comentado algunos de estos libritos, que le han sido enviados por María Paz Jurado, una de las oradoras de las Scholas. En el volumen dedicado al tema de la “diversidad” ha observado que las diferentes formas de “familia” están puestas todas al mismo nivel, incluidas las parejas homosexuales con niños. En otro de los libritos, titulado “Estima de uno mismo”, ha observado que se apoya la noción de elección variable de la propia identidad, también sexual.

¿Qué pretende Francisco al auspiciar y bendecir esta ONG? Me horroriza y aterra pensar el porqué de su “bendición” porque me lleva a pensar en algo muy oscuro detrás de todo este aplauso. Basta que ustedes se pongan a investigar un poco sobre el carácter de dicha asociación para quedar totalmente impresionados y avergonzados de la perversión de la misma.

Pero el título del artículo era “Las Scholas Ocurrentes llegan hoy a Roma. La hipocresía en su grado máximo”.  Hemos demostrado que Francisco aprueba clarísimamente todo lo que promueven las Scholas, además de ser el protagonista de la colección de libritos  “Con Francisco a mi lado”. Pues bien. Él nos hablaba en su homilía en Santa Marta, del dolor que causa a la Iglesia ser un hipócrita, ¿no es así? Veamos ahora el siguiente mensaje del que se hizo eco Aciprensa: “Papa Francisco: Adoctrinar niños con la ideología de género es una maldad.”

Cuando veo estas cosas me pregunto ¿A qué juega Francisco? ¿A dónde quiere llegar con esta doble moral, con el doble rasero, con la “hipocresía” a la que alude en su homilía del martes? Precisamente, somos los primeros que llevamos aguantando 4 años de hipocresía, 4 años de “jugar al ratón y al gato”,  4 años de quedar bien con unos y con otros, viviendo hipócritamente. Nunca antes habíamos tenido los problemas que ahora tenemos para interpretar a un Papa. Uno entiene blanco, y otro, de esas mismas palabras, puede entender negro, o mostrarte una página donde dice lo contrario de lo que dijo en otro lugar, o como poco,  expresó manifiestamente con sus gestos y actitudes condescendientes o sus halagos,  lo cual quiere decir que existe hipocresía en su modo de actuar,  pues  finge en uno o en otro de los medios que comparten informaciones contrarias, páginas solventes y que han contrastado la veracidad de las opiniones o actuaciones vertidas por el pontífice.

Tal vez a Francisco le convendría aplicarse aquello de “médico, cúrate a ti mismo”. Si habla de la hipocresía como un gran daño para la Iglesia, tal vez debiera hacer un receso y una reflexión personal para percibir su verdadera cara. Una cara que nosotros, espectadores de este “pontificado-teatro”, desgraciadamente sí hemos visto y percibido.

¡Que el Señor nos ayude a todos los padres y madres de familia a defender la pureza e inocencia de nuestros hijos  y a salvaguardarlos de los lobos vestidos de piel de cordero!

 

Montse Sanmartí

About the author

mm

Montserrat Sanmartí Fernández

Católica. Casada y madre de 10 hijos. Implicada desde 2009 en la defensa de la vida a través de CIDEVIDA. Delegada de Sanación Postaborto en el Viñedo de Raquel en España. Escribo por vocación como inquietud de llamada interior y deseando cumplir desde mi pequeñez el mandato que Cristo nos dio: "Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a toda criatura". Ya no hay excusas. Se puede evangelizar en todo el mundo, sin movernos de nuestra casa. Todo sea a mayor gloria de Dios y salvación de las almas.
montse.sanmarti@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

7 Comments

A %d blogueros les gusta esto: