Actualidad Sobremesa con Tosatti

SOBREMESA CON TOSATTI. PEZ GORDO DISPARA ALTO. SOLICITA A BASSETTI, TRAS DISCERNIR SOBRE LOS INMIGRANTES, LA CABEZA DE GALANTINO

mm
Written by Marco Tosatti

Compartimos con nuestros estimados lectores el artículo escrito en el día de ayer Marco Tosatti sobre la migración en Italia. Hemos tenido nuestra sobremesa personal con Marco para que nos aclare el contexto de la problemática existente en su país con referencia al desembarco indiscriminado de personas que provienen mayoritariamente de África y de Bangladesh.

Marco ¿Por qué Italia es el único país de Europa donde sucede esto? ¿Qué motivos se esconden tras estas entradas masivas de personas sin ningún tipo de control? ¿A quién beneficia todo esto?

Monseñor Giancarlo Perego

El Papa y el secretario de la Conferencia Episcopal, Mons. Galantino, designado por el Papa, junto a  algunos obispos, como el de Ferrara, monseñor Giancarlo Perego, siempre han hecho discursos a favor de la hospitalidad total hacia los migrantes. ¡Eso es una locura! Hay cooperativas – organizaciones económicas – la izquierda, Cáritas y otras  organizaciones de caridad, están ganando considerables sumas que perciben del estado por cada migrante al que asisten. Es un gran negocio, como lo es el de las naves de las ONG que los llevan a Italia. Los jueces comenzaron a hacerse preguntas y se han dado cuenta de los grandes escándalos generados por estos hechos.

Por otra parte, la gente no quiere esta invasión, que parece estar organizada por los poderes supranacionales. Durante el próximo año habrá elecciones y el problema de la inmigración será un tema importante a tener en cuenta. Las declaraciones del Papa y el Obispo Galantino a favor de estas entradas y a la “acogida” son absolutamente irracionales. El ambiente en general ha obligado al ministro del Interior, Minniti, a establecer normas más estrictas, obligando al nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, Bassetti, a hacer declaraciones más razonables. Bassetti no puede despedir al Papa, obviamente, pero sí podría despedir a Galantino.

Muchas gracias, Marco, por tus clarificadoras palabras que nos dan mejor idea de lo que está acaeciendo en Italia y en la Iglesia en referencia al tema candente de la migración. Ha sido una sobremesa muy instructiva e interesante para los que no conocemos tan de cerca el contexto de los hechos que relatas en tu interesante artículo.

STILUM CURIAE -13 agosto 2017-Marco Tosatti

Pensábamos que Pez Gordo estaba de vacaciones, disfrutando de un descanso meditado. Por el contrario – ¡en la mitad del mes de agosto! – hemos recibido un mail, motivado, como verán, por las palabras de mayor sensatez que hemos sido capaces de escuchar de un responsable episcopal o de la Conferencia Episcopal Italiana en los últimos meses en tema de clandestinos o migrantes, como prefieran llamarles, y del tráfico de seres humanos hacia nuestras costas, fuente de beneficios económicos para aquellos que sabemos y de los que el mundo eclesial no parece estar excluido, al contrario…..Pero aquí está la carta. Luego nos reservamos un epílogo con la punta envenenada.

Pez Gordo escribe a Tosatti, solicitando publique una carta abierta a Basetti:

Por tanto,  mons. Bassetti lee a Pez Gordo en Stilum Curiae y comparte sus análisis y sus sugerencias . ¡Bien, bravo, mons. Basetti! Pero no basta. A fin de que su intervención sobre los migrantes no parezca un juego de ambas partes, entre  Usted y su secretario Galantino, tiene que hacer algo más. Debe hacerlo de otra manera si no quiere que todos nosotros alberguemos la sospecha, que ya se ha insinuado, de que para tener a todos contentos se siga utilizando la estrategia del “tal vez”, en lugar de  “Si Si, No No”, auspiciada por el Fundador del Cristianismo. La estrategia del “tal vez” parece ser, sin embargo, adoptada por este pontificado en toda ocasión. Los mensajes contradictorios están de moda en este pontificado, como también las correcciones confusas. Esto sucede tanto a nivel de gobierno de la Iglesia universal, donde Parolin corrige a Bergoglio, como en aquello de la Conferencia Espiscopal Italiana, donde Bassetti corrige a Galantino. Pero el Secretario de Estado no puede “despedir” al Papa, mientras que el Presidente de la Conferencia Episcopal puede (debe) despedir a su Secretario. De lo contrario, querido mons. Bassetti, también usted dará la impresión de querer contentar a todos, defraudando en cambio a todos. No se debe limitar a dar declaraciones contradictorias y opuestas para que parezcan “pluralistas”, cuando por el contrario están en contradicción con lo que está bien y lo que está mal, lo que es justo o lo que está equivocado. Si usted quiere hacer el bien a los migrantes, a la población residente más pobre y vulnerable, la propia Iglesia debe remover a Galantino, lo debe despedir.  Los efectos serán difíciles de creer por ustedes mismos: crecerá el prestigio de la Conferencia Episcopal Italiana y consecuentemente aumentará el 8 por mil para destinar naturalmente a obras de evangelización, no sociales”.   

El cardenal Bassetti ha hablado, justamente, de ética de la responsabilidad. Nos preguntamos ¿cuántas vidas-de las que han perecido en el mar- se hubieran salvado, si en lugar de promover con gestos y palabras el desembarco indiscriminado, nuestro gobierno, los obispos,  y el primado de Italia, que es el Papa, hubieran dicho palabras de legalidad y sabiduría, cuyos objetivos fueran fomentar políticas similares a las que todos los países del mundo practican, desde España a Australia?  ¿Existe responsabilidad en todo esto o lo que llamamos “buenas intenciones” (chorro de dinero) bastan para acallar las conciencias? Si yo fuese uno de los predicadores del “migrantismo selvático”, sentiría roer en mi conciencia el pequeño gusano de la duda. Quizás también un topo. O al menos un hámster…..

Marco Tosatti
Artículo original Stilum Curiae

Traducido y comentado para Como Vara de Almendro por Montse Sanmartí

 

About the author

mm

Marco Tosatti

Nació en Génova en 1947. Es periodista desde 1972 y ha cubierto muchos sectores: deporte, sucesos, política, sindical y enseñanza. Desde 1981 se ocupa de la información religiosa. Ha sido el vaticanista del Diario La Stampa desde 1981 hasta 2008. Ha escrito numerosos libros, sobre temas de religión e historia, en particular del Medio Oriente y sobre la cuestión armenia: "El Barón de Alepo" o "La verdadera historia de Mussa Dagh". Y también "Investigación sobre el Demonio", "Padre Pío y el Diablo", "Santos poseídos por el demonio", "Investigación sobre la Síndone" y otros. Con Don Gabriele Amorth ha escrito "Memorias de un exorcista". Actualmente es titular del blog "Stilum Curiae".

info@comovaradealmendro.es

Deja un comentario

1 Comment

  • Toda la artillería papal que lanza hacia los países occidentales, que tendrá razón en cierto casos, calla como zorro mudo y no les lanza diatribas a los dirigentes de los países africanos que son corruptos y malos gestores, podría apelar a que esos vagos dirigentes se pongan a trabajar por el bien de sus ciudadanos y con la ayuda de todos se les podría apoyar a prosperar. Porque ¿qué se cree que van a pensar los italianos? pues lo mismo que yo y el resto de los europeos, bastante tenemos con trabajar nosotros y nuestros hijos sorteando el desempleo y restar dinero para pagar todo tipo de impuestos, estatales, autonómicos y municipales, para que encima la iglesia nos obligue a abrir nuestras casas a los inmigrantes o que paguemos más impuestos, que ya son bastantes. Pero es que el Vaticano no da pasaportes a nadie. Es que todo es una gran incongruencia.

A %d blogueros les gusta esto: