Actualidad Nuestros Artículos

FÁTIMA: LA PARTE AÚN NO REVELADA DEL TERCER SECRETO VERSA SOBRE LA GRAN APOSTASÍA EN LA IGLESIA

mm

Juan Suárez Falcó

Descargue en PDF este documento: La parte aún no revelada del Tercer Secreto de Fátima versa sobre la gran apostasía en la Iglesia 2 

 En el mismo lugar santo, donde ha sido establecida la silla de Pedro y la cátedra de la verdad, que debe iluminar el mundo, han alzado el abominable trono de su impiedad, con la intención perversa de herir al Pastor y dispersar el rebaño

(Oración a San Miguel Arcángel, León XIII, 1890)

 

 “¿Sabes Gabriele? Es Satanás quien se ha introducido en el seno de la Iglesia y dentro de no mucho tiempo llegará a gobernar una falsa Iglesia”

(Revelación del Padre Pío a Gabriele Amorth, realizada en 1960[1]).

INTROITO

Hermanos en la fe… ¡Estad alertas, los que leéis este artículo! Si estos días en los que celebramos el centenario de las apariciones de Nuestra Madre del Cielo en Fátima alguien dijere que el mensaje que allí dio la Virgen ya está concluido, o que se refería al pasado o que era un mensaje de esperanza y optimismo para la Iglesia y la humanidad, no le creáis. La Virgen en Fátima vino a avisarnos, a darnos un ultimátum amoroso, como verdadera profetisa y Madre que nos quiere tanto: o nos convertimos ya de nuestros inmensos pecados o Dios castigará al mundo como nunca antes lo hizo. Ante la evidente apostasía que crece cada día en la Iglesia, fomentada desde su vértice, un verdadero profeta debería advertir de las desgracias y calamidades que sobrevendrán si no nos arrepentimos; un falso profeta, en cambio, dirá que todo va bien y que el futuro es de color de rosa.

Yo ni siquiera soy un profeta. Sólo un simple católico que, por la gracia de Dios, vela y ora mientras los demás duermen (Mt 26, 40-41).

  1. LAS ÚLTIMAS APARICIONES MARIANAS Y SU SIGNIFICADO: UN LLAMADO URGENTE A LA CONVERSIÓN (LA APOSTASÍA DE LA IGLESIA, LA GRAN TRIBULACIÓN Y EL CASTIGO PREVIOS A LA VENIDA DE CRISTO)

¿Quién lo diría? Hoy se cumplen cien años de la primera aparición de la Virgen María en Fátima, Portugal, el 13 de mayo de 1917. A la Virgen le gusta aparecerse en lugares escondidos, humildes y sin importancia a los ojos del mundo: el Cabezo de Fátima o la gruta de Massabielle en Lourdes son buena prueba de ello. También la pequeña aldea de Garabandal, en Cantabria, España. Por cierto, que las tres apariciones marianas más importantes de la historia, a mi juicio, se han producido en los países vecinos de España y en España misma. Algo quiere el Cielo de nosotros, tierra de María.

Gusta también la Virgen aparecerse a gente sencilla, niños o adolescentes las más veces, con una especial preferencia por los pastores, siendo como es su Hijo el Buen Pastor y Ella misma la Divina Pastora. Con ello el Cielo confunde a los sabios y a los entendidos y revela sus misterios a los humildes y sencillos. Sí, Padre, porque así te ha parecido bien (Mt. 11, 25-26). Y en la maravillosa teología de estos mensajes marianos se demuestra su autenticidad, pues no pueden salir de las mentes infantiles semejantes avisos y llamados a la conversión, llenos de una altísima mística católica.

La Virgen se ha aparecido siempre e ininterrumpidamente a los hombres y mujeres católicos en los últimos 2000 años. A veces incluso a no católicos, excepcionalmente. Su primera aparición, en carne mortal, viviendo ella aún, se produjo en el año 40 d.C., a orillas del río Ebro (de Heber, “hebreo”), a Santiago el Mayor, evangelizador de España.

Pero en los últimos doscientos años sus apariciones han tenido un cariz ciertamente apocalíptico, pues su mensaje central es un llamado urgente y preocupante a la conversión del mundo ante la proximidad del fin de la historia, esto es, del fin de los tiempos de los gentiles o de las naciones, dando los últimos avisos para evitar el castigo que pende sobre nosotros, ya que, aunque la misericordia de Dios es infinita cuando ve indicios de arrepentimiento en los hombres, ha usado muchas veces de justicia cuando en su Omnipotencia y Sabiduría divinas considera que sus llamados amorosos (y ahora los de su Madre) no son acogidos.

  1. La visión de León XIII y su oración a San Miguel Arcángel

Comencemos por un hecho singular, que no fue propiamente una aparición mariana.

El 13 de octubre de 1884 (reparemos en la fecha), después de su misa de la mañana, el sumo pontífice León XIII sufrió un desmayo. Sus asistentes pensaron que estaba muerto. Después de recuperar la conciencia, el Papa describió una espantosa conversación que él escuchó que procedía de cerca del tabernáculo. La conversación se componía de dos voces; voces que el Papa claramente identificó: eran las de Dios y el diablo. El diablo se jactaba de que podía destruir la Iglesia si se le concedían 75 años para llevar a cabo su plan (o 100 años según otros informes[2]). El diablo también pidió permiso para tener “una mayor influencia sobre aquéllos que se entregarán a mi servicio”. A las peticiones del diablo, el Señor le respondió: “se te dará el tiempo y el poder”.

Profundamente impactado por lo que había oído, el Papa León XIII, compuso la siguiente Oración a San Miguel (que también es una profecía) y ordenó que se recitara después de las misas ordinarias como medida de protección para la Iglesia contra los ataques del infierno.

He aquí la oración:

Oración a San Miguel (León XIII, 18 de mayo de 1890; Acta Apostolicae Sedis, p. 743)

¡Oh glorioso príncipe de las milicias celestes, san Miguel arcángel, defiéndenos en el combate y en la terrible lucha que debemos sostener contra los principados y las potencias, contra los príncipes de este mundo de tinieblas, contra los espíritus malignos! Ven en auxilio de los hombres que Dios ha creado inmortales, que formó a su imagen y semejanza y que rescató a gran precio de la tiranía del demonio. Combate en este día, con el ejército de los santos ángeles, los combates del Señor como en otro tiempo combatiste contra Lucifer, el jefe de los orgullosos, y contra los ángeles apóstatas que fueron impotentes de resistirte y para quien no hubo nunca jamás lugar en el cielo. Si ese monstruo, esa antigua serpiente que se llama demonio y Satán, él que seduce al mundo entero, fue precipitado con sus ángeles al fondo del abismo.

Pero he aquí que ese antiguo enemigo, este primer homicida ha levantado ferozmente la cabeza. Disfrazado como ángel de luz y seguido de toda la turba y seguido de espíritu malignos, recorre el mundo entero para apoderarse de él y desterrar el Nombre de Dios y de su Cristo, para hundir, matar y entregar a la perdición eterna a las almas destinadas a la eterna corona de gloria. Sobre hombres de espíritu perverso y de corazón corrupto, este dragón malvado derrama también, como un torrente de fango impuro el veneno de su malicia infernal, es decir el espíritu de mentira, de impiedad, de blasfemia y el soplo envenado de la impudicia, de los vicios y de todas las abominaciones. Enemigos llenos de astucia han colmado de oprobios y amarguras a la Iglesia, esposa del Cordero inmaculado, y sobre sus bienes más sagrados han puesto sus manos criminales. Aun en este lugar sagrado, donde fue establecida la Sede de Pedro y la cátedra de la Verdad que debe iluminar al mundo, han elevado el abominable trono de su impiedad con el designio inicuo de herir al Pastor y dispersar al rebaño.

Te suplicamos, pues, Oh príncipe invencible, contra los ataques de esos espíritus réprobos, auxilia al pueblo de Dios y dale la victoria. Este pueblo te venera como su protector y su patrono, y la Iglesia se gloría de tenerte como defensor contra los malignos poderes del infierno. A ti te confió Dios el cuidado de conducir a las almas a la beatitud celeste. ¡Ah! Ruega pues al Dios de la paz que ponga bajo nuestros pies a Satanás vencido y de tal manera abatido que no pueda nunca más mantener a los hombres en la esclavitud, ni causar perjuicio a la Iglesia. Presenta nuestras oraciones ante la mirada del Todopoderoso, para que las misericordias del Señor nos alcancen cuanto antes. Somete al dragón, la antigua serpiente que es diablo y Satán, encadénalo y precipítalo en el abismo, para que no pueda seducir a los pueblos. Amén

– He aquí la Cruz del Señor, huyan potencias enemigas.
Venció el León de Judá, el retoño de David
-Que tus misericordias, Oh Señor se realicen sobre nosotros.
Como hemos esperado de ti.
-Señor, escucha mi oración
Y que mis gritos se eleven hasta ti.

Oh Dios Padre Nuestro Señor Jesucristo, invocamos tu Santo Nombre, e imploramos insistentemente tu clemencia para que por la intercesión de María inmaculada siempre Virgen, nuestra Madre, y del glorioso san Miguel arcángel, te dignes auxiliarnos contra Satán y todos los otros espíritus inmundos que recorren la tierra para dañar al género humano y perder las almas. Amén”.

Don Francisco Brehm, consejero eclesiástico de la editorial litúrgica Fr. Pustetd (Ratisbona), recién vuelto de un viaje de Roma, contó, hacia el año 1928, que en una sesión para la Sagrada Congregación de Ritos en que se trataba de derogar estas oraciones, y a la que él asistió, cuando ya todos estaban de acuerdo para suprimirlas, un anciano cardenal, cuyo nombre no recuerdo, se levantó para contar que el mismo León XIII le había dicho que la invocación de San Miguel la había añadido contra la amenaza de la francmasonería, movido a ello por la revelación sobrenatural que sufrió en 1884. Para vergüenza de todos, esta oración fue quitada en la Prima Instructio de la liturgia en la década de 1960, “curiosamente”[3].

 

  1. Apariciones de la Virgen a Sor Mariana Francisca de Jesús Torres

Sin embargo, desde mucho antes de esa inspiración divina a León XIII, también han existido apariciones donde nuestra Madre del Cielo ha llamado a la conversión del mundo, con tintes dramáticos, como la de la Virgen del Buen Suceso en 1594 a la monja española Mariana Francisca de Jesús Torres y Berriochoa, en Quito, Ecuador. Siglos antes de la creación formal de la masonería, allí ya habló claramente de nuestros tiempos actuales, de la infiltración masónica de la Iglesia y de grandes castigos para la humanidad, al tiempo que predijo que un Papa estaría preso en el Vaticano y advertía de la gran apostasía de la Iglesia, salvo en un resto fiel[4].

“Este aparente triunfo de Satán traerá enormes sufrimientos a los buenos Pastores de la Iglesia, los muchos buenos sacerdotes y el Supremo Pastor y Vicario de Cristo en la tierra, quien, prisionero en el Vaticano, derramará amargas lágrimas en secreto en presencia de su Dios y Señor, pidiendo luz, santidad y perfección para todo el clero del mundo, de quienes él es Rey y Padre”.

 

“Es más, en estos infelices tiempos, habrá uno desenfrenado lujo que engañará al resto hacia el pecado y conquistará innumerables almas frívolas que se perderán. La inocencia casi no será encontrada en niños, ni modestia en mujeres. En este supremo momento de necesidad de la Iglesia, el que debería hablar, callará.”

 

Francmasonería, la que estará entonces en poder, promulgará leyes inicuas con miras de deshacerse de este Sacramento (Matrimonio), haciendo fácil para todos vivir en pecado y fomentar la procreación de niños ilegítimos nacidos sin la bendición de la Iglesia. El espíritu Católico decaerá rápidamente; la preciosa luz de la Fe gradualmente será extinguida hasta que haya casi una total y general corrupción de costumbres. Agregado a esto habrá los efectos de la educación secular, la que será una razón por la muerte del sacerdocio y vocaciones religiosas”.

 

El pequeño número de almas quienes, oculto, conservará el tesoro de la Fe y las virtudes sufrirá un indecible cruel y prolongado martirio. Muchos de ellos sucumbirán ante la muerte por la violencia del sufrimiento, y aquellos que se sacrifiquen por la Iglesia y el País serán contados como mártires.”

 

“El Sacramento de Órdenes Sagradas serán ridiculizadas, oprimidas y despreciadas porque Él es representado en Su sacerdote. El demonio perseguirá los ministros del Señor en toda forma posible; él laborará con cruel y sutil astucia para desviarlos del espíritu de la vocación de ellos y corromperá a muchos de ellos. Estos depravados sacerdotes escandalizarán el pueblo Cristiano, harán que el mal Católico y los enemigos de la Iglesia Católica Apostólica Romana caigan sobre todos los sacerdotes”.

Recordemos estas tremendas palabras de la Virgen porque es maravilloso que siglos antes de Fátima ya nuestra Madre del Cielo advirtiera de hechos que podríamos estar viviendo ya.

  1. Aparición de la Virgen en La Salette

En 1846 la Virgen se apareció en La Salette (cerca de Grenoble, Francia) a dos pastorcitos, Melania Calvat y Maximino Giraud. Se presentó como una dolorosa, llorando copiosamente ante los pecados de la humanidad y su futuro castigo. Dio un terrible mensaje donde habla de la gran apostasía de la Iglesia (“Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del Anticristo”, llegó a decir). Juan Pablo II llamó a esta aparición “la reina de las profecías”[5]. Fueron aprobadas por el Papa Pío IX.

Recordemos ahora algunos párrafos de ese durísimo mensaje, donde habla incluso del Anticristo, denuncia a los malos sacerdotes, llama a los apóstoles de los últimos tiempos (cuya orden y reglas dictó a Melania) y detalla un momento crucial de “eclipse” de la verdadera Iglesia (esto es, un momento en que una Iglesia falsa será visible y ocultará a la verdadera Iglesia) [6]:

“Los sacerdotes, ministros de mi Hijo, los sacerdotes, por sus vidas malvadas, por sus irreverencias y su impiedad en la celebración de los santos misterios, por su amor al dinero, su amor a los honores y los placeres, los sacerdotes se han convertido en cloacas de impureza. Sí, los sacerdotes están pidiendo venganza, y la venganza está suspendida sobre sobre sus cabezas. ¡Ay de los sacerdotes y de las personas consagradas a Dios, que por sus infidelidades y su vida malvada están crucificando de nuevo a mi Hijo! Los pecados de las personas consagradas a Dios claman al Cielo y piden venganza, y he aquí que la venganza está a sus puertas, pues no queda nadie para implorar misericordia y perdón para la gente; no hay más almas generosas, no queda nadie digno de ofrecer la Víctima sin mancha al Eterno por el bien del mundo”.

“Dios va a golpear de una manera sin igual”.

 

“Italia será castigada por su ambición de querer sacudirse del yugo del Señor de los Señores; también ella será entregada a la guerra; la sangre fluirá por todos los lados; las Iglesias serán cerradas o profanadas; los sacerdotes, los religiosos serán perseguidos; serán muertos, y con una muerte cruel. Algunos apostatarán de la fe, y el número de sacerdotes y religiosos que se separarán de la verdadera religión será grande; entre estas personas se hallarán incluso algunos obispos.”.

 

“Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del Anticristo”.

 

“Los demonios del aire, con el Anticristo, harán grandes prodigios en la tierra y en los aires, y los hombres se pervertirán más y más. Dios cuidará e sus fieles servidores y de los hombres de buena voluntad. El Evangelio será predicado por todas partes, todos los pueblos y todas las naciones conocerán la verdad”.

 

“Yo dirijo una apremiante llamada a la tierra; llamo a los verdaderos discípulos de Dios que vive y reina en los cielos; llamo a los verdaderos imitadores de Cristo hecho Hombre, el único y verdadero Salvador de los hombres; llamo a mis hijos, a mis verdaderos devotos a los que se me han consagrado a fin de que los conduzca a mi divino Hijo, los que llevo, por decirlo así, en mis brazos, los que han vivido de Mi Espíritu; finalmente llamo a los Apóstoles de los últimos tiempos, los fieles discípulos de Jesucristo que han vivido en el menosprecio del mundo y de sí mismos, en la pobreza y en la humildad, en el desprecio y en el silencio, en la oración y en la mortificación, en la castidad y en la unión con Dios, en el sufrimiento y desconocidos del mundo. Ya es hora que salgan y vengan a iluminar la tierra. Id y mostraos como mis hijos queridos, Yo estoy con vosotros y en vosotros con tal que vuestra fe sea la luz que os ilumine en estos días de infortunio. Que vuestro celo os haga hambrientos de la gloria de Dios y de la honra de Jesucristo. Pelead, hijos de la luz, vosotros, pequeño número que ahí veis; pues he ahí el tiempo de los tiempos, el fin de los fines”.

 

La Iglesia será eclipsada, el mundo quedará consternado. Pero he ahí a Enoc y a Elías, llenos del Espíritu de Dios, y los hombres de buena voluntad creerán en Dios, y muchas almas serán consoladas; harán grandes prodigios por la virtud del Espíritu Santo y condenarán los errores diabólicos del Anticristo”.

 

El Abbé Combe, editor de la edición de 1904, añade la nota siguiente después de este párrafo: “Tengo sabido por Melanie que la Iglesia será eclipsada, en este sentido: 1) que no se sabrá cuál es el verdadero Papa; 2) que durante un tiempo, el Santo Sacrificio dejará de ser ofrecido en las iglesias, y también en las casas; así que no habrá más culto público. Pero ella vio de que todavía el Santo Sacrificio no cesaría, que se ofrecería en cuevas, en los túneles, en los establos y en los nichos”. Aquí el Abbé Combe habla de la abominación de la desolación y de la supresión del sacrificio perpetuo (esto es, la misa entendida como sacrificio y con transubstanciación), de la que nos habla Daniel como comienzo de la gran tribulación y reinado final del Anticristo (sus 3,5 años finales de persecución total a la Iglesia, que preceden a la Parusía o Venida de nuestro Señor).

 

“He aquí el tiempo: el abismo se abre. He aquí el rey de los reyes de las tinieblas. He aquí la bestia de los súbditos, llamándose el salvador del mundo. Se remontará con orgullo por los aires para subir hasta el cielo; será sofocado por el soplo de San Miguel Arcángel. Caerá y la tierra, que llevará tres días en continuas evoluciones, abrirá su seno lleno de fuego: será hundido para siempre, con todos los suyos, en los abismos eternos del infierno. Entonces el agua y el fuego purificarán y consumirán todas las obras del orgullo de los hombres y todo será renovado: Dios será servido y glorificado”

  1. Santa Faustina Kowalska

El 25 de marzo de 1936 anota Sor Faustina en su Diario las siguientes palabras de la Santísima Virgen:

“Yo di al mundo el Salvador y tú debes hablar al mundo de su gran misericordia y preparar al mundo para su segunda venida. Él vendrá, no como un Salvador Misericordioso, sino como un Juez Justo. Oh, qué terrible es ese día. Establecido está ya el día de la justicia, el día de la ira divina. Los ángeles tiemblan ante ese día. Habla a las almas de esa gran misericordia, mientras sea aún el tiempo para conceder la misericordia. Si ahora tú callas, en aquél día tremendo responderás por un gran número de almas. No tengas miedo de nada, permanece fiel hasta el fin, yo te acompaño con mis sentimientos”.

El 25 de diciembre de 1936 oyó la voz del Señor:

“Habla al mundo de Mi misericordia para que toda la humanidad conozca la infinita misericordia Mía; es una señal de los últimos tiempos, después de ella vendrá el día de la justicia”. Otra vez oyó en el alma unas palabras explícitas y fuertes de Jesús: “Prepararás al mundo para Mi última venida[7].

  1. Apariciones de la Virgen en Heede

Entre 1937 y 1949 la Virgen se aparece de nuevo, esta vez en Heede, Alemania (aprobadas por el obispo local el 3 de junio de 1959), dando un mensaje de tenor parecido a otros otorgados en apariciones previas y posteriores, llamando a conversión al mundo si no quería recibir un enorme castigo del Cielo. Veamos algunos mensajes[8]:

La estrella del infierno perseguirá mi señal, mas mi señal prevalecerá sobre el infierno.

El mundo tendrá que agotar hasta las heces el cáliz de la cólera divina por sus pecados innumerables, que han herido al Sagrado Corazón de Jesús (…)

“El furor de la estrella del infierno sobrepasará en violencia y causará devastación terrible, porque ya sabe que su tiempo es corto (…)

“Los tiempos son graves. Hagan, por fin, penitencia los hombres por sus pecados.

Aléjense de todo corazón del mal y oren, oren mucho para que se aplaque la ira de Dios.

Recen con frecuencia el rosario, esa plegaria que tanto puede ante Dios. Menos diversiones y pasatiempos”.

“Estoy muy próximo. La tierra temblará… Será terrible. ¡Un Juicio en pequeño!

Pero ustedes no teman. Yo estoy con ustedes. Se alegrarán y me lo agradecerán.

Los que esperan tienen mi ayuda, mi gracia y mi amor. Mas para los que no están en estado de gracia será espantoso.

Los ángeles de la justicia están ya diseminados por los cuatro puntos cardinales. Yo me daré a conocer al género humano.

Todas las almas me reconocerán como su Dios. Faltan cinco minutos para las doce.

¡Yo vengo, estoy a las puertas! La humanidad se lamentará”.

“Lo que ocurrirá será terrible, como jamás se vio desde el principio del mundo.

Vengo Yo mismo y manifestaré mi voluntad (…) Hijas mías, vengo pronto, muy pronto.

La Santísima Virgen María y los coros de ángeles intervendrán en todos estos acontecimientos.

El infierno se cree seguro de su victoria, pero Yo se la arrebataré de las manos.

Permitiré que lluevan sobre el mundo desventuras, pues de este modo se salvarán muchos.

Bienaventurados aquellos que lo sufren todo por aquellos que me ofenden. Yo vengo y conmigo vendrá la paz.

Con un pequeño número de elegidos edificaré mi Reino. Éste vendrá como relámpago, repentinamente, más pronto de lo que se piensa…”

“Los hombres rehúsan mi misericordia, mi amor y mis méritos. La humanidad es peor que antes del diluvio, agoniza en la ciénaga del pecado. El odio y la codicia guían sus corazones. Todo es obra de satanás”. 

“Esta generación merecería ser aniquilada, pero solamente mirando a los justos dejaré que triunfe mi misericordia”.

“La humanidad reconocerá mi poder y Yo les mostraré mi justicia y mi misericordia.

Mis queridos hijitos; la hora se aproxima más y más.

Rueguen incansablemente y no serán confundidos.

Como vemos, la Virgen habla de la inminencia de la Parusía, y antes, de un juicio en pequeño, lo que en Garabandal se llamó el Aviso, y que Santa Faustina Kowalska denominó la iluminación de las conciencias. Y luego, si no hay conversión, un gran castigo

  1. Apariciones de la Virgen a Bruno Cornacchiola en Trè Fontane, Roma

 

12 de abril de 1947:

“Los pastores del rebaño no están cumpliendo con su deber. Demasiado mundo entró en su sangre para dar escándalo para el rebaño y desviarlo de la trayectoria. […]. Antes de que Rusia se convierta  (vemos, pues, que no ha sido aún consagrada) y deje el camino del ateísmo se desencadenará una tremenda y grave persecución. Oren, se puede detener. […]. Alejáos de las cosas falsas del mundo… Satanás será liberado por un período de tiempo y encenderá entre los hombres el fuego de la revolución.  […]. Toda la Iglesia sufrirá una terrible experiencia, para limpiar la podredumbre que se había infiltrado en sus ministros. […]. Sacerdotes y fieles serán puestos en un punto de inflexión peligroso en el mundo de los perdidos, que darán el asalto por cualquier medio: falsas ideologías y teologías. […]. Habrá días de tristeza y luto. De la parte del oriente un pueblo fuerte, pero alejado de Dios, pondrá en marcha un terrible ataque y romperá las cosas más sagradas y santas. […]. El mundo va a ir a otra guerra, más despiadada que las anteriores; La Roca eterna será la más afectada (Roma). La ira de Satanás ya no se mantiene; el Espíritu de Dios se retira de la tierra, la Iglesia se quedó viuda, ella va a quedar a merced del mundo. […]. La más afectada será la Iglesia de Cristo, para limpiarla de las contaminaciones que se encuentran dentro de ella. […]. Los sacerdotes serán pisoteados y muertos… “(Saverio Gaeta, op. Cit., Págs. 80-88).

 

Aparición del 15 de agosto de, 1958:

“Habrá un gran terremoto que sacudirá todo el mundo. No vayáis por ahí a dormir si estáis en pecado mortal, confesáos y arrepentíos de haberlo hecho, y no hacerlo más. […]. El sol se oscurecerá, y las estrellas caerán, pero entended no sólo la parte material de esta imagen: hay lado interpretativo y espiritual, y caerán los soles y las estrellas orgullosas caerán (aquí hay una alusión a obispos y cardenales, que caen en la apostasía). […]. Fuera de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana no hay salvación. […]. Amar a todos no significa mantener una actitud sentimental. […]. Que los sacerdotes no se quiten el hábito talar: el vestido recuerda, es una señal del cielo ” (op cit, p 93-95..).

 

El 16 de abril 1987:

“Debes ofrecerte como víctima por la conversión y la santificación de los sacerdotes y religiosos, que han abandonado el camino de la doctrina y de la moral perdiendo la fuerza de la salvación y gracias a ellos muchas almas van al infierno” (op. Cit., P. 102). Esto recuerda plenamente al segundo mensaje de Garabandal.

 

  1. Apariciones en Amsterdam de la Señora de todos los pueblos

También nuestra Madre, en sus apariciones en Amsterdam (aprobadas por la Iglesia por Decreto de 31 de mayo del 2002 del obispo de Haarlem–Ámsterdam, Mons. Jozef Marianus Punt), nos advirtió de que vendrían falsas doctrinas, sobre todo sobre la Eucaristía.

“Advierte al clero sobre las doctrinas erróneas, sobre todo respecto a la Eucaristía. Transmite esto al s
acristán. Dile que la Señora le pide que te conduzca al Sumo Pontífice. Te repito que reces mucho pidiendo buenos sacerdotes y por la conversión de los pueblos. Pero…”. (Mensaje de 31 de mayo de 1958)[9].

  1. Apariciones de la Virgen del Carmen en Garabandal

En la pequeña aldea de Garabandal, Cantabria, España, la Virgen, al no revelarse el Tercer Secreto de Fátima en 1960, como le pidió a Sor Lucía, de nuevo Ella se aparecerá muchas de veces entre los años 1961-1965 a cuatro niñas pastoras: Conchita, Jacinta, Mari Loli y Mari Cruz.

 

Del 12 a 19 de enero, de 1966, Conchita, la vidente principal, fue convocada a Roma por el pro-prefecto de la Sagrada Congregación para la doctrina de la Fe, Cardenal Ottaviani. Fue interrogada durante dos horas por el mismo Cardenal y otros miembros de la Sagrada Congregación. Entonces Conchita pidió una audiencia con el Santo Padre, Pablo VI. El Papa le dijo: “Conchita, Yo te bendigo y conmigo te bendice toda la Iglesia”[10]. El mismo Pablo VI dijo que esas apariciones eran como una segunda vida de la Virgen en la Tierra, el acontecimiento más venturoso para la humanidad desde el nacimiento de Cristo. El Papa concedió la Bendición Apostólica a la Obra de difusión de los Mensajes de Garabandal el 12 de junio de 1967[11].

 

A juicio del padre Malachi Martin, profesor de teología, secretario personal del Card. Agostino Bea, quien leyó el Tercer Secreto de Fátima completo, el segundo mensaje de la Virgen en Garabandal era un extracto o resumen de la parte aún no publicada del mismo. Recordemos que en los dos mensajes la Virgen alertaba, de nuevo, de la apostasía de la Iglesia y de un castigo muy grande:

Primer mensaje (18 de octubre de 1961): “Hay que hacer muchos sacrificios, mucha penitencia, visitar al Santísimo, pero antes tenemos que ser muy buenos y si no lo hacemos nos vendrá un castigo. Ya se está llenando la copa y si no cambiamos nos vendrá un castigo muy grande

Segundo mensaje de la Virgen (18 de junio de 1965): “Como no se ha cumplido y no se ha hecho conocer al mundo mi Mensaje del 18 de octubre, os diré que este es el último. Antes la copa se estaba llenando, ahora está rebosando. Los sacerdotes, obispos y cardenales van muchos por el camino de la perdición y con ellos llevan a muchas más almas. A la Eucaristía cada vez se le da menos importancia. Debemos evitar la ira de Dios sobre nosotros con nuestros esfuerzos. Si le pedís perdón con vuestras almas sinceras Él os perdonará. Yo, vuestra Madre, por intercesión del Ángel San Miguel, os quiero decir que os enmendéis. Ya estáis en los últimos avisos. Os quiero mucho y no quiero vuestra condenación. Pedidnos sinceramente y Nosotros os lo daremos. Debéis sacrificaros más. Pensad en la Pasión de Jesús.”

La Virgen nos avisó allí de la defección de la Iglesia, especialmente de los consagrados, cuyos graves errores doctrinales y pastorales llevarían a muchos fieles a la condenación eterna en el Infierno. Advierte nuestra Madre que a la Eucaristía se le da cada vez menos importancia…¿Y no es esto lo que está ocurriendo en este último pontificado cuando vemos a Francisco promoviendo la comunión a las parejas en adulterio sin castidad[12], cuando le vimos repartir la Eucaristía sin dignidad y sin decir “El cuerpo de Cristo”[13]; cuando vemos que se la ofrece a pecadores públicos impenitentes[14]; cuando se bendice que los católicos del norte de Argentina, si no podían ir a la misa católica, se acercaran indistintamente a los servicios religiosos anglicanos, en los que no hay transubstanciación[15]; cuando vemos que luteranos reciben la comunión en el Vaticano[16]? Fue también un angustioso llamado de nuestra Madre a la conversión para paliar el castigo divino final (los últimos avisos), para evitar que bebamos, hasta las heces, el cáliz puro de la Ira de Dios (de los que habla Apocalipsis 16).

Y Conchita advertía:

“El Ángel me ha dicho que muchos cardenales, obispos y sacerdotes van por el camino de la perdición y con ellos llevan a muchas más almas. Cuando el Ángel me decía esto –sigue siendo Conchita, quien lo narra en su diario–a mí me daba mucha vergüenza, y el Ángel me lo repitió por segunda vez: ‘Sí, Conchita, muchos cardenales, obispos y sacerdotes van por el camino de la perdición y con ellos llevan a muchas más almas”[17].

La Virgen, en Garabandal, le dijo a las niñas que está próxima la Parusía de su Hijo: en la conversación con D. Albrecht Weber y los otros testigos del 13 de noviembre de 1965, después de una breve pausa, dijo Conchita que “la Santísima Virgen nos ha hablado varias veces que su Hijo Jesús vuelve de nuevo pero no sé cuándo Él vendrá”. Aniceta concluye esta parte de la conversación preguntando: –“¿Estás segura que la Virgen te dijo todo esto?”. Conchita responde: –“Sí”[18]. No se refiere la Virgen aquí al fin del mundo sino al fin de los últimos tiempos, los tiempos de los gentiles, de las naciones, que acabarán con la gran apostasía, el falso profeta (anticristo de la tierra) y el Anticristo político (o del mar), y, finalmente, con su Parusía.

En Garabandal la Virgen habló de un Aviso, un Milagro y un Castigo, como acontecimientos previos a la Parusía. Por ser ampliamente conocidos no abundaremos más en ellos. También advirtió la Virgen a Conchita que el Aviso se produciría en el peor momento de una revolución comunista, de una invasión rusa y de un momento tan grave para la Iglesia que parecería que no se puede practicar la religión, y que, antes de ese Aviso habría un importante Sínodo en Roma[19].

  1. Apariciones de Akita, Japón

Entre 1973 y 1975 la Virgen se apareció en Japón a Agnes Sasagawa, monja católica a la que curó de su sordera. En junio de 1988, el Card. Joseph Ratzinger, Prefecto de la Congregación para la  Doctrina de la Fe, impartió el juicio definitivo sobre los eventos y mensajes de Akita, juzgándolos confiables y dignos de fe. El cardenal observó que Akita es una continuación de los mensajes de Fátima. ¿En qué medida? En la medida en que la Virgen abordaba de nuevo, sin respetos humanos, toallas calientes ni medias tintas, el espinoso asunto de la apostasía en la Iglesia, como buena Madre que viene a avisar a sus hijos. La Virgen lacrimó 101 veces durante varios años y le enseñó a la monjita las oraciones de reparación que el Ángel de Portugal hizo aprender a los pastorcitos de Fátima en 1917, para que las rezara tras cada misterio del rosario.  Veamos algunos de sus mensajes[20]:

 

“Como te dije, si los hombres no se arrepienten y se mejoran, el Padre infligirá un terrible castigo a toda la humanidad. Será un castigo mayor que el diluvio, tal como nunca se ha visto antes. Fuego caerá del cielo y eliminará a gran parte de la humanidad, tanto a los buenos como a los malos, sin hacer excepción de sacerdotes ni fieles. Los sobrevivientes se encontrarán tan desolados que envidiarán a los muertos. Las únicas armas que les  quedarán serán el rosario y la señal dejada por mi Hijo. Cada día recita las oraciones del rosario. Con el rosario, reza por el Papa, los obispos y los sacerdotes.”


La obra del demonio infiltrará hasta dentro de la Iglesia de tal manera que se verán cardenales contra cardenales, obispos contra obispos. Los sacerdotes
 que me veneran serán despreciados y encontrarán oposición de sus compañeros…iglesias y altares saqueados; la Iglesia estará llena de aquellos que aceptan componendas y el demonio presionará a muchos sacerdotes y almas consagradas a dejar el servicio del Señor.


“El demonio será especialmente implacable contra las almas consagradas a Dios. Pensar en la pérdida de tantas almas es la causa de mi tristeza. Si los pecados aumentan en número y gravedad, no habrá ya perdón para ellos.

“Con valentía, habla con tu superior. El sabrá cómo dar a cada uno valor para rezar y lograr obras de reparación”

 

Para que el mundo conozca su ira, el Padre Celestial está preparando para infligir un gran castigo sobre toda la humanidad. Con mi Hijo yo he intervenido tantas veces para apaciguar la cólera del Padre. Yo he prevenido la venida de calamidades ofreciéndole los sufrimientos del Hijo en la Cruz, Su Preciosa Sangre, y amadas almas que Le consuelan formando una corte de almas víctimas. Oración, penitencia y sacrificios valientes pueden suavizar la cólera del Padre.  Yo deseo esto también de tu comunidad… que ame la pobreza, que se santifique y rece en reparación por la ingratitud y el ultraje de tantos hombres. 

  1. Apariciones de Kibeho (Rwanda)

En 1982 la Madre del Verbo se apareció a algunos adolescentes en Rwanda. Previó la terrible guerra civil y matanza posterior en dicho país y habló sin ambages del fin de los tiempos y de la Venida de Cristo. Fueron aprobadas por el  Obispo Monseñor Misago[21]:

“El mundo está llegando a su fin. El regreso de Jesús está muy cercano…
La Reina de los Angeles viene a aconsejarnos que nos preparemos para la venida de su Hijo.
Tenemos que sufrir con Jesús, rezar y ser apóstoles para prepararnos para su venida”.

“No queda mucho tiempo para prepararse para el juicio final. Deben cambiar sus vidas, renunciar al pecado. Oren y prepárense para su propia muerte y para el fin de los tiempos. Deben prepararse, mientras aún queda tiempo. Aquellos que hagan el bien, irán al Cielo. Si hacen el mal, se condenarán a sí mismos sin oportunidad de apelación alguna. No pierdan tiempo y empiecen ya mismo a orar y hacer el bien. No queda mucho tiempo, y Jesús está volviendo”.

“Mucha gente trata a su prójimo deshonestamente. El mundo está lleno de odio. Ustedes sabrán que mi segunda venida está cerca cuando vean el estallido de guerras religiosas. Entonces, sepan que yo estoy en camino”.

 

  1. Conclusión

Como vemos, el tono y el contenido de las apariciones de la Virgen en los últimos doscientos años han sido ciertamente sombríos, pero necesarios, como siempre haría una buena Madre, advirtiéndonos del peligro que corremos si seguimos cometiendo abominaciones (la homosexualidad mostrada con orgullo; el aborto, el suicidio, la contracepción, la eutanasia convertidos en derechos; el falso ecumenismo que profesa últimamente la Iglesia, buscando uncirnos al carro de la falsa Iglesia que se proyecta, donde todos, protestantes y cismáticos incluidos, tengamos los mismos derechos y doctrina; el ataque a la Eucaristía; la religión expulsada de lo público; y, en suma, la Iglesia, poseída por la masonería y el marxismo, predicando sólo el materialismo y el reino en la Tierra, y olvidándose de recordar los Novísimos y la santidad, la penitencia y la conversión, etc.).

Pero no eran los profetas verdaderos los que profetizaban una era de optimismo y de progreso eclesial sino los que avisaban de castigos y catástrofes enviados por Dios por la apostasía de Israel[22]. Los falsos profetas eran y son amados por el mundo, profetizan que todo irá bien y que estamos en la mejor época de la Iglesia. Así trataban los padres de los hipócritas a los falsos profetas que pululaban en Israel (Lucas 6, 26), alabándoles, y eran ellos los que perseguían y asesinaban a los profetas verdaderos (Mt 23, 30-31).

«Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? Así, todo árbol bueno da frutos buenos, pero el árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir frutos buenos. (Mateo 7, 13-18)  

 

Isaías era apartado y reprendido en su época por profetizar desgracias (verdades):

“Que es un pueblo terco, criaturas hipócritas, hijos que no aceptan escuchar la instrucción de Yahveh; que han dicho a los videntes: «No veáis»; y a los visionarios: «No veáis para nosotros visiones verdaderas; habladnos cosas halagüeñas, contemplad ilusiones.” (Isaías, 30, 9-10).

Por tanto, esta línea argumental de las apariciones marianas sirve para enmarcar también la que, sin duda, es la aparición más importante de nuestra Madre del Cielo, la de Fátima, en 1917. Por el contexto gravísimo en que se produce, que ahora veremos, entenderemos por qué Ella trajo un mensaje tan grave: la visión del Infierno, donde van los pobres que mueren en pecado mortal; el aviso de que si el mundo no se enmendaba habría una guerra peor (la II Guerra Mundial) que la que existía en ese momento; y por último, en la parte que aún no se ha hecho pública, la Virgen comentaba explícitamente la apostasía de la Iglesia, que comenzaría en su cima.

II LA APARICIÓN DE LA VIRGEN EN FÁTIMA Y LOS SECRETOS YA CONOCIDOS

 

  1. Introducción: el contexto de las apariciones

En 1917 la Virgen se apareció en una pequeña pedanía portuguesa, Fátima, perteneciente al municipio de Ourem, una esquina del país lejos de cualquier vía de comunicación por carretera o ferrocarril. En esa esquina del mundo decidió dar la Virgen el mensaje más trascendental y dramático para el género humano. Y se apareció a tres humildes niños campesinos, pastores, para más señas: Lucía, Francisco y Jacinta, de 10, 8 y 7 años en el momento de la primera aparición, el 13 de mayo de 1917. En ello vemos, una vez más, que los pensamientos y caminos de Dios nada tienen que ver con los de los hombres (Isaías 55, 8-9).

Portugal, como otras muchas naciones, estaba ya entonces en manos de un gobierno masónico, que dificultaba mucho la práctica religiosa[23]. En la década siguiente se libró la guerra de los cristeros contra el gobierno masónico mejicano de Plutarco Elías Calles, e incluso décadas antes ya había muerto asesinado el presidente de Ecuador, García Moreno, ejecutado por la masonería de su país. Hoy prácticamente todos los países occidentales, europeos, norteamericanos y sudamericanos gimen bajo las garras de la masonería o del marxismo, hermanos de leche de la misma matriz atea y materialista.

La I Guerra Mundial se había desatado en 1914, fruto de conspiraciones masónicas y revolucionarias iniciadas en el siglo XIX con la finalidad de derrocar todas las monarquías europeas, para acabar con el orden social cristiano heredero de la Edad Media. En ese caso el objetivo era el gran Imperio católico austro-húngaro, dirigido por la dinastía de los Habsburgo. No por casualidad la guerra se desató tras el magnicidio cometido sobre las personas de los herederos al trono, el Archiduque Francisco Fernando de Austria y su esposa. Muchos otros regicidios fueron cometidos en esta época.

En la diana de esa misma conspiración se encontraba Rusia, la gran Rusia, cuya alma eslava era profundamente cristiana y pacífica, gobernada por la dinastía de los Zares. El manifiesto comunista fue elaborado por Marx y Engels en 1948 y actuó como gatillo de todas las revoluciones anticristianas del s. XIX. El comunismo hundía sus raíces en la doctrina de los utopistas franceses, y pueden incluso rastrearse hacia atrás en el idealismo de Hegel y Kant, el nacionalismo romántico e incluso, más atrás aún, en la primacía del subjetivismo del protestantismo, en el panteísmo de Giordano Bruno y el hermetismo de Pico della Mirandola.

La Virgen se aparece también en los meses y días previos al alzamiento bolchevique que derrocaría para siempre de Rusia la monarquía cristiana, cumpliendo la profecía del protoevangelio: la lucha a muerte, la enemistad perpetua entre la Mujer y la serpiente.

Además, en el orden espiritual, el modernismo estaba comenzando a infectar fuertemente la Iglesia, razón por la cual Pío X publicó el 8 de septiembre de 1907 una monumental Encíclica condenándolo, como la suma de todos los errores y herejías de la historia: la Pascendi, nunca suficientemente ponderada. Y el 8 de diciembre de 1864 Pío IX había aprobado también la excelsa Encíclica Quanta Cura, junto con el Syllabus errorum, donde condena proféticamente errores y herejías hoy tan difundidas en la Iglesia como el comunismo, socialismo, sociedades secretas, indiferentismo religioso, latitudinarismo, americanismo, liberalismo religioso, y errores en materia de matrimonio (¡¡!!).

Pero incluso antes, en 1832, ya Gregorio V denunció en Mirari Vos, otra Encíclica imprescindible, los errores que se iban deslizando dentro de la Iglesia. Además del indiferentismo religioso, tan en boga, llamaría la atención hoy recordar estas palabras de aquel Sumo Pontífice recordando la santidad del matrimonio[24].

En este momento crítico de la historia, por pura misericordia de Dios, la Virgen se apareció a los hombres en Fátima.

2. Los tres Secretos que la Virgen dio a los pastorcitos en Fátima

A. La primera parte del Secreto 

En carta fechada en Tuy (provincia de Pontevedra) el 31 de agosto de 1941, Sor Lucía envió al obispo de Leiria Mons. Jose Alves Correia Da Silva el escrito que se conoce como “tercera memoria” sobre la primera y segunda parte del “secreto” y consagrado casi en su totalidad (quince páginas) a los secretos recibidos en la tercera aparición de la Virgen, la de 13 de julio de 1917.

Vayamos ahora a la primera parte.

Nuestra Madre no le quiso evitar a tres niños pequeños la visión aterradora del Infierno, donde van a parar los pobres pecadores no arrepentidos[25]. Si nuestra Madre apareciera en alguna de nuestras Iglesias dándonos esa visión en público a los presentes, ¿cuántos presbíteros no la acusarían de falta de misericordia y de tacto, y cuántos teólogos[26]? Se olvidan de que no hay mayor misericordia que recordar la Verdad de nuestra fe: lo importante es salvar el alma propia y la de nuestros deudos. “Buscad el Reino de Dios y lo demás se os dará por añadidura”… Y no se refería aquí Cristo con esas palabras a la construcción del Reino en la Tierra porque precisamente Jesús estaba echándole en cara a sus seguidores que sólo se preocuparan por lo material, por la comida, bebida o ropas. Se refería, claro, al Reino de los Cielos (Mt 6, 31-33), a la santidad personal.

Escribe Lucía:

“Nuestra Señora nos mostró un gran mar de fuego que parecía estar debajo de la tierra. Sumergidos en ese fuego, los demonios y las almas, como si fuesen brasas transparentes y negras o bronceadas, con forma humana que fluctuaban en el incendio, llevadas por las llamas que de ellas salían, juntamente con nubes de humo que caían hacia todos lados, parecidas al caer de las pavesas en los grandes incendios, sin equilibrio ni peso, entre gritos de dolor y gemidos de desesperación que horrorizaba y hacía estremecer de pavor. Los demonios se distinguían por sus formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero transparentes y negros. Esta visión fue durante un momento y, ¡gracias a nuestra buena Madre del Cielo, que antes nos había prevenido con la promesa de llevarnos al Cielo! De no haber sido así, creo que hubiéramos muerto de susto y pavor. Inmediatamente levantamos los ojos hacia Nuestra Señora que nos dijo con bondad y tristeza: –Ustedes han visto el infierno, donde van las almas de los pobres pecadores. Es para salvarlos que Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón”

 

La misma Sor Lucía, en entrevista concedida en el Carmelo de Coimbra el 26 de diciembre de 1957 al sacerdote mejicano Agustín Fuentes (hecha pública en su contenido el 22 de mayo del año siguiente  cuando éste dio una conferencia en su tierra natal, México, comentándola) expresó que en ello veía una señal de la proximidad de los últimos tiempos.

Dice el Padre Fuentes:

“La encontré en su convento muy triste, pálida y demacrada”; y me dijo:

 

“Padre, la Santísima Virgen está triste, porque nadie hace caso a su mensaje, ni los buenos ni los malos. Los buenos porque prosiguen su camino de bondad pero sin hacer caso a este mensaje. Los malos porque no viendo el castigo de Dios actualmente sobre ellos, a causa de sus pecados, prosiguen también su camino de maldad. Pero créame, Padre, Dios va a castigar al mundo, y lo va a castigar de una manera tremenda…


Padre el demonio está librando una batalla decisiva contra la Virgen; y como sabe qué es lo que más ofende a Dios y lo que, en menos tiempo, le hará ganar mayor número de almas, está tratando de ganar a las almas consagradas a Dios, ya que de esta manera también deja el campo de las almas al desamparo, y más fácilmente se apodera de ellas. 


Dígales también, Padre, que mis primos Francisco y Jacinta se sacrificaron porque vieron siempre a la Santísima Virgen muy triste en todas sus apariciones. Nunca se sonrió con nosotros, y esa tristeza y angustia que notábamos en la Santísima Virgen, a causa de las ofensas a Dios y de los castigos que amenazaban a los pecadores, nos llegaban al alma. Lo segundo que santificó a los niños fue la visión del infierno.


Padre, no esperemos que venga de Roma una llamada a la penitencia, de parte del Santo Padre, para todo el mundo: ni esperemos tampoco que venga de parte de los señores Obispos para cada una de sus diócesis: ni siquiera tampoco de parte de las Congregaciones Religiosas. No: ya nuestro Señor usó muchas veces de estos medios y el mundo no le ha hecho caso. Por eso, ahora, ahora que cada uno de nosotros comience por sí mismo su reforma espiritual: que tiene que salvar no sólo su alma, sino salvar a todas las almas que Dios ha puesto en su camino.


Por esto mismo Padre, no es mi misión indicarle al mundo los castigos materiales que ciertamente vendrán sobre la tierra si el mundo antes no hace oración y penitencia. No, mi misión es indicarle a todos lo inminente del peligro en que estamos de perder para siempre nuestra alma si seguimos aferrados al pecado. 

 

Padre, la Santísima Virgen no me dijo que nos encontramos en los últimos tiempos del mundo, pero me lo dio a demostrar por tres motivos: 


– el primero 
porque me dijo que el demonio está librando una batalla decisiva con la Virgen, y una batalla decisiva es una batalla final, en donde se va a saber de qué partido es la victoria, de qué partido es la derrota. Así que ahora o somos de Dios o somos del demonio.


– Lo segundo
 porque me dijo que dos eran los últimos remedios que Dios daba al mundo: el santo Rosario y la devoción al Inmaculado Corazón de María


– Y tercero, porque siempre en los planos de la Divina Providencia, cuando Dios va a castigar al mundo, agota antes todos los demás medios, y cuando ha visto que el mundo no le ha hecho caso a ninguno de ellos, entonces, como si dijéramos a nuestro modo imperfecto de hablar, nos presenta con cierto temor el último medio de salvación, su Santísima Madre. Porque si despreciamos y rechazamos este último medio, ya no tendremos perdón del cielo, porque hemos cometido un pecado que, en el Evangelio suele llamarse pecado contra el Espíritu Santo: que consiste en rechazar abiertamente, con todo conocimiento y voluntad, la salvación que se presenta en las manos; y también porque nuestro Señor es muy buen hijo; y no permite que ofendamos y despreciemos a su Santísima Madre, teniendo como testimonio patente la historia de varios siglos de la Iglesia que con ejemplos terribles nos indica como Nuestro Señor siempre ha salido en defensa del honor de su Santísima Madre.”
[27].

B. La segunda parte del Secreto

 

Nuestra Madre tranquilizó a continuación a los tres pastorcillos indicándoles que la I Guerra Mundial pronto acabaría, pero que si no dejaban de ofender a Dios otra guerra peor comenzaría poco más tarde. Y así fue, veinte años después de terminar la IGM se desataba la II Guerra Mundial.

Veamos las palabras textuales de la Virgen:

“La guerra pronto terminará. Pero si no dejan de ofender a Dios, otra guerra peor comenzará durante el pontificado de Pío XI. Cuando ustedes vean una noche iluminada por una luz desconocida, sabrán que esta es la señal que Dios les dará de que va a castigar al mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, del hambre y de las persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre[28]. Para impedirla, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la Comunión reparadora de los Primero Sábados. Si se atienden mis deseos, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados y el Santo Padre tendrá mucho que sufrir; varias naciones serán aniquiladas. Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará a Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz”.

Esa consagración de Rusia que preanunciaba la Virgen vino a pedírsela nuestra Madre del Cielo a Sor Lucía el 13 de junio de 1929, encontrándose ella en las Hermanas Doroteas de Tuy. En sus memorias relata lo que le dijo Nuestra Señora:

“Ha llegado el momento en que Dios pide al Santo Padre hacer la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón, en unión con todos los obispos del mundo, prometiendo salvarla por este medio. Si no atienden mi súplica habrá otra guerra y muchas naciones serán aniquiladas”.

 C. La parte revelada de la Tercera parte del Secreto

En la “cuarta memoria” Sor Lucía añade: En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe, etc. También parece que la Virgen añadió: Recuerden que no deben decirle esto a nadie más que a Francisco”.  Recordemos que Sor Lucía veía, oía y hablaba con la Virgen; que Jacinta veía y oía a la Virgen; pero que Francisco sólo la veía, sin oírla.

¿Cuándo y por qué escribió Sor Lucía esta Tercera Parte del Secreto? Estando en Tuy, Sor Lucía cayó enferma en junio de 1943 y tuvo que ser atendida en Pontevedra. Por ello, al enterarse, Mons. José Correia Da Silva fue personalmente a Tuy el 15 de septiembre de 1943 para pedirle que escribiese el Tercer Secreto. Ella le pidió una orden personal, escrita, y la recibió a mitad de octubre.

En esta tercera parte del Secreto había claramente dos mensajes: una visión, que la Virgen hizo ver a los tres pastores; y las palabras de la Virgen interpretando dicha visión. La primera parte (la visión del Papa saliendo de Roma y muriendo mártir) fue revelada por el Vaticano en 2000. Se trataba de un documento de 4 carillas, manuscritas por Lucía el 3 de enero de 1944.

La segunda parte, esto es, las palabra de la Virgen explicando dicha visión y la gran apostasía de la Iglesia fueron terminadas de escribir el 9 de enero de 1944. Se trata de dos documentos distintos, escritos con pocos días de diferencia. Es por eso por lo que la Virgen le dice a Lucía y Jacinta que dichas palabras – las más graves pronunciadas nunca por la Virgen en sus miles de apariciones en este mundo – sólo se las pueden comunicar a Francisco. Esas palabras aún no han sido publicadas por el Vaticano, que incluso niega la existencia del documento en que se encuentra (una sola hoja, con entre 20-25 líneas).

¿Cómo sabemos esto?

Cuenta Sor Lucía que, tras la orden recibida por su obispo para que escribiera el Tercer secreto, el ataque del Demonio para que no lo hiciera fue tan fuerte que por muchos días no pudo siquiera coger la pluma. Finalmente, gracias a que se le apareció la Virgen el 2 de enero y le dijo que era voluntad del Cielo que lo escribiera, pudo hacerlo. Así, pudo escribir el 3 de enero la visión del Tercer Secreto y terminar de escribir las palabras explicativas de la Virgen sobre su significado (la gran apostasía de la Iglesia) el 9 de enero.

En 1957, cuando el Santo Oficio del Cardenal Ottaviani pidió al Obispo de Fátima que enviase el Secreto al Vaticano, el Obispo de Fátima, Mons. José Alves Correia da Silva, confió la tarea al Obispo auxiliar Venancio. En un momento cuando el Obispo Venancio estaba solo con el Secreto, miró el sobre al trasluz. Pudo distinguir que dentro del sobre grande del obispo había uno más pequeño. Y dentro de este sobre había, doblada, una hoja de papel ordinario con márgenes en cada lado de tres cuartos de centímetro. Frère Michel de la Trinité señala que el Obispo Venancio “se tomó la molestia de anotar el tamaño de todo”. Gracias al Obispo Venancio sabemos que el Secreto final se escribió sobre una pequeña hoja de papel que  tiene de 20 a 25 líneas. Este escrito lo terminó de escribir Sor Lucía el 9 de enero de 1944.

Sin embargo, la visión del Tercer Secreto que se hizo pública el 26 de junio del Vaticano fue escrito el 3 de enero por Sor Lucía en cuatro hojas de papel y contenía 62 líneas. Encontramos aquí la evidencia de dos textos distintos del Secreto.

Veamos ahora la visión, hecha pública en 2000 en el Documento firmado por el Card. Ratzinger como Prefecto para la Doctrina de la Fe y titulado “El mensaje de Fátima”[29]:

“Tercera parte del secreto revelado el 13 de julio de 1917 en la Cueva de Iria-Fátima.

Escribo en obediencia a Vos, Dios mío, que lo ordenáis por medio de Su Excelencia Reverendísima el Señor Obispo de Leiria y de la Santísima Madre vuestra y mía.

Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡PenitenciaPenitenciaPenitencia! Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: « algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él » a un Obispo vestido de Blanco « hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre ». También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios.”

A continuación, dicho documento incorpora las palabras del Cardenal Sodano (Secretario de Estado) donde él, libremente, la interpreta de una forma, a mi juicio, burda: fuerza la letra de la visión ¡y hasta la cambia! para hacerle decir a la Virgen lo que ella no dijo, queriéndonos hacer creer que toda esa visión se refería al intento de asesinato de Juan Pablo II por Alí Agca. No se sostiene en absoluto. Porque Juan Pablo II, en la mañana en que fue tiroteo, no estaba atravesando una ciudad en ruinas, ni había cadáveres de sacerdotes por el camino por cuyas almas pidiera, ni iba acompañado por religiosos, sacerdotes, obispos y seglares a los pies de una cruz donde es asesinado por balas y flechas….

Llega incluso a decir que JPII cayó “como muerto” para forzar esa interpretación…. En fin…. Recordemos que Sodano participó también activamente en la elección del Card. Bergoglio, ya que dirigió como Decano del colegio cardenalicio las Congregaciones Generales donde se habló del perfil del papa que la Iglesia necesitaba, extrañamente idéntico al de Bergoglio… En su libro “El último Papa”, el padre Malachi Martin, que leyó el Tercer Secreto completo, dice que pertenecía a la masonería y que estuvo instruido por el Card. Villot, también masón, su predecesor en la Secretaría de Estado.

Con estos antecedentes, pues, no es de extrañar que un Secretario de Estado (cargo que no tiene ninguna autoridad moral ni espiritual para hablar de doctrina) pronunciara aquellas extrañas palabras tras la misa celebrada el 13 de mayo de 2000 en Fátima por JPII. En ellas, aparte de lo dicho, explica:

–         Que el mensaje de Fátima no se refiere al futuro sino al pasado (“que no describe con sentido fotográfico los detalles de los acontecimientos futuros”).

–         Que su lenguaje es simbólico y no real (“por tanto, la clave del lectura del texto ha de ser de carácter simbólico”).

–         Que esa descripción, por tanto, es una sucesión de las angustias de los sucesivos papas por tener que lidiar con los sistemas ateos, que tantos mártires han provocado.

–         Que el obispo vestido de blanco de quien los pastorcillos tuvieron el presentimiento de que fuera el papa y que muere asesinado es en realidad JPII, que cayó “como muerto” tras el intento de asesinato por Alí Agca.

Como vemos, un loable esfuerzo por tergiversar el contenido profético de las palabras de la Virgen y reconducirlo al pasado. Pero patético para cualquier católico bien informado y que ame la verdad (2 Tes. 2, 10).

Recordemos que esta visión es casi idéntica a la que tuvo el Papa San Pío X. Mientras daba una audiencia en 1909 a los franciscanos, entró en una somnolencia misteriosa. Cuando volvió en sí, exclamó: “Esto que veo es horroroso. ¨¿Seré yo? ¨¿Será mi sucesor? Lo que es seguro es que el Papa dejará Roma, y para salir del Vaticano, le será necesario pasar sobre los cadáveres de sus sacerdotes” (M. Servant, pág. 244; A. Marty, pág. 78).

 

Otras muchas revelaciones privadas han predicho lo mismo: la huida de Roma de un papa, en el fin de los tiempos. Veamos sólo algunas:

 

  • Juan de Rocapartida: “Al acercarse el Fin de los Tiempos, el Papa y sus cardenales habrán de huir de Roma en trágicas consecuencias hacia un lugar donde permanecerán sin ser reconocidos, y el Papa sufrirá una muerte cruel en el exilio”.
  • Nicolas de Fluh: “El Papa con sus cardenales tendrá que huir de Roma en situación calamitosa a un lugar donde serán desconocidos. El Papa morirá de manera atroz durante su destierro. Los sufrimientos de la Iglesia serán mayores que cualquier momento histórico previo”.
  • El venerable Bartolomé Holzhauser previó: “Dios permitirá un gran mal contra su Iglesia: vendrán súbita e inesperadamente irrumpiendo mientras obispos y sacerdotes estén durmiendo. Entrarán en Italia y devastarán Roma, quemarán iglesias y destruirán todo”.
  • La revelación recibida por la Madre Elena Aiello es que: “Italia será sacudida por una gran revolución (…) Rusia se impondrá sobre las naciones, de manera especial sobre Italia, y elevará la bandera roja sobre la cúpula de San Pedro”.
  • Juan de Vitiguero: “Cuando el mundo se encuentre perturbado, el Papa cambiará de residencia”.
  • Elena Leonardi, hija espiritual del Padre Pío: “El Vaticano será invadido por revolucionarios comunistas. Traicionarán al Papa. Italia sufrirá una gran revuelta y será purificada por una gran revolución. Rusia marchará sobre Roma y el Papa correrá un grave peligro”.
  • El vidente Enzo Alocci: “El Papa desaparecerá temporalmente y esto ocurrirá cuando haya una revolución en Italia”.
  • La Beata Ana María Taigi: “La religión será perseguida y los sacerdotes masacrados. El Santo Padre se verá obligado a salir de Roma”.
  • La mística María Steiner: “La santa Iglesia será perseguida, Roma estará sin pastor”.
  • Las revelaciones de Garabandal son que: “El Papa no podrá estar en Roma, se le perseguirá y tendrá que esconderse”. “El papa verá el Milagro desde esté” (habrá huido antes de Roma, añado yo)
  • El Cardenal Karol Wojtyla fue muy claro cuando declaró, ante el Congreso Eucarístico de Pennsylvania, en 1977:

“Estamos ante la confrontación histórica más grande que la humanidad haya tenido. Estamos ante la contienda final entre la Iglesia y la anti-iglesia, el Evangelio y el anti-evangelio. Esta confrontación descansa dentro de los planes de la Divina Providencia y es un reto que la Iglesia entera tiene que aceptar”.

  • San Maximiliano Kolbe: “Un día la bandera de la Inmaculada Virgen María ondeará sobre el Kremlin (centro del poder comunista), pero antes, la bandera roja flotará sobre el Vaticano”. Es decir: Rusia se convertirá, pero no sin que antes el comunismo (sus errores, y el ateísmo) lleguen hasta el mismísimo Vaticano, la sede del Papa.

El Card. Ratzinger, no sabemos si presionado o no por la masonería, escribió (o le hicieron firmar, no lo sabemos) a continuación un comentario teológico que es impropio de su conocimiento del fin de los tiempos. No olvidemos que es, posiblemente, la persona que mejor conoce las apariciones de Garabandal, Akita y otras, que tuvo que estudiar por ocupar muchos años el cargo de Prefecto de Doctrina de la Fe. Por eso no se explica que escribiera un comentario teológico desechando los avisos proféticos de Nuestra Madre, tranquilizando conciencias, políticamente correcto. En este comentario, resumidamente, coincide con las palabras del Card. Sodano, atribuye estas visiones a la imaginación de los niños, a las imágenes que Sor Lucía veía de niña en los libros de piedad, etc. E incluso cita al padre Édouard Dhanis, sacerdote jesuita belga de reconocido modernismo, conocido por su oposición a las tres partes del Secreto de Fátima, posición más que desacreditada por las investigaciones posteriores[30].Y acaba con una frase muy rotunda que no parece de su pluma, siempre dada a los matices y nunca hiriente o irónica: “En la medida en que se refiere a acontecimientos concretos, ya pertenecen al pasado. Quien había esperado en impresionantes revelaciones apocalípticas sobre el fin del mundo o sobre el curso futuro de la historia debe quedar desilusionado. Fátima no nos ofrece este tipo de satisfacción de nuestra curiosidad, del mismo modo que la fe cristiana por lo demás no quiere y no puede ser un mero alimento para nuestra curiosidad.”. No reconocemos la mano del Card. Ratzinger en ella.

De hecho, en 1984, en su famosa entrevista con Messori, preguntado por el Tercer Secreto, dijo que el Secreto concernía a “los peligros que amenazaban la Fe y la vida de los cristianos, y por lo tanto al mundo. Y también la importancia de los últimos tiempos (novissimi)”. El Cardenal explicó además que “las cosas contenidas en el Tercer Secreto corresponden a lo que está anunciado en la Escritura y confirmado en muchas otras apariciones marianas…”[31].

Sin embargo, algo salva la postura del Card. Ratzinger: no pretende dar una interpretación “oficial” del Tercer Secreto, sino que se limita a proponer un “intento” de interpretación.

De hecho, en el año 2003, siendo aún cardenal, Joseph Ratzinger admitió públicamente, en una entrevista en el canal EWTN con Raymond Arroyo, que la interpretación del Tercer Secreto podría ser diversa a la ofrecida en junio del año 2000, que puede estar abierta a las futuras generaciones y que tampoco podemos descartar que se refieran a futuros ataques a otros papas[32]. Y también referirse a un acontecimiento futuro. Y algo más revelador aún: a un obispo conocido, el Card. Ratzinger le confesó que el entonces Secretario de Estado lo obligó a aceptar la interpretación falsa: “Me torcieron la mano”.

De hecho, el Card. Ratzinger parece haberse arrepentido de semejante interpretación pues ya siendo ya Papa dijo en Fátima, en 2010:

“Se equivoca quien piensa que la misión profética de Fátima está acabada”.

Y en el avión de ida a Fátima dijo algo muy duro: que el Tercer secreto confirma que los mayores ataques de la Iglesia vienen desde dentro

La novedad que podemos descubrir hoy en este mensaje reside en el hecho de que los ataques al Papa y a la Iglesia no sólo vienen de fuera, sino que los sufrimientos de la Iglesia proceden precisamente de dentro de la Iglesia, del pecado que hay en la Iglesia. También esto se ha sabido siempre, pero hoy lo vemos de modo realmente tremendo: que la mayor persecución de la Iglesia no procede de los enemigos externos, sino que nace del pecado en la Iglesia y que la Iglesia, por tanto, tiene una profunda necesidad de volver a aprender la penitencia, de aceptar la purificación, de aprender, por una parte, el perdón, pero también la necesidad de la justicia. El perdón no sustituye la justicia. En una palabra, debemos volver a aprender estas cosas esenciales: la conversión, la oración, la penitencia y las virtudes teologales. De este modo, respondemos, somos realistas al esperar que el mal ataca siempre, ataca desde el interior y el exterior, pero también que las fuerzas del bien están presentes y que, al final, el Señor es más fuerte que el mal, y la Virgen para nosotros es la garantía visible y materna de la bondad de Dios, que es siempre la última palabra de la historia.[33].

Sobre las palabras de la Virgen explicando la Visión del Tercer Secreto hablaremos más adelante.

  1. La consagración de Rusia aún no se ha realizado de la forma en que pidió la Virgen

Dentro del plan masónico para acabar con el orden social cristiano[34] era necesario derribar el pulmón oriental de la fe, Rusia. El plan era derrocar la monarquía católica de los Zares e imponer la dictadura comunista de los bolcheviques, previo paso por el gobierno masónico de Kerenski, cosa que acabaron consiguiendo con Lenin y posteriormente Stalin, provocando en los años siguientes la carnicería más grande de la historia de la humanidad, con más de 100 millones de muertos y represaliados.

Efectivamente, la antigua serpiente del Génesis, la que sedujo a nuestros primeros padres, ha ido creciendo con el poder que el pecado de los hombres le ha ido dando y ya se nos presenta en este fin de los últimos tiempos (el fin del tiempo de las naciones) en el Apocalipsis como el Dragón Rojo, esto es, el comunismo.

Fijémonos que la última aparición de Fátima, el 13 de octubre de 1917, representa a la Mujer vestida de Sol: se produjo un milagro gigantesco en el Sol, que daba vueltas y amenazaba caer sobre las 70.000 almas presentes, invitando a la conversión (tipo del castigo o diluvio de fuego en que consistirá el castigo final a la humanidad, como nos indica la II Pedro 3, 7) y que dará paso a los nuevos cielos y nueva tierra de la que hablan Isaías 65, 17; Isaías 66, 22; Apoc. 21 y 22, etc. 

Pocos días después en Rusia se produce la Revolución bolchevique, el 7 de noviembre de 1917, en San Petersburgo. El Dragón Rojo amenaza desde entonces devorar a la Mujer vestida de Sol y a su Hijo, hecho portentoso en que se cumple Apocalipsis XII.

La Virgen vino a pedir la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de la Virgen María, no la consagración del mundo, como tantos y tantos dicen sin saber (o sabiéndolo, pero con mala fe).

La misma Sor Lucía confirmó esto. En 1946, el profesor William T. Walsh se entrevistó con la Hermana Lucia. Éste dijo lo siguiente: “La Hermana Lucia le puso en claro que Nuestra Señora no pidió la consagración del mundo a Su Corazón Inmaculado. Lo que Ella exigió específicamente fue la consagración de Rusia. Ella no comentó, claro, que el Papa Pío XII había consagrado al mundo, no a Rusia, al Corazón Inmaculado en 1942. Pero dijo más de una vez y con énfasis deliberado:  

“Lo que Nuestra Señora quiere es que el Papa y todos los Obispos en el mundo consagren a Rusia a Su Corazón Inmaculado en un día especial. Si se hace esto, Ella convertirá a Rusia y habrá paz. Si no se hace, los errores de Rusia se esparcirán por todos los países del mundo.” 

“Significa esto, en su opinión, que todos los países, sin excepción, serán dominados por el Comunismo?” 

– “Sí”, contestó ella.

Esto mismo lo cuenta José María Zavala en su último libro “El secreto mejor guardado de Fátima”, páginas 126-127.

Pero hay más testimonios, al respecto, de Sor Lucía:

La Hermana Lucia escribió el 17 de febrero de 1947: “El Santo Padre ya ha consagrado a Rusia, incluyéndola en la consagración del mundo, pero no ha sido hecha en la forma indicada por Nuestra Señora.” 

El 26 de diciembre de 1957, la Hermana Lucia dijo: “Rusia será el instrumento de castigo escogido por el Cielo para el mundo entero si no logramos de antemano la conversión de esa pobre nación.” 

El 21 de marzo de 1982, la Hermana Lucia, ante los testigos, el Doctor Lacerda y el Obispo de Fátima, fue formalmente requerida para que explicara al representante personal del Papa Juan Pablo II – el Nuncio de Lisboa – lo que Nuestra Señora quería del Papa. Ella explicó que el Papa debe 1) escoger una fecha. 2) Ordenar a los Obispos del mundo entero 3) hacer cada uno en su propia Catedral al mismo tiempo que el Papa 4) una ceremonia solemne y pública de Reparación y Consagración de Rusia 5) a los Sagradísimos Corazones de Jesús y María. Más tarde El Nuncio Papal le dijo al Doctor Lacerda que no le trasmitió al Santo Padre el deber de cada Obispo de juntarse con el Papa en la obediencia al mandato de consagrar a Rusia como fue indicado.  

La Hermana Lucía, el 19 de marzo de 1983, fue visitada nuevamente por el Doctor Lacerda quien atestiguó al mismo Nuncio Papal haber conversado otra vez con la Hermana Lucía en nombre del papa. Ella contesto claramente: “La Consagración de Rusia no se ha hecho como pidió Nuestra Señora.” Explicó que era así porque “Rusia” no fue claramente el objeto de la consagración, y porque cada Obispo no había hecho en su propia Catedral una ceremonia pública y solemne de la consagración de RUSIA.  

El 20 de julio de 1987, la Hermana Lucía, obligada por la ley portuguesa, dejo su claustro para votar en la elección Nacional. Al salir de su coche, fue abordada por el periodista argentino Enrique Romero, quien la interrogo acerca de la consagración de Rusia. Ella le confirmo que no había sido hecha y que a menos que hubiera un giro espiritual caracterizado por la oración y el sacrificio, todas las naciones sucumbirían ante la cruel dictadura comunista. (Esto fue reportado en la temprana edición de agosto de “Para Ti”, publicada en español en Argentina.)[35].

La importancia de este último desmentido radica en que se produjo tres años después de la que muchos creen que fue la consagración de Rusia, la que intentó JPII con mucha buena fe el 25 de marzo de 1984. Con esta afirmación se proyecta un velo de sospecha sobre Mons. Bertone quien, atajado por las clarísimas pruebas y revelaciones que Antonio Socci hizo en su libro “El cuarto Secreto de Fátima”, publicó a su vez un libro junto con Giuseppe Carli titulado “La última vidente de Fátima” donde decía que Sor Lucía le había confirmado que la consagración fue hecha adecuadamente y que el Tercer secreto fue revelado en su totalidad en 2000 (¡¡!!). Esa carta de la que habla Bertone nunca fue exhibida, ni siquiera una copia de la misma en su libro, ni sus conversaciones con Sor Lucía grabadas. Todo muy sospechoso. Hasta el punto que, cuando Mons. Bertone presentó su libro, Antonio Socci le abordó tras el acto junto con Solideo Paolini y él, horrorizado, salió corriendo por la puerta de atrás ante la risa general del público y de los demás periodistas[36].

Por tanto, las consagraciones o actos de “affidamento” del mundo hechos por los pontífices no sirven a los efectos de evitar el gran castigo que Rusia ha de cumplir sobre el Nuevo Israel (la Iglesia, la católica, la única creada por Cristo y, por extensión, sobre Europa). Sí pueden haber servido para detener por varios años la expansión del comunismo e incluso para derribarlo momentáneamente (la caída del muro de Berlín y del comunismo en los países satélites del Pacto de Varsovia), pero no definitivamente pues para mí tengo que Putin (ex agente de la KGB) y Rusia siguen siendo criptocomunistas, pues mantiene intactas sus élites, los símbolos comunistas (Putin adora a Lenin y no autorizó a retirar su momia del Kremlin). El mismo Putin reintrodujo la simbología comunista en los trajes y armamento del ejército[37] y controla con mano de hierro a la Iglesia católica, a la que no da libertad de evangelización[38] y que estuvo a punto de ser prohibida por Ley en 2003 (no se consiguió por no alcanzarse la mayoría de 225 votos en la Duma). Más aun sabiendo que la Iglesia ortodoxa rusa sigue plenamente alineada con el viejo comunismo (como en tiempos de la URSS con el patriarca Nicodim), esto es, con Putin y su partido nacionalista. Putin también permite que se construyan mezquitas gigantescas en Rusia[39].

Dentro del marco de la infiltración marxista y masónica en la Iglesia, cabe recordar la tristemente famosa “Ostpolitik” vaticana previa y posterior al Concilio Vaticano II, impulsada por Juan XXIII y que, en resumen, suponía la renuncia de la Iglesia a condenar el comunismo (como pedía la Iglesia ortodoxa, asimilada por el Kremlin) a cambio de que la cismática Iglesia ortodoxa enviara observadores al Concilio Vaticano II. Fue firmado en Metz, Francia, entre el Cardenal Tisserant (enviado de JXXIII) y Nicodim, patriarca de Moscú.

Tampoco valieron las consagraciones realizadas por Pablo VI o JPII, por no citar expresamente la palabra Rusia. Pío XII la citó pero no fue realizada en unión con los demás obispos del mundo.

Muchos en la Iglesia hoy creen que la Consagración de JPII el 25 de marzo de 1984 fue aceptada por el Cielo como consagración de Rusia. El Papa consagró ese día “este mundo humano nuestro” y después añadió: “De modo especial confiamos y consagramos a aquellos hombres y aquellas naciones, que tienen necesidad particular de esta entrega y de esta consagración”[40], con una alusión implícita a Rusia, aunque sin nombrarla explícitamente, como había pedido Sor Lucía en varias ocasiones de parte de Nuestra Señora.

Tiempo después se dijo que Sor Lucía, en una carta fechada el 8 de noviembre de 1989, había dicho que esta consagración había sido aceptada por el Cielo como la Virgen había pedido. Sin embargo esta carta nunca fue hecha pública, de lo que se quejan Antonio Socci en su Libro “El Cuarto Secreto de Fátima[41]” o el escritor José María Zavala en el suyo último y excelente libro “El Secreto mejor guardado de Fátima”. En él recoge una conversación con el sacerdote exorcista Gabriele Amorth en la que éste dice, irónicamente, que esa supuesta carta de Sor Lucía nadie la ha visto y que él cree que no la escribió ella (pág. 119 del libro). Y que él mismo estaba junto a JPII ese día de la consagración, el 25 de marzo de 1984, que el Papa tenía intención de citar Rusia pero que sus colaboradores le presionaron muchísimo para que no lo hiciera, por lo que tuvo que hacer aquella perífrasis (“De modo especial confiamos y consagramos a aquellos hombres y aquellas naciones, que tienen necesidad particular de esta entrega y de esta consagración”).

Como hemos dicho, la Virgen pidió la consagración de Rusia en 1929. Dos años después, en agosto de 1931, debido a una enfermedad, Sor Lucía estaba pasando una temporada en una casa amiga en Rianjo, España, una pequeña ciudad marítima cercana a Pontevedra, para descansar y recobrarse. Fue en la capilla de allí que la Mensajera de Fátima iba a recibir una vez más una comunicación del Cielo. Nuestro Señor se quejó a la Hermana Lucía por la tardanza de Sus ministros, quienes demoraban la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María, como le había pedido Nuestra Señora a Sor Lucía en una aparición el 13 de junio de 1929, dos años y dos meses antes.

La Hermana Lucía informó a su Obispo la importante revelación: 

 

(29 de agosto de 1931)

Señor Obispo: mi confesor me manda que participe a V. Excelencia lo que hace poco ocurrió entre mí y Nuestro Buen Dios: pidiendo a Dios la conversión de Rusia, de España y Portugal, me pareció que su Divina Majestad me dijo:

‘Me consuelas mucho pidiéndome la conversión de esas pobres naciones. Pídelo también a mi Madre, diciendo muchas veces: Dulce Corazón de María, sed la salvación de Rusia, de España y de Portugal, de Europa y del mundo entero. ‘Y otras veces: por vuestra pura e Inmaculada Concepción, oh María, alcanzadme la conversión de Rusia, de España, de Portugal, de Europa y del mundo entero. ‘Participa a Mis ministros que, en vista de que siguen el ejemplo del Rey de Francia, en la dilación de la ejecución de mi petición, también lo han de seguir en la aflicción. Nunca será tarde para recurrir a Jesús y a María.’

La misma Sor Lucía dice en sus memorias que el mismo Cristo se le quejó a Sor Lucía en una aparición privada al año siguiente, en 1932 y le dijo:

“No quisieron hacer caso de mi petición. Como el Rey de Francia se arrepentirán y lo harán, pero será demasiado tarde. Rusia ya habrá difundido sus errores alrededor del mundo, provocando guerras y persecuciones a la Iglesia: el Santo Padre tendrá mucho que sufrir  (Memorias de Sor Lucía, pág. 464)[42].

Vemos la insistencia del Cielo para que el Papa hiciera esta consagración.

Nuestro Señor le hizo alusión a Sor Lucía de la promesa efectuada a Luis XIV a través de Santa Margarita María de Alacoque, quien en 1689 le dijo al Rey Luis XIV que hiciera la consagración de Francia al Sagrado Corazón de Jesús… El rey ignoró totalmente la petición. Justo a los cien años se constituyeron los Estados generales (pactando la plebe con la falsa Iglesia perjura), deponiendo a Luis XVI, y la laicista Revolución Francesa arrasó con Francia, de modo que el Rey fue llevado a la guillotina.

No fue escuchada la petición de nuestra Señora a Sor Lucía. Rusia no se convirtió. Vino la II Guerra Mundial y los errores de Rusia se esparcieron por todo el mundo.

Es evidente que la consagración no se ha realizado correctamente hasta ahora pues Rusia no se ha convertido a la fe católica, y es uno de los países del mundo con más abortos, divorcios, hijos fuera del matrimonio, pornografía, alcoholismo, corrupción social y política, etc.[43]. Y la Iglesia ortodoxa no se ha convertido a la fe católica (permite segundas y terceras nupcias y no se somete a Pedro, entre otras cosas).

Respecto a la Consagración de 1984, hay que señalar que no se hizo tal como la Virgen la pidió desde el principio, aunque el hecho de hacerla junto con los obispos de todo el mundo permite afirmar que se cumplió parte de lo que Ella había pedido, con consecuencias positivas, como también ocurrió con la Consagración de Pío XII, que acortó el tiempo de la Segunda Guerra Mundial.

Cuando la consagración de Rusia finalmente se produzca será en tiempos ya gravísimos, quizás en medio de la invasión rusa a Europa (la Iglesia, la Nueva Israel) profetizada por Ezequiel 38, donde se habla de Gog y Magog, expresiones que hacen referencia a Rusia (Gagu o Gugu la llamaban los asirios, en referencia a los escitas). Esta invasión rusa ha sido profetizada también por grandes santos como San Maximiliano Kolbe, Sor Elena Aiello, San Juan Bosco, etc. Y la acompañaría en su invasión Turquía (Togarmá) e incluso puede que China, y algunos países islámicos del Norte de África, también referenciados allí con sus nombres bíblicos antiguos (Kus, Put) más Persia (Irán), etc. En Garabandal la Virgen le dijo también a las niñas que la parte política o terrenal del castigo de Dios era el comunismo, y que en ello tendría lugar lo que parecía una invasión de Rusia a ciertas naciones, lo que haría que pareciera que no se podría practicar la religión y que las Iglesias cerrarían, justo antes del Aviso.

Y un dato curioso: cuando la Virgen le dijo a los pastorcillos de Fátima que vendría a pedir la consagración de Rusia y que, si no se realizaba Rusia extendería sus errores (el comunismo y el ateísmo marxista) por todo el mundo, este nombre, que, en su inocencia, les era totalmente desconocido, Francisco comentó que la Virgen se debía referir a la burra del tío Joaquín que se llamaba “rusa”, a lo que respondió la mayor de los tres, Lucía, afirmando que Rusia debía ser el nombre de una mujer muy mala (¡!). Con este dato vemos claramente que nunca pudo ser una invención de ellos, y que la Virgen no pidió la consagración del mundo, sino la del país donde el Dragón rojo tomaría asiento, a pesar de que Marx y la mayoría de ideólogos de la revolución rusa y del comunismo eran falsos judíos (esto es, talmúdicos y kabalistas, incluso satanistas[44]).

Parece claro que, al igual que Asiria fue el látigo del castigo de Israel por su apostasía, y Babilonia de la apostasía de Judá y Benjamín, Rusia será el flagelo con el que Dios castigará la apostasía de Europa y Norteamérica. Esto también lo recalcó Sor Lucía.

Más aún: al Padre René Althoffer la Virgen le reveló el 2 de diciembre de 1962 que las hordas del Anticristo serían Rusia y China[45].

La misma Virgen le dijo al padre Gobbi, fundador del Movimiento Sacerdotal Mariano y amigo de Juan Pablo II, con quien concelebraba cada año en su capilla privada, que la consagración del 25 de marzo de 1984 no fue realizada en unión con todos los obispos, y que aún no se le había consagrado expresamente Rusia por especiales circunstancias que no le permitieron hacerla. Veamos el mensaje que recibió el padre Gobbi de la Virgen, en locución interna, ese mismo 25 de marzo:

Por desgracia la invitación no ha sido acogida por todos los Obispos. Especiales circunstancias no le han permitido todavía consagrarme expresamente Rusia, como repetidamente he pedido. Como ya os he dicho, esta consagración me será hecha cuando ya estén en vías de realización sangrientos acontecimientos. Bendigo ese valeroso acto de “mi” Papa, que ha querido consagrar el mundo y todas las naciones a mi Corazón Inmaculado; lo acojo con amor y gratitud y, por él, prometo intervenir para abreviar mucho las horas de purificación y para hacer menos dura la prueba.

La Virgen vuelve a repetir en su mensaje de 13 de mayo de 1987 que no se le ha consagrado Rusia:

No se acogió mi petición de que se me consagrara Rusia por parte del Papa en unión con todos los Obispos, y así ella ha difundido sus errores en todas partes del mundo.

Como vemos, la Virgen nos dice que no le ha sido consagrada expresamente Rusia y que lo será cuando ya haya acontecimientos sangrientos. Pero nada hecho con amor a la Virgen cae en saco roto. Ya que Rusia no fue consagrada, el menos nuestra Madre aceptó esta consagración del mundo para que sirviera para acortar la purificación y hacer menos dura la prueba.

Por cierto, en este mensaje de 1987 la Virgen dice que su hija Sor Lucía sigue viva en la tierra, lo que parece desmentir la tesis de que Lucía murió mucho antes y que fue suplantada por otra falsa:

Sí, Yo misma he manifestado mi voluntad en Fátima, cuando me aparecí en 1917. Se la he pedido repetidas veces a mi hija Sor Lucía, que se encuentra aún sobre la Tierra para cumplir esta misión que le he confiado.

 

¿Qué Papa hará la consagración de Rusia?

El padre salesiano Giuseppe Tomaselli, le preguntó a principios de 1990 al estigmatizado italiano Antonio Ruffini (1907-1999), muy venerado y bendecido por Pío XII y Pablo VI, si sería Juan Pablo II el Papa que consagraría Rusia al Corazón Inmaculado de María, a lo que respondió que:

“No, no es Juan Pablo II. No será su sucesor inmediato tampoco, sino el siguiente. Él es quién consagrará finalmente a Rusia.” -Interview P. Kramer Crusader # 82-.

Si Francisco finalmente no fuera Papa (como explicamos en nuestro artículo anterior “Breve crónica de un golpe de estado masónico en la Iglesia”), entonces el que hará la consagración será Pedro Romano, esto es, el papa que será elegido por el Cielo cuando BXVI muera asesinado de muerte cruel en el destierro,  como vieron los pastorcitos en la visión del Tercer secreto.

Si finalmente Francisco se convierte, como deseamos, y su elección hubiera sido válida (algo que en estos momentos no creemos), entonces Pedro romano sería él mismo y él sería quien haría la consagración luego de arrepentirse por sus pecados. Pero esta segunda opción choca con un problema: tanto la Virgen en sus locuciones al Padre Gobbi como Ana Katalina Emmerick vieron un cisma en la Iglesia. Ésta última vio dos papas enfrentados en Roma. Si Francisco fuera el último Papa antes de la Parusía (Pedro romano) entonces el enfrentamiento tendría que darse entre él, una vez convertido, y un falso papa o advenedizo que estuviera por venir.

 

III. LA PARTE AÚN NO REVELADA DEL TERCER SECRETO

  1. Testimonios

Son ya muchísimas las pruebas que tenemos, fehacientes, serias, documentadas y reconocidas, que nos hablan, SIN NINGÚN GÉNERO YA DE DUDA[46], de la existencia de una parte aún no hecha pública por el Vaticano en relación con el Tercer Secreto de Fátima. Su contenido es tan explosivo que la masonería eclesiástica infiltrada en el Vaticano ha luchado a muerte para que no fuera conocida, y lo sigue haciendo, propalando a los cuatro vientos que el mensaje de Fátima ya se cumplió y se refería al pasado.

Declaraciones y entrevistas realizadas por el Padre Agustín Fuentes, por el padre Malachi Martin, por obispos como Mons. Cosme do Amaral, Cardenales como Oddi, Ciappi, Ottaviani, Loris Capovilla (Secretario personal de Juan XXIII)…, por Papas como Pío XII y JPII, por santos como el padre Pío o San José María Escrivá (en su famosa carta llamada la tercera campanada, donde advertía de la apostasía de la Iglesia)[47].

– San Pío de Pietrelcina

 

 El 12 de marzo de 1913, cuatro años antes de las apariciones de la Virgen en Fátima, el padre Pío le refirió lo siguiente a su director espiritual: Cristo mismo se le apareció al Padre Pío todo ensangrentado mirando con infinita tristeza a los sacerdotes afiliados a la masonería. Les llamó “carniceros (macellai)”[48] porque al consagrar el pan y el vino le sacrificaban de nuevo con saña, no con la piedad y el amor debidos de quien inmola al Cordero Inmaculado, ofreciendo este sacrificio incruento con efecto propiciatorio al Padre, sino asesinando ellos mismos al Señor, despedazándolo con la patena.

El padre Pío dice que lo que Cristo le contó luego no podría contárselo a alma alguna en el mundo. Todo parece indicar que se refería Cristo a la apostasía de la Iglesia, saliendo desde su cima. Esto lo sabemos porque, en su último libro, que aconsejamos, José María Zavala (“El secreto mejor guardado de Fátima”) revela que, en entrevista con el famoso sacerdote exorcista del Vaticano Gabriele Amorth, éste expresa que el padre Pío sólo le indicó, cuando le preguntó al respecto, que sí, que Cristo le reveló cuatro años antes al Padre Pío que la Virgen a los pastorcitos, el Tercer Secreto de Fátima (pág. 20 del libro), versando sobre la gran apostasía de la Iglesia[49].

Posteriormente, como ha revelado José María Zavala, el padre Pío le dijo al padre Amorth, más o menos en 1960:

“¿Sabes Gabriele? Es Satanás quien se ha introducido en el seno de la Iglesia y dentro de no mucho tiempo llegará a gobernar una falsa Iglesia”.

Recientemente, Solideo Paolini investigó el tema de Fátima y  escribió un libro sobre el Tercer Secreto (“Fátima: no despreciéis las Profecías”), que fue publicado en Italia. Para su propia sorpresa, el siempre bien informado Antonio Socci – que defendía los argumentos del Vaticano de que el tercer secreto había sido completamente publicado en 2000 – encontró los argumentos de Paolini dignos de consideración. Socci concluye que fue un error que la Curia y de los medios de comunicación a ella asociados ignorasen el desafío de los católicos tradicionalistas, quienes sostenían que el Tercer Secreto no había sido revelado en su totalidad. 

 

Yo en particular no me considero tradicionalista sino tradicional, por la misma razón absurda por la que no me considero biblista ni magisterialista ni dogmatista (los católicos fieles ya somos tradicionales, bíblicos, magisteriales y dogmáticos por definición y se nos presupone) y, a pesar de ello, igualmente conozco y acepto por honestidad intelectual decenas de argumentos a favor de la existencia de esa segunda parte del Tercer Secreto aún no revelada. En el libro del padre Paul Kramer “La Batalla Final del Diablo” se reúnen los trabajos y artículos de varios autores y se denuncia que el Vaticano no ha cumplido con los pedidos de Nuestra Señora de Fátima (no ha consagrado Rusia como Ella lo pidió y no hizo público el Tercer Secreto completo), por lo que “el precio de la indecisión del Vaticano bien puede ser extremadamente alto y será pagado por toda la humanidad”. Más tarde, Antonio Socci escribió su excelente libro “El cuarto secreto de Fátima”, en referencia a la segunda parte del Tercer Secreto aún no revelada.

Antonio Socci se hace eco de una llamada telefónica en la que Mons. Loris Capovilla (fallecido el año pasado), tras una excelente indagación por parte de Solideo Paolini, acaba reconociendo que había dos textos del Tercer Secreto: uno con cuatro carillas, que estaba en los archivos del Santo Oficio, que Sor Lucía escribió el 3 de enero de 1944 y que fue el que se hizo público en el Documento del Vaticano comentado y firmado el 26 de junio de 2000 por los Cards. Sodano y Ratzinger[50]; y otro que estuvo inicialmente en una caja de madera en época de Pío XII (como le confirmó Sor Pasqualina, su fiel secretaria, al fotógrafo Robert Serrou, de Paris Match, quien en 1958 hizo fotos de los apartamentos papales para esa Revista), que luego Juan XXIII colocó en el escritorio llamado “Barbarigo” (como atestiguó Loris Capovilla, secretario de Juan XXIII, tras llamada que le hizo Mons. Angelo dell´Acqua – Secretario de Estado sustituto – a instancias de Pablo VI, quien buscaba el texto en ese momento) y que luego fue enviado, para perderse de vista, a un archivo profundo y secreto[51].

La cuarta Memoria fue entregada por Sor Lucía, la más extensa de todas, por orden del Sr. Obispo D. José Da Silva y del Dr. Galamba, quienes le pidieron que redactara otro cuaderno con más detalles de las apariciones. Es así que el 8 de diciembre de 1941 Sor Lucía terminó su cuarta Memoria. En la parte relativa al Tercer Secreto Lucía añadió una frase que no estaba en su tercera memoria. Con esa frase, con mucha inteligencia, avisó a todo el mundo de que faltaba una parte aún por revelar. Esa frase era:

En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe, etc… Esto no se lo digáis a nadie. A Francisco sí se lo podéis decir[52].

Y es que Sor Lucía veía, oía y hablaba con la Virgen; mientras que Jacinta veía y oía a la Virgen; Francisco sólo la veía, sin oírla. Éste es otro dato importante: ¿qué le podrían decir las niñas a Francisco, según permiso dado por la Virgen? Pues claramente algo que él no vio: vio la visión del papa saliendo de una ciudad en ruinas para ir a morir mártir a los pies de una cruz. Lo que no pudo oír fueron las palabras de la Virgen explicando la visión, esto es, la parte faltante y aún no revelada del Tercer secreto.

Con esa frase Sor Lucía viene a decir, contrario sensu, que en muchísimos países se perderán los dogmas de la fe, es decir, la fe católica auténtica, cayendo en la gran apostasía pronosticada por San Pablo como fase previa al surgimiento del Anticristo. La misma Sor Lucía dejó claro que el Tercer Secreto se encontraba en el Apocalipsis, en concreto, en sus capítulos VIII y XIII, que versan sobre castigos a la humanidad, el falso profeta y el Anticristo. En efecto, en una de sus rarísimas manifestaciones públicas Sor Lucía relacionó explícitamente la Tercera parte del Secreto con el último libro de la Biblia: “Está todo en los Evangelios y en el Apocalipsis, leedlos”. Llegó a indicar incluso de forma precisa los capítulos VIII a XIII del Apocalipsis[53].

Cardenal Ottaviani

El Cardenal Alfredo Ottaviani, Presidente de la Congregación de la Fe, al acercarse el cincuentenario de las apariciones de Fátima, en Febrero de 1967, dijo: «María dio en Fátima un mensaje para todos y uno secreto. … Oración y penitencia pidió María, como los dos medios capaces de evitar terribles castigos que, como en el Apocalipsis de San Juan, amenazan a un mundo del que se pudiera decir, como dijo el Profeta: “Ha sido profanada la Tierra por sus moradores.”[54]».

Él, que leyó la parte aún no revelada del Tercer Secreto junto con Juan XXIII y su Secretario Loris Capovilla el viernes 21 de agosto de 1959 (¡santoral San Pío X, el papa que tuvo en 1909 la visión de un papa saliendo de Roma entre cadáveres!), en Castelgandolfo, junto con un sacerdote portugués, Paolo Tavares, luego nombrado obispo, que fue llamado por Juan XXIII para traducirlo oralmente, por existir en él giros y expresiones coloquiales que el papa no entendía. Hablaba de “desgracias y castigos”. El Tercer Secreto tenía que ser enterrado en lo más oculto, en el lugar más profundo, oscuro e inaccesible de la Tierra”.

El mismo cardenal Ottaviani entrevistó a Sor Lucía el 17 de mayo de 1955 sobre el Tercer Secreto. Doce años después, en una conferencia realizada en la Pontificia Academia Mariana el 11 de febrero de 1967, confirmó que personalmente pudo leer el Tercer Secreto que Nuestra Señora le confió a Sor Lucía y que en obediencia ella escribió en portugués, en una sola hoja de papel:

“He tenido la gracia y el don de leer el texto del Tercer Secreto, aunque también estaría obligado a mantenerlo en secreto, porque me lo impone el Secreto. Puedo deciros solamente esto: que vendrán tiempos difíciles para la Iglesia y que hacen falta muchas oraciones para que la apostasía no sea demasiado grande”.

Cardenal Luigi Ciappi

Teólogo personal de cuatro Papas, incluyendo el Papa Juan Pablo II. En 1995 dijo esto:

“En el Tercer Secreto se predice, entre otras cosas, que la gran apostasía en la Iglesia comienza por lo más alto”. (Evidentemente, lo más alto de la Iglesia es el papa).

Papa Pío XII

En 1938, cuando aún no era Papa, Mons. Eugenio Pacelli dijo: 

“Estoy obsesionado por las confidencias de la Virgen a Lucía, la niña de Fátima. La obstinación de Nuestra Señora ante el peligro que amenaza a la Iglesia es una advertencia divina contra el suicidio que supondría la alteración de la fe en su liturgia, su teología y su alma. Escucho a mi alrededor a los innovadores que quieren desmantelar la Capilla Sagrada, destruir la llama universal de la Iglesia, rechazar sus ornamentos, hacer que se arrepienta de su pasado histórico. Vendrá un día en que el mundo civilizado renegará de su Dios, en el que la Iglesia dudará como San Pedro dudó. Estará tentada a creer que el hombre se ha convertido en Dios, que su Hijo no es más que un símbolo, una filosofía como tantas otras, y en las iglesias los cristianos buscarán en vano la lamparilla donde Dios los espera y como María Magdalena gritarán ante la tumba vacía: ¿Dónde le han puesto?”.

 

El jesuita austríaco Joseph Schweigl, enviado por Pío XII a entrevistar el 2 de septiembre de 1952 a Sor Lucía sobre el contenido del Tercer Secreto, declaró lo siguiente:

“No puedo revelar nada de lo que escuché en Fátima en relación al Tercer Secreto, pero puedo decir que tiene dos partes: una concerniente al Papa; la otra, lógicamente (aunque no debo decirlo), sería la continuación de las palabras: ‘‘en Portugal se conservará siempre el dogma de la fe…’ [55].

– Papa Juan Pablo II

Recordemos éste es el Papa que, cuando era Cardenal, en un discurso durante el Congreso Eucarístico de 1976 en Pennsylvania para la celebración del Bicentenario de la firma de la Declaración de la Independencia de EE.UU., dijo:

Ahora estamos parados frente a la mayor confrontación histórica que la humanidad ha experimentado alguna vez.  No creo que el gran círculo de la Sociedad Americana, o de todo el amplio círculo de la comunidad cristiana se dé cuenta de esto completamente. Ahora nos enfrentamos a la confrontación final entre la Iglesia y la anti-iglesia, entre el Evangelio y el anti-evangelio, entre Cristo y el anticristo. El enfrentamiento se encuentra dentro de los planes de la Divina Providencia. Está, por lo tanto, en el plan de Dios, y debe ser un juicio que la Iglesia debe asumir y afrontar con valentía…”

Hablaba, pues, del choque entre una Iglesia falsa y una (pequeña) Iglesia remanente fiel.

Años más tarde, siendo ya Papa, la edición de octubre de la revista alemana Stimme des Glaubens informó sobre una charla que Juan Pablo II sostuvo con un grupo selecto de católicos alemanes, en noviembre de 1980, en la ciudad de Fulda[56], Alemania. La que sigue es la reproducción literal de la charla:

Se le preguntó al Papa, “¿que hay sobre el Tercer Secreto de Fátima? ¿No debería haber sido ya publicado en 1960?”

El Papa Juan Pablo II replicó: “Dada la gravedad del contenido, mis predecesores mis predecesores proporcionaron información confidencial de manera diplomática, para no alentar al poder mundial del Comunismo a tomar ciertas medidas.

“Por otra parte, debería ser suficiente para todos los católicos saber esto: si hay un mensaje en el cual está escrito que los océanos inundarán todas las áreas de la Tierra, y que en un momento millones de personas perecerán, verdaderamente la publicación de tal mensaje ya no es algo tan de desear.”.

El Papa continuó: “Muchos quieren saber simplemente por curiosidad y por el gusto de lo sensacional, pero ellos olvidan que el conocimiento también implica responsabilidad. Ellos procuran solo la satisfacción de su curiosidad, y es peligroso si al mismo no están dispuestos a hacer algo, y si ellos están convencidos que es imposible hacer nada contra el mal.”

En ese punto el Papa empuñó un Rosario y dijo: “He aquí el remedio contra ese mal. Rezad, rezad y no pidáis por nada más. Dejad todo lo demás en manos de la Madre de Dios.”

Luego se preguntó al Santo Padre: “¿Que va a ocurrir con la Iglesia?”

Él contestó: “Nosotros debemos prepararnos para sufrir grandes pruebas dentro de poco, tales que demandarán de nosotros una disposición a perder la vida, y una total dedicación a Cristo y por Cristo… Con vuestras oraciones y las mías es posible mitigar esa tribulación, pero ya no es posible apartarla, porque solo así la Iglesia puede ser efectivamente renovada. ¿Cuánto tiempo llevará la renovación de la Iglesia surgida de la sangre? Ese tiempo, demasiado, no será de otra manera. Nosotros debemos ser fuertes y estar preparados, y confiar en Cristo y en su Madre, y ser muy, muy asiduos en el rezo del Rosario.”[57].

Como vemos, JPII habla de un castigo material y de otro espiritual, que nos obligará a defender la fe incluso hasta el martirio, frente a la apostasía.

Como ha revelado el padre Gabriele Amorth, Juan Pablo II quiso revelar el Tercer Secreto completo. No obstante, sus “colaboradores” le dijeron que no, que la parte de la apostasía de la Iglesia era demasiado horrible. Así, se vio obligado a hacerlo indirectamente: en la ceremonia de beatificación de Jacinta y Francisco el 13 de mayo de 2000, el Papa quiso “revelar” indirectamente la otra parte – la “parte más terrible” – del secreto en su sermón. Fue allí que JPII habló sobre el Apocalipsis:

“Apareció otra señal en el cielo: un gran dragón rojo”  (Apoc. 12, 3). Estas palabras de la primera lectura de la misa nos hacen pensar en una gran batalla entre el bien y el mal, mostrando cómo, cuando el hombre deja de lado a Dios, no puede lograr la felicidad, sino que termina por destruirse a sí mismo… El Mensaje de Fátima es una llamada a la conversión, alertando a la humanidad a no tener nada que ver con el “dragón” que con “la cola arrastró la tercera parte de las estrellas del cielo y las precipitó sobre la tierra” (Apoc. 12, 4).

Cardenal Joseph Ratzinger 

En entrevista publicada en la revista Jesus, el 11 de noviembre de 1984:

 “El Tercer Secreto se refiere a los peligros que amenazan la fe, y la vida del cristiano y del mundo, y la importancia de los Últimos Tiempos”.


– Mons. Cosme do Amaral

Obispo de Fátima, el 10 de septiembre de 1984: 

“El Tercer Secreto de Fátima no habla ni de bombas atómicas ni de guerras nucleares, ni de misiles SS-20. Su contenido concierne a nuestra fe. Identificar el Secreto con anuncios de catástrofes o con un holocausto nuclear, es distorsionar el significado del Mensaje. La pérdida de la fe en un continente es peor que la aniquilación de una nación; y ciertamente la fe está disminuyendo continuamente en Europa”.

 

El difunto Padre Alonso

Archivista de Fátima (+1981), quien por dieciséis años fue el archivista oficial en Fátima, y quien había tenido muchas entrevistas con Sor Lucía, testificó lo siguiente:

   “Es por tanto completamente probable que el texto haga referencias concretas a la crisis de fe dentro de la Iglesia y a la negligencia de los mismos pastores [y de] luchas internas en el mismo seno de la Iglesia y respecto de la grave negligencia pastoral de la más alta jerarquía

   “En el periodo precedente al gran triunfo del Corazón Inmaculado de María, sucederán cosas terribles. Esto forma parte del contenido de la tercera parte del Secreto. ¿Cuáles son? Si ‘en Portugal el dogma de la fe se preservará siempre’, …claramente se puede deducir de esto que en otras partes de la Iglesia esos dogmas se están tornando oscuros o hasta se han perdido totalmente. …

   “¿Habla de circunstancias concretas el texto no publicado? Es muy posible que hable no sólo de una crisis real de fe en la Iglesia durante este período de transición, pero como el secreto de La Salette, por ejemplo, puede que haya referencias más concretas a las luchas internas de los católicos o a la caída de sacerdotes y religiosos.  Tal vez hasta se refiere a las fallas en la más alta jerarquía de la Iglesia. En todo caso nada de esto es ajeno a otras cosas que Sor Lucía ha dicho sobre este tema”[58].

El Cardenal Silvio Oddi

Amigo íntimo de JPII, quien coordinó el Catecismo de 1985, en 1990: 

“La Virgen Bendita nos alertó en Fátima contra la apostasía en la Iglesia”.

– La misma Sor Lucía

Habló de esta pérdida de la fe, en una carta fechada el 12 de abril de 1970 a su amiga María Tersa da Cunha. Allí escribe[59]:

Nuestra Señora pidió y exigió que recemos el Rosario todos los días, repitiendo lo mismo en todas sus apariciones, como para prevenirnos a fin de que, en estos tiempos de desorientación diabólica, no nos dejemos engañar por falsas doctrinas, que disminuyen la elevación del alma a Dios, por la oración[60].

 

Padre Ingo Dollinger

Este sacerdote, amigo personal de BXVI, a quien la estigmatizada Teresa Neumann le profetizó que tenía que ser sacerdote por deseo de Cristo, era hijo espiritual del padre Pío. Explicó hace poco que justo después de la publicación en junio de 2000 del Tercer Secreto de Fátima por la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Joseph Ratzinger le dijo en una conversación personal, tras concelebrar misa con él, que ¡una parte del Tercer Secreto permanece inédita! «Hay más que lo que publicamos», afirmó Ratzinger[61].

La noticia bomba la dio Maike Hickson, de 1Peter5[62]. De hecho, Giuseppe Nardi, editor de la web católica alemana Katholisches.info ha hecho públicas hace escasamente dos meses las palabras que, según Dollinger, Benedicto XVI le dijo a continuación: “Nos dieron instrucciones para hacerlo’ (esto es, para publicar sólo la parte de la visión del Tercer Secreto)[‘ Es ist uns so aufgetragen worden[63]‘]”.

Posteriormente, ante la revelación de Maike Hickson, el Vaticano salió furibunda e inmediatamente a desmentir esa información, en nombre de BXVI, diciendo que no, que todo había sido ya publicado en 2000. Esta reacción tan rápida y contundente no nos parece obra de BXVI, sino de alguien que puso en su boca tal retractación contra su amigo Ingo Dollinger, hombre de acreditada sabiduría y honestidad, que jamás mentiría sobre tema tan delicado. De hecho, BXVI no habló personalmente desmintiendo los hechos, como sí ha hecho en otras ocasiones desde que vive retirado en el pequeño monasterio de Mater Ecclesiae, en el Vaticano. Un amigo íntimo del padre Dolinger, seglar, Gottfried Kiniger, ha confirmado la versión del padre Dollinger[64]. Pareciera como si BXVI hubiera sido manipulado por el Vaticano. El propio director de Infocatolica, Juanjo Romero, se extrañó también de la celeridad del desmentido de BXVI[65].

También algunos santos y visionarios han recibido revelaciones sobre la apostasía de la Iglesia

De las cientos que hay, pondremos solo cuatro.

– Beata Ana Catalina Emmerick, religiosa Agustina, en 1820

“Vi una fuerte oposición entre dos Papas, y vi cuán funestas serán las consecuencias de la falsa iglesia, vi que la Iglesia de Pedro será socavada por el plan de una secta. Cuando esté cerca el reino del Anticristo, aparecerá una religión falsa que estará contra la unidad de Dios y de su Iglesia. Esto causará el cisma más grande que se haya visto en el mundo”.


Beata Ana María Taigi

 

“La religión será perseguida y los sacerdotes masacrados. El Santo Padre se verá obligado a salir de Roma”[66].

 

– Bruno Cornacchiola, vidente de las apariciones marianas de Tre Fontane, Roma, muy queridas por Pío XII, que le movieron a proclamar el dogma de la Asunción

 

Ese 21 de septiembre de 1988 soñó lo siguiente:

“Lo que nunca había podido imaginar se ha hecho realidad, es muy doloroso, y espero que el Señor no me permita ver que el Papa niega todas las verdades de la fe, de modo que se puso en el lugar de Dios. ¡Cuánto dolor sentía en la noche, me quedé paralizado de mis piernas y no podía moverme más, viendo el dolor que se siente al ver la Iglesia reducida a un montón de ruinas “(op. cit., p. 218).

 

De 31 de diciembre de, de 1990 María le confía:

“Los falsos profetas, están tratando por todos los medios para envenenar las almas, cambian la doctrina de Jesús en doctrinas satánicas; y quitarán el continuo sacrificio de la cruz que se repite en los altares del mundo “(op. cit., p. 221). Aquí la Virgen habla directamente de la supresión de la misa de la que habla Daniel.

13 de marzo de 2000:

“Jesús quiere que seáis llamas ardientes de justicia y de amor para que preparéis los corazones a su retorno para juzgar” (págs. 203-204). Hijos míos, la salvación no es reunir todas las religiones para hacer un amasijo de herejías y de errores sino convertirse por la unidad de amor y de la fe. No se puede constituir una Iglesia nueva porque la Iglesia ya está constituida para acoger a los arrepentidos que están en el error y la herejía… No cambiéis la doctrina


– San Francisco de Asís

Habrá un Papa no electo canónicamente que causará un gran cisma. Se predicarán diversas formas de pensar que harán que muchos duden. Entonces habrá btales disensiones y persecuciones a nivel universal que si esos días no se acortaran aún los elegidos se perderían…

 

Los demonios tendrá un poder inusual; la pureza inmaculada de nuestra Orden y de otras, se oscurecerá en demasía, ya que habrá muy pocos cristianos que obedecerán al verdadero Sumo Pontífice y a la Iglesia Romana con corazones leales y caridad perfecta. En el momento de esta tribulación un hombre, elegido no canónicamente, se elevará al Pontificado, y con su astucia se esforzará por llevar a muchos al error y a la muerte.

Entonces, los escándalos se multiplicarán, nuestra Orden se dividirá, y muchas otras serán destruidas por completo, porque se aceptará el error en lugar de oponerse a él…

 

Aquéllos que preserven su fervor y se adhieran a la virtud con amor y celo por la verdad, han de sufrir injurias y persecuciones; serán considerados como rebeldes y cismáticos, porque sus perseguidores, empujados por los malos espíritus, dirán que están prestando un gran servicio a Dios mediante la destrucción de hombres tan pestilentes de la faz de la tierra. Pero el Señor ha de ser el refugio de los afligidos, y salvará a todos los que confían en Él. Y para ser como su Cabeza, estos, los elegidos, actuarán con esperanza, y por su muerte comprarán para ellos mismos la vida eterna; eligiendo obedecer a Dios antes que a los hombres, ellos no temerán nada, y han de preferir perecer antes que consentir en la falsedad y la perfidia.

Algunos predicadores mantendrán silencio sobre la verdad, y otros la hollarán bajo sus pies y la negarán. La santidad de vida se llevará a cabo en medio de burlas, proferidas incluso por aquellos que la profesarán hacia el exterior, pues en aquellos días Nuestro Señor Jesucristo no les enviará a éstos un verdadero Pastor, sino un destructor.

Habrá tal diversidad de opiniones y cismas entre la gente, entre los religiosos y entre el clero, que, si esos días no se acortaren, según las palabras del Evangelio, aun los escogidos serían inducidos a error, si no fuere que serán especialmente guiados, en medio de tan grande confusión, por la inmensa misericordia de Dios.[67]

Se trata de una profecía bien verificada, que fue transmitida en su integridad por múltiples sitios, entre ellos la exposición de la regla de Angelo de Clareno (1247-1337) y las Verba que algunos piensan compuestas entre 1300 y 1325 y que fueron atribuidas por la tradición de la orden a Conrado de Offida (1241-1306).

3. Mensajes de la Virgen al Padre Gobbi revelándole el contenido del Tercer Secreto: la gran apostasía de la Iglesia, que comenzaría desde su cima.

 

Mensaje de 6 de septiembre de 1986:

En apariencia todo permanece tranquilo y parece que todo va bien. En realidad está invadida por una falta de fe, que crece de día en día, extendiendo a todas partes la gran apostasía.

Muchos Obispos, Sacerdotes, Religiosos y Fieles no creen ya, han perdido ya la verdadera fe en Jesús y en su Evangelio. Por lo cual la Iglesia debe ser purificada con la persecución y con la sangre. En la Iglesia ha entrado también la desunión, la división, la lucha, el antagonismo. Las fuerzas del ateísmo y de la masonería, infiltrada en su interior, han logrado romper su unidad interna y oscurecer el esplendor de su santidad. Éstos son los tiempos, por Mí predichos, en que Cardenales se oponen a cardenales, Obispos a Obispos, Sacerdotes a Sacerdotes y la grey de Cristo es dilacerada por lobos rapaces, que se han introducido bajo pieles de inofensivos y mansos corderos.

 

Entre ellos figuran algunos que ocupan puestos de gran responsabilidad y por su medio ha logrado Satanás penetrar y actuar en el vértice mismo de la Iglesia. ¡Obispos y Sacerdotes de la Santa Iglesia de Dios, cuán grande es hoy vuestra responsabilidad! El Señor está a punto de exigiros cuentas de cómo habéis administrado su viña. Arrepentíos, implorad perdón, reparad y, sobre todo, volved a ser fieles al ministerio que os fue confiado”.

 

Mensaje de 15 de septiembre de 1987, dado en Akita:

Lloro porque la Iglesia continúan caminando por la senda de la división, de la pérdida de la verdadera fe, de la apostasía, de los errores que cada vez se publican y se siguen más. Ahora se está cumpliendo lo que predije en Fátima y lo que revelé allí en el tercer mensaje confiado a una hijita mía. Entonces también para la Iglesia ha llegado el momento de su gran prueba, porque el “hombre de iniquidad” se establecerá en su interior y la abominación de la desolación entrará en el Santo Templo de Dios

Mensaje de 11 de marzo de 1995:

 «Por esto hoy, en el mismo lugar donde me aparecí, quiero manifestaros mi secreto. Mi secreto concierne a la Iglesia. En la Iglesia se llevará a cabo la gran apostasía, que se difundirá por todo el mundo; el cisma se realizará en el general alejamiento del Evangelio y de la verdadera fe. En ella entrará el hombre de iniquidad, que se opone a Cristo, y que llevará a su interior la abominación de la desolación, dando así cumplimiento al horrible sacrilegio del cual habló el profeta Daniel (Mt. 24,15). Mi secreto concierne a la humanidad. La humanidad llegará al culmen de la corrupción y de la impiedad, de la rebelión contra Dios y de la abierta oposición a su Ley de amor. Ella conocerá la hora de su mayor castigo, que ya os predijo el profeta Zacarías. (Zac. 13, 7-9).»

Mensaje de 13 de mayo de 1990, dado en Fátima:

Mi tercer secreto, que Yo revelé a los tres niños a quienes me aparecí y que hasta ahora no os ha sido revelado, será manifestado a todos por el mismo desarrollo de los acontecimientos. La Iglesia conocerá la hora de su mayor apostasía, el hombre de iniquidad se introducirá en el interior de Ella y se sentará en el mismo Templo de Dios, mientras el pequeño resto que permanecerá fiel será sometido a las mayores pruebas y persecuciones. La humanidad vivirá el momento de su gran castigo, será de este modo preparada para recibir al Señor Jesús, que volverá a vosotros en gloria.”

Mensaje de 1 de enero de 1993:

“Sobre todo para la Iglesia ha llegado la hora de su gran prueba, porque será sacudida por la falta de fe, oscurecida por la apostasía, herida por las traiciones, abandonada de sus hijos, dividida por los cismas, poseída y dominada por la masonería, convertida en tierra fértil de la que brotará el mal árbol del hombre malvado, del anticristo, que llevará hasta su interior el reino suyo.”

Mensaje de 15 de marzo de 1993, dado también en Fátima:

“Te he querido aquí, porque debes comunicar a todos, que ya, desde este año, habéis entrado en los acontecimientos que os han sido predichos por Mí y que están contenidos en la tercera parte del secreto, que todavía no os ha sido revelado. Ahora será hecho patente por los mismos acontecimientos que están para suceder en la Iglesia y en el mundo. Mi Iglesia será sacudida por el viento impetuoso de la apostasía y de la incredulidad, mientras aquel que se opone a Cristo entrará en su interior, llevando así a cumplimiento la abominación de la desolación que os ha sido predicha por la Divina Escritura.”

La Virgen dice en otros mensajes que esta abominación de la desolación será la supresión de la eucaristía: quitarán la transubstanciación, acogiendo la doctrina protestante, diciendo que es una mera cena, el recuerdo de su última cena. Y luego, quitado el katejon, el Anticristo se hará adorar como Dios dentro de la Iglesia. Donde debiera estar lo más santo, el Sagrario, estará dentro de poco lo más abominable: véase el Mensaje de 31 de diciembre de 1992[68].

 

Mensaje de 13 de mayo de 1994:

“Cuando en ella haya entrado el hombre inicuo, que llevará a cumplimiento la abominación de la desolación y que tendrá su culmen en el horrible sacrilegio, mientras la gran apostasía será difundida por doquier, entonces Mi Corazón Inmaculado recogerá el pequeño resto fiel que, en el sufrimiento ,en la oración y en la esperanza ,esperara el retorno de mi Hijo Jesús en Gloria.


Por esto hoy, os invito a mirar a la gran luz, que desde Fátima se ha difundido sobre las vicisitudes de este vuestro siglo y que se hace especialmente fuerte en estos últimos tiempos. El mío es un mensaje apocalíptico, porque estáis dentro del corazón de lo que se os ha anunciado en el último y tan importante libro de la Divina Escritura.”

Mensaje de 13 de marzo de 1995:

“Por esto hoy, en el mismo lugar donde me aparecí (Fátima), quiero manifestaros mi secreto. Mi secreto concierne a la Iglesia. En la Iglesia se llevará a cabo la gran apostasía, que se difundirá por todo el mundo; el cisma se realizará en el general alejamiento del Evangelio y de la verdadera fe. En ella entrará el hombre de iniquidad, que se opone a Cristo, y que llevará a su interior la abominación de la desolación, dando así cumplimiento al horrible sacrilegio del cual habló el profeta Daniel (Mt. 24,15). Mi secreto concierne a la humanidad. La humanidad llegará al culmen de la corrupción y de la impiedad, de la rebelión contra Dios y de la abierta oposición a su Ley de amor. Ella conocerá la hora de su mayor castigo, que ya os predijo el profeta Zacarías. (Zac. 13, 7­-9).”

Podrían ponerse muchos más mensajes, pero creo que con éstos es suficiente. Quien quiera entender, que entienda. Quien tenga oídos, que oiga.

5. Un complemento al Tercer Secreto hecho público en 2014

Recordemos que en 1980 Juan Pablo II se refirió en Fulda al Tercer Secreto y dio alguna pista de su contenido, diciendo que habría millones de muertos por la invasión de los océanos y mares en la tierra.

Esta revelación cuadra con un texto que el Carmelo de Coimbra hizo público en 2014 de una visión que le dio la Virgen a Sor Lucía el 3 de enero de 1944, mientras estaba orando en la capilla de las hermanas doroteas de Tuy.

En este artículo reciente en liberoquotidiano.it Antonio Socci transmite información adicional inédita de la Hermana Lucía, que según se informa “está contenida en una publicación oficial del Carmelo de  Coimbra, donde vivió y murió (en 2005) la Hermana Lucía dos Santos, la última vidente.  Titulado ‘A caminho sob or olhar de Maria’ (“Un camino bajo la mirada de María”), es una biografía de Sor Lucía, escrita por las mismas hermanas que compartieron con ella su vida (con la autoridad de veracidad que otorga este dato), con valiosos documentos inéditos de la misma vidente.

El contexto específico del texto informado es el año 1944, cuando Sor Lucía superó el terror de lo que había visto y oído, pudiendo escribir finalmente  el Tercer secreto de Fátima. Este texto adicional dice así:

Hacia las 16:00 horas del día 3 de enero de 1944, en la capilla del convento, ante el Sagrario,  Lucía le pidió a Jesús para hacerle saber su voluntad:

‘Entonces siento que una mano amiga, cariñosa y maternal, me toca el hombro’. Es ‘la Madre del Cielo’, que me dice:

‘Estad en paz y escribe lo que te mandan, pero no lo que te dieron a entender 
acerca de su significado’, intentando aludir al significado de la visión que la misma Virgen le había revelado.

Justo después – dice Sor Lucía –

Sentí mi espíritu inundado por un misterio lleno de luz que es Dios y en Él he visto  y oído: la punta de un lanza-llamas que se desprende, toca el eje de la tierra y [la tierra] se sacude: montañas, ciudades, pueblos y aldeas con sus habitantes están enterrados. El mar, los ríos y las nubes está fuera de sus límites, se desbordan, las inundaciones arrastran con ellas, en un remolino, casas y personas en un número que no puede ser contado; es la purificación del mundo del pecado en que está inmerso. El odio, la ambición, provocan guerras destructivas. Después sentí el aumento de latidos de mi corazón y en mi espíritu una voz tranquila, que dijo: ‘en el tiempo, una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia, Santa, Católica, Apostólica. El cielo en la eternidad’. Esta palabra, ‘cielo’, llenó mi corazón de paz y felicidad, tanto es así que, casi sin darme cuenta, seguí repitiendo por algún tiempo: el Cielo, el Cielo.”

Esta revelación del Carmelo de Coimbra supone un complemento a la parte revelada en 2000 del Tercer Secreto, si bien no es propiamente parte del Tercer Secreto ya que esta nueva visión que hemos conocido el año pasado es de enero de 1944, mientras que el Tercer secreto fue revelado en su totalidad por la Virgen a los pastorcitos el 13 de julio de 1917. Pero sirve para entender que, aparte de la apostasía de la Iglesia, habrá un formidable castigo material proveniente de Dios mismo. La causa podría ser una extraordinaria eyección solar, o algún asteroide que roza la tierra, etc. No parece existir causa humana posible, por fuerte que sea (bomba atómica o de hidrógeno) que pueda ocasionar un cambio en el eje de la Tierra.

De esta invasión de los mares en la tierra y de los terremotos derivados de ella parece hablar Amós 9, 5-6:

“5 ¡El Señor Yahveh Sebaot…! el que toca la tierra y ella se derrite, y hacen duelo todos sus habitantes; sube toda entera como el Nilo, y baja como el Nilo de Egipto. 6 El que edifica en los cielos sus altas moradas, y asienta su bóveda en la tierra; el que llama a las aguas de la mar, y sobre la haz de la tierra las derrama, ¡Yahveh es su nombre!”

La parte final: “en el tiempo, una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia, Santa, Católica, Apostólica. El cielo en la eternidad’” parece evocar el rebaño unido en una misma grey y bajo un solo pastor, una vez venido Cristo tras la Parusía, trayendo consigo Cielos nuevos y Tierra nueva, tras la gran tribulación anunciada por San Pablo y Apocalipsis.

5. La parte aún no revelada del Tercer Secreto. La tesis de Tradition in Action y de José Alberto Villanasa. José María Zavala, quien también ha dado también a conocer este escrito en su último libro, no se pronuncia sobre si es o no la parte faltante del Tercer Secreto.

El padre Malachi Martin era un sacerdote jesuita irlandés, teólogo y políglota asesor del Car. Agostino Bea. Tuvo 3 doctorados y acceso directo al Papa. Eminente teólogo, experto en la Iglesia Católica, ex-Jesuita y profesor en el instituto Bíblico Obispal del Vaticano. Leyó la parte faltante del Tercer Secreto de Fátima.

Tuvo un fuerte desengaño con la compañía de Jesús y con la jerarquía que rodeaba al Papa en esos años posteriores, al comprobar en primera persona cómo estaba de infiltrada, hasta las trancas, de modernistas, masones y marxistas[69]. El Diablo había hecho bien su trabajo desde décadas antes. Bien sabía el Enemigo que infiltrándose en el pilar más importante de la Iglesia (el que había sido más fiel a la ortodoxia, más lejos había llevado el Evangelio y más se había enfrentado a las fuerzas oscuras, la Compañía de Jesús) podría mejor derribar la casi totalidad de la Iglesia. Decimos casi totalidad porque bien sabemos que la Iglesia es indefectible y que las puertas del Hades no prevalecerán contra ella, si bien esta promesa se cumplirá en el remanente que permanecerá fiel al magisterio de la Iglesia, mientras que la mayor parte de la misma defeccionará, cayendo en la apostasía de la que habla San Pablo en 2 Tes. 2, 3-11.

Escribió varias novelas magníficas, donde recrea esa apostasía y los últimos tiempos finales, la ocupación masónica en la Iglesia antes de la gran tribulación, como “El último papa” (que ya glosamos en nuestro artículo anterior “Breve crónica de un golpe de estado masónico en la Iglesia”), o “Las llaves de esta sangre”. Como exorcista, ejerció su ministerio varios años y escribió una Novela al respecto “Rehén del diablo”.

Viviendo ya en Nueva York, tras haberle Pablo VI dispensado de su incardinación en Roma con el Card. Bea y de la Compañía de Jesús, participaba habitualmente en el programa de Radio The Art Bell Show. Tenía el juramento de no revelar el Tercer Secreto él mismo, pero sí podía decir “sí” o “no” a las preguntas que, sobre el Tercer secreto, le hacían los radio-oyentes.

En 1998, el P. Malachi Martin afirmó en el programa The Art Bell Show que, a principios de febrero de 1960, cuando era Secretario del cardenal Agustín Bea, tuvo la oportunidad leer el Tercer Secreto de Fátima, que estaba escrito en una sola hoja de papel. Más aún, ¡EN UNA SOLA PÁGINA!:

“Mis rodillas temblaban en el corredor fuera de los apartamentos pontificios, mientras mi jefe, el cardenal Bea, estaba dentro debatiendo con el Papa, y con un grupo de otros obispos y sacerdotes, y dos jóvenes seminaristas portugueses, que traducían la carta, una sola página escrita en portugués, para todos los presentes en la habitación”.

Dijo que las palabras de Nuestra Señora eran muy escuetas y específicas; y ante la pregunta de un oyente que le contaba que años atrás escuchó a un jesuita en Perth (Australia) decir que habría un futuro “papa” totalmente dominado por el Demonio, el padre Martin respondió:

“Sí, parece que esta persona hubiera tenido alguna forma para leerlo o que le hubieran dado el contenido del Secreto. Es lo suficientemente vago como para hacerlo dudar a uno, pero parece ser ese”.

 

Aconsejo oír la entrevista donde lo dice. Lamentablemente está en inglés, pero se entiende perfectamente[70].

¡Un papa dominado por el Diablo!…. parece ser el núcleo central del Tercer mensaje. Es algo horrible, porque uno pudiera concluir, con todo lo que llevamos visto, que ese papa demoníaco llevará a la Iglesia a la apostasía (bajo la falsa obediencia que los que no amen la verdad le profesarán, abonado el campo por la enorme ignorancia teológica de tantos bautizados).

En ese Tercer Secreto, añade, que no es un documento agradable de leer… se incluyen varios castigos. Habla, sobre todo, dice, de la gran apostasía de la Iglesia. Comenta que Juan XXIII rechazó hacer público el Tercer secreto en 1960, como pidió la Virgen y que eso ha tenido gravísimas consecuencias para todos. Su mentalidad era demasiado progresista, y no entraba en su cabeza que la Virgen quisiera avisar a la Iglesia de su apostasía, cuando él esperaba un futuro radiante de fe y de prosperidad[71].

Llegados a este punto el 21 de abril de 2010 la web tradicionalista Tradition in action hizo pública una fotografía de un supuesto facsímil de la parte faltante del Tercer Secreto[72]. No entraré a juzgar si el documento es real o no. Parece la letra de Sor Lucía, porque tanto Tradition in action como otras personas (José Alberto Villasana, excelente teólogo y marianólogo, lo hizo público también en 2016 y José María Zavala este mismo año, en su último libro, que hemos glosado elogiosamente) han realizado pruebas grafológicas que confirman que está escrita por Sor Lucía. Habla de un papa dominado por el Diablo, como dijo el padre Malachi Martin.

Pero no me pronuncio sobre si es o no la parte faltante real de la que hemos hablado en este artículo. Ni debería hacerlo.

A favor de su autenticidad diría que hay pruebas grafológicas serias que avalan estar escritos por Sor Lucía; también, que habla de la apostasía en la Iglesia y de un Papa controlado por el Diablo, que es una revelación muy fuerte, razón por la que los Papas anteriores no quisieron hacerla pública. La descripción de esa Iglesia del Infierno pudiera encajar con alguna ya existente (la horrenda Iglesia de Neviges, Alemania) o a una futura que se construya para albergar la falsa Iglesia ecuménica que aparentará triunfar sobre la remanente y escasa Iglesia catacumbal. La mirada del Demonio de un Papa es un dato muy duro, en referencia a un Papa que no es verdadero (un impostor), y lo dejamos al discernimiento del lector.

En contra de la autenticidad de ese texto, podría decir:

– Que en este texto no se incluye la frase: “En Portugal siempre se conservará el dogma de la fe”, frase inicial de la parte faltante del Tercer Secreto, como dejó anotado Sor Lucía en su cuarta memoria.

– Que el padre Malachi Martin dijo que el Tercer Secreto contenía, en una sola hoja, varios castigos y aquí no aparecen.

– Que la visión de Jacinta de un papa solitario, llorando e insultado por la multitud (que detallaré más adelante),  y que Sor Lucía dijo que era el mismo Papa que aparecía en el Secreto – y que por tanto no podía decirlo – no aparece aquí.

– Tampoco me parece clara la petición que hace la Virgen de trasladar la tumba de San Pedro a Fátima en el reinado de Juan Pablo II (esto me parece un argumento casi sedevacantista, porque es cierto que Roma caerá en la apostasía pero ni lo había hecho en 1917 ni aún no lo ha hecho a fecha de hoy manifiestamente: recordemos que la herejía es la negación formal y pertinaz de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica: creo que ese momento llegará cuando se suprima la Eucaristía. Mientras tanto, no parece que ese momento hubiera llegado en el reinado de Juan Pablo II, papa firme en lo doctrinal y muy querido por la Virgen.  De hecho, la frase aparece en pasado (“Porque el dogma de la fe no ha sido conservado en Roma”), cuando en julio de 1917, fecha en que fue dado el Secreto a los pastores, Roma no sólo no había caído en la apostasía sino que era un bastión de la sana doctrina.

– La hermana Lucía le dijo al Card. Ottaviani en 1955 que se tendría que hacer público el Secreto en 1960 porque entonces “estaría más claro”. Y aquí no aparece nada que explique esa claridad en relación a esa concreta fecha[73].

– Atila Sinke Guimaraes, editor de Tradition in Action, ataca abiertamente a BXVI en su web. Es sospechoso que sea una web tradicionalista la que recibiera desde Portugal la foto de este facsímil. El mismo Atila Sinke Guimaraes llama “secta conciliar” a todos los obispos que aceptan el CVII; y cree que ese papa de la mirada del Demonio ¡es BXVI!; cree además que el Concilio Vaticano II fue un error en su totalidad y que no debió siquiera convocarse. Sin embargo la Virgen María, en sus apariciones en Amsterdam (aprobadas por la Iglesia) no vio el Concilio con malos ojos sino, al contrario, dijo que era bueno mantener la doctrina pero cambiando las leyes, para renovar la Iglesia[74]. A  pesar de que algunos documentos del Concilio son ciertamente ambiguos y pudieran dar pie para que los apóstatas los interpretasen contra el magisterio preconciliar, la perversión doctrinal y pastoral postconciliar no fue obra del Concilio, sino del llamado “espíritu del concilio”, esto es, un espíritu demoníaco que trastocó la tradición de la Iglesia. De hecho, no estaba en la letra del Concilio que la misa debiera ser coram populum, ni el quitar los reclinatorios, ni el quitar los sagrarios del ábside, ni la comunión en la mano, ni que los sacerdotes dejaran de usar sotana, ni abandonar las devociones populares (rosario, escapulario, rogativas, procesiones, decoración de las Iglesias, etc.), ni el que los sacerdotes metieran “morcillas” en la liturgia, ni despojarla de su carácter sacrificial para convertirla en una cena al modo protestante, ni abandonar los seminarios o los conventos (como hicieron en masa tantos sacerdotes y religiosos), etc. Creo profundamente en las apariciones de Garabandal: si el CVII hubiera sido la causa directa del desastre de la Iglesia posterior lo hubiera dicho en alguna de sus más de 2000 apariciones en esta pequeña aldea Cántabra. Allí la Virgen centró su denuncia en la apostasía de “muchos” Cardenales, obispos y sacerdotes, no en el Concilio. En fin, comentamos estos excesos de Tradition in Action y de su fundador porque parece sospechoso que fueran ellos los receptores de esa foto con el facsímil aludido.

– El papel no estaba doblado: no hay marcas en la foto de esa doblez, como bien dijo Mons. Venancio cuando vio el papel doblado dentro de un sobre pequeño metido en otro más grande. Incluso si la foto es de un facsímil del original, esa marca debería notarse con una línea oscura.

– La fecha no cuadra bien: se sabe que Sor Lucía terminó de escribir la parte faltante del secreto el 9 de enero. Sin embargo, aquí aparece el 4 de enero (o el 1 de abril). ¿Pudiera haber comenzado a escribirlo el 4 de enero y terminarlo el 9 de abril? No está claro.

– Tampoco aparecen expresiones de jerga o coloquiales portuguesas (las que hicieron que Juan XXIII llamase a un sacerdote portugués, Paolo Tavares, para que se las tradujera). Esto es clave.

-Otra frase no cuadra: “pero debe ser publicada después de Pío XII y antes de 1960”. La Virgen pidió que fuera hecha pública a la muerte de Lucía o en 1960, y nunca dijo que no debía publicarse antes de la muerte de Pío XII.

– Uno no se explica por qué la Catedral de Roma, San Juan de Letrán, debe ser destruida. La Catedral que se debiera haber construido en Fátima, como supuestamente mandó conforme a este texto la Virgen en 1917.

-El nombre de Juan Pablo II aparece en español. Es algo rarísimo, cuando el resto está en portugués y portugués era la lengua materna de Sor Lucía. No se entiende, por mucho que uno sepa que Sor Lucía estaba entonces en España, que ella cambiase del portugués (Joâo Paulo II) al español el nombre de un papa futuro.

– Tampoco es nada clara las alusiones de la Virgen a las 70 semanas de Daniel ni a Mateo 21.

– Antonio Socci considera que es un “falso”, un apócrifo[75].

No añadiré más por ahora. María Santísima nos irá guiando. Tengo fuertes dudas, sobre todo sabiendo que la tecnología de hoy permite a un buen informático coger y modificar levemente las letras empleadas por Sor Lucía en cartas previas y en el escrito de la visión hecha pública en 2000 y crear un documento nuevo con su estilo de letra.

  1. MI HIPÓTESIS SOBRE LA PARTE NO REVELADA DEL TERCER SECRETO

La pastorcita Jacinta Marto, prima de Lucía, a la que le tengo una especial devoción, tuvo varias visiones que nos aclaran quién puede ser ese Papa de la visión del Tercer Secreto, ése que sale andando tambaleante de una ciudad en ruinas, yendo a morir mártir en el destierro, de muerte cruel.

En la tercera memoria, Sor Lucía escribe:

“Un día fuimos a pasar las horas de la siesta junto al pozo de mis padres. Jacinta sentose al borde del pozo; Francisco, conmigo, fue a buscar miel silvestre en las zarzas de un matorral que había junto a un ribazo de allí. Pasado un poco de tiempo, Jacinta me llamó:

 – ¿No has visto al Santo Padre?

– ¡No!

– No sé cómo fue. He visto al Santo Padre en una casa muy grande, de rodillas, delante de una mesa, llorando con las manos en la cara. Fuera de la casa había mucha gente, unos le tiraban piedras, otros le maldecían y decíanle muchas palabras feas. ¡Pobrecito, el Santo Padre! Tenemos que rezar mucho por él… Jacinta me preguntó después:

– ¿Es el mismo que yo vi llorar y del cual aquella Señora nos habló en el secreto?

– Lo es – respondí”.

Y sigue…”En otra ocasión, fuimos al Roquedal del Cabezo. Llegados allí, nos pusimos de rodillas en tierra, para rezar las oraciones del Ángel. Pasado algún tiempo, Jacinta se pone en pie y me llama:

– ¿No ves muchas carreteras, muchos caminos y campos llenos de gente que lloran de hambre por no tener nada para comer? ¿Y el Santo Padre en una iglesia, rezando delante del Inmaculado Corazón de María? ¿Y tanta gente rezando con él?

Pasados algunos días me preguntó:

– ¿Puedo decir que vi al Santo Padre y a todas aquellas gentes?

– No. ¿No ves que eso forma parte del secreto, y luego se descubriría todo?

– Está bien; entonces no digo nada”.

Estas dos visiones no ayudarán a reconstruir el contenido del Tercer Secreto.

Recordemos que, en la visión del Tercer Secreto, los niños vieron a un obispo vestido de blanco. Los pastorcillos nunca habían visto a un Papa en su corta vida. Tampoco los papas viajaban entonces apenas fuera de Roma. La mejor forma que tuvieron de describirlo cuando les fue mostrada la visión fue ésta. Dijeron “un obispo vestido de blanco” porque seguro que estaban más acostumbrados a ver a su obispo, con el traje negro y el gorro morado que les caracteriza. Al ver a un Papa no tuvieron mejor forma de describirlo que decir que vieron a un obispo vestido de blanco (un obispo con un traje no habitual para ellos, blanco, en vez del negro).

Rápidamente el Espíritu Santo les informa de que era el Papa, el santo padre (“hemos tenido el presentimiento de que fuera el santo padre”), algo que ellos nunca podrían haber sabido por sí mismos porque nunca habían visto a un Papa (no existía la televisión en su época). Ese presentimiento unánime que tuvieron los tres, que excede su conocimiento, parece claramente una inspiración de Dios.

Pues bien, en esas dos visiones de Jacinta se nos dice que habría un momento (previo, a todas luces) en que ese mismo santo padre (“eso forma parte del secreto”, dice Sor Lucía) se ve llorando delante de una mesa, de rodillas, con las manos en la cara, en una casa grande o palacio y fuera gente que le insultaba y le tiraba piedras. También ve a mucha gente llorando de hambre y el mismo santo padre rezando en una Iglesia ante el Inmaculado Corazón de María…

También en Garabandal nos dijo la Virgen que el Papa se tendría que esconder y estar oculto en Roma[76].

Lo mismo nos dice Ana Katalina Emmerick. Comentaré su visión entre paréntesis:

He visto muy afligido al Padre Santo. Vive en otro palacio (¿la casa grande de la que habla Jacinta de Fátima?) y sólo se deja ver de muy pocos amigos de confianza. Si el partido malo conociera de su propia fuerza habría ya estallado la revolución (en la visión de Jacinta esa revolución parece haber estallado ya). Temo que el Papa tenga que padecer mucho antes de morir (parece claro que es mismo papa del que habla Jacinta y la visión del Tercer Secreto, el  que morirá de muerte cruel en el destierro). Veo la negra iglesia de Satanás prosperar y ejercitar su pernicioso influjo (¿la falsa Iglesia con otro papa, falso, a la cabeza, de la que también hablaba la profecía de San Francisco?). La angustiosa situación de la Iglesia y del Papa es tan triste que debemos pedir a Dios incesantemente que acuda en su auxilio. Yo recibí encargo de orar mucho por la Iglesia y por el Papa. Esta noche fui conducida a Roma, donde el Papa vive todavía oculto (lo mismo que dice Jacinta) con el fin de evitar exigencias injustas. Está muy débil y consumido a causa de la tristeza, de la inquietud y de la continua oración (¿podría ser BXVI?). Se ha ocultado sobre todo porque no puede fiarse de muchos de los que le rodeaban. Junto a él está un sacerdote anciano muy sencillo y piadoso, amigo suyo (¿su hermano Georg?), al cual no han creído necesario alejarlo de su lado. Este hombre tiene mucha gracia y favor de Dios. Mira y ve muchas cosas y todo se lo dice fielmente al Papa. A él descubrí en la oración muchas cosas acerca de algunos traidores y personas mal intencionadas que hay entre los altos empleados con quienes más confianza tiene el Papa; todo lo cual debía él comunicar al mismo Pontífice. Así está prevenido y se guardará de aquel que hasta ahora lo hacía todo y ahora ya no podrá hacer nada. El Papa está tan débil que no puede andar solo (BXVI camina con andador, ¿puede ser él?).  Tomado de “Visiones y Revelaciones Completas de Ana Catalina Emmerick. Edición de Ciudadela, tomo 1, página 285.””

Recordemos que BXVI lleva el nombre de Josef Ratzinger. Y que San Pío X se llamaba también Giuseppe y que tuvo una visión de un Papa saliendo de Roma entre cadáveres (idéntica a la visión del Tercer Secreto). De hecho, en algunas versiones de esa visión San Pío X  dice: “he visto a uno de mis sucesores de igual nombre[77]”; ese nombre coincide en BXVI, que también se llama José.

Recordemos también que el patriarca José tuvo que ser exiliado a la fuerza a Egipto para, en los designios de Dios, poder salvar a Israel de la hambruna y la sequía; y que San José, padre adoptivo de Cristo, tuvo que salir de Belén de madrugada con María y Jesús recién nacido, camino de Egipto, para salvarle la vida. ¿Es descabellado pensar que el papa que saldría de Roma tras una revolución comunista puede ser BXVI, otro José, que cumpla el mismo designio y que deba huir para salvar a la Iglesia fiel, mientras en Roma se queda un Papa falso que busca matarle y acabar con el remanente, el falso profeta de Apocalipsis XIII, gobernando una Iglesia falsa, destruyendo sus dogmas y su magisterio y cesando el  sacrificio perpetuo de la misa (la transubstanciación)? Solo Dios lo sabe.

Está claro que el Papa ha de salir de Roma tras una revolución comunista y una situación de enorme carestía y hambruna (¿un crack económico mundial, una III Guerra Mundial?).

También Maximino Giraud, el vidente de La Salette, vio algo parecido: un papa perseguido (parece el de la visión del Tercer Secreto) y otro posterior que nadie espera (¿un laico, elegido directamente por Dios, como se dice en otras revelaciones particulares?), que bien pudiera ser el último Papa antes de la Parusía, Pedro Romano, quien pasará la gran tribulación del Anticristo y verá el juicio de las naciones[78].

¿Acaso pudiera ser éste Papa el papa de la visión de las dos columnas de San Juan Bosco, que cae herido y muere y es reemplazado por otro que triunfa, que bien pudiera ser Pedro Romano? De hecho en Garabandal la Virgen dijo que el Papa vería el Milagro posterior al Aviso desde donde estuviere, lo que nos hace pensar que no estaría en Roma, sino huido. Y otras revelaciones particulares nos dicen, como expusimos al principio de este artículo, que huiría a un lugar donde nadie le conocería (esto es, fuera de Italia y de la cristiandad).

También Bruno Cornacchiola[79] vio a un Papa escondido, que es atacado por una multitud furiosa, en una especie de revolución comunista en Roma, en la que asesinan a sacerdotes e incendian Iglesias. Extranjeros de un país del Este, sin Dios, y musulmanes hacen estragos:

Impresionante es la visión que tuvo Bruno el 7 de abril de 1966:

 

“Veo la basílica de San Pedro, que tiene su fachada muy dañada, lo vemos y lloramos” (op. Cit., P. 169).

 

 

El 12 de noviembre 1986 la Virgen nos mostró una escena aterradora:

 

“Veo a muchos sacerdotes con sus sotanas y los religiosos y religiosas con su hábito: todos en una fila y los verdugos que los empujan, y arrastran uno a uno hacia un cadalso de madera. Les hacen arrodillarse y uno a uno les preguntan: ‘Quítese su hábito’. Cuando uno respondió ‘¡No!’ tomaron su cabeza, la pusieron en un tocón y un verdugo le decapitó con un hacha…. “Éstas son las almas que gritan debajo del altar de Dios (en clara referencia a los decapitados en la gran tribulación que narra el Apocalipsis). Los asesinos gritaban ¡Viva el ateísmo! Por fin hemos sido liberados de los hábitos y de los votos que nos tenían esclavos, haciéndonos creer en la existencia de Dios; y finalmente hemos sido liberados” (vemos aquí a unos sacerdotes y religiosos asesinando a los que son fieles, como también dijo la Virgen en La Salette) (op. Cit., P. 174-175).

En la noche 31 de diciembre de 1984:

“Me siento transportado en el centro de Roma, exactamente en la Plaza Venecia. Hay una multitud reunida gritando: ‘!Venganza’; fluía una gran cantidad de sangre por todas partes, todo el mundo manchado de sangre. De repente toda esa gente empieza a gritar: ‘Todo San Pietro!’ Y siguieron gritando: ‘!Venganza’. En la plaza interior de la columnata de Bernini estaba el Papa (parece el Papa del Tercer Secreto), cardenales, obispos y sacerdotes. Todo el mundo estaba llorando… estaban descalzos y llorando. ‘Arrepentíos!’ “(Op. Cit., P. 207).

En la madrugada del 10 de febrero el año 2000 otro sueño angustiado:

“Estoy en San Pedro […] una multitud de bárbaros corrió dentro de la basílica matando a todos los que conocía. […]. Todos los sacerdotes presentes estaban con la sotana… oraban de rodillas con su cara al suelo “(op. Cit., P. 210).

11 de marzo de 1970:

“Pasé tan mala noche. Un sueño me mantuvo en suspenso durante toda la noche. El Papa rodeado de cardenales y obispos que estaban gritándole palabras revolucionarias. […]. El Papa fue preso y echado en un pozo “(op. Cit., P. 217).

El 26 de enero 1996:

“Anoche vi la basílica de San Pedro ardiendo” (op. Cit., P. 220).

21 de enero de 1975 (opus cit., pág. 215):

“Sueño, siempre sueño, llevo soñando un tiempo que el Papa huye: no es Paolo VI sino otro. Le ayudo y el mundo salta por los aires: sangre, mucha sangre, y muchos son apresados y atacados. Hay muchos sacerdotes y monjas descuartizados en la plaza de San Pedro. Éste parece ser el escenario que vieron los pastorcillos en la visión del Tercer secreto, cuando el Papa huye entre cadáveres de sacerdotes en la plaza de San Pedro, con la ciudad de Roma en ruinas.

27 de de marzo de 1977:

 

 «Muertos, cárceles, azotes y dolores, tantos muertos, tanta sangre en las calles; todos en contra de los cristianos que creen y aman los tres puntos blancos: la Eucaristía, la Inmaculada y el Papa. Quien no renegase de estos tres puntos era encarcelado, torturado y asesinado. Esto lo vi en un sueño y me causó una profunda impresión “.

Con esto basta para hacernos una idea de lo que se nos viene encima. Y no solo a Italia: en La Salette la Virgen dijo que habría guerras en Francia, Inglaterra, Italia, España e Inglaterra…

Está prevista también una III Guerra Mundial. La Virgen se lo advierte al padre Gobbi. La vio San Juan Bosco y la Virgen se lo comunica también a Bruno Cornacchiola. También en Amsterdam habló de esto nuestra Madre del Cielo[80].

Recordemos que JPII en Fulda se refirió al Tercer Secreto explicando que, dada la gravedad de su contenido, sus predecesores en el solio de Pedro prefirieron aplazar su publicación y proporcionar información a los jefes de Estado más  importantes del momento pero sólo por vía diplomática, para no alentar al poder mundial del comunismo a tomar ciertas medidas (porque saldría victorioso). En esto vemos que, como hemos  indicado arriba y como dijo Sor Lucía (y también la Virgen en Garabandal), el comunismo tomará determinadas medidas militares contra USA y Europa, ganando la guerra, como castigo por la apostasía de Occidente. Una blitzkrieg (como vieron también los profetas del bosque en Alemania, cuyas profecías fueron recopiladas por Sánchez de Toca en su libro “Los profetas del Bosque”) desencadenada por Rusia sobre Europa, en una alianza con algunos países musulmanes. De esta invasión ruso-musulmana da todo lujo de detalles la monja estigmatizada francesa María Julia Jahenny, llegando incluso a trazar mapas de esa invasión[81]. Puede que sea en esos momentos en los que el Papa, sea quien sea, consagre Rusia al Inmaculado Corazón de María.   

Todo hace suponer que, ante la crisis mundial de 1963, el Papa Juan XXIII, hizo que una versión resumida de la parte material o geopolítica del castigo contenido en el tercer secreto (una III Guerra Mundial) fuese enviada por vía diplomática a varias potencias mundiales; su sucesor, Pablo VI, quiso que el mundo tuviera conocimiento de ello, sobre todo en Alemania, donde el enfrentamiento hacía temer lo peor. Por eso se envió una copia a Louis Emmrich, periodista alemán afincado en Roma. Louis Emmrich lo publicó el 15 de octubre 1963 en la revista alemana “Neues Europa”, como un «extracto del Tercer Secreto enviado por el Vaticano a las Potencias mundiales». Se publicó otra vez en noviembre de 1965, inmediatamente después del último mensaje de Garabandal, mensaje que no fue atendido por el clero español.

Puede consultarse aquí esa versión “diplomática”[82].

Marco Tosatti escribe: “El Padre Mastrocola, director de la hoja religiosa “Santa Rita”, pidió al Cardenal Ottaviani el permiso de reanudar la anticipación hecha por “Neues Europa”. La respuesta fue alentadora: “Bien, hágalo, hágalo” – respondió el purpurado custodio del “Tercer Secreto” – publique cuantas copias quiera, porque la Virgen quería que fuera dado a conocer ya en 1960”. Y de ese texto habló también la Radio Vaticana en 1977, en el décimo aniversario del viaje de Pablo VI a Fátima. El texto de “Neues Europa” tuvo mucho éxito, y fue retomado incluso, el 15 de octubre de 1978, por L’Osservatore Romano» (Cfr. P. Paul Kramer, “La battaglia finale del Diavolo”, The Missionary Association, Buffalo, New York – USA, p. 213, nota 18). No obstante, Fray Michel de la Trinité considera que este extracto no se corresponde por completo con el Tercer Secreto porque excede con mucho las 20-25 líneas del texto aún no hecho público. Sin embargo, parece contener elementos esenciales del mismo[83].

Por todo lo recopilado y estudiado (y otras muchas pruebas más que no cabrían en un libro entero) considero que la parte no revelada del Tercer Secreto, aquélla que por ser demasiado escandalosa para la propia Iglesia no reveló Juan XXIII ni tampoco sus sucesores, bien podría referirse:

           

  1. A la gran apostasía de la Iglesia, la última, la reseñada por San Pablo en 2 Tesalonicenses, provocada por un papa falso o falso profeta, que dará paso al Anticristo, una vez que haya suprimido la Eucaristía;
  2. esa gran apostasía comenzaría por la cima, esto es, por el papa: habrá un papa falso, no canónicamente elegido, que demolerá desde dentro todos los dogmas, la doctrina, el magisterio y la tradición de la Iglesia; éste papa será masón y será el falso profeta de Apocalipsis XIII, al anticristo del mar o de la religión, con apariencia de cordero pero dominado por Satanás, instrumento suyo: con cuernos como un cordero, pero hablando como un Dragón (Apoc. 13, 11). Este falso profeta promoverá la creación de una Iglesia falsa donde todos los cristianos e incluso judíos y musulmanes se integren, la falsa Iglesia de Satanás. En esa falsa Iglesia no habrá transubstanciación sino que se dirá que es una mera cena, acogiendo la doctrina protestante; esta falsa Iglesia no condenará el pecado, sino que lo bendecirá; negará todos los dogmas de la fe;
  3. la inmensa mayoría de los bautizados seguirán al falso papa en su apostasía: unos por falta de honestidad y de amor a la verdad (II Tes. 2, 10), otros por ignorancia vencible, otros por cobardía, la mayoría por un concepto de obediencia mal entendido pues nadie debe obedecer al error o a instrucciones que vayan contra la fe o la moral;
  4. mientras ese falso papa rige la Iglesia apóstata, otro papa, el verdadero, estará cautivo, sufriendo y llorando por las veces que no defendió a la Iglesia como debía (las negaciones de Pedro). Llegado un momento en que haya una revolución comunista en Italia y en Roma, este papa tendrá que huir de la ciudad para ir a morir mártir en el exilio, junto a un grupo de religiosos, presbíteros y laicos que le son fieles;
  5. es posible que el secreto hable también de otros castigos: una gran guerra atómica en la que Rusia gana y se impone a USA y a Europa; al tiempo, revoluciones comunistas en muchos países (el Dragón rojo, el comunismo, acabará dominando el mundo); una enorme catástrofe cósmica hará que el eje del planeta se incline y que los océanos invadan los continentes, muriendo millones de personas por minuto; la desolación será total;
  6. puesto que el secreto se refiere a los Caps. VIII y XIII del Apocalipsis, sabemos que ese papa impostor que usurpa el papado será el falso profeta que acabe preparando el camino al Anticristo (como San Juan Bautista se lo preparó a Cristo), quien formará un gobierno mundial para someter al mundo, trayendo comida, medicamentos, soluciones materiales a la guerra (que habrá conseguido parar, como un gran pacificador), al precio de la apostasía; pero mientras San Juan murió mártir por la indisolubilidad del matrimonio éste falso profeta dirá que se puede estar en gracia de Dios y vivir en adulterio;
  7. tras 3,5 años de reinado del Anticristo de aparente bondad, el falso profeta y el Anticristo perseguirán a la Iglesia fiel por igual tiempo, creando miles de mártires entre el resto o remanente que seguirá siendo católico a pesar de todo, atacado por el mundo, vuelto comunista y por la Iglesia apóstata (al igual que Cristo fue atacado por los gentiles – los romanos – y por el Sanedrín).

Aunque no necesariamente ha de venir en el Secreto, sabemos que la batalla final está ya ganada por la estirpe de la Mujer vestida de Sol: Cristo, en su Venida, derrotará al Anticristo y al falso profeta, que serán echados vivos al lago de fuego o Infierno, e instaurará el reinado espiritual del que habla Isaías 11 y Apocalipsis 21. La Iglesia se renovará y triunfará. Todos los supervivientes se convertirán al catolicismo: habrá un solo rebaño con un solo pastor. Seguirá habiendo papas, pero puede que la nueva sede sea Jerusalén, convertidos los judíos a la única fe verdadera.

Debido a su corta extensión (una sola hoja), las materias arriba mencionadas estarán meramente apuntadas en la parte aún no revelada del Tercer Secreto. Algunas incluso no aparecerán expresamente. Aquí las hemos desarrollado un poco para que el lector pueda enmarcarlas en el decurso de los eventos esjatológicos que están a punto de venir sobre nosotros, y que acabarán con la Parusía de Cristo, trayendo consigo nuevos cielos y nueva tierra.

Lo que acabo de expresar en este apartado es una mera hipótesis personal, elaborada con mi propio discernimiento, tras muchos años leyendo sobre el tema. No pido a nadie que la crea o la siga. Solo Dios sabe qué va a pasar y no debemos someterlo a nuestros esquemas humanos, porque Él es todopoderoso y omnisciente. Yo solo soy una criatura humana, hijo de su Infinita misericordia y del amor de su Santísima Madre. Pero Cristo no nos dijo que metiéramos la cabeza debajo del ala; al contrario, llamó hipócritas a los que no discernían los signos de los tiempos presentes (Lc 12, 54-56).

 

Virgen de Fátima, a ti me consagro. Te consagro también a todos las personas que lean este artículo y a sus familias. Protégenos en el refugio seguro de tu Corazón Inmaculado contra las insidias del Demonio y usa de nosotros para lo que quieras, por el bien de la Iglesia y de nuestros hermanos. San José bendito, patrón de la Iglesia, ayúdanos permanecer fieles a Jesús. Santos Ángeles de la guarda, guiadnos hacia la santidad. Amén.

 

“Dice el que da testimonio de todo esto: «Sí, vengo pronto.» ¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús! Que la gracia del Señor Jesús sea con todos. ¡Amén!”

(Apoc. 22, 20-21)

 

Juan Suárez Falcó

[1] Hecha pública por José María Zavala en su libro “El secreto mejor guardado de Fátima”, editorial Planeta, 2º edición, 2017, pág. 229.

[2] ¿Y si esos cien años comenzaron el 13 de mayo de 1917?

[3] http://forosdelavirgen.org/55511/es-hora-de-traer-de-vuelta-la-oracion-a-san-miguel-arcangel-2012-12-17/

[4] http://www.marienfried.com/espanol/Nuestra%20Senora%20del%20Buen%20Suceso%20web.pdf

[5] https://uncioncatolica.wordpress.com/2012/11/30/su-santidad-juan-pablo-ii-dijo-sobre-la-profecia-de-salette-francia-que-es-la-reina-de-las-profecias-y-su-santidad-benedicto-vxi-ha-dicho-sobre-la-profecia-de-fatima-la-profecia-de-fati/

[6] Los mensajes pueden verse aquí: http://forosdelavirgen.org/2903/el-mensaje-de-la-virgen-dado-solo-a-la-vidente-melanie/

http://forosdelavirgen.org/58905/los-secretos-que-la-maria-entrego-a-los-videntes-de-la-salette-hablan-de-nuestra-epoca-2014-02-26/

[7] Véase el Diario completo de Santa Faustina en https://www.faustyna.pl/es/Dzienniczek/Dzienniczek.php?token=1494238259bZYfm2nw2Z5rMOMhH

[8] http://forosdelavirgen.org/20/nuestra-senora-reina-del-universo-de-heede-alemania-1-de-noviembre/

[9]  http://www.de-vrouwe.info/es/1945-1959/124-botschaft-1958

[10] http://forosdelavirgen.org/120/los-papas-la-iglesia-y-los-sacerdotes-en-garabandal/

[11] Pablo VI sentía una predilección muy especial por Garabandal, haciendo traer a Conchita por dos veces al Vaticano.

[12] – Permitió la publicación en L´Osservatore Romano de las líneas de interpretación dadas por los obispos de Malta de la Amoris Laetitia, donde se permitía la comunión de los adúlteros que vivieran juntos sin castidad: https://infovaticana.com/2017/01/16/los-obispos-malta-gozo-publican-directrices-la-aplicacion-amoris-laetitia/

– Dijo en el avión de vuelta desde Lesbos que Amoris Laetitia había introducido cambios en la doctrina previa en relación con la disciplina para el acceso a los sacramentos de los que vivieran en adulterio sin castidad: http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1351299ffae.html?sp=y

– Escribió una Carta a los obispos argentinos indicando que la única interpretación posible del Capítulo VIII de Amoris Laetitia erala de considerar que sí, que ahora los que vivan en adulterio sin castidad pueden comulgar: http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=27335 y http://www.infocatolica.com/?t=ic&cod=27337

– Lo mismo han expresado sus colaboradores principales: Antonio Spadaro,S.J (http://infocatolica.com/blog/reforma.php/1606151019-380-amoris-latitia-8-iy-ahora),el Card. Schönborn (http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=28759, https://denzingerbergoglio.com/2016/04/14/amoris-laetitia-evangelio-apocrifo-bergogliano-para-el-hombre-del-siglo-xxi/ , http://www.antoniosocci.com/bergoglio-gesu-papa-pensa-migliore-del-nostro-salvatore/ y http://www.religionconfidencial.com/vaticano/Cardenal-Schonborn-Amoris-Laetitia-irregulares_0_2694330559.html ) e incluso el Card. Coccopalmerio, presidente del Pontificio Consejo para los Textos legislativos  (http://www.catholicherald.co.uk/news/2017/02/15/cardinal-remarried-can-take-communion-if-continence-is-impossible/ y http://infocatolica.com/blog/praeclara.php/1703100120-el-card-coccopalmerio-y-las-b y https://enraizadosencristo.wordpress.com/2017/03/08/coccopalmerio-avala-la-comunion-sacrilega-para-adulteros-francisco-y-yo-siempre-pensamos-lo-mismo/comment-page-1/ y http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=28598)

[13] https://www.youtube.com/watch?v=RbpcNrkY0Bk

[14] http://peru21.pe/mundo/papa-francisco-autoriza-comulgar-mujer-casada-divorciado-2180142

[15]http://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2017/02/26/0124/00295.html (párrafo penúltimo)

 https://adelantelafe.com/papa-francisco-una-riqueza-quien-no-pueda-ir-misa-catolica-vaya-la-anglicana/

[16] https://adelantelafe.com/luteranos-reciben-la-comunion-una-misa-san-pedro-roma/

[17] Cfr. LANÚS, SANTIAGO,  Madre de Dios y Madre nuestra: Fátima, Amsterdam, Garabandal, editorial San Isidro, Pueblo de María, 2013, pág. 306.

[18] Cfr. LANÚS, SANTIAGO,  Madre de Dios y Madre nuestra: Fátima, Amsterdam, Garabandal, editorial San Isidro, Pueblo de María, 2013, pág. 264.

[19] Así lo ha contado Sor María Nieves, preceptora de Conchita durante algunos años de su vida: https://www.youtube.com/watch?v=Waql0-03Cz8.¿Se podría estar refiriendo al pasado Sínodo sobre la Familia en que se mostró abiertamente la lucha entre la Iglesia fiel y la apóstata, favorable a dar la comunión a los que viven en adulterio sin castidad, y que ha fructificado en la infausta Amoris Laetitia o a otro posterior que aún está por venir?

[20] Pueden leerse aquí: http://es.catholic.net/imprimir.php?id=15151

http://www.corazones.org/maria/akita.htm

[21] Los mensajes pueden verse aquí: http://forosdelavirgen.org/33/madre-del-verbo-de-kibeho-rwanda-28-de-noviembre/

https://moralyluces.wordpress.com/2013/12/03/

[22] Recordemos a Jeremías y su durísima profecía del libro de las Lamentaciones, anunciando el castigo de Dios a Judá por su apartamiento de los mandatos de Dios, castigo que llegó con la conquista de Nabucodonosor y el destierro a Babilonia. El relato de Jeremías de esa conquista es brutal: las mujeres violadas, las madres devorando a sus hijos de pura hambre, los niños muriendo en las plazas por no tener un pedazo de pan que llevarse a la boca, los jóvenes asesinados, los hombres caminando como sombras delante del carro de Nabucodonosor, camino del destierro… 

[23] La Revolución Portuguesa de 1910, había depuesto a la Monarquía reinante y proclamado la República, que estaba compuesta principalmente por francmasones de alto rango. El gobierno, incluso se entrometió en los seminarios, reservándose el derecho de nombrar profesores y determinar los programas. En 1911, las persecuciones culminaron con la ley de Separación de la Iglesia y el Estado. El autor de estas leyes feroces, Alfonso Costa, declaró: “Gracias a estas leyes de separación, en dos generaciones, el Catolicismo será completamente eliminado de Portugal.

[24] “Aquella santa unión de los cristianos, llamada por el Apóstol sacramento grande en Cristo y en la Iglesia,[15] , reclama también toda nuestra solicitud, por parte de todos, para impedir que, por ideas poco exactas, se diga o se intente algo contra la santidad, o contra la indisolubilidad del vínculo conyugal. Esto mismo ya os lo recordó Nuestro predecesor Pío VIII, de s. m., con no poca insistencia, en sus Cartas. Pero aun continúan aumentando los ataques adversarios. Se debe, pues, enseñar a los pueblos que el matrimonio, una vez constituido legítimamente, no puede ya disolverse, y que los unidos por el matrimonio forman, por voluntad de Dios, una perpetua sociedad con vínculos tan estrechos que sólo la muerte los puede disolver. Tengan presente los fieles que el matrimonio es cosa sagrada, y que por ello está sujeto a la Iglesia; tengan ante sus ojos las leyes que sobre él ha dictado la Iglesia; obedézcanlas santa y escrupulosamente, pues de cumplirlas depende la eficacia, fuerza y justicia de la unión. No admitan en modo alguno lo que se oponga a los sagrados cánones o a los decretos de los Concilios y conozcan bien el mal resultado que necesariamente han de tener las uniones hechas contra la disciplina de la Iglesia, sin implorar la protección divina o por sola liviandad, cuando los esposos no piensan en el sacramento y en los misterios por él significados.” El mismo Código de Derecho Canónico (canon 2356) reservaba pena de excomunión al cónyuge de un matrimonio canónico válido que se casara por lo civil con otra persona y consintiese en él tras ser advertido por el Ordinario. Antes de ser advertido recaía sobre él la pena de ser persona “infame”. Hoy en día, al contrario, ¡ay!, se alaba la fidelidad de los adúlteros que permanecen juntos muchos años – sin castidad, porque se dice que es imposible (negando la gracia, al modo luterano) – por el bien de los hijos habidos en esa nueva relación, y el mismo Francisco así lo considera:  http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=27335 y http://www.infocatolica.com/?t=ic&cod=27337. También lo ha dicho el Card. Coccopalmerio, interpretando “auténticamente” Amoris LAetitia por encargo de Francisco: http://infocatolica.com/blog/praeclara.php/1703100120-el-card-coccopalmerio-y-las-b y https://enraizadosencristo.wordpress.com/2017/03/08/coccopalmerio-avala-la-comunion-sacrilega-para-adulteros-francisco-y-yo-siempre-pensamos-lo-mismo/comment-page-1/

[25] Recordemos también otro dato en el que la Virgen nos deja claro la necesidad de la santidad para entrar en el Cielo. En la primera aparición, el 13 de mayo de 1917, a la pregunta de Sor Lucía sobre una amiga suya mayor que ella que ya había muerto, llamada Amelia la Virgen contesta: “Estará en el Purgatorio hasta el fin del mundo”. Tremendo. ¡Cuán diferente a tantas predicaciones donde se nos dice que todos vamos al Cielo, seamos como seamos, pues Cristo ya nos salvó a todos…! No. Sólo entran en el Cielo los que mueren en gracia de Dios, y, con todo, muchos, la mayoría, habrán de pasar largos años en el Purgatorio, purgando la pena de sus pecados.

[26] Esta semana mismo pudimos comprobarlo: http://www.periodistadigital.com/religion/mundo/2017/05/11/anselmo-borges-nuestra-senota-no-se-aparecio-en-fatima-a-los-pastorcillos-iglesia-religion-dios-jesus-papa.shtml

[27] http://www.religionenlibertad.com/sor-lucia-el-padre-fuentes-y-la-que-se-armo-15385.htm y http://www.fatima.org/span/crusader/cr75/cr75pg50.pdf

[28] Se trató de una inusual aurora boreal que afectó a casi todo el hemisferio norte a las 2 de la mañana del día 26 de enero de 1938: se vio en toda España, Europa y Norteamérica. Dejamos constancia de las reseñas periodísticas de ese día en el Abc de Sevilla  (y 2) y de Madrid. Incluso hay alguna foto.

[29] http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20000626_message-fatima_sp.html

[30] http://www.fatima.org/span/essentials/opposed/1930-2004.asp

[31] http://forosdelavirgen.org/103114/tercer-secreto/

[32] https://www.youtube.com/watch?v=80ktg5mMv9U

[33] http://w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/speeches/2010/may/documents/hf_ben-xvi_spe_20100511_portogallo-interview.html

[34] http://comovaradealmendro.es/2017/05/documento-secreto-1918-del-archivo-vaticano-revela-plan-masonico-destruir-trono-altar/

[35] http://www.fatima.org/weop/span/s6cp10.asp

[36] http://statveritasblog.blogspot.com.es/2013/02/fatima-respuesta-de-antonio-socci-al.html

[37] No se pierdan estos dos vídeos. Entenderán todo sobre Putin, al que muchos consideran al paladín del cristianismo… ¡Qué confundidos están! https://www.youtube.com/watch?v=KQs2L7JTGZw y https://www.youtube.com/watch?v=7o_qBxIcP8w

[38] http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=26997, y http://www.diariocristianoweb.com/2016/07/03/putin-contra-la-iglesia-rusia-prohibe-la-evangelizacion-en-todo-su-territorio/ y http://www.noticiacristiana.com/sociedad/persecuciones/2016/07/putin-ley-prohibe-evangelismo.html

[39] http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/putin-inaugura-moscu-una-las-mezquitas-mas-grandes-europa-4531867

[40] https://it.aleteia.org/2016/11/09/giovanni-paolo-ii-preghiera-consacrazione-mondo-maria/

[41] El mismo Benedicto XVI le escribió a Antonio Socci una carta dándole las gracias por el libro, agradeciéndole “los sentimientos que lo han sugerido”. Parece todo un arrepentimiento de nuestro Papa ante lo que tuvo que hacer, por presiones muy poderosas, en 2000. Un extracto del mismo puede verse aquí: http://forosdelavirgen.org/3689/el-cuarto-secreto-de-fatima-o-segunda-parte-del-tercer-secreto/

[42] http://infocatolica.com/blog/contracorr.php/1310100602-ies-la-consagracion-de-rusia

[43] https://actualidad.rt.com/sociedad/view/129165-mapa-pais-tasa-divorcios

[44] Como indica Antonio José Sánchez Sáez en su artículo “La última herejía: el pauperismo la pauperolatría”, publicado en la web Comovaradealmendro: “Nótese que el marxismo dice ayudar al pobre pero condena en la pobreza mortal a toda la sociedad: no mejora económicamente al desvalido sino que iguala en perfecta penuria a la sociedad entera. Necesitan que haya pobres, porque reduciendo la alimentación y los bienes de todos mantienen su sistema comunista suscitando constantemente en ellos la envidia de los bienes ajenos. Lo estamos viendo en Venezuela y lo hemos visto en todos los países comunistas del s XX. No son los marxistas los amigos del pueblo sino sus más fanáticos enemigos, porque, como ideología inspirada por el Demonio que es (Marx era satanista, recordémoslo, al igual que muchos de sus acólitos, como Bakunin, Prouhon, Joanna Southcott, Heine, Moses Hess, Engels, Netchaiev, Helena Petrovna Blavatsky, Carducci, etc.) sólo desea la destrucción del hombre.”.  Cfr. http://comovaradealmendro.es/2017/04/la-ultima-herejia-pauperismo-la-pauperolatria/#_ftn3 Y otros muchos comunistas y judíos, que han deformado la filosofía y la política del s. XX, como Jacob Lastrow, Max Hirsch, Edgar Löening, Wirschauer, Babel, Schatz, David Ricardo, Liebknecht, Rosa Luxemburgo, Kurt Eisner, Sigmund Freud, Vela Kunh, Lenin, Trotski, Zinoviev, Kruschev, etc. También toda la Escuela de Frankfurt, compuesta por falsos judíos, teorizaron sobre el marxismo, que profesaban con delectación: Horkheimer, Adorno, Lukacs, Fromm, Marcuse, Habermas, etc. Muchos falsos judíos de la Escuela de Frankfurt, tras la persecución nazi, acabaron huyendo por todo el mundo, sobre todo a Norteamérica, donde Rockefeller les ofreció cobijo en la Universidad de Columbia.

[45] http://forosdelavirgen.org/99722/melanie-salette/

[46] Los libros recientes al respecto dan detalles, pruebas, testimonios y declaraciones de todo tipo: del más reciente texto es “Fátima toda la verdad”, del periodista del semanario “Familia Cristiana” Saverio Gaeta. Otras obras como “El secreto mejor guardado de Fátima”, de José María Zavala, que acabamos de leer, con documentos inéditos de sor Lucía y el libro “Fátima y el secreto no desvelado”, del vaticanista italiano Marco Tossati, también han sido tajantes al respecto. Todo, por amor a la verdad y para el bien de la Iglesia.

[47] http://opusdei.es/es-es/article/2-la-tercera-campanada/ , http://ramblalibre.com/2016/12/25/la-tercera-campanada-1-toda-una-civilizacion-se-tambalea-impotente-y-sin-resortes-morales/ y http://ramblalibre.com/2016/12/26/la-tercera-campanada-y-2-se-teme-mas-el-juicio-de-los-hombres-que-el-juicio-de-dios/

[48] http://www.padrepiomexico.org/2014/11/la-carta-secreta-del-padre-pio.html

[49] Págs. 229 y 230 del último libro de José María Zavala, opus cit.

[50] Los detalles pueden verse en:

 http://www.fatima.org/span/news/newsviews/sp_fourthsecret.asp y en http://www.liberoquotidiano.it/news/italia/11674430/Fatima–il-quarto-segreto-esiste.html

[51] Estas distintas ubicaciones las confirma, con fotos incluidas, José María Zavala en su libro “El secreto mejor guardado de Fátima”, págs. 187 y ss.

[52] La hermana Lucía llegó a decir que si Portugal se aprobaba el aborto, la fe también se perdería. Lo refieren las hermanas de Sor Lucía en el Carmelo de Coimbra, en el libro aparecido en 2014 titulado “Un camino bajo la mirada de María”. En el libro, sin embargo, las monjas dicen que en una ocasión, mientras estaba meditando, la Hermana Lucía, quien prácticamente nunca habló de los mensajes, “se le escapó” que “si Portugal no aprueba el aborto, entonces estará a salvo, pero si lo aprueba tendrá mucho que sufrir”.

“Por el pecado de la persona, la persona es responsable y paga por él, pero por el pecado de la nación toda la gente paga por ello, porque los gobernantes que promulgan las leyes injustas lo hacen en nombre de las personas que los eligieron.”

Añaden las monjas, en el libro: Hoy Portugal está bajo el peso de tres pecados sociales que requieren la reparación y conversión: el divorcio, el aborto y el matrimonio civil entre personas del mismo sexo. Es una gran crisis moral que explica todas las otras crisis. Un cuerpo enfermo con gangrena mejora con los tratamientos, pero mientras que la enfermedad puede mejorar, si el tratamiento no erradica la fuente del mal, la muerte será el fin”. Cfr. http://forosdelavirgen.org/92023/sorprendentes-nuevas-revelaciones-sobre-las-apariciones-de-fatima-de-las-monjas-que-convivian-con-sor-lucia/

[53] Frase referida por el fraile Michel de la Trinité, Tomo III de su Investigación “Toda la Verdad sobre Fátima”, pág. 533. Se trata, a mi juicio, sin duda, de la mejor investigación realizada hasta ahora sobre Fátima, con todo detalle y honestidad. Un resumen de su obra puede verse aquí: http://www.fatimacrusader.com/crthird/sfrpg12.asp

[54] https://issuu.com/ilcieloagarabandal/docs/n._5_cas_is y https://ortodoxiacatolica.org.mx/category/padre-pio-de-pietralcina/

[55] Frère Michel de la Sainte Trinité, The Whole Truth About Fatima, Vol. III, Immaculate Heart of Mary Press, Buffalo, NY, 1989, page 710.

[56] http://www.madredelleucaristia.it/root/esp/jou/page/ART_FULDA.php y http://www.virgendegarabandal.net/papas.htm

[57] http://forosdelavirgen.org/5002/virgen-de-fatima-13-de-mayo-de-1917-portugal/

[58] http://www.fatima.org/span/news/newsviews/sp_fourthsecret.asp y http://www.fatima.org/span/thirdsecret/realthirdsecret.pdf

[59] http://forosdelavirgen.org/8906/aparicion-de-rianjo-a-la-hermana-lucia-de-fatima-agosto-1931/

[60]  Padre Antonio María Martins, S.J.: “Documentos de Fátima.”, Porto, 1976, p. 453, traducción personal según el original portugués).

[61] https://onepeterfive.com/profile-the-life-of-dr-ingo-dollinger/

[62] https://onepeterfive.com/cardinal-ratzinger-not-published-whole-third-secret-fatima/

[63] http://www.katholisches.info/2017/03/fatima-und-das-dritte-geheimnis-zeuge-bestaetigt-dollinger-ich-kann-mir-das-dementi-roms-nicht-erklaeren/  y su traducción aquí: http://religionlavozlibre.blogspot.com.es/2017/03/el-vaticano-manipula-benedcito-sobre.html y https://onepeterfive.com/confirmation-father-dollingers-claim-cardinal-ratzinger-fatima/

[64] http://religionlavozlibre.blogspot.com.es/2017/03/el-vaticano-manipula-benedcito-sobre.html

[65] http://infocatolica.com/blog/delapsis.php/1605210802-benedicto-xvi-reafirma-que-el

[66] http://www.religionenlibertad.com/el-tercer-secreto-de-fatima-hoy-y-2-28069.htm

[67] http://wwwapostoladoeucaristico.blogspot.com.es/2013/03/una-profecia-casi-desconocida-de-san.html

[68]El cuarto signo es el horrible sacrilegio, realizado por aquél que se opone a Cristo, esto es por el Anticristo. Entrará en el templo santo de Dios y se sentará sobre Su trono haciéndose adorar a sí mismo como Dios. “Éste vendrá a oponerse contra todo lo que los hombres adoran y llaman Dios. El malvado vendrá con la potencia de Satanás, con toda la fuerza de falsos milagros y de falsos prodigios. Hará uso de todo género de engaño maligno para hacer el mal”. (2Ts. 2,4-9). “Un día veréis en el lugar santo a aquél que comete el horrible sacrilegio. El profeta Daniel ha hablado de él. El que lee, que entienda”. (Mt. 24,15). Hijos predilectos, para comprender en qué consiste este horrible sacrilegio, leed cuanto está predicho por el profeta Daniel.

“Anda Daniel, estas palabras deben permanecer ocultas y selladas hasta el tiempo del fin. Muchos serán purificados, blanqueados y acrisolados; pero los impíos continuarán obrando impíamente. Ninguno de los impíos entenderá estas cosas, pero los sabios comprenderán.

Ahora bien, desde el tiempo en que será abolido el sacrificio perpetuo y será erigida la abominación de la desolación, pasarán mil doscientos noventa días. Dichoso el que espere con paciencia y llegue a mil trescientos treinta y cinco días”. (Dn. 12,9-12). La Santa Misa es el sacrificio perpetuo, la oblación pura que es ofrecida al Señor en todas partes desde la salida del sol hasta el ocaso. El sacrificio de la Misa renueva el llevado a cabo por Jesús en el Calvario. Acogiendo la doctrina protestante, se dirá que la Misa no es un sacrificio, sino tan sólo la santa cena, esto es, el recuerdo de lo que Jesús hizo en su última cena. Y así será suprimida la celebración de la Santa Misa. En esta abolición del sacrificio perpetuo consiste el horrible sacrilegio, llevado a cabo por el Anticristo, el cual durará tres años y medio, es decir, mil doscientos noventa días.

[69]Cada vez me era más difícil ver a Cristo en alguno de mis superiores inmediatos. No había causa liberal que el Cardenal Bea no persiguiera. Incluso entonces percibía al jefe de los Jesuitas de esa época, el padre Jean Baptiste Janssens, como enemigo de la fe”.

 “El Papa está rodeado de hombres con atuendo clerical que no tienen la fe Católica; trabajan con fundaciones, organizaciones, grupos internacionales, instituciones financieras, gobiernos, universidades, y otras agencias para traer un nuevo orden mundial”.

[70] https://www.youtube.com/watch?v=SPBbTT6nTcQ y https://www.youtube.com/watch?v=Zvy2ADhwBKY

[71] En el discurso inaugural del Concilio Vaticano II incluso desdeñó el Tercer Secreto que había leído pocos años antes. Llega a decir: “Nos parece justo disentir de tales profetas de calamidades, avezados a anunciar siempre infaustos acontecimientos, como si el fin de los tiempos estuviese inminente.”

https://w2.vatican.va/content/john-xxiii/es/speeches/1962/documents/hf_j-xxiii_spe_19621011_opening-council.html

[72] http://www.traditioninaction.org/Questions/B352_Secret.html

[73] Cuando en 1946 Chanoine Barthas le preguntó a Lucía y al obispo de Leiria cuándo debería ser revelada esta tercera parte del “secreto”, ambos le contestaron, sin dudas y sin comentarios: “En 1960”. Y cuando les preguntó por qué había que esperar hasta entonces, los dos respondieron: “Porque la Santísima Virgen así lo quiere” (BARTHAS, C., La Virgen de Fátima, 1981, pág. 547). En este punto hay una cierta discordancia con las afirmaciones del Cardenal Bertone, quien en su reciente libro escrito con Giuseppe Carli, “La última vidente de Fátima”, explica en su pág. 117 que cuando él preguntó a Sor Lucía si fue la Virgen la que le indicó un plazo tan preciso, respondió: “Ha sido decisión mía porque consideraba que el año 1960 era una fecha lejanísima desde la redacción del ´Secreto´ de 1944 y porque pensaba que yo ya habría muerto para entonces y que, por lo tanto, ya se habría eliminado el último obstáculo para la interpretación y divulgación del ´Secreto´. La Virgen no me ha comunicado nada al respecto”. Estas contradicciones en el libro de Bertone nos hacen sospechar mucho porque el entonces Secretario de Estado no grabó las conversaciones con Sor Lucía ni le hizo firmar declaración alguna. A la vista de las contradicciones flagrantes detectadas por Socci y por otros, creemos más en esto a Barthas. La tesis de Bertone implica que o Barthas  o Sor Lucía o Mons. José Alves Correia da Silva mintieron, o todos ellos. Y no es admisible.

[74] Veo el Vaticano y entro con la Señora en la basílica de San Pedro. Caminamos por el pasillo del medio y nos detenemos más o menos en medio de la Basílica. A ambos lados veo gradas, bancos que suben de forma escalonada. En esos bancos veo sentados cardenales y obispos con mitras blancas. La Señora dice: Fíjate bien, esos son los obispos de todos los países. Entonces veo al Papa sentado, con una tiara. Está sentado al final del pasillo del centro. En torno a él, veo un par de eclesiásticos de pie. En una mano tiene un cetro y la otra mano la tiene con dos dedos levantados, en la posición acostumbrada. El Papa tiene un libro grande y grueso delante de él. La Señora dice: Escucha bien, hija. Ya ha habido cambios y otros están en preparación (se refiere a los del Concilio). Sin embargo, quiero traer el mensaje del Hijo. La doctrina es buena; no obstante, las leyes pueden y deben ser modificadas. Quiero decirte esto precisamente hoy, porque el mundo se encuentra en una gran revolución. Nadie sabe en qué dirección hay que ir. Por eso, el Hijo quiere que yo de este mensaje”. En este momento la visión del Concilio es interrumpida, y la vidente es guiada ante la cruz para compartir un sufrimiento doloroso: “Y ahora me encuentro de repente delante de una gran Cruz. La miro y siento dolores espantosos. Me dan calambres de los pies a la cabeza. Es como si todos los músculos de los brazos se contrajeran, obligándome a cerrar los puños. Siento como si se me desgarrara la cabeza y como una sensación de fiebre y que la cabeza se fuera a reventar. Por eso me pongo a llorar. Ya no puedo soportarlo más y le pido a la Señora si todo eso podría pasar. Entonces Ella sonríe. El dolor dura un poco más y luego todo se acaba. Entonces la Señora me dice: Que todos vuelvan a la Cruz; sólo entonces habrá paz y tranquilidad. Mientras estoy todavía con la Señora de pie ante la Cruz, Ella dice: Repite lo que digo. (…) Y de repente veo que la Señora se vuelve aún más hermosa de lo que ya era”. A continuación la Virgen le enseñó la oración de la que se hablará en 8.3. Continúa la visión: “Entonces la Señora junta las manos”, e Ida vuelve a ver al Santo Padre con los cardenales y obispos. “Luego la Señora dice, como si se dirigiera al Papa: Tú puedes salvar el mundo. Ya lo he dicho otras veces: Esta es la oportunidad para Roma. Aprovecha este momento. Ninguna Iglesia en el mundo es estable como la tuya. Pero adáptate a tu tiempo e insiste en poner al día a los religiosos, sacerdotes, seminaristas, etc., etc. Insiste, llévalo a cabo hasta en los mínimos detalles. La doctrina permanece, pero las leyes pueden ser cambiadas. Haz que los hijos de este mundo gocen más del Memorial de mi Hijo” (11 de febrero de 1951).

[75] http://www.antoniosocci.com/testo-apocrifo-fatima-intanto-autentici-sconvolgenti-ignorati/

[76] Antes de que llegue el Aviso habrá “una tribulación que hará difícil practicar la religión” (Mari Loli, julio, 1975). Por ese motivo, según Mari Loli, parecerá que la Iglesia habría desaparecido. Aunque la Virgen no dijo que el Santo Padre se vería obligado a marcharse de Roma cuando se produjera el Aviso, “lo que me pareció a mí –tal vez en ese momento confundiera en mi mente lo que yo veía y lo que decía la Santa Madre, porque han pasado tantos años– fue que el Papa no podría estar en Roma abiertamente. Me entiende usted. A él también se le perseguirá y tendrá que esconderse como los demás” (Mari Loli, octubre, 1982). Esta tribulación religiosa y social tendría cierta relación con el comunismo: “era una invasión, bueno, algo que me pareció una invasión, algo muy malo en lo que el comunismo jugaba un papel importante, pero ya no recuerdo qué países o regiones se veían afectados. Estos graves acontecimientos tendrán lugar antes del Aviso, que ocurrirá cuando la situación esté en su peor momento” (Jacinta, agosto 1979). “Parecerá que los comunistas se han apoderado del mundo entero y será muy difícil practicar la religión, que los sacerdotes puedan decir misa o que el pueblo pueda abrir las puertas de las iglesias” (Mari Loli, octubre 1982). Cfr. LANÚS, S., Madre de Dios y Madre nuestra. Fátima, Amsterdam y Garabandal, ediciones San Román, 2013, pág. 213.

[77] http://statveritasblog.blogspot.com.es/2013/03/la-abdicacion-echa-luz-sobre-la-vision.html

[78] “Antes de todo, grandes desórdenes llegarán, en la Iglesia y en todas partes. Luego, después, nuestro Santo Padre el Papa será perseguido. Su sucesor será un pontífice que nadie espera. Entonces, después, una gran paz vendrá, pero no durará mucho tiempo. Un monstruo vendrá a perturbarla.

Todo lo que te digo aquí llegará en el otro siglo, a más tardar en el año dos mil” (esto se ha atrasado varios años, por pura misericordia de Dios, añado yo).

Esto podría llegar a ser el preludio de la segunda venida de Cristo como lo expresa el catecismo de la Iglesia Católica:

Antes de la segunda venida de Cristo, la Iglesia debe pasar por un juicio final que sacudirá la fe de muchos creyentes. La persecución que acompaña a su peregrinación en la tierra desvelará el “misterio de la iniquidad” en forma de un engaño religioso ofreciendo a los hombres una aparente solución a sus problemas al precio de la apostasía de la verdad. El supremo engaño religioso es el del Anticristo, un pseudo-mesianismo por el cual el hombre se glorifica en lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne… (CIC 675). La Iglesia sólo entrará en la gloria del reino a través de esta pascua final, cuando ella siga a su Señor en su muerte y resurrección… (CIC 677). http://forosdelavirgen.org/58469/el-sueno-de-las-dos-columnas-de-don-bosco-profecia-respecto-a-benedicto-xvi-2013-02-16/

[79] Véase el libro de SAVERIO GAETA, Il Veggente, Salani Editor, Milano, 2016.

[80] La Señora de todos los Pueblos habla también de otro tipo de castigo causado por el mismo hombre. En el siguiente pasaje, tomado del mensaje de Ámsterdam del 27 de diciembre de 1947, la vidente Ida Peederman dice: “Veo América y Europa una al lado de la otra. Después veo escrito: ‘Guerra económica, boicot, crisis monetarias, calamidades’. Luego veo imágenes espantosas de personas frente a mí. Veo caras, caras hinchadas, llenas de úlceras, como una especie de lepra. Luego siento enfermedades terribles y mortales: cólera, lepra, todo lo que esa gente tiene que sufrir. Entonces todo eso desaparece y veo cositas negras flotando a mí alrededor. Intento saber lo que es, pero no lo logro; parece como polvo muy fino. No puedo distinguir con mis ojos lo que es. Es como si tuviera que mirar a través de algo, y allá abajo veo magníficos campos blancos y sobre ellos veo esas cositas negras, pero ahora agrandadas y como si tuvieran vida. No sé cómo explicarlo. Pregunto a la Señora: ‘¿Esos son bacilos?’ Ella responde muy seria: Es algo infernal. Entonces siento que se me hincha la cara y todo el cuerpo. Siento que tengo la cara monstruosa y toda rígida e hinchada. No puedo moverme. Oigo decir a la Señora: Y eso están inventando. Y luego en voz muy baja: Es el ruso, pero también los otros. Después dice la Señora con fuerza: Pueblos, ¡están avisados!”.

[81] http://www.marie-julie-jahenny.fr/les-evenements-annonces.htm

[82] “EL TERCER SECRETO DE FATIMA – Versión Diplomática. «No tengas temor, querida pequeña. Soy la Madre de Dios, que te habla y te pide hagas público el presente Mensaje para el mundo entero. Haciendo esto, encontrarás fuertes resistencias. Escucha bien y pon atención a esto que te digo: Los hombres deben corregirse. Con humildes suplicas, deben pedir perdón de los pecados cometidos y que pudiesen cometer. Tu deseas que Yo dé una señal, para que cada uno acepte Mis Palabras que Yo digo por mediación tuya, al género humano.» «Has visto el Prodigio del Sol, y todos, creyentes, incrédulos, aldeanos, ciudadanos, sabios, periodistas, laicos, sacerdotes, todos lo han visto.

Y ahora proclama en mi Nombre: Un gran castigo caerá sobre todo el género humano, no hoy, ni mañana, sino en la segunda mitad del Siglo XX. Ya lo había revelado a los niños Melania y Massimino, en La Salette, y hoy lo repito a ti, porque el género humano ha pecado y pisoteado el Don que había hecho. En ningún lugar del mundo hay orden, y satanás reina sobre los más altos puestos, determinando la marcha de las cosas.» «Él, (demonio), efectivamente, logrará introducirse hasta la cumbre de la Iglesia; él logrará seducir los espíritus de los grandes científicos que inventan las armas, con las cuales será posible destruir en pocos minutos gran parte de la humanidad. Tendrá en poder a los potentes que gobiernan los pueblos, y los incitará a fabricar enormes cantidades de estas armas. Y si la humanidad no se opusiese a esto, estaré obligada a dejar libre el brazo de Mi Hijo. Entonces se verá que Dios castigará a los hombres con mayor severidad como no había hecho con el diluvio. » «Llegará el tiempo de los tiempos y el fin de los fines, si la humanidad no se convierte, y si todo debería continuar como ahora, o peor, debería agravarse mucho más, los grandes y los potentes perecerán junto a los pequeños y los débiles.»

«También para la Iglesia, llegará al tiempo de Sus más grandes pruebas. Cardenales se opondrán a Cardenales, los Obispos a Obispos. Satanás caminará por entremedio de sus filas, y en Roma habrá cambios. Lo que está podrido caerá, y lo que caerá, ya no se levantará más. La Iglesia será ofuscada y el mundo trastornado por el terror. Tiempo llegará, en que ningún Rey, Emperador, Cardenal u Obispo, esperará a Aquél, que sin embargo vendrá; pero para castigar según los designios del Padre mío. Una gran guerra se desencadenará en la segunda mitad del Siglo XX.»

«Fuego y humo caerán del Cielo, las aguas de los océanos se volverán vapores y la espuma se elevará revolviendo y hundiendo todo. Millones y millones de hombres perecerán de hora en hora; aquellos que queden en vida envidiarán a los muertos.» «Por cualquier sitio por donde se dirija la mirada, habrá angustia, miseria, ruinas en todos los países.

¿Ves? el tiempo se acerca siempre más y el abismo se engrandece sin esperanza. Los buenos perecerán junto a los malos, los grandes con los pequeños, los príncipes de la Iglesia con sus fieles y los gobernantes con sus pueblos.»

«Habrá muerte por todas partes por causa de los errores cometidos por los insensatos y por los partidarios de satanás el cuál entonces, y sólo entonces, reinará sobre el mundo, por último, cuando aquellos que sobrevivirán a todo evento, estén aún con vida, proclamarán nuevamente a Dios y a Su Gloria y Le servirá como en un tiempo, cuando el mundo no era así de pervertido. Ve, pequeña mía, y proclámalo. Yo a tal fin, estaré siempre a tu lado para ayudarte.»”

[83] https://www.yumpu.com/es/document/view/19684616/testimonios-publicados-neues-europa-1963/3

 

Descargue este documento en PDF: La parte aún no revelada del Tercer Secreto de Fátima versa sobre la gran apostasía en la Iglesia 2

About the author

mm

Juan Suárez Falcó

"Un cántico nuevo (Apoc. 14, 3)"
juan.suarez@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

1 Comment

  • Amigo en la fe: comparte este documento Salvemos nuestra fe. Debemos tener en nuestra mente, en nuestro corazón una oración, para el sostenimiento de nuestra fe. Dios te bendiga! Dios mío, perdóneme! Nuestra Señora de Guadalupe!, últimas palabras de nuestra vida terrenal.

A %d blogueros les gusta esto: