Nuestros articulos

CARTA ABIERTA A JORGE MARIO BERGOGLIO

Damos la bienvenida a Como Vara de Almendro al periodista y escritor Ricardo Manuel Muñoz Gómez. Nacido en Madrid, lugar donde culminó sus estudios de periodismo en la Universidad Complutense. Trabajó posteriormente como redactor jefe en Antena 3 radio. Más tarde, decidió dejar su España natal y en la actualidad radica en México. Hoy, festividad de San Francisco de Asís, inicia su trabajo con nosotros presentándonos este excelente artículo en el que analiza, a modo de carta abierta a Francisco, algunos de los acontecimientos nefastos de su andadura de más de seis años regentando la Sede de Pedro.

Esperamos que su esfuerzo al redactar este texto ayude a muchos a abrir los ojos y a investigar tantas apostasías y males que Bergoglio ha venido evidenciando contra la Iglesia católica.

Nuestro más sincero agradecimiento a Ricardo Manuel. Esperamos nuevos artículos que sigan formando e informando a todos quienes hacemos y leemos esta web.

Dios te bendiga.

El equipo de Como Vara de Almendro.

 

El grado de osada confianza que está desarrollando, con el paso de los años de su falso pontificado, está llevando a Jorge M. Bergoglio a una audacia extrema en el mantenimiento de unos postulados y doctrinas que pueden destrozar a la Iglesia Católica verdadera.

Todo lo declaradamente “misericordioso” que es para con las cuestiones interreligiosas (islamismo, budismo, indigenismo de todo pelaje, luteranismo, judaísmo, evangelismo), ecológicas (pachamamismo y ONGismo) y carnales (homosexuales, lesbianas, travestis, transgénero e invertidos de todo tipo), se lo está negando a “su” Iglesia, la única VERDADERA, la de Cristo en la Santísima Trinidad, la Madre Celestial y los Santos y Mártires que la han conformado a lo largo de toda su Historia.

Sin entrar a ocuparnos de sus máximas herejías lanzadas a los cuatro vientos, como la declaración de Cristo como portador de ¡¡SANGRE PAGANA!! o de que la Santa Cruz fue ¡¡EL FRACASO DE DIOS!!, vamos a analizar una de sus últimas “barrabasadas” (y nunca mejor utilizado el término):

“EL DOCUMENTO SOBRE LA FRATERNIDAD HUMANA POR LA PAZ MUNDIAL Y LA CONVIVENCIA COMÚN”.

Analicemos, pues, este “manifiesto” del simpático argentino, teñido de principios masónicos en todas sus líneas, “perpetrado” el pasado 4 de Febrero de 2019, con motivo del “Encuentro interreligioso” que “concelebró” en honor a religiones y sectas de todo color, ideas, tendencias y ambiciones, que más pareció un akelarre que otra cosa, una especie de discurso de principios e intenciones de cualquier ambicioso político al uso.

El conciliábulo, previo y preparatorio al luterano, marxista y, por tanto, satánico Sínodo A-masónico, se produjo, como no, en tierra hereje, donde tanto gusta viajar y manifestarse el argentino, entre “amigos ecuménicos”, concretamente en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, centro de los enemigos declarados de Cristo y su Santa Iglesia, con un “bondadoso” anfitrión, el gran imán Al-Azhar.

En el mismo, como es habitual en sus “mitines”, Bergoglio ignora por completo las palabras “Dios (el católico y verdadero)”, “Cristo”, “Virgen María” o “Iglesia Católica”, pero continúa con la matraca de la civilización moderna y los campos de la ciencia, la tecnología, la medicina, la industria, el bienestar y el medioambientalismo, es decir, abaja su discurso al plano más humano y carnal del hombre, a su naturaleza física, calificando tales avances del mundo desarrollado como “históricos, grandes y valiosos”.

¡¡ Caramba!! y yo pensando que el progreso secular del hombre pasaba por su espiritualidad y acercamiento al Creador…

Y, claro, como lo suyo es dar una de cal y otra de arena, a renglón seguido continúa diciendo que “se constata un deterioro de la ética que condiciona la acción internacional” (?) y un “debilitamiento de los valores espirituales y del sentido de responsabilidad” (?).

 De nuevo, quedo perplejo ante tanta vacua ambigüedad indescifrable. Por supuesto, Dios no aparece por ningún sitio, ¿quién le da vela en este entierro?

Y continúa con sus “perlas y puntadas” vacías, vagas y obscuras, diciendo que eso conduce a una “sensación general de frustración, soledad y desesperación, llevando a muchos al extremismo ateo o agnóstico, el fundamentalismo religioso y el integrismo, lo que aboca a otras personas a ceder a formas de dependencia y de autodestrucción individual y colectiva”.

Veamos qué es lo que quiere decir con estas palabritas de político de pueblo y teólogo de la liberación. En primer lugar habla de que el hombre se encuentra solo y desesperado como consecuencia (según dijo antes) del deterioro de la ética, los valores espirituales y la responsabilidad (tampoco habla de Dios para nada) y que esas carencias provocan los extremismos y fundamentalismos actuales.

¿Acaso no están protagonizados por el Islamismo? ¿Conoce usted algún verdadero católico que vaya atentando con bombas, puñales o fusiles al prójimo?

Y, ¡oh, maravilla!, acaba aludiendo al “integrismo ciego”, en un claro ataque entrevelado a su propia Iglesia Tradicional y Remanente, la que quiere destruir con todos los medios a su alcance. Si no hubiera sido así, habría delimitado con justicia los términos, explicitando los responsables de cada uno de los desatres a que alude, algo que, al parecer, su anticlericalismo le impide.

En los mismos términos nos explica que el extremismo religioso (nunca practicado por el católico auténtico, apunto), hace referencia al sentimiento nacional de los pueblos, con lo que deja entrever que debemos olvidarnos de permanecer a una etnia determinada, a sentir en términos patrióticos nacionales y, por supuesto, abandonarnos al “misericordioso” acogimiento de todo tipo de inmigración, aunque sea nefasta e insoluble con las naciones receptoras.

¿Se le olvida a Jorge que los islamistas norteafricanos y negros subsaharianos están destrozando el sistema de valores y las sociedades occidentales desarrolladas? ¿Se le olvida que están matando, violando, robando y saqueando las arcas públicas creadas con el trabajo de sus nacionales? ¿Se le olvida que su consigna es “matar al infiel”, “sharia”, “nosotros entramos en pateras, vosotros saldréis a nado”, “violad, pegad y matad a los infieles”, “stop democracia, instalaremos el islamismo”?

Parece ser que es usted el único que no se entera… ¿o no quiere enterarse?

Eso sí, en su discurso no pasó por alto que el “extremismo religioso y nacional, occidental y oriental (¡¡cómo se pueden mezclar churras con merinas!!), está produciendo incertidumbre, desilusión y miedo al futuro pues está controlado por intereses económicos miopes”. ¿Pero no decía un poco antes que los avances del mundo desarrollado son “históricos, grandes y valiosos”?

Y vuelve a incidir en que la “explotación injusta de los recursos naturales beneficia a una minoría de ricos y provoca un gran número de enfermos, necesitados y muertos, siendo millones los niños victimizados y que, sobre esto, reina un silencio internacional inaceptable”. Vuelve a resonar su carácter comunistoide de teólogo de la liberación.

¿Sabe usted cuál es el colectivo humano que más palía esas carencias? ¿También se le olvido que es la Iglesia Catolica? ¿Por qué no dedica sus esfuerzos a ayudarla en su labor, en lugar de reunirse con quienes la pisotean, maltratan, destruyen y matan?

Curiosos amagos de santo mezclados de fariseísmo. Más confusión, desorden y engaño.

Y ahora vamos con su piadosa visión de la familia. Ya saben, una puñalada y una palmadita.

Ahora nos apostoliza diciendo que “es evidente que la familia es el núcleo de la sociedad para engendrar, criar, educar, proteger y dar una moral sólida a los hijos”.

Todo muy bien pero no pudo llegar más que hasta “dar moral”. Ni un paso más. Porque lo siguiente, lo que debería haber dicho como cabeza Eclesial, es que la familia es el núcleo fundamental donde infundir a los niños la instrucción religiosa católica pertinente, como fuente de Almas que deberán regir un mundo futuro basado en los valores que Cristo nos transmitió. Habría que recordarle al argentino que ese es el ÚNICO Camino para contrarrestar el relativismo modernista demoníaco que los está fagocitando.. y que tanto promueve él mismo con sus charletas ecumenico-misericordioso-pachamamistas.

Además, en otro arrebato de relativismo sibilino, que reafirma la falta de Dios que tiñe su discurso, legitima todo movimiento religioso y lo equipara a la Verdad Católica. El argentino llama a reavivar el “sentimiento religioso en las nuevas generaciones con una educación sana, valores morales y enseñanzas religiosas adecuadas para afrontar individualismos y extremismos ciegos en todas sus formas y manifestaciones”.

De nuevo, no acotando ni invocando a Dios en su dialéctica, no solo hace tabla rasa en la observancia de cualquier religión como legítima, sino que vuelve a arremeter, de forma soterrada, contra los grupos que mantienen el depósito de la Fe Verdadera, pues los califica como “extremistas y radicales ciegos”.

¿A quién pretende confundir, Jorge? ¿Intenta conciliar con sus heréticos y asesinos anfitriones? ¿Se averguenza del ÚNICO Dios Verdadero y de los que lo seguimos? ¿Por qué lo esconde? ¿Quiere igualar la religión más importante del Planeta con las sectas de sus infieles amiguetes?

Y, de nuevo, apostilla: ”El primer y más importante objetivo de las religiones es el de creer en Dios (por fin lo nombra, pero ¿en qué dios?), honrarlo y llamar a todos los hombres a creer que este universo depende de UN DIOS que lo gobierna, es el Creador que nos ha plasmado con su sabiduría divina y nos ha concedido el don de la vida para conservarlo”.

Yo, más que “plasmado”, quedo pasmado ante tan alta clase de teología y de UN DIOS tan indefinido y abierto a satisfacer a tirios y troyanos.

Continúa su “misericordioso” discurso diciendo que nadie tiene derecho a quitar el don de la vida, amenazarla o manipularla a su antojo, sino que debe ser protegida desde su inicio hasta la muerte natural. Por ello condena los genocidios, las migraciones forzosas, el tráfico de órganos humanos, el aborto, la eutanasia y las políticas que sostienen esas prácticas.

Pues creo que deberá explicar qué razones le impulsan a pedir a sus fieles que respeten la agenda mundial del NOM, la política y el Gobierno globalista de la ONU y los planes universalistas para una educación mundial que defiende todas esas aberrantes políticas que usted denuncia.

Señor mío, díganos, ¿está usted con Dios o con el demonio?

De igual forma, en este documento, resume que LAS RELIGIONES no incitan al odio ni la guerra, al extremismo y la sangre, sino que esos hechos son fruto de la desviación de sus enseñanzas y (otra vez apostilla) que la culpa es de los “grupos religiosos” que influyen para alcanzar fines políticos y económicos mundanos y miopes.

Además, se apoya en “otros documentos internacionales precedentes, que se destacan por la importancia del rol de LAS RELIGIONES en la construcción de la paz mundial”.

Por favor, léase el Talmud y el Corán y encontrará multitud de pasajes que incitan, invitan y obligan al asesinato, vejación y destrucción del “infiel y el goyim (cerdo)”, a la humillación de la mujer y al odio y castigo al disidente. Por cierto, le invito a que me señale un sólo pasaje del Nuevo Testamento que se asemeje a tales malignas doctrinas. ¿Por ventura no habla, desde el principio al fin, de todo lo contrario, amar al pecador, convertirlo y dar la vida por el prójimo?

Por tanto, ¿no debería haber excluido de LAS RELIGIONES incitadoras de odio al Catolicismo?

Muy por el contrario, el falso representante de Cristo en la Tierra pide que cese la “instrumentalización” de LAS RELIGIONES, igualando unas con otras por “nuestra fé común en Dios” y que ese Dios Omnipotente no necesita ser defendido por nadie.

¡¡Genial!! Que Dios es Omnipotente y no necesita defensa es obvio, Jorge. Pero con sus palabras lo que hace es deslegitimar las luchas seculares que en defensa de su Santa Palabra salvadora se han librado a través de los tiempos. Si ni hubiera sido así, hoy día la Humanidad estaría sumida en el caos de la barbarie islamista que inspira y patrocina la gente con que usted se reúne o, tal vez, adorando al becerro de oro que continúa manteniendo el judaico Sanedrín o, incluso, librando una guerra global entre el islam y el judaísmo, por cierto, hermanos de sangre.

Así, en su “TOLERANTE ECUMENISMO”, nos ofrece su “misericordioso” decálogo del que resulta conveniente aclarar y descifrar, punto por punto, su contenido.

Con esta medida, espero contrarestar su obscurantismo e indefinición a través de una lectura entre líneas necesaria para lectores confundidos. A las tinieblas se las aclara con la luz que ilumina y descubre al lobo nocturno escondido en el redil.

Habla, pues, Jorge Bergoglio, de:

1.- Las “enseñanzas verdaderas” de LAS RELIGIONES y del sostenimiento de los valores del conocimiento recíproco, de la “fraternidad humana” y la convivencia común. Según él, estas medidas restablecerán la sabiduría, la justicia y la caridad y despertarán la “religiosidad” entre los jóvenes.

Nos vuelve a embutir la “verdad” subyacente de TODAS las religiones, que hay que respetar rigurosamente como instrumento de conocimiento y sabiduría para las nuevas generaciones.

Esto es pura subversión masónica y corrupción de la niñez y juventud mundial, tal y como se prevé que avanzará próximamente, con su llamada mundial a la creación de un “nuevo modelo educativo global”.

2.- La “libertad de credo” de cada persona, de pensamiento, de expresión y de acción, defendiendo el “pluralismo” y manteniendo la diversidad de RELIGIÓN, color, sexo, raza y lengua como expresión de la sabia voluntad divina con que Dios creó al hombre, y que esa sabiduría es la fuente de la libertad de credos y “de ser diferente”. Y termina condenando a quien obligue a otros a adherirse a una religión o cultura determinada o a un estilo de civilización que los demás no aceptan.

Aquí nos habla de un Dios panteísta abierto a la libertad de cultos, credos, pluralismos y razas, y, en su máxima sabiduría y magisterio, soberbiamente situado por encima del mismísimo Creador, nos “vende” que ésa es su Divina Voluntad y que de Ella fluye la libertad de creencias y de “sentirse diferente”, en clara alusión a las aberraciones “de género” actuales. Por supuesto, anatemiza a quien ose discrepar e intentar apostolizar al hermano errado. Apuntemos, como anécdota, que tampoco se refiere a las personas como “hermanos” sino como “los demás” o como “la fraternidad humana” (¿les suena a algo?).

3.- Basa la justicia en su “tolerante” misericordia, a la que todo ser humano debe tener derecho.

Y, claro, en su generosidad sin límite, a todas la Humanidad nos regala “su” inefable misericordia.

4.- Fundamenta la convivencia al diálogo, la comprensión y la difusión de la “cultura de la tolerancia”. Con estas premisas, mantiene que “se reducirán notablemente los problemas económicos, sociales, políticos y ambientales de gran parte del género humano”.

Y díganos, Jorge, ¿esa “tolerancia”, tan manida entre los discursos de los políticos estafadores, significa dejarnos asaltar, violar, matar y robar en nuestras casas y en nuestras Patrias para “reducir” los problemas económicos de los asaltantes? ¿Cree usted que modificará sus bárbaros modus vivendi y su secular retraso como sociedades tribales que son? ¿No le parece que destruirán estilos de vida avanzados basados en el milenario Cristianismo? ¿No le parece que aquí no cabe la “tolerancia” sino el Apostolado y el Orden Natural?

5.- El diálogo entre “los creyentes” abrirá espacios comunes a las virtudes morales más altas y evitará discusiones inútiles.

Eso es, perfecto, vayamos todo el rebaño de “creyentes” en busca de “virtudes morales” más altas… y sin discutir, ¿verdad, Jorge?

Porque de Dios, de Nuestra Señora, de Cristo y del Espíritu Santo, además de la ascética y el divino sacrificio de los santos, ¿para qué acordarnos?

Así que, repito (que por eso no peco), vamos toda la manada al precipicio de las “virtudes morales más altas” sin rechistar…  con cantos y reverencias al Nuevo Orden Mundial.

6.- La protección de los “lugares de culto” (Iglesias, mezquitas, templos, cuevas, chozas, monumentos pétreos…) es un DEBER garantizado por LAS RELIGIONES, los valores humanos, las leyes y las convenciones internacionales. Cualquier ataque a ellos es una desviación religiosa y una violación al derecho internacional.

Ahora hagamos un revoltijo de “templos”, leyes, convenciones, humanismo y RELIGIONES e impongamos todo este pútrido amasijo ecuménico, como un DEBER en nombre de Dios y el derecho internacional.

¿Se pude ser más desviado y apóstata?

7.- El terrorismo NO es causa de la religión, sino de la interpretación errada de los textos religiosos, las políticas de hambre, la injusticia, la pobreza, la opresión y la arrogancia. Para evitarlo, hay que cortar el apoyo económico a los grupos terroristas y la denuncia de los mismos en los mass-media y considerarlos como “crímenes internacionales”.

Así pues, según “su santidad”, ¿debemos respetar a los pobres asesinos en masa de católicos, como víctimas de una mala interpretación de las benéficas religiones que practican?, ¿estamos obligados a pedirles perdón por “explotarlos y oprimirlos” (ya que sus naciones son oasis de justicia y bondades sociales)?, ¿debemos también acallar a los pocos medios de comunicación que denuncian los crímenes de odio al Catolicismo?

En consecuencia, y siendo los asesinos de cristianos víctimas, en lugar de verdugos, ¿somos nosotros, el mundo civilizado y cristiano, el responsable de  esos “crímenes internacionales” de los que habla?

8.- El concepto de ciudadanía se basa en la igualdad de derechos y deberes y la protección común de la justicia. Por ello, hay que comprometerse en una Sociedad de “plena ciudadanía”, donde no se discrimine a minorías ni se menoscaben sus derechos civiles y religiosos.

¡¡Genial!! No sabe cuánto deseamos los ciudadanos de bien que así suceda, que la ciudadanía plena de la que habla sea una realidad, que los derechos y deberes sean protegidos, igualitarios, promulgados y practicados, cuando menos (por pura lógica) en los países que acogemos miríadas de inmigrantes.

El problema, señor mío, es que esa gran mayoría de bárbaros que nos llegan no piensan como usted dice pensar, por el simple hecho de que no desean insertarse, sino imponer su bestial cultura, a base de sangre y fuego, de someter a las Naciones que los acogen a su “sharía” y su bestialismo para con mujeres y niños, sus prácticas totalitarias, pederastas y de sometimiento y humillación a la mujer e, incluso, de pasar a cuchillo a los pocos intelectuales y personas cabales de sus propias etnias. ¿Recuerda la persecución islámica a Salman Rushdie por sus “Versos satánicos”?

Ellos siguen creyendo, a capa y espada, en sus paraísos de uríes, por cierto, enseñado desde sus propios imanes y ayatollahs, en sus propias mezquitas y otros satánicos templos… y no están dispuestos a aceptar a Cristo como Salvador, Redentor y Depositario de la Verdad Única y Eterna. La Verdad que usted, debiendo ser su máximo defensor, ni se atreve a mencionar.

¿De modo que su “apostolado ecumenista” pasa por respetar a esas minorías sin menoscabar sus derechos civiles y religiosos?

En mi humilde opinión, Jorge, esa no es la solución, sino el PROBLEMA.

9.- La relación entre Oriente y Occidente es una necesidad mutua indiscutible para el “enriquecimiento de ambos” a través del intercambio y diálogo de culturas. El Occidente podría encontrar en Oriente el remedio a sus “enfermedades espirituales y religiosas, culturales e históricas” causadas por el materialismo. Por su parte, el Oriente obtendría de Occidente ayuda en su debilidad económica, científica, técnica y también cultural. Igualmente, debemos ser respetuosos y tolerantes con las diferencias religiosas y culturales de Oriente, sin usar de “políticas de doble medida”.

No sabe cómo me gustaría acertar a comprender qué es lo que nos quiere decir con tan falaces, débiles y torticeros argumentos.

Veamos, usted mantiene y, sibilinamente, pretende imponernos como “indiscutible” la insoluble relación entre Oriente y Occidente, soslayando que esa relación ha sido IMPOSIBLE a lo largo de la Historia de la Humanidad.

Recuerde que la Iglesia se escindió en esas dos partes, que al Imperio Romano le ocurrió lo mismo, que en Lepanto gracias a los Reyes Católicos, nos vimos liberados de las garras de salvaje Imperio Turco, que ya había invadido partes de Europa Oriental y cuasi-Central, que el pensamiento político-social, la filosofía y el entendimiento del orden natural y religioso son antagónicos.

¿Y a estas alturas de la Historia viene a contarnos la fábula de “enriquecimientos culturales”, “avances espirituales” para nosotros y “revoluciones científicas” para ellos?

Pues a mí, si me disculpa, todo esto me suena a un “trágala perro” del Nuevo Orden Mundial o, lo que es lo mismo, la total catástrofe de la Humanidad.

¡¡Qué bueno sería que se dedicara a predicar la Palabra de Dios y la Vida de Nuestro Salvador en lugar de hacerle el caldo gordo al secular Adversario!!

10.- Es indispensable reconocer a las mujeres el derecho a la educación, el trabajo y la política, así como trabajar para liberarla de presiones históricas y sociales y su explotación sexual, cambiando las leyes que impiden el desarrollo de sus derechos.

En parecidos términos hace referencia a los niños, apelando también a la protección de los ancianos a través de las convenciones internacionales al respecto, ambos colectivos vulnerables en los ámbitos de la educación, la familia, la era digital, la alimentación y los cuidados geriátricos.

De nuevo, incide en leyes globales y nos deja “huérfanos” de la Palabra de Dios en estos cruciales temas.

Sobre estos términos ya nada queda por decir, pues han sido tratados anteriormente pero, quede claro que esos son males que arrastran las Sociedades que usted viene a vendernos como respetables a cualquier nivel.

En referencia a nuestra desprotegida infancia, hoy día sometida a la tiranía del Estado y las nefastas nuevas tecnologías, solo me queda decirle que se digne a no secularizarlas y enseñarles el “buen rollito” de la “libertad de género” y la nueva educación masonico-satánica que se les está imponiendo, sino abrirles las puertas del Evangelio, mostrarles los Caminos de Dios en los Colegios, defender, en fin, desde su Cátedra, la enseñanza del Catecismo en las Escuelas, abrir de par en par las puertas de las Iglesias a ellos, infundirles la Esperanza de la Fe, educarlos en las ejemplares vidas de los Santos y Mártires que nos precedieron, abrir sus tiernos corazones a María, enseñarles las consecuencias nefandas del alineamiento con las doctrinas masónicas que reciben.

Usted siempre pide oremos por su persona, y creo que es altamente necesario, porque se está convirtiendo en el arma suicida en sus manos, y no en la almohada donde reposen sus sueños, el manto donde atenúen sus miedos, el refugio en las tormentas, la luz que ilumine sus pasos y la mesa donde saciar su hambre de Dios.

Dios siempre da luz al que se la pide y regala su Eterna Sabiduría al justo. Si usted fuera el Vicario de Cristo trabajaría para que la Barca de Pedro no se hunda, sino que se llene de peces y preces con que alimentar a su grey.

Pero la “traca final” de este “DOCUMENTO SOBRE LA FRATERNIDAD HUMANA POR LA PAZ MUNDIAL Y LA CONVIVENCIA COMÚN” verdaderamente no tiene desperdicio.

Podríamos decir que es el compendio de toda su “teología aplicada”, un apoteósico canto a las bondades del ecumenismo irrestricto, de la colaboración contra natura de la Cristiandad con el Islam y otras RELIGIONES y SECTAS que intentan destruirlo.

Es, en fin, un panegírico del Nuevo Orden Mundial, ateo y destructor de la Humanidad y el Natural Orden que Nuestro Señor vino a poner en la Tierra a sus desviados y pecadores hijos. Es, por así decirlo, la contradicción a Su Palabra y, en consecuencia, la restauración del pecado que nos enemistó con Dios Padre porque, además de las razones expuestas, tampoco lo menciona para nada sacándolo, por tanto, de su discurso y de los corazones y anhelos del hombre.

La “joya” que nos dejó como corolario dice, literalmente, lo siguiente:

”La Iglesia Católica y Al-Azhar, a través de la cooperación conjunta, anuncian y prometen llevar este Documento a las autoridades, a los hombres de RELIGIÓN de todo el mundo, a las organizaciones regionales e internacionales competentes, a las organizaciones de la sociedad civil, a las instituciones religiosas y a los exponentes del pensamiento; y participar en la difusión de los principios de esta Declaración a todos los niveles regionales e internacionales, instándolos a convertirlos en políticas, decisiones, textos legislativos, planes de estudio y materiales de comunicación”.

Y, “remata” tan nefasta declaración insistiendo en que el “Documento” sea materia de estudio en Universidades e Institutos educativos para que las nuevas generaciones se encarguen de traer la “paz, el bien y los derechos de los oprimidos” invitando, asimismo, a la “reconciliación y la fraternidad entre los creyentes, los no creyentes y todas las personas de buena voluntad” para evitar la violencia y el extremismo ciego, al tiempo que hace un llamamiento a los amantes de la “tolerancia y la fraternidad” que promueven las RELIGIONES, como testimonio de la fe de todos los que creen en un dios que eleva el espíritu humano y une los corazones divididos, haciéndolo un símbolo del abrazo entre Oriente y Occidente, Norte y Sur.

Abu Dahbi, 4 de Febreo de 2019.

En lo que a mi respecta, quiero terminar rogando humildemente disculpas a cualquier lector que pueda haber zaherido en su sensibilidad y/o celo católico. Comprendo que muchos de ustedes puedan discrepar con las reflexiones que aquí les traigo pero pueden creerme si les digo que no responden más que a la tremenda inquietud, desasosiego y tristeza que me produce el advenimiento inminente de un Orden Mundial contra natura y contra Dios, en el corage de contemplar, impotente, la destrucción de la infancia y la juventud humana, en la desviación herética y apóstata de una parte cada día más importante de la Santa Iglesia Católica Apostólica y Romana, comenzando por la Curia Regia, en la indefensión de tantos católicos masacrados en silencio en todo el mundo y, terminando con la del falso Vicario de Cristo para con ellos y para con la Omnipotente Santísima Trinidad que, llegado el momento y ante la adoración general de la Humanidad a satanás, deberá aplicar su Santa Justicia.

Usted siempre pide oremos por su persona, y creo que es altamente necesario, porque se está convirtiendo en el arma suicida en manos de muchos católicos de buena fe, y no en la almohada donde reposen sus sueños, el manto donde atenúen sus miedos, el refugio en las tormentas, la luz que ilumine sus pasos y la mesa donde saciar su hambre de Dios. Él siempre da luz al que se la pide y regala su Eterna Sabiduría al justo. Si usted fuera el Vicario de Cristo trabajaría para que la Barca de Pedro no se hunda, sino que se llene de peces y peces con que alimentar a su grey.

Y a nadie le quepa la más mínima duda de que, en igual medida, colmará al mundo de su Su Sagrada Misericordia y de Su terrorífico e inapelable castigo.

A cada cual corresponde situarse en las sacrificadas huestes del camino estrecho y empinado o en las amplias vías de fácil transito en el descenso al horrorífico Infierno…

Para todos ustedes, estimados hermanos, que Cristo los acompañe, el Padre los proteja y el Sagrado Espíritu los inspire e ilumine.

Siendo así, Nuestra Divina Madre los acogerá bajo su manto antes de introducirlos en la Gloria Eterna.

PAZ y BIEN.

Ricardo Manuel Muñoz Gómez.

Cancún, Méjico. 1 Octubre 2019.

About the author

mm

Como Vara de Almendro

[email protected]

.

3 Comments

  • https://www.youtube.com/watch?v=Uem_0GQP-zY&feature=youtu.be
    Por David Wood

    Cada vez que publico un video sobre Jihad, varios musulmanes y algunos no musulmanes, me envían mensajes diciendo: David, ¿por qué juzgas a toda una religión por las acciones de algunas personas? Estos mensajes son confusos, porque en ninguna parte he dicho: mira, algunos musulmanes llevaron a cabo un ataque terrorista, por lo tanto, el Islam promueve el terrorismo.

    En cambio, he revisado las fuentes más confiables del Islam, mostrándoles que las enseñanzas de Mahoma promueven la yihad. Así que no estoy juzgando al Islam por las acciones de unos pocos musulmanes, estoy explicando lo que enseña.

    Solo puedo suponer que las personas que me dicen que no juzgue a una religión entera por las acciones de unos pocos no lo dicen porque hayan pensado cuidadosamente sobre algún punto que haya mostrado. Lo dicen porque esto es justo a lo que han sido entrenados para decir cada vez que alguien critica el Islam. No hay un pensamiento real tras ello (¡más allá de querer matar al mensajero!). Ahora se ha convertido en una respuesta automatizada.

    Pero como me aburro de señalar esto cada vez que hablo sobre la yihad, decidí hacer un video corto que indique claramente mi posición sobre juzgar religiones.

    Mi posición oficial sobre juzgar el Islam es la siguiente: no juzgamos el Islam en base a las acciones de los musulmanes que asesinan a los no creyentes en nombre de Alá, violan a sus cautivas, golpean a sus esposas para someterlas o asesinan a los dibujantes. No juzgamos el Islam por Isis o Al-Qaeda

    o a los talibanes o Boko Haram o Al-Shabaab

    o a cualquiera de los otros grupos terroristas que quieren subyugar violentamente al mundo entero al Islam.

    En cambio, juzgamos el Islam basándonos en las enseñanzas y el ejemplo del mismo Mahoma, un hombre que:

    A estaba convencido en un momento dado de que estaba poseído por el demonio.
    B intentó repetidamente suicidarse
    C admitió revelaciones del diablo
    D se quejó de que fue víctima de un hechizo mágico que le dio pensamientos delirantes y creencias falsas
    E apoyó a su religión robando personas
    F comenzó una guerra con La Meca cuando tuvo la oportunidad de vivir en paz en Medina
    G mandó asesinar por criticar su religión
    H decapitó a cientos de judíos por intentar defenderse cuando se dieron cuenta de que los estaba eliminando
    I Ordenó a sus seguidores que ejecutaran a cualquiera que abandone su religión.
    J ordenó a sus seguidores que subyugaran violentamente al mundo entero
    K torturó a las personas por dinero
    L compró, vendió, poseyó e intercambió esclavos africanos negros
    M llamó a los etíopes cabezas de pasas y afirmó que Satanás se parece a un hombre negro
    N tuvo relaciones sexuales con una niña de nueve años
    O tenía al menos nueve esposas a la vez, aunque sus propias revelaciones solo permitían cuatro
    P se casó con la esposa de su propio hijo adoptivo después de causar el divorcio al desearla
    Q tuvo sexo con sus esclavas
    R rompió la promesa que le hizo a sus esposas de que dejaría de tener relaciones sexuales con sus esclavas después de que lo atraparan con una esclava en la cama de su esposa
    S permitió que sus seguidores violaran a sus cautivas
    T llevó a los cautivos más bellos a su propia tienda.
    U dijo a sus seguidores que podían vencer a sus esposas para que se sometieran
    V declaró que las mujeres son estúpidas y que su testimonio no es confiable
    W promovió prácticas paganas idólatras como besar la piedra negra e inclinarse ante la Kaaba
    X prpagó historias basadas en falsificaciones y las hizo pasar como revelaciones de Dios
    Y retrató a Dios como engañoso y a Jesús como un completo fracaso
    Z ha evitado que más personas conozcan al Dios verdadero que cualquier otro falso profeta en la historia

    Entonces, si juzgamos el Islam por Mahoma, ¿qué podemos concluir?

    ¡La peor religión de todas!

    Pero debemos de ser consistentes, y no medir las acciones con el mismo rasero, así que no juzgaremos a los cristianos en base a sus acciones, como que fundaran hospitales para cuidar a los enfermos, abrieran orfanatos para cuidar a niños no deseados, que fueran pioneros del sistema educativo occidental al iniciar universidades como Oxford. Cambridge, Harvard, Yale y Princeton liderarando la revolución científica, qu pusieron fin a la esclavitud en el oeste, etc. No juzguemos pues al cristianismo por todos los cristianos que cambiaron el mundo.

    Juzguemos el cristianismo por las enseñanzas y el ejemplo de Jesús, quien:

    A creó el universo
    B sostiene el universo y la existencia.
    C dejó a un lado su gloria para poder entrar en la creación como ser humano para sufrir por nosotros
    D en cuanto a su naturaleza humana, nació de una virgen
    E cumplió docenas de profecías del Antiguo Testamento
    F alimentó milagrosamente a miles de personas en más de una ocasión
    G caminó sobre el agua
    H podía calmar las tormentas con su voz
    I Sanaba a los enfermos
    J limpió a los leprosos
    K expulsa demonios
    L resucitó a los muertos
    M hizo caminar al cojo
    N dio vista a los ciegos
    O hacía oír a los sordos
    P dio esperanza a los oprimidos
    Q se enfrentó y reprendió a sus opresores
    R derribó las barreras que mantenían a las personas divididas por raza, clase y género.
    S ordenó a sus seguidores que amaran a todos, incluidos sus enemigos
    T ordenó a sus seguidores que no usaran la violencia en su nombre
    U soportó la tortura y la muerte por nuestros pecados
    V le dijo al Padre que perdonara a los que lo crucificaron
    W se levantó de la muerte
    X nos da su justicia para que podamos conocer a Dios
    Y intercede con el Padre en nuestro nombre
    Z eventualmente juzgará al mundo entero

    Entonces, si juzgamos el cristianismo por Jesús, ¿qué podemos concluir?

    ¡El mejor mensaje de todos!

    ¿A todos los musulmanes que me enviaron mensajes señalando que no debemos juzgar al Islam por las acciones de los musulmanes? Gracias por los comentarios, estoy completamente de acuerdo contigo. No juzgamos las religiones por sus adherentes. Juzgamos a las religiones por sus figuras y enseñanzas centrales.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.