Nuestros Artículos

“La Última Batalla… Que nos conduce a la Victoria Final…”

“Queridos lectores de Comovaradealmendro.

A continuación publicamos la tercer parte del opúsculo que, sobre el fin de los últimos tiempos, ha escrito nuestra amiga argentina Ángeles Sánchez Aréchaga.

En esta tercera y última parte de su obra Ángeles describe el ataque final del enemigo de las almas a la Iglesia, desde la revolución luterana hasta ahora, pasando por la Revolución francesa y por la bolchevique, mutando finalmente en una mezcla ominosa de panteísmo, comunismo y liberalismo pagano en forma de Nueva Era. Explica cómo será el Anticristo, cómo el falso profeta le está pavimentando el camino y cómo será el triunfo final de la Iglesia tras la pronta Parusía del Señor, tras la gran tribulación que se avecina.

Pero nada debemos temer si estamos en gracia y no desfallecemos – con la ayuda de Dios – en nuestra fidelidad a Cristo y a su Evangelio, pues Nuestra Madre le pisará la cabeza a la serpiente trayendo a su Hijo, que volverá con nosotros en gloria y majestad a reinar.

Queremos agradecerle personalmente a Ángeles que haya confiado en nuestra humilde página web para publicar el fruto de sus reflexiones y lecturas sobre este período final de la historia pues culmina con ello muchos años de investigación y de oración, de sufrimiento e incomprensiones, que son los propios de los verdaderos profetas, bien lo sabemos nosotros también.

Dios te bendiga y María Santísima te guarde, querida Ángeles, y que estas páginas que ahora publicamos sirvan a nuestros hermanos en la fe para comprar colirio y abrir los ojos, para no ser engañados (Apoc. 3, 18)”.

Documento para descargar en Pdf.

De la Obra de Colección: “Instrumentos del Dios Altísimo… Los Profetas de María”.

Tercer Tomo: “Los Signos de Los Tiempos en la Historia de la Salvación”.

Tercera y Última Parte:

  “La Última Batalla… Que nos conduce a la Victoria Final…”

Carta: a la Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana.

Al Remanente Fiel…

  “Y una Gran Señal apareció en el Cielo: una Mujer revestida del Sol y con la luna bajo sus pies y en su cabeza una corona de doce estrellas, la cual, hallándose en cinta, gritaba con dolores de parto y en las angustias del alumbramiento.

  Y vióse otra señal en el Cielo, y he aquí un gran dragón de color de fuego, con siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas. Su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del Cielo y las arrojó a la tierra. El dragón se colocó frente a la Mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo luego de que ella hubiese alumbrado.

  Y ella dio a luz un hijo varón, el que apacentará todas las naciones con cetro de hierro, y el hijo fue arrebatado para Dios y para el trono suyo. Y la Mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios para que allí la sustenten durante mil doscientos sesenta días…”

  O sea, durante todo el tiempo del reinado del Anticristo…

 Cabe destacar, que la gran batalla entre la Mujer Vestida del Sol -de la Fe- en este caso, la Ssma. Virgen Madre de Dios, de la Iglesia y de toda la Humanidad, con el Dragón de color de fuego, o sea, el demonio, viene atravesando toda la Historia Humana… Desde el Génesis, cuando Dios Padre dijo a la Serpiente:

“Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje; éste te aplastará la cabeza y tú le aplastarás el calcañar”… Hasta nuestros días…  (Génesis, cap. 3, 15)

EL DRAGÓN VENCIDO POR SAN MIGUEL  

“Y se hizo guerra en el Cielo. Miguel –verdadero Príncipe de Dios y Guardián de la Santa Iglesia Católica- y sus Ángeles, pelearon contra el dragón. Y peleaba el dragón y sus ángeles… más no prevalecieron, y no se halló más su lugar en el Cielo.

  Y fue precipitado el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama el Diablo y Satanás, el engañador del universo. Arrojado fue a la tierra y con él fueron arrojados sus ángeles. Y oí una gran voz en el cielo que decía: “Ahora ha llegado la salvación, el poderío y el reinado de nuestro Dios y el imperio de su Cristo, porque ha sido precipitado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. Ellos lo han vencido en virtud de la sangre del Cordero y por la palabra, de la cual daban testimonio, menospreciando sus vidas hasta morir… Por tanto, alegraos oh cielos y los que habitáis en ellos. Más, ¡ay de la tierra y del mar! Porque descendió a vosotros el Diablo, lleno de gran furor, sabiendo que le queda poco tiempo…”

Pues ya está a las puertas el que Viene a Salvarnos… El Verdadero Mesías de Dios… Quien derrotará al Usurpador “con el soplo de Su Boca y con el refulgir de Su Parusía”…

EL DRAGON CONTINÚA LA PERSECUCIÓN DE LA MUJER

  “Cuando el dragón se vio precipitado a la tierra, persiguió a la Mujer que había dado a luz al Varón. Pero a la Mujer le fueron dadas las dos alas del águila grande para que volase al desierto, a su sitio, donde es sustentada por un tiempo y dos tiempos y la mitad de un tiempo… fuera de la vista de la serpiente.

 Entonces la serpiente arrojó de su boca en pos de la Mujer agua, como un río, para que ella fuese arrastrada por la corriente. Más la tierra vino en ayuda de la Mujer, pues, abrió la tierra su boca y sorbió- se el río que el dragón había arrojado de su boca. Y se enfureció el dragón contra la Mujer, y se fue a hacer guerra al resto del linaje de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús”.

 (El Remanente fiel) “Y apostó- se sobre la arena del mar…”. (Ap. Cap. 12, v. 1-18)

Estas significativas Profecías nos muestran a las claras, como ya venimos explayando en las dos Partes previas, las actuales circunstancias por las que atraviesa la Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana. O sea, que hemos llegado a la parte final de la Historia…

¿Quién como Dios? Nos grita el Nombre del Gran Arcángel San Miguel. Quien tuvo a su cargo la tarea de arrojar a Lucifer, la Serpiente Antigua (y siempre nueva…) del Paraíso. Y tiene la Misión de arrojarlo fuera de la Iglesia en el Tiempo Final… Cuando Jesucristo lo derribe con el soplo de Su Boca… Como está escrito.

Pero entonces recién comenzaba la Historia… Y su Recapitulación…

Ahora viene a concluir…

Después de la derrota de Lucifer, este no se resignó, y desde entonces… viene haciendo la guerra a los Santos. A los que siguen al Señor en el fiel cumplimiento de Sus Santos Mandamientos. Su Ley de Amor, que dice: ORDEN. Y que es dada para Restaurar el DESORDEN producido por la Caída en el Pecado Original, que arrastra a todas las demás caídas… en el Tiempo…

Esto, visto dentro de la perspectiva general de la Historia. Como si subidos a una gran altura, pudiésemos observar todo el panorama desde allí, abarcando la Historia por entero…Y en esta perspectiva, se va desarrollando el Proceso histórico de la Redención, o Recapitulación, es decir, volver al hombre y la Creación toda, a un nuevo estado de Pureza Original. Proceso que comienza con la Encarnación del Hijo de Dios, Su Pasión, Muerte, Resurrección y Ascensión al Cielo, y culmina con la Segunda Venida de Jesucristo, a completar ese Proceso. Instaurando Su Nuevo Reino de Amor (Ap. C. 20).

Más esplendoroso que el Primero, porque está conquistado con Su Muerte Salvadora y afirmado en los Cimientos de Su Preciosísima Sangre Redentora, antes de Su Venida en Gloria y Majestad, rodeado de Sus Ángeles, a Cerrar el Último Capítulo de la Historia en el Proceso de la Redención. Donde sólo quedarán, luego de la resurrección final, la de los cuerpos, al término de la Nueva Tierra re-devenida en Paraíso, dos estados eternos:

¡CIELO E INFIERNO!

Todo este Proceso histórico, como ya lo hemos expresado –en las dos Primeras Partes de este Opúsculo- y resuelto en la Segunda -con un amplio resumen- por medio de la Exégesis del Padre Leonardo Castellani, apoyado en la Tradición fiel a la Iglesia, se halla mucho más explayado, suficientemente explicado, en los primeros Libros escritos, anteriores a este: “El Fin de los Tiempos…” y “Apocalipsis, Canto de Esperanza”, con abundantes documentos que lo certifican. Documentos estos, que como ya hemos también explicado, pero no está demás repasar, sobre todo por si alguno no hubiese leído lo publicado anteriormente, proceden de la Sagrada Escritura y la Tradición Oral de los Santos Padres de los Primeros Siglos de la Iglesia: La Doctrina Patrística, como se le ha dado llamar a la magistral y magisterial interpretación, que de los Capítulos relativos a estos Hechos Últimos, contenidos en el Libro del Apocalipsis, hacen personalidades como San Ireneo de Lyón, Obispo de las Galias (hoy Francia), uno de los cuatro Doctores máximos de la Iglesia; San Policarpo, condiscípulo del Apóstol San Juan, Autor del Apocalipsis; Tertuliano; el gran San Agustín, Obispo de Ipona; entre otros…

Y que el Padre Castellani con su oficio de Doctor Sacro, Filólogo y Lingüista, interpreta magistralmente, esos Caps. 20, 21 y 22 del Libro Magno de la Escritura: el Apokalypsis. Donde converge, como él mismo enseña y ya adelantáramos: “toda la dogmática católica” Y que “el término de un Proceso, da sentido a todo el Proceso…” Por lo que se hace indispensable interpretarlos correctamente. ¡En su auténtico sentido literal! Para no cambiarle el curso a la Historia…

Ahora bien, nos encontramos en la fase final de ese Proceso histórico. Todo lo Anunciado por los Profetas, de todos los Tiempos, desde las Sagradas Escrituras y hasta nuestro presente, no hace más que indicarnos: que el Reloj del Tiempo ha hecho sonar su Última Campanada… Los mismos acontecimientos por todos constatables (menos por aquellos que prefieren ignorar…) lo gritan desde las azoteas… Esta es la Hora Final…

Por eso lo destronaron a Él… para que el Otro se pudiera instalar… Introducirse… Como denunciamos en la Parte anterior a esta, tomándonos de la Obra del Padre Malachi Martin: “El Último Papa…”

Todo ha sido minuciosamente preparado, nada ha sido dado al azar… Porque de la nada, como ya hemos afirmado, no viene nada… Todo tiene sus raíces en el Tiempo…

Y un Pecado tan grave, como el que caracterizó a Judas Iscariote, y hoy se repite en la persona del Cardenal Jorge Mario Bergoglio, no es el fruto de una tentación repentina, de último momento… Sino una larga sucesión de circunstancias que lo van “formando”, hasta convertirse en el TRAIDOR…

Así pues, que nadie se engañe esperando un triunfo terreno de la Iglesia. Utopía heredada de nuestros “hermanos mayores…” Lo que debemos esperar, es nada más ni nada menos, que lo que estamos viviendo. Sólo que aún falta: la aparición del Otro. El Ánomos. El Sin Ley… El Anticristo Personal y Final.  Aquel que desde el Principio, quiso ser como Dios… Y que ahora, en la persona de un Líder político Mundial, se sentará en el Trono de los Antiguos Emperadores… Para regir al mundo unificado…

(Cuyo mayor representante en la actualidad es la ONU, su principal Sede… después de haberse “formado” en la Unión Europea…)

Y que gobernará al Mundo, con una sola moneda (implantando su marca… como está Escrito en la Biblia) y una única religión. O mejor dicho, una super-religión, rejunte ecuménico, en el marco del más acerbo relativismo… ¿No les suena conocido?

Entonces, se habrá consumado definitivamente el Misterio de Iniquidad, aquello que anticipara hace más de dos mil años, el Gran Profeta del Nuevo Testamento, el Apóstol San Juan, en el C. 13 del Libro Magno: “LAS DOS BESTIAS”. La de la Tierra, que representa la Religión, en la persona del Falso Profeta, o Falso Papa… Y la del Mar, que representa el mundo de lo político, en la persona de un líder político mundial.

En palabras del Padre Castellani: “un Plebeyo de satánica grandeza”, que vendrá a usurpar la identidad del Mesías… Después de que la Segunda Bestia (Primera en aparecer en el Mundo) le haya pavimentado el terreno, como lo viene haciendo Francisco… desde que usurpó el Trono de Pedro, que no le pertenece… “Quien reducirá a la Iglesia a su extrema tribulación…” Como reza la Sagrada Escritura. “Y se sentará en el Templo Santo de Dios. Y se proclamará Dios…”

También en mi Primer Libro: “El Fin de Los Tiempos…” está ampliamente documentado todo este proceso del Nuevo Orden Mundial y su Falsa Nueva Era, para instalar al Último Emperador…

LA PRUEBA DE LAS PRUEBAS

“Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf Lc. 18,8; Mt 24,12). La persecución que la acompaña (Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el “Misterio de Iniquidad” bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas, mediante el precio de la apostasía de la Verdad. La impostura suprema es la del Anticristo. Colocándose en el lugar de Dios y de Su Mesías…”

(2 Te 2, 4-12; I Te 5, 2-3; 2 Jn 7; 1 Jn 2, 18-22). CIC, Art. 675. Texto que reiteramos en esta Parte, ya presentado en la anterior, pero entendiendo necesaria su repetición.

Entonces: La Mujer del Cap. 12 del Apocalipsis, la Iglesia verdadera, el Remanente Fiel, deberá huir al desierto (el desierto representa la verdadera fe), para ser sustentada hasta la Venida del Auténtico Mesías, Jesucristo, por un tiempo, dos tiempos y la mitad de un tiempo… O sea: 1260 días calendario. Fuera de la vista del Impostor…

Para preservar la integridad de la Fe, de la contaminación de este Nuevo Paganismo. El Humanismo… con su “evangelio ecuménico”. La Nueva Constitución Pontificia del Pseudo-Profeta.

Así como los primeros cristianos tuvieron que refugiarse en lugares escondidos, para poder celebrar el Culto Divino y continuar instruyéndose en la Palabra de Dios, de igual manera los últimos cristianos, el Remante Fiel… Pero con la diferencia, de que los primeros tuvieron que resistir frente al Emperador pagano, que, a instancia de las calumnias de los judíos (conspiradores), eran perseguidos porque se los consideraba un grupo de insurrectos que conspiraban contra el César. En cambio los últimos, serán perseguidos por los integrantes de la nueva iglesia, por no aceptar la nueva religión y al nuevo “rey”… (Y muchos de ellos, cercanos: parientes, amigos, cónyuges…)

Y deberán resistir hasta la sangre, a aquel que viene a usurpar el lugar del Mesías, proclamándose Dios…

“Porque Yo he Venido en Nombre de Mi Padre y no me habéis recibido. Otro vendrá en su propio nombre y a ese sí lo recibiréis…” ¡Aterradoras palabras del Señor!

Así pues, como fue el inicio de la Iglesia, así será su “final”. Aquellos Emperadores Romanos-Paganos que dominaban el mundo entonces conocido, y sometido al Gobierno Imperial, ostentaban el Título de César: que equivale a un Título divino, como si fuera un dios… De hecho, cuando eran saludados se les decía: “Salve divino César…”

Pues bien: El nuevo Emperador Plebeyo –el Anticristo- que presidirá la Nueva Sociedad de Naciones Unidas, dirá de sí mismo: “yo soy Dios…” Y perseguirá con saña –como antiguamente se perseguía a los cristianos porque no adherían al culto pagano-romano, ni adoraban al César- a todos los que no le adoren, ni le rindan culto, ni acaten sus “nuevos mandamientos”…

 “Se atropellará lo más Sagrado y ninguna palabra tendrá fe, ni pacto alguno vigor, fuera de la fuerza. La caridad heroica de algunos fieles, transformada en amistad hasta la muerte, sostendrá en el mundo los islotes de fe; pero ella misma estará de continuo amenazada por la traición –que ha de ser el pan de cada día…– y el espionaje. Ser virtuoso será un castigo en sí mismo –ya lo es- y como una especie de suicidio…”

“Los Papeles de Benjamín Benavides”. Leonardo Castellani

San Hipólito solía decir, en su tiempo, allá en los albores de la Iglesia: “Los mártires de los últimos Tiempos… Los más mártires de todos…” Porque los primerosañade San Agustín- tuvieron que enfrentarse a los Emperadores. Los últimos deberán luchar contra Satanás…” Es decir: contra “su mesías”…

EL PERFIL DEL ANTICRISTO

Así pues: “El anticristo no será un demonio sino un hombre demoníaco, tendrá “ojos como de hombre” levantados con la plenitud de la ciencia humana y hará gala de humanidad y humanismo; aplastará a los santos y abatirá la ley, tanto la de Cristo como la de Moisés; triunfará tres años y medio (1260 días) hasta se muerto “sine manu”, no por mano de hombre; hará imperar la abominación de la desolación, o sea, el sacrilegio máximo; será soberbio mentiroso y cruel, aunque se fingirá virtuoso… En su tiempo habrá verdaderos monstruos que ocuparán sedes y cátedras y pasarán por varones píos religiosos y aún santos, porque el Hombre del Delito tolerará un cristianismo adulterado…

Abolirá de modo completo el Culto Público y la Santa Misa, durante 42 meses, 1260 días, como dice la Sagrada Escritura. Impondrá por la fuerza, por el control de un estado policíaco y por las más acerbas penas, un culto malvado, que implicará en sus actos apostasía y sacrilegio; y en ninguna región del mundo podrán escapar los hombres a la coacción de este culto. Tendrá por todas partes ejércitos potentes (¿Fuerzas de Seguridad de la ONU?), disciplinados y crueles. Impondrá universalmente el reino de la iniquidad y la mentira; el gobierno puramente exterior y tiránico; una libertad desenfrenada de placeres y diversiones; la explotación del hombre; y su propio modo de proceder: hipócrita y sin misericordia…

 Habrá en su reinado una estrepitosa alegría falsa y exterior, cubriendo la más profunda desesperación. En su tiempo (o sea, este…) acaecerán los más extraños disturbios cósmicos, como si los elementos se desencuadernaran; que él pretenderá dominar en su potencia; la humanidad estará en la más intensa expectativa, y la confusión más grande reinará entre los hombres. Rotos los vínculos de familia, amistad, lealtad y consorcio, los hombres no podrán fiarse de nadie; y recorrerá el mundo, como un tremor frío, un universal y despiadado: sálvese quien pueda.

“Los Papeles de Benjamín Benavides”, “Retrato del Anticristo”. Leonardo Castellani.

EL ÚLTIMO REMANENTE

Dijimos más arriba que todo tiene su raíz en el tiempo… Que hay un hilo conductor histórico que va uniendo Principio-Fin… Génesis- Apocalipsis. Que abarca todos los Siglos… Y va bordando, finamente, todo su proceso histórico.

Ahora bien, situémonos en la Etapa de las Tres Grandes Revoluciones Modernas, pergeñadas con el objeto del dominio Universal: La Revolución Protestante, La Revolución Francesa, La Revolución Comunista Marxista. Sumemos las dos Primeras Guerras Mundiales, y podremos afirmar, que no fueron resolutorias en el Proceso de adulteración, de desintegración del cristianismo, sino solo  preparatorias… Para desembocar en la Sociedad del Nuevo Orden Mundial. La Cuarta y más audaz Revolución: La New Age, o Humanismo Cósmico. (Que es el que practica Bergoglio…)

Una Confederación de Naciones nucleadas en una Organización Suprema, que regirá a los hombres del planeta bajo un estricto control… Socio, político, económico y religioso.

Una auténtica geopolítica…

Pero veamos cómo lo explica el P. Castellani: “La sombría doctrina del “bolchevismo” no será la última herejía, sino su etapa preparatoria y destructiva. La última herejía será optimista y eufórica, “mesiánica”. El “bolchevismo” se incorporará, será integrado en ella. Sobre la doctrina del Anticristo tenemos cuatro puntos ciertos:

1°: Negará que Jesús es el Salvador, Dios (1Jn 2); 2°: Se erigirá como Salvador absoluto de la humanidad (Jn 5); 3°: Se divinizará (Tes 2); 4°: Suprimirá, combatirá o falsificará todas las otras religiones (Dan 6).

Vendrá de los Judíos y será de ellos, en parte al menos, recibido como Mesías; y que será Judío de nacimiento, circunciso y que observará el Sábado, al menos por un tiempo. Y que su Ciudad Capital será Jerusalén. Belarmino lo da como “cierto” y Lactancio, Jerónimo, Teodoreto, Ireneo, como lo más probable.

 No impugnará el cristianismo en nombre del cristianismo, como Lutero y sus secuaces, pero aprovechará y reducirá a sí mismo todo el cristianismo falsificado que existirá entonces… (Preparado de ante mano por su secretario de estado, el Anti-papa).

 No será rey hereditario, se elevará del suelo –emperador plebeyo- y obtendrá la púrpura por fraude y homicidios. Reinará apoyado en el Asia y sujetará el Occidente…

PORTENTOS MENDACES

 El Anticristo hará portentos tales, mentirosos y embaidores que pasmarán a los hombres. La Escritura pone ejemplos concretos: -uno de ellos- hacer bajar fuego del cielo… Estos portentos están casi ya al alcance de la magia de la moderna “Ciencia”, porque la moderna tecnología o tecnogogía, se está moviendo cada día más, fuera de la órbita del conocimiento de Dios y del hombre, y hacia el dominio utilitario y temerario de las fuerzas cósmicas; y aún hacia la destrucción y el estupro del universo… Los hodiernos ensoberbecidos “sabios” se han evadido hace mucho del respeto de los senos de la naturaleza y están invadiendo el dominio de los Ángeles, guiados por uno dellos…

 Entre tanto, la Iglesia Remanente, al decir de San Victorino Mártir, “será quitada” (“de medio fiat”) pero eso no significa que será extinguida del todo y absolutamente, sino su desaparición de la sobrehaz de la tierra y su vuelta a unas más oscuras y horridas catacumbas. Esto está en la Escritura y en la Tradición, literalmente”.

“Los Papeles de Benjamín Benavides”, “Retrato del Anticristo”, Leonardo Castellani. 1953.

Tenemos, pues, ante nuestros ojos atónitos, el culmen de la más completa y sutil falsificación del cristianismo que se haya podido imaginar… Por supuesto, con un marco de algunos vagos y diluidos dogmas cristianos que no comprometen a nada… Y que desde hace cinco años nos vienen “sorprendiendo”, con estas nuevas enseñanzas basadas en la interpretación marxista del cristianismo y su social democracia… En su etapa más culminante (sincretismo puro): La consumación definitiva de la socialización de la Iglesia y el Mundo…

Reiterando lo dicho en la Segunda Parte: es “el ideal de la Añadidura antes que el Reino, o la Añadidura sin el Reino, o el Reino Milenario realizado desde ya sin Cristo. Es decir, el cristianismo expurgado de la Cruz de Cristo y de Su Segunda Venida…”  “Si esto invade al mundo como lo está invadiendo y al fin lo domina…”

“Esto es falsa religión sumamente seductora: esto es peor si cabe que el comunismo”.

Don Benjamín aprobó gravemente con la cabeza: “Los dos son peores –dijo- y es más probable que un día… (Lo dijo en 1953) se fusionen, porque proceden de un mismo espíritu, el espíritu del Jardín del Edén y del Paraíso en la tierra. Y quien hará la fusión será la Bestia Segunda: la Fiera de la Tierra, “que tenía dos cuernos como de Cordero y hablaba como el Dragón”… “Los Papeles de Benjamín…” “La Perdida” L. Castellani.

Y está dando la última puntada en el fino bordado de la historia, para terminar de entregar en manos del Plebeyo, la Iglesia y el mundo unificado para su reinado como Mesías… “Para engañar, si puede, aún a los mismos elegidos…” Como está escrito.

Esto significa, que para que el Falso Mesías que viene emulando la Parusía, el Anticristo, el Líder Político Mundial, haga su Pública y definitiva aparición en la escena y sea aceptado por casi todos… necesariamente otro Líder, en este caso, Religioso, tiene que presentarlo a las masas, previamente “preparadas”… (No obstante, cretinizadas por los medios de comunicación), diciéndoles: “He ahí al Profeta del Tercer Milenio…”

LA HISTORIA QUE REPITE LA HISTORIA

Pues, sucedió que en el Siglo IV de la Era Cristiana, bajo la consigna del Emperador Constantino, después de que él mismo se convirtiera a la Nueva Fe, gracias a su madre, la Emperatriz Santa Elena (quien trajo a Roma la Cruz donde fue crucificado Nuestro Señor); luego de la Batalla que le consiguió la Victoria con el Estandarte de Cristo, según el sueño en el que el Señor se le había manifestado… se fusionaron la Iglesia y el Estado; estableciéndose así: el Nuevo Orden Mundial Cristiano. Porque el Emperador reconoció a Cristo como el Único Dios, y verdadero Emperador del Orbe; que Gobernaba en la Tierra en la Persona de Pedro, el Sumo y Pontífice. Por tanto, él no era “dios”…

Hoy, a más de dos mil años, vuelve a repetirse la fusión, pero a la inversa…

Se establece un Nuevo Orden Mundial Anticristiano. En el cual, su Presidente, dirá: “Yo soy Dios…”

Es decir, como corolario de un Proceso histórico revertido, a partir del Siglo XIII, cuando comienza la decadencia de ese Orden Cristiano que reinaba en toda Europa y el Asia, a instancia del Arrianismo. La Gran Herejía (del Obispo Arrio) a la que adhirió el hijo de Constantino, su Sucesor: la negación de la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo.

De modo que, si Jesucristo no es Dios… al cabo de dos mil años de Historia, conforme se ha venido desarrollando el Proceso, no cabe, sino concluir: en la vuelta a un Nuevo y más pernicioso –que el primitivo- Paganismo…

Entonces: en un mundo sin Dios y una Iglesia sin Cristo: ¡Venga el reino del hombre! Porque… Al grito de uno de sus precursores, “ese alemán retorcido y perverso”, como lo catalogó el gran escritor Malachi Martin a Friedrich Nietzsche: “¡Dios murió!

¡En su lugar existe el hombre!”

Sobre esto descansa la “Nueva Iglesia Universal, la Internacional”. Por tanto sólo puede establecerse el Nuevo Orden Mundial -Neo Pagano- Anticristiano y “Social demócrata”… Que se viene formando, desde que comenzó la decadencia del Imperio Cristiano. Y es peor que el Primitivo paganismo, porque este no conocía a Cristo, antes de que comenzara a ser Predicado por los Apóstoles y Discípulos. Pero este otro… A buen entendedor, como dice el sabio refrán: pocas palabras.

¿Ven, como nada se forma de la nada? Es parte del Hilo conductor… del Proceso. Al cual el Cardenal Bergoglio, llamado Francisco I viene a dar la puntada definitiva…

“¿Estamos entonces –nosotros- actualmente en el Segundo Sello? Mire que sólo el Sexto Sello, como la Séptima Tuba (Trompeta) y la Séptima Fiala (Plaga) son claramente el fin del mundo…” “Según creo estamos en el Tercer Sello, acabando el Segundo y empezando el Cuarto y el Quinto –respondió Don Benjamín Benavides-.

Oiga mi interpretación de los Siete Sellos del Apokalypsis:

 El Primer Sello, el Caballo Blanco, es la Monarquía Cristiana, desde Constantino hasta la Revolución Francesa; o si quiere Ud. hasta la Reforma, en cuya gran lucha político-militar “empató” (como dice Belloc) la Monarquía Cristiana con la Gran Revolución Religiosa (la de Lutero) que desde entonces, no ha cesado de avanzar, de hacer guerra a los santos y vencerlos; es una caballo albo y a su jinete se le ha dado un arco, y lleva una corona y sale “vencedor para vencer”; es decir: vencedor una y otra vez.

 Esas victorias repetidas son la predicación evangélica apoyada por la Reyecía Cristiana, predicación que debe extenderse por todo el mundo antes de su fin. Hasta la Reforma venció siempre la Monarquía Cristiana; civilizó la Europa, sofrenó y convirtió a los bárbaros, aplastó las herejías, contuvo al Islam, con su corona que se veía de todas partes y su arco que alcanzaba lejos; es decir, el poder de sus armas expedicionarias, que llegaron a la misma américa y hasta los rincones del Asia y de África. Después del empate de la Reforma comienza la monarquía cristiana a ser vencida en todas partes. Y el Imperio Español de los Austrias y el Sacro Imperio Romano-Germánico se dividen y comienzan a disgregarse…”

¿Cree Ud. Padre Castellani, que esa es la lección del versículo que dice: “le fue dado poder para guerrear contra los Santos y vencerlos?”

“Ese es el 7 del XVIII, y se refiere directamente a la Bestia, es decir, al Anticristo… Existe por un lado ese versículo; y existe allende este hecho clarísimo en la historia de la Cristiandad… Y si no, ¿qué cree Ud. que significó la revolución de la Vendée contra la Revolución Francesa? Esa revuelta de honrados campesinos que defendían su hogar, su fe y su Rey, con la Imagen del Corazón de Cristo sobre el pecho y en sus banderas.

Fue una guerra católica, más pura que las Cruzadas… Contra la sedición parisina regicida y atea. Y fueron derrotados y aplastados como chinches por el genio militar de un teniente de artillería inmensamente ambicioso; un corso petizo y regordete llamado Buonaparte; el cual le aplicó tranquilamente la “guerra de exterminio” y los engañó como a chinos con un tratado maquiavélico…” “Los Papeles de Benjamín Benavidez”.

 

 Este es un modelo de Resistencia al que debemos prestarle atención… Sin distinción. Sacerdotes y Laicos. Todos estamos llamados al Combate. Hoy, en el Siglo XXI…

Si bien la cristiandad medieval tuvo mucho de imperfecto, escuchemos como la describe el Papa León XIII: “Hubo un tiempo en que la filosofía del Evangelio gobernaba los Estados. En aquella época la eficacia propia de la sabiduría cristiana y su virtud divina habían penetrado en las leyes, en las instituciones, en la moral de los pueblos, infiltrándose en todas las clases y relaciones de la sociedad. La religión fundada por Jesucristo se veía colocada firmemente en el grado de honor que le corresponde y florecía en todas partes gracias a la adhesión benévola de los gobernantes y a la tutela legítima de los magistrados. El Sacerdote y el Imperio vivían unidos en mutua concordia y amistoso consorcio de voluntades”.

Es decir, si bien tuvo mucho de imperfecto, todo estaba ordenado socialmente a la gloria de Dios y la salvación de las almas. Así lo expresa el Padre Julio Menvielle en su Obra:    “El Comunismo en la Revolución Anticristiana”: “La ciudad Católica alcanzó su momento de plenitud histórica en el siglo XIII, cuando la sabiduría culminó con Santo Tomás de Aquino, cuando la prudencia política logró forma maravillosa con San Luis, rey de Francia, cuando el arte se iluminó con el pincel de Beato Angélico. Unos siglos después, la revolución anticristiana rompe la unidad de la Ciudad Católica, y se inicia un proceso de degradación, que alcanza cada vez capas más profundas de la ciudad, amenazándola con una ruina y muerte total…”

Este alcance de la degradación de la sociedad, o Ciudad Católica, a la que fue sometida por los enemigos de Dios y de la Iglesia, es muy seria. Porque, fíjense: “Una  sociedad sólidamente estructurada no puede será abatida de un solo golpe; es necesario para derribarla, una acción destructiva que vaya dirigida progresivamente contra todas sus partes”… “El Comunismo en la Revolución…” P. Menvielle.

Por eso decimos que las Revoluciones son progresivas y encadenadas, y confluyen en esta sociedad del nuevo orden mundial, caracterizado, entre otras cosas, por el rechazo de todo lo auténticamente sobrenatural, y como consecuencia, por la idolatría del hombre… Pero Veamos cómo sigue este proceso. Cómo se llega a esta Sociedad Universal. Seguimos en estos conceptos al Padre Menvielle

LAS TRES GRANDES REVOLUCIONES MODERNAS

Primera Revolución  

“El equilibrio medieval va a romperse cuando el poder temporal deje de servir y no busque sino mandar. Eso acaece de un modo típico al fin de la Edad Media, cuando Felipe el Hermosos vuelve contra la Iglesia la autoridad consagrada por ella. Esta rebelión inaugura en lo social, un nuevo espíritu que se va fortaleciendo con el desprestigio –que abarcó a la función sacerdotal- de los Papas del Renacimiento, y que quedó oficialmente formulado por la Reforma de Lutero…

La Reforma de Lutero fue la revolución de los señores; la nobleza, que tanta parte tenía de culpa en la corrupción de la Iglesia, tomó como cosa propia la reforma de Lutero. Y así quedó inaugurada una cultura absolutista, en que los príncipes no reconocen más derecho que el capricho de su voluntad, naturalista, porque el hombre busca la expansión de su naturaleza, racionalista, porque el mismo hombre constituye su razón en la medida de todas las cosas”.

Es la Revolución que atenta contra lo sobrenatural, representado y asegurado por el Sumo Pontífice, para que el hombre se guíe por sus impulsos naturales, y, como es lógico, más por su razón que por su fe.

Segunda Revolución

Ahora bien, la revolución de Lutero se precipita inevitablemente en la Revolución Francesa, que desplazará lo político para inaugurar “el primado de lo económico”. Sobreviene, entonces, la cultura que se conoce con los nombres de: Economismo, Capitalismo, Positivismo, Animalismo, Democracia, Liberalismo. La primacía de la economía se mantiene hasta nuestros días en Occidente y es reflejo de la inversión de valores que en la actualidad impera. Como dice el Padre Menvielle:

“La economía economista es inevitablemente invertida, en ella se consume para producir más, se produce más para vender más, se vende más para lucrar más; cuando la recta ordenación exige: que la finanza y el comercio estén al servicio de la producción y ésta al servicio del consumo; ambos al servicio de la economía, ésta al servicio de la política, la política al servicio del hombre y el hombre al servicio de Dios”.

Tercera Revolución

 En esta Revolución, la comunista, el obrero quiere desplazar al burgués, al político y al sacerdote. El Padre Menvielle lo expresa así: Quiere suplantar al burgués y repudia la economía burguesa de propiedad privada; quiere suplantar al político y repudia los gobiernos de autoridad al servicio del bien común; quiere suplantar al sacerdocio y erige en sistema el ateísmo militante”.

¿Ven cómo se va desmembrando la sociedad cristiana católica? Así, “el hombre pierde su condición de hijo de Dios, hecho a la imagen de Dios y para contemplar a Dios. Pierde su condición racional de señor y dominador de la naturaleza. Pierde también su condición animal hecha para gozar de los placeres sensibles. El hombre es para el comunismo una pura cosa útil, que se usa o se tira según lo exija la conveniencia de la gran maquinaria colectiva. El hombre ha perdido su destino”.

“El Comunismo en la Revolución Anticristiana”Padre Julio Menvielle.

SOCIEDADES SECRETAS

Ahora bien, a causa de que a partir del siglo XVIII la masonería ha tenido un papel preponderante en el desarrollo de los acontecimientos mundiales, vamos a dar una breve reseña. Juan Pablo II tenía ideas muy claras sobre los combates de Luz y Tinieblas que se librarían en el siglo XXI (o sea, este) y ha concretado, audazmente, quienes figuran en cada uno de los bandos contendientes. Según el Santo Padre:

“el campo de Luz es la Iglesia y ha sugerido con claridad más que suficiente las fuerzas integrantes de las Tinieblas; entre ellas, se ha referido al Marxismo y al Comunismo ateo… Ha designado también la forma expresa de la ofensiva anticatólica de las sectas, entre las que considera como más peligrosa la denominada New Age. La Nueva Era de Acuario. Marxismo y Sectas son fuerzas enemigas de Cristo, pero no son las únicas; en efecto, el liberalismo salvaje, la dictadura inhumana del “mercado”, la ilustración radical y sus continuadores, entre los que se destaca el modernismo agnóstico, forman parte de los enemigos de Cristo en el campo de las Tinieblas, y coinciden muchas veces con lo que genéricamente se denomina Masonería”. “Los Signos del Anticristo”. Ricardo de la Cierva.

De ahí que el citado autor afirme, desde el punto de vista religioso: “que la Masonería es heredera de todos los cultos secretos e idolátricos de la Antigüedad”.

Desde lo operativo, en cambio, “su origen remoto se halla en los gremios medievales”. Uno de los cuales era el de arquitectos (masones) que constituía una poderosa asociación profesional, en que se guardaban los secretos de su arte.

La construcción de las grandes catedrales de la Edad Media les dio gran prestigio, y eran sumamente estimados por los reyes y grandes señores. Pero no tenían nada de irreligiosos. Hasta el siglo XVII la masonería conserva un sentido religioso, católico o protestante. En sus antiguos estatutos se prescribía que el primer deber de un masón es ser fiel a la Iglesia y guardarse de errores y herejías. El cambio radical sobreviene a partir de 1717, año en que se produce el tránsito de la masonería antigua, profesional, corporativa, a la masonería moderna, filosófica, especulativa y política” (“Fraile, Historia de la Filosofía Moderna”)

Entonces “la historia de la Masonería empieza de verdad  a ser historia… Durante todo el siglo XVIII se quiso identificar con la ilustración; durante el siglo XIX la identificación -sin perder la herencia ilustrada- fue con el liberalismo; y en el siglo XX, que ha terminado, la Masonería, sin perder su raigambre ilustrada y liberal, se identifica con la secularización y precisamente en su aspecto más radical, el que ofrece la Internacional Socialista”.

“Los Signos del Anticristo”. Ricardo de la Cierva.

Cuando ya no quedan más catedrales por construir, entonces es necesario edificar en honor del Gran Arquitecto del Universo, el gran templo que se identifique con toda la humanidad. De ahí el Código masónico con toda su simbología.

En lo religioso, las constituciones se confiesan: “aquella religión en la que todos los hombres estén de acuerdo, dejando a cada uno su opinión particular…” ¿No les suena familiar? A confesión de partes, relevo de pruebas…

Por eso decimos que estamos en la Hora de la Historia. En el Punto más álgido… Encaminados hacia la más pérfida unidad. La de los Antiguos sueños de grandeza, que caracterizaron a la Sinagoga… Donde cohabitaban dos clases de hombres: los verdaderos Israelitas (tal el caso del Gran Rabí de Israel, Gamaliel) y los otros…

UN VERDADERO TESTIMONIO

Escuchemos a uno de los fieles Rabinos de este tiempo…  

“En la postrimería del Iluminismo europeo, la esencia de la existencia judía estuvo en peligro; por primera vez en la historia de nuestro pueblo hubo un gran número de judíos que abandonaron la fe de la Torah. A eso se sumó una cantidad de movimientos que comenzaron a surgir, intentando mantener la identidad Judía mientras abandonaban el sentido de la vida de los Judíos centrados en Dios y, al mismo tiempo, la obediencia de la Torah –como fue el caso del movimiento de reforma Judía y luego el movimiento conservador Judío. El Sionismo, históricamente hablando, no es más que otro de esos intentos de fines del Siglo XIX y comienzos del Siglo XX, de crear una identidad Judía totalmente secular. El Sionismo –a diferencia de los otros movimientos- tuvo mucho éxito; quizás esto se deba al entretejido tan particular con que se presentan los temas tradicionales en la maraña de esta nueva ideología…”

Yisroel Weiss, Rabino. Fragmento de su discurso contra el Sionismo en Washington; publicado en la Revista “The Barnes Review”, Octubre del 2002)

 

LA NUEVA FE DEL HOMBRE MODERNO

El mundo quiere unirse… Se proclama. Y actualmente el mundo no se puede unir sino en una falsa religión… Sólo la religión puede crear vínculos supranacionales. “Bien lo probaron los romanos al instituir como necesaria liga de su inmenso imperio pagano la religión obligatoria e idolátrica del “Emperador”.

“Esa nueva religión tenía delante Juan (en visión) cuando describió la Bestia; y el carácter, el nombre, el signo, y el culto de la Bestia; o (en griego) la “Fiera”.

Una religión nueva, un cristianismo falsificado; el cual, naturalmente, odiará a muerte al auténtico”. Nos dice el Padre Castellani. Y si no, basta con escuchar… En este caso leer, un asombroso texto de un discurso en una logia judía, que se logró mediante la ayuda de informantes infiltrados, en los que se perciben los propósitos judeo-masónicos; publicado posteriormente en la Gaceta Católica de Londres. Y dice así:

“Tanto tiempo como quede entre los Gentiles cualquier concepción moral de origen social, y hasta que toda religión, patriotismo y dignidad no hayan sido liquidados, nuestro reino sobre el mundo no podrá llegar. Hemos cumplido ya parte de nuestro trabajo, pero no podemos pretender que el grueso de nuestra Obra esté hecho; tenemos todavía un largo camino por recorrer… (Esto en aquella época…) antes que podamos derrumbar a nuestro principal oponente: La Iglesia Católica. Ésta, con su trabajo metódico y con sus enseñanzas edificadoras, va a mantener a sus hijos en tal estado mental, que los hará demasiado respetuosos de sí mismos para que se sometan a nuestra dominación y se postren ante el futuro rey de Israel…

 Por eso nosotros hemos buscado el mejor camino para golpear a la Iglesia en sus fundamentos; hemos difundido el espíritu rebelde y del falso liberalismo entre las naciones gentiles (cristianas) para convencerlo de alejarse de su fe y aún de avergonzarse de profesar los preceptos de su religión y de obedecer a los mandamientos de su Iglesia. Les hemos dado nuevas teorías imposibles de ser realizadas (Y atención con esto): como el comunismo, el socialismo, el anarquismo, que sirven a nuestros propósitos…

Hemos cubierto a la Iglesia Católica con las más abominables calumnias; hemos falsificado su historia y ensuciado sus más nobles actividades; pero eso no es todo, hemos penetrado en sus más íntimos círculos, determinando, incluso, a parte de su clero a transformarse en precursor de nuestra causa. Hemos inducido a algunos de nuestros hijos a unirse al cuerpo católico, con la explícita misión de que ellos deben trabajar de modo mucho más eficaz para la desintegración de la Iglesia, creando situaciones escandalosas en su interior. Pero la Iglesia Católica ¡está todavía viva! ¡Nosotros debemos destrozarla sin el más pequeño retraso y sin compasión!

 La prensa de todo el mundo se encuentra bajo nuestro control, hagamos que ella fomente de una forma más violenta el odio  del mundo contra la Iglesia, intensifiquemos nuestras actividades de envenenamiento de la moralidad de los gentiles. Ellos deben ser impulsados a detestar el patriotismo y el amor a sus familias, a considerar su fe como una vergüenza, su obediencia a la Iglesia como algo degradante, de tal manera que lleguen a ser sordos a sus llamados y ciegos a sus advertencias contra nosotros… De otra manera la mayor obstrucción a nuestra dominación será fortalecida y todo nuestro trabajo anulado, los gentiles se volverán contra nosotros con espíritu de venganza y nuestra dominación sobre ellos nunca será realizada. Recordemos que nuestro futuro rey de Israel no reinará nunca si el Papa de Roma no ha sido destronado y la Iglesia destruida…”- Sin comentarios…

Excepto, asociar en paralelo, este artículo, con todo lo narrado en la Segunda Parte de este Opúsculo.

LA NUEVA DOMINACIÓN

Esta Sociedad Secreta quiere dominar al mundo –y lo viene haciendo tiempo ha… como hemos podido apreciar en el relato histórico- con un solo gobierno, una única moneda y una única religión, Etc., como ya hemos dicho. Es decir. Propugna un Nuevo Orden Mundial Humano que remplace el Orden Sobrenatural Cristiano. Un Nuevo Orden que coloca al hombre en el lugar de Dios. Lo cual lo transforma en un verdadero des-orden. Y la exaltación del hombre ya es en cierto modo, y sólo puede desembocar en la adoración de satanás, pues él es el instigador del antiguo y actual: “seréis como dioses”…

Es el espíritu que “rellena” con sustancia idolátrica todo el vaciamiento de la Fe. Culmen de la obra de auto-demolición en el interior del Templo… Obra que concluye con la supresión del Santo Sacrificio… Esa es la “puerta de entrada” para la aparición pública y definitiva del Emperador Plebeyo, el Anticristo. Y así constituirse: “Dios de los hombres y Presidente del Mundo”.

 Ya lo había anticipado el Señor, profetizando el tiempo de Su Regreso: “¿Cuando venga el Hijo del Hombre, encontrará –verdadera- Fe sobre la tierra?”…

Este proceso de desacralización, resumido en las Tres Grandes Revoluciones Modernas, que hemos citado más arriba, pergeñadas (por la judeo-masonería) con el objeto del dominio universal, se define con una sola frase: secularización del cristianismo.

Un cristianismo vaciado en el molde del –Seculum- Siglo… Que privilegia los postulados humanos por sobre los postulados divinos… Un cristianismo absolutamente despojado de lo propio que lo caracteriza: la Fe en Cristo Muerto y Resucitado. Dejando de él sólo una cobertura… Semejante a la utilizada por el Cardenal Bergoglio, con la que reviste sus alocuciones… Las que pretende presentar como auténticamente cristianas…

Un Proceso que desemboca en la nueva fe del hombre moderno. Y por ende, en un nuevo modelo de hombre… Rediseñado por la Técnica y la Ciencia.

Esta es la nueva religión: El Humanismo cósmico. La Nueva Era. O sea, la Cuarta y más audaz Revolución… “Dios murió. En su lugar existe el hombre”. “Y el hombre, conociéndose a sí mismo se convierte en Dios”…  Esta es la religión del A-C!

RECAPITULACIÓN

Pero vayamos por un momento a los inicios del cristianismo… Que nos permitirá entender o evaluar mejor la presentación de mi tesis: “Que las Profecías de San Juan, que el Nuevo Orden Mundial, el Comunismo, el Liberalismo, el Capitalismo, el Sionismo, la New Age y el Anticristo, son una única y misma cosa…”

 San Pablo da comienzo al proceso –genuinamente- geopolítico, o sea, un único pensamiento y sistema de creencias, ya sea en lo social, lo político, o lo religioso, en todo el globo terráqueo, creando una estructura geopolítica cristiana… Una verdadera Revolución para el antiguo mundo Pagano, compuesto por toda clase de deidades, pensamientos y estructuras… “Y ya fuese que las relaciones en ese mundo… estuvieran basadas en el comercio pacífico o en las alianzas celebradas y asociaciones, o en la subyugación y la dominación imperial, la noción griega fundamental de internacionalismo era que éste involucraba diferentes sistemas políticamente estructurados. Un Estado, una politeia, podía dominar a varias. Varios estados podían agruparse juntos en alianzas ofensivas y defensivas o en sociedades comerciales e industriales. Pero jamás hubo un momento en que la misma estructura política fuera aceptada y establecida en lo que originalmente eran Estados políticamente diferentes. Jamás nadie propuso que la misma politeia fuera compartida libremente por los diferentes Estados y naciones. Esa era la limitada extensión de su internacionalismo…”

(“Las Llaves de esta Sangre”. Malachi Martin. 1991)

A lo largo del  camino de veinte siglos, desde los griegos hasta los tiempos modernos, solo ha habido dos instancias en las que el pensamiento y las metas concretas de algunos hombres –que hasta ese momento se limitaban a un intercambio entre los Estados, manteniendo cada cual su propia corriente cultural– fueron más allá de esta noción y de esta práctica de internacionalismo, y se acercaron al punto en que la realidad de la “tierra” y un “sistema político”, podían conjuntarse en una palabra. (La conjunción de esas dos expresiones es lo que define lo realmente geopolítico)

Cronológicamente, la primera fue claramente enunciada y planteada como meta y como ideal por un grupo de hombres y mujeres que comenzaron en el ocaso de la civilización griega, como un grupo de pescadores, sirvientes, esclavos, pequeños comerciantes, granjeros, artesanos y trabajadores –judíos y no judíos-, a quienes sus enemigos llamaron burlonamente: “cristianos”. Ese nombre se quedó.

En los primeros días de su existencia en Jerusalén y sus alrededores, se auto describían como “una comunidad con un corazón y un alma, y teniendo todas las posesiones en común”. Uno de sus primeros líderes en el primer siglo de ese primer milenio fue Pablo de Tarso. Quien examinó el microcosmos de nacionalidades y reinos, religiones y culturas que lo rodeaban, y formuló la refinación cristiana del internacionalismo entonces reinante. Al hacer esto, usó su usual elocuencia brillante, pero necesariamente en términos de lo que él conocía en sus días como sociedad de naciones. Y, aunque lo más lejos que llegó, personalmente, hacia el Occidente fue España, lo más lejos hacia el Oriente y al  Norte fueron Grecia y Turquía, y lo más lejos hacia el Sur fue Arabia, habló por todas las naciones y pueblos de la raza humana.

Les escribió a los habitante de Colossae, una ciudad localizada en lo que ahora es la provincia de Denizli, en Turquía occidental: “Ahora deben darse cuenta que se han convertido en hombres nuevos, a raíz del conocimiento que ahora tienen sobre su Creador y su mundo preferido, en el que no debe haber distinción entre judío y no judío, cristiano judío y cristiano gentil, conciudadano y extranjero, persona conocida o desconocida, esclavo u hombre libre. Porque ahora Cristo es todos nosotros, y Cristo está en todos nosotros”… (Idem)

El inventario que hace Pablo de las diferencias y divisiones que separaban a las personas de sus días en sistemas y grupos diferentes y en guerra, encuentra paralelos exactos en nuestra moderna sociedad de naciones, estados y pueblos. De acuerdo con Pablo, todas las diferencias y divisiones han sido trascendidas por una nueva unidad. Tampoco estaba Pablo hablando de una unidad puramente espiritual. Estaba mostrando un anteproyecto para una sociedad de pueblos y naciones que no estuviera divididos por el nacionalismo, el origen racial, la diversidad cultural, la riqueza y la pobreza, los sistemas políticos o el odio religioso. Tampoco imaginaba que la meta de esa sociedad de pueblos fuera un equilibrio de poder manteniendo el equilibrio de los más grandes y de los más pequeños. En su frase cargada de significado, es la unidad en Cristo a escala total. Una georreligión centrada en Cristo y dependiente de Él: esto es lo que Pablo presenta como la estructura subyacente del internacionalismo ideal.

En su contexto, Pablo podría haber usado justificadamente esa palabra híbrida, “geopolítica”, porque él estaba hablando de una geopoliteia, una estructura verdaderamente geopolítica para toda la humanidad como una sola raza…

La que poco a poco viene a ser reemplazada por otra estructura geopolítica: la marxista…  Que mantiene  los principios de igualdad y fraternidad… establecidos en la Revolución Francesa… Y todo en común… Etc., pero sin la Fe en Cristo Muerto y Resucitado, y todo lo que dimana de tamaña afirmación. O sea, que aunque parezca igual, en realidad es el Proceso invertido más “genial” que se ha podido apreciar en el tiempo… Dos Imperios irreconciliables: el Imperio Cristiano y el Imperio socio-económico-político-materialista- Marxista. Que luego de la caída del Muro, toma el nombre de “Social Democracia”… Y quien pueda, que entienda… Dijo repetidas veces Jesús.

Contra lo cual, luchó denodadamente Su Santidad JPII, pretendiendo salvar los “Restos” del Reinado de Cristo, de la ruina y muerte total…

 “Como pasa con frecuencia, Pablo fue el formulador inteligente y perceptivo de una doctrina que sería enseñada y propagada a todos los pueblos y naciones por otro hombre, Pedro el Gran Pescador, y por sus sucesores –legítimos- en Roma. A pesar de su oscuridad y su muerte cruel, a Pedro le habían dado las Llaves de la autoridad para enseñar a todos los hombres y mujeres, y para así establecer la geopoliteia que Pablo había anunciado como el plan de Dios para todos los hombres… Esa autoridad estaba garantizada por la Sangre que Cristo derramó. Dentro del período de alrededor de trescientos años y de los pontificados de treinta y dos sucesores de Pedro como Obispo de Roma y detentador oficial de las Llaves de esta Sangre, la inicial oscuridad del Detentador del cargo había sido dispersada; el papado de Pedro ahora asumía un papel crecientemente dominante en el desarrollo de las naciones. La meta paulina, la geopoliteia cristiana era la meta de ese papado…”  (Idem)

LOS DOS MILENIOS

A ese papado y a su organización institucional, la Iglesia Católica Romana, les llevó casi la totalidad de dos mil años alcanzar, en lo concreto, su status y condición como georreligión. Llevó todo ese tiempo y los altibajos de 264 pontificados, para que la filosofía política y las metas de esa georreligión se purificaran y purgaran de las acrecencias de la cultura y de la civilización que a lo largo del camino obstaculizaron el desarrollo de la geopolítica papal católico-romana.

Cuando casi pasaron dos mil años desde que Pablo expresó su visión mundial de una genuina georreligión, el sucesor 263 del oscuro Gran Pescador, reina y gobierna en Roma como la cabeza titular de esa georreligión alojada en una estructura genuinamente geopolítica. Porque Juan Pablo II no es sólo la cabeza espiritual de un cuerpo mundial de creyentes, sino también el Jefe Ejecutivo de un Estado Soberano, que es un miembro reconocido de nuestra sociedad de Estados de finales del siglo veinte.

¿Con una meta y una estructura políticas? Si, con una meta y estructura geopolíticas. Porque, en un análisis final, Juan Pablo, como pretendiente a Vicario de Cristo, reclama para sí el derecho de ser la corte de último recurso sobre la sociedad de Estados como sociedad…

El segundo avance hacia una meta concreta, más allá y trascendiendo el mero internacionalismo, vino del cerebro del más destacado fanático y zelota y el genio organizador más grande en diez siglos: V. I. Lenin. Concebido en esa mente retorcida, nacido en la carnicería y la crueldad del derrocamiento de la Rusia zarista por los marxistas, el segundo intento llegó a encarnarse en la mayor creación política híbrida de toda la historia del mundo: el Estado-Partido de la URSS. Nunca una nación en ningún sentido aceptado de la palabra, ni un imperio, tal como hemos sabido que son los imperios, la URSS fue armada con la forma de un Estado, “pero sí diseñada y construida exclusivamente para servir de vehículo a la toma de posesión política marxista-leninista de todos los demás Estados, sobre las olas de una revolución proletaria supuestamente mundial. Esa es una meta completamente geopolítica alojada en una estructura intencionadamente geopolítica. Lenin y sus sucesores construyeron esa estructura geopolítica. No aloja ninguna religión, aloja una ideología que es, innegablemente, una geo-ideología”. (Idem)

Acá se ve el proceso invertido del que hablábamos… Y la relación judeo-masónica-comunista mencionada. Porque tanto Marx como Lenin y Stalin eran judíos enteros…

“Lo que a muchos en Occidente les resulta difícil separar, es la fachada de la identidad nacional –la URSS como una nación miembro de la sociedad de naciones- y el edificio y propósito del Estado-Partido de Lenin que existe y opera detrás de ella. Es una troika compuesta por el PCUS, el Ejército Rojo y la KGB. Su razón de ser y su única meta no es el bienestar de los habitantes de la URSS, sino el objetivo ideológico de todos los marxistas-leninistas leales y genuinos: una estructura geopolítica marxista que abarque a todas las naciones y a todos los pueblos del globo…” (“Las Llaves de esta Sangre…”)

He ahí la lucha entablada en las arenas movedizas del Nuevo Orden…entre los dos líderes máximos (en la contienda por un Orden Mundial) cuya identidad “se asocia” en el juego del tercer milenio por conquistar… Uno: el mundo –actualmente desacralizado y laicista- para Dios. Podríamos decir: reconquistarlo. El otro… para la ideología de las solas fuerzas humanas… En un mundo sin Dios y una Iglesia sin Cristo…O mejor dicho: CONTRA CRISTO. Nos estamos refiriendo a Su Santidad Juan Pablo II y al ex Secretario General del Estado-Partido Comunista: Mijail Gorbachov.

Ambos hombres son eslavos y ambos son Jefes de los únicos modelos de organización –genuinamente- geopolítica que tenemos disponibles cuando examinamos hoy la sociedad de naciones y de Estados en su tendencia hacia el nuevo orden mundial, que debe ser algo más que una estructura meramente Internacionalista o hasta Trans-nacionalista. Estos dos poderosos líderes mundiales han decidido apostar:

El papa Wojtyla, decidió muy al principio de su pontificado, que lo geopolítico recibiría el grueso de su atención y sería el foco de su actividad papal. Se haría para sí un lugar especial en los asuntos mundiales, al tiempo que atendería las ruinas de su propia institución… La cual infiltrada como estaba ya a esas alturas por la Masonería eclesiástica, La Bestia Negra, sólo resistir… Tanto él como los demás ministros fieles a la Verdad. No se podía hacer más… Había que “salir” a “competir” en las Arenas movedizas del Nuevo Orden, para tratar de salvar lo que se pudiera… Entretanto regrese el Dueño de Casa a establecer el auténtico Nuevo Orden prometido… como ya hemos explicado en las dos Partes anteriores a esta.

Y agrego, de no haber sido por su “astucia geopolítica”, para tratar de salvar lo que se pudiera de la Civilización Cristiana otrora floreciente… estaríamos en peores condiciones de las que nos encontramos ahora… ¡Tengan la plena certeza!

Él conocía perfectamente lo que sucedía dentro de los muros del Vaticano… Y sabía que nada podía hacer para remediarlo… Dicho sea de paso, Su Santidad Benedicto XVI, su Sucesor, lo intentó… Para Juan Pablo II: “Había que dejar que crecieran juntos el trigo y la cizaña…” Como afirmó Cristo en Su Evangelio.

Entonces decidió salir a competir con los enemigos… que pretendían acabar el Proceso iniciado… Desembocando en esta última y más audaz Revolución: La Nueva Era (New Age). Para atenuar sus efectos y retrasar lo más posible la catástrofe final…

“Jugó y está jugando (tener en cuenta que esto fue dicho en 1989), apostando no sólo sobre la durabilidad de su Iglesia –que pueda sobrevivir a las ruinas que crecen continuamente- sino también sobre el objetivo que había elegido para su papado: qué él pudiera jugar una parte integral en la formación geopolítica –en su intención de restablecer el Orden Social Cristiano- de la sociedad de las naciones.

 Por su parte, Mijaíl Gorbachov ha modificado y adaptado severamente el marxismo-leninismo de la URSS, dejando de perseguir la estrategia santificada, como estaba, por las dos figuras más grandes en los setenta y tres años de ese Estado-Partido: Lenin y Stalin; se ha dedicado a moldear la estructura y las metas de ese Estado-Partido de acuerdo con la forma recomendada apasionadamente por el héroe más grande, pero no glorificado, del comunismo, el sardo Antonio Gramsci. Ningún teórico marxista analizó jamás, la adecuada postura y estrategia geopolítica del Estado-Partido marxista-leninista más inteligentemente de lo que él lo había hecho.

 Infaliblemente, Gramsci puso su dedo sobre la única estrategia que posiblemente podría asegurar una victoria total del Estado-Partido a través de una revolución proletaria mundial. Purificó el término sagrado (para los marxistas) de “proletariado” del significado decimonónico, pasado de moda, que todos los líderes, desde Karl Marx hasta Yuri Andropov, aceptaron estúpidamente. Básicamente “lo que se necesita, no es la penetración política de los países capitalistas, ni la superioridad militar -dijo Gramsci- sino la corrupción de su base Cultural cristiana…”                        

Gramsci propuso una nueva forma de marxización: reducir las expectativas de todos los hombres de cualquier salvación que venga desde lo alto…-en arte, en literatura, en ciencia, en medicina, en obras sociales, en política, en comercio, en industria-. Prometer a todos los hombres la liberación de lo que los aflige por medio del enaltecido esfuerzo humano –y solo humano- por medios intelectuales, emocionales, científicos, éticos. Enseñarles que toda esperanza de progreso yace dentro de ellos mismos”.

(El principio de la “nueva civilización”: “seréis como dios”… Recogida por el comunismo más craso, que en el tiempo se habría de transformar: en la base o soporte del gobierno del A_C. Y luego plasmado en el sincretismo más absurdo, llamado: New Age, lo que acabaría siendo su Religión Única)

 “Infaliblemente, también, Gramsci puso claramente de relieve el postulado fundamental del marxismo: su total y profundo materialismo. Pero éste, señaló Gramsci, proporcionará el terreno común que los marxistas pueden compartir con los capitalistas de Occidente. “Únanse a ellos –exhortó Gramsci a sus compañeros comunistas-. Participen en sus estructuras que buscan la ganancia, que hacen el “bien social”, en sus movimientos artísticos, en sus esfuerzos literarios, en sus esfuerzos por elevar los niveles de salud y de vida. Y sí, hasta en su profesión de metas éticas y religiosas. Conviértanse en miembros de la casa global que ellos están construyendo, en miembros genuinos de su familia humana, colaborando en la liberación de todos los hombres de la esclavitud y de la insignificancia de la vida diaria. Todo esto, pero con una condición importante. Que todo el esfuerzo sea solamente del hombre por el hombre. Colaboren para llenarle el estómago con comida fresa y para llenarle la mente con conocimiento fresco. Pero asegúrense que él crea que tanto la comida como el conocimiento son su creación, el resultado solamente de sus propios y nobles esfuerzos.

Asegúrense que el  hombre nunca repita el famoso grito del filósofo alemán Martín Heidegger: “Sé que sólo Dios puede salvarnos”…

 En 1989, el nuevo líder de Checoslovaquia, Vaclav Havel, les diría a sus compatriotas: “En los decretos organizativos, es verdaderamente difícil descubrir que Dios es el único que puede salvarnos…” Mijaíl Govachov, como discípulo de Gramsci, -quien finalmente consumó la estrategia de su maestro- diría: “Asegúrense que nadie escuche a Havel”…

(“Las Llaves de esta Sangre”. Malachi Martin)

Ya lo había anticipado el Señor, cuando nos advirtió: “Son más astutos los hijos de las tinieblas que los hijos de la Luz…” El juego de Gorvachov consistió en hacer creer a la sociedad de las naciones, que él finalmente había comprendido el “espíritu” de integración, necesario para el desarrollo social, cultural, y económico… De hecho, los dejó a todos sorprendidos en Estado Unidos, con su extraordinario discurso, cuando llegó por primera vez a Washington D C. Pero su verdadero objetivo, no era integrar su Estado-Partido a la sociedad de las naciones, que se estaba creando… sino crear él mismo una sociedad de naciones comunistas, al estilo de Lenin, pero con la estrategia de Gramsci… Apuntó a camuflar la ideología, conservando la estructura del Estado-Partido, mientras pasaba por un período de repliegue territorial y de exposición a todas las atracciones del capitalismo occidental… “Vale la pena apostar -pensó él- a causa del premio geopolítico que está en juego”. Y verdaderamente le creyeron… Menos Su Santidad Juan Pablo II…

Él, que venía observando… -ya desde su más tierna infancia, viviendo bajo el Régimen- cómo se venía desintegrando, gradual, pero sistemáticamente, el Reinado Social de Cristo en el Mundo; este deshacerse de la civilización cristiana, gracias a la penetración cultural gramsciana, consumada, finalmente… por Mijaíl Gorvachov. El verdadero agente de cambio… Por eso tenía muy claro cómo combatirlo, estratégicamente.

Y logró imponer sus propias “reglas en la competencia”, las que lo llevaron a ganarse el respeto de sus opositores en todo el mundo. En definitiva, lo que hizo el Santo Padre, fue cambiarles a ellos sus propias reglas de juego; y así contener la avalancha de esta nueva cultura: La Cultura de la muerte. Como él mismo la bautizó.

He ahí la auténtica revolución –invertida- La Revolución Cultural del pensamiento, el cambio de mentalidad de las nuevas generaciones. El saber, el querer y el quehacer humanos… resumidos. Es decir: todas las corrientes de pensamiento de la diversidad cultural de las diferentes naciones, asimiladas en el nuevo pensamiento Único.

Una especie de mazacote humano, sustentado y dirigido bajo la “dieta” de un Único Pensador… El Contra Cristo: El Último Nuevo Emperador… Del Neo Mundo Anticristiano.

“Cualquier evaluación útil y estimación exacta de estos dos hombres: Carol Wojtyla y Mijaíl Gorvachov, debe partir de esta premisa geopolítica. Ambos hombres piensan y planean geopolíticamente. No ven a las naciones del mundo como grupos diversos y divergentes de hombres y mujeres que están aprendiendo con dificultad a llevarse bien, o meramente como una reunión de potencias que deben modificar y adaptar sus recursos para sobrevivir. Cada uno de ellos, a su modo, supone, que la diversidad y la divergencia son accidentes de la historia humana, que en realidad finalmente todos son impulsados por una fuerza más grande que la que puedan juntar uno o varios de ellos.

  En su auténtico marxismo-leninismo, con su craso materialismo, Gorvachov reconoce esta fuerza como el ciego destino histórico. En su genuino catolicismo romano, el papa Wojtyla afirma que este, es el poder de Jesucristo como cabeza de toda la raza humana.

Difieren profundamente en este punto fundamental. Pero coinciden en el punto de observación desde el que parten: la totalidad de las naciones, sus diferentes tendencias y debilidades como parte de esa totalidad. Sin una apreciación de este punto de observación geopolítico y único, no es posible entender los movimientos que hacen ambos, las vueltas y revueltas en sus estrategias. Y, a causa de su indudable influencia sobre los asuntos internacionales, sería difícil trazar la trayectoria que seguirá la sociedad de naciones en la presente década a medida que avanzan hacia lo que todos imaginan como un nuevo orden mundial…” (“Las Llaves de esta Sangre”. Malachi Martin)

Mucho se ha criticado a Su Santidad Juan Pablo II, despiadadamente. Y no precisamente sus enemigos… Sino en los ambientes “tradicionalistas”. Sin embargo, pocos son los que saben: ¡cuánto le debemos! ¡Y cuánto ha sufrido, a pesar de los errores humanos que pudo haber cometido! ¡Cuánto le dificultaron el propio Gobierno de la Iglesia, sus Enemigos Internos…! ¡Y qué cuenta habrá que dar… cuando nos la pidan!

Nuestra Madre Santísima, en una –locución- privada al Padre Gobbi, del M. Sacerdotal Mariano, le reveló: “Este es el Papa de Mi Secreto… Del que hablé en Fátima”.

Lamentablemente, no puedo detenerme aquí a explicar la diferencia entre Tradición y tradicionalismo, para que se pueda comprender la diferencia…

Entre los que practican la verdadera Fe y costumbres, con la sencillez de los niños pequeños (no por ello, menos entendidos…) y los que viven rasgándose las vestiduras, pero no se ponen ni el sayal ni el cilicio…

Y al final, terminan llamándole Santo Padre, a quien era y no es…

CONCLUSIÓN DE LA HISTÓRIA

“La Iglesia creó la Cristiandad Europea –y hoy Europa es nuevamente “Tierra de Misión”…- sobre la base del Orden Romano. La fe irradió poco a poco en torno suyo y fue penetrando sus entornos: la familia, la sociedad, el trabajo, la cultura, las costumbres, las leyes, la política. Hoy día todo esto está cuarteado y contaminado, cuando no netamente apostático… Y un día todo eso será “pisoteado por los gentiles” del nuevo paganismo. Ese es el atrio del Templo. Quedará el Santuario, es decir, la fe pura y oscura, dolorosa y oprimida; es el recinto medido por el Profeta con la “caña en forma de vara”, que es la esperanza doliente en el Segundo Advenimiento, la caña que dieron al Ecce Homo y la vara de hierro que le dio su Padre para quebrantar a todas las Gentes”.

  “Así pues desaparecerá la cristiandad…” “Así la Iglesia quedará intacta…” Dijimos nosotros. Y don Benya replicó:

 “No desaparecerá la cristiandad: será profanada…” Pues “la Iglesia no está por hacerse, está hecha; hoy está construida, inmensa catedral de piedra y barro, con una luz adentro. No desaparecerá como si fuese de humo: quedarán los muros, quedarán al menos los escombros, y en los altares dorados y honrados con huesos de mártires se sentará el Hijo de Perdición, el Injusto, cuya operación será en todo poder de Satanás, para perdición de los que no se asieron a la verdad, más consintieron con la iniquidad…”

 “No habrá una “nueva cristiandad”, ni la de Solovieff y sus discípulos: Berdiaef y Rozanof, ni la de Maritain, ni la de Pemán…

 Ni quedará intacta la Iglesia visible: dentro de ella habrá santuario y atrio. Habrá fieles, clero, religiosos, doctores, profetas que serán pisoteados, que cederán a la presión, que tomarán la marca de la Bestia…

 La cristiandad será “aprovechada”: los escombros del derecho público europeo, los materiales de la tradición cultural, los mecanismos e instrumentos políticos y jurídicos serán aprovechados en la continuación de la nueva Babel:

LA GRAN CONFEDERACIÓN MUNDIAL IMPÍA.

 “Será un mundo nuevo – el Nuevo Orden Mundial con su Falsa Nueva Era- lleno de maravillas técnicas que no darán la dicha a los hombres; se construirá con la argamasa de la omnímoda mentira, el fraude religioso y la opresión del pobre.

  Los dueños de ese mundo podrán hacer llover fuego del cielo y hacer hablar a la imagen de la Bestia… (Como anticipó San Juan, refiriéndose a la televisión y demás avances  tecnológicos posteriores…)

  En medio de una algarabía de voces, de propagandas… que serán del dominio exclusivo del Príncipe de este mundo; y “aquel Inicuo” que de él recibirá poder para hacer prodigios mendaces, podrá hablar un día –a través de los medios de comunicación social-y ser visto por las multitudes reunidas en plazas y templos, a todo un universo aterrado y exaltado, “que estará delante de él como una oveja delante del lobo”.

“El Lobo vestido de piel de Oveja…”

EL ÚLTIMO IMPERIO

 El Imperio Romano es el último de los grandes imperios, después del cual seguirá el del Anticristo. Entender de otro modo a Daniel y a San Juan es imposible. Una tradición patrística que remonta a los apóstoles y es quizá apostólica, como opina Cornelio Alápide, los ha leído, así unánimemente.

No habrá un Imperio Universal después del Romano, sino sólo “imperialismos” como el Inglés. La Ramera sobre La Bestia es el Imperio Romano idolátrico, restaurado al fin de los siglos –tipo y anti-tipo- por el poder del mal. El buen Cornelio Alápide dice audazmente: “Digo que Babilonia, aquí y en el capítulo siguiente, Roma es: no la cristiana que hay ahora, sino la infiel y pagana que fue en tiempos de San Juan y la que de nuevo será en el tiempo del Anticristo”…

  

 Porque eso sí, en San Juan está claro que esa “Babilonia” de la que él maldice, es la religiosidad pervertida. El principal ejecutor es la Segunda Bestia, la que surge de la tierra, como la otra surgió del mar, es decir, de la Iglesia en contraposición al mundo; la cual Bestia, aunque habla como dragón “tiene dos cuernos como semejantes al  Cordero”…

 Esta Bestia es la que “actúa” y reduce a la práctica, es decir, “ritualiza” todo el poder de la otra, dice el Profeta. Ella organiza la adoración idolátrica, impone la adoración del “ícono” nefando, controla las sanciones de “lista negra” para los que no se someten y suscita la gran persecución sangrienta…

Esta Bestia es pues, evidentemente un movimiento religioso, una herejía parecida al cristianismo, la última herejía, la más nefanda y sutil de todas: la adoración del Hombre. Encarnada ella por un genio religioso, una especio de inmenso Lutero, Fosio o Mahoma… Un Antipapa. Pues la mitra de “dos cuernos” significa la mitra episcopal…

Pero la perícola de la Prostituta Empurpurada es todavía más convincente, a mi juicio. San Juan dice ante su vista, que “se asombra con asombro grande”, cosa que nunca dice en todo su libro, pletórico de visiones asombrosas y aún monstruosas; como por ejemplo, la de un tercio de la tierra destruido…

Y ese asombro asombroso del Profeta, es subrayado todavía por dos asombros más: en la frente de la Perdida está escrita la palabra “MISTERIO” y el Ángel le dice luego: “Yo te diré el ARCANO de la mujer y la bestia”.

¿Qué es lo que hay en esa Reina Inmunda para asombrarse tanto?

 No es la Roma Étnica y la persecución de Nerón, como sostiene Bossuet, Ramsay, Renán y tantos otros… En ello no hay asombro grande. Eso estaba delante de Juan como un hecho cotidiano y de todos sus oyentes y lectores.

El mismo culto idolátrico del Emperador, religión obligatoria del Imperio… y lazo de unión de sus multiformes profesos, no justifica la palabra “misterio” ni la palabra “arcano”, ni el “asombro grande”.

Ese culto era lógico. El diablo y la maldad humana estaban detrás de esa lógica. Pero lo que es realmente monstruoso, es la realización última de esa maldad humana, su segunda hipóstasis, cuando la Mala Hembra estará realmente ebria de la sangre de los mártires y fornicará con los reyes de la tierra”.

  “Fornicar” en el lenguaje profético significa invariablemente “idolatrar”. “Fornicar con los ídolos” es en Isaías, en Jeremías y en Zacarías: poner a un ídolo en el lugar de Dios vivo y trascendente. Pero la Roma Étnica no idolatraba a los reyes de la tierra, al contrario, los sojuzgaba y aplastaba”.

Ahora bien, “estar ebrio” es estar alegre, petulante y glorioso. La sangre no embriaga, la sangre repugna. El gozo de la muchedumbre pagana en el Coliseo y su “¡cristianos a las fieras!” no era sino, testigo Tertuliano, un afecto maligno, sombrío y silencioso, un sadismo triste que no puede llamarse propiamente borrachera.

“Emborracharse con la sangre de los santos”, describe bien el afecto farisaico, de sacar gloria de los sacrificios cumplidos por los verdaderos fieles; ese acto que maldijo Nuestro Señor diciendo: “¡Ay de vosotros, que edificáis tumbas suntuosas a los antiguos profetas, y si hubieseis vivido en su tiempo, les hubieseis dado muerte, como lo hicieron vuestros padres” –y como estáis a punto de hacer conmigo, que soy el Profeta Sumo, por Moisés prometido! (y luego en el final con sus seguidores fieles…)

Llenarse la boca con las glorias de los mártires y los santos sin imitarlos en nada, y haciéndolas señuelo para explotar al prójimo en provecho propio… Eso sí que es asombroso y es lo último, es “la abominación de la desolación”. Un hebraísmo que significa, como si dijéramos: “la peor inmundicia”, la “última basura”. Los israelitas usaron de esa palabra para designar el sacrilegio máximo: a los ídolos puestos en el templo de Dios. Y esa “inmundicia de su fornicación” dice San Juan (el cual no se arredra ante las palabras más fuertes) se la bebe Babilonia Magna en un cáliz de oro.

¡Y ella es la sangre de los santos y mártires de Jesús!

 Esto es sin duda, lo que significó para Juan su asombro grande delante de la GRAN CORROMPIDA: La Religión. Su corrupción no parece a la vista, como un tumor o un cáncer. Esta vestida de escarlata, raso blanco y oro –quien pueda que entienda…- está resplandeciente de gemas. Por eso su corrupción se llama “Misterio y “Arcano”…

Calló el viejo –don Benjamín- y le temblaron las manos. Nosotros estábamos consternados. Si esto es así, realmente el mundo que está por venir… (Que ya ha venido) es muy difícil. ¿Y cómo haremos para manejarnos en él?

El viejo volvió a hablar y su voz era ronca y trémula: “Pero para eso se nos ha dado la Profecía –dijo- para nuestro consuelo. Si no la tuviéramos, la tribulación sería inaguantable y la confusión inextricable. Pero en la Escritura, ha dicho el Crisóstomo, están marcados los males futuros para que cuando vengan no nos aplasten. Las Profecías apocalípticas no son terror sino fuerza…”

“Los Papeles de Benjamín Benavides”. “La Abominación de la Desolación”. L. Castellani   

 Y si todavía no se ha producido la aparición pública, personal y definitiva del Emperador Plebeyo, el Anticristo, pronto acontecerá, pues: “Ustedes saben hermanos qué es lo que ahora lo retiene para que haga pública su aparición… Sólo falta que sea quitado del medio el obstáculo…” Nos dice el Apóstol allá por el Siglo I: El Katejon.

Es decir, primero, la “renuncia” del Santo Padre Benedicto, y luego, lo que está aconteciendo ahora mismo delante de nuestros ojos… Sólo que la mayoría mira hacia otro lado… “No sea cosa que viendo… se conviertan y yo los salve…”, dijo el Señor por boca del Profeta. Es decir: la supresión de la fórmula consagratoria, para acabar con la Misa Católica. Y por ende, con la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana. Definitivamente… Dejando de la Santa Misa solo un recordatorio. Un “Memorial”

Tal como el Rito Protestante de Martín Lutero, el Reformador. Ahora “Entronizado” en Roma por Francisco. El Neo-Reformador… Con su definitiva “iglesia” de la Nueva Era. Pero no la cristiana prometida en las Sagradas Escrituras, sino la neo-pagana, conocida como NEW AGE… Algo sobre lo que he escrito todo un tratado en mi primer libro: “El Fin de los Tiempos…”, hace muchísimos años. Todos los que llevo Anunciando y Denunciando… Como se va devanando el Hilo conductor de la Historia…

Lamentablemente ninguno de mis dos libros editados se halla en formato digital. Por eso haremos un repaso en esta Última Parte del Opúsculo, de esta pseudo -religión- neo pagana, ya denunciada en mi primer libro, porque han aparecido muchos símbolos por estos días en el Vaticano… Y sé que muchos que tienen conocimiento de la New Age se han percatado de ello. Pero otros, que tal vez no estén tan empapados en el tema, no. Para los unos y para los otros, nos viene bien el repaso…

 

 He aquí, entonces, el último eslabón de la cadena, en el Proceso de descristianización… Que nos lleva de retorno al primitivo paganismo, pero mucho más refinado… Por la Ciencia y la Tecnología…

EL MOVIMIENTO NUEVA ERA

Este movimiento que presume de espiritualidad, es de neto corte materialista-ateo. Ellos pregonan un Dios inmanente, no trascendente. Una fuerza cósmica diluida en todo…

Su concepción de Dios: No se trata de un Dios personal, sino de una fuerza difusa, al estilo del ser budista, que se extiende y se hace presente en todas las cosas….

Su visión del cosmos es panteísta: todo lo existente es como un ser vivo, proyección de la divinidad; el universo entero es visto como un ser viviente, con el cual el hombre puede entrar en contacto, a través de la interiorización en su sí mismo, lo que conduce a una especie de inconsciente colectivo; el planeta Tierra es considerado como una entidad viviente, capaz de gozar y padecer; de simpatías y antipatías, es denominado la “diosa Gaia”. Así pues: Dios no es el Creador sino el espíritu o alma del universo…

Sobre la Cristología: Jesucristo no es Dios (se niega el misterio de la Trinidad), sino un maestro espiritual, quizás de origen extraterrestre (habría otros seis maestros astrales, uno de ellos, el  Conde Saint Germain), que no vino a salvar a la humanidad sino a enseñar las nociones genéticas de moralidad…

Acerca de la Salvación: El hombre puede salvarse a sí mismo, por sus propios medios, a través de la práctica de diversas técnicas de reencarnación de su alma después de la muerte… No existe el pecado; el sufrimiento humano es consecuencia de anteriores encarnaciones. No existe la gracia de la redención de Cristo…

La oración y la meditación son técnicas para hallar su “sí mismo” y se centran en prácticas espiritistas, en el uso de cristales y símbolos iniciáticos, en técnicas de control mental, concentración yoga (atención con la filosofía de la práctica del yoga, que es netamente atea), etc. Todo esto viene a remplazar a la ascética y a la mística cristiana.

Con relación a la escatología: (fin de la historia): El orden cósmico presente camina hacia su consumación, pero no se centra en la Segunda Venida de Cristo, sino en la aparición de la Gran Confederación Galáctica que procederá a la evacuación de aquellos que se hayan purificado adecuadamente…

(Y atención que no se trata de la película la Guerra de las Galaxias, aunque esta estaba orientada hacia la concientización…)

Su concepción de Ecumenismo: para aquellos que han aceptado una nueva conciencia cósmica signada por Acuario (el ideal “NEW AGE”), ya no es posible establecer divisiones entre los hombres (esto es propio de Piscis, el cristianismo, dicen), sino que se busca la armonización de las diferencias… (Es lo que hace Francisco, armonizar con todos…)

  

 Poco importa lo que una persona crea mientras sea para su bien… (¡Que notorio! ¿No parece sacado de una entrevista, de esas que suele tener Francisco con Scalfari?)

Todo es admitido: el chamanismo, el hinduismo, el budismo, lo musulmán, etc. Se propone como una “Súper-religión”, síntesis de todas las religiones y se rechaza que sólo una pueda ser la verdadera…

 Recordemos, que religión significa: religar. Entonces, o el hombre se religa con el Dios Vivo y Verdadero o se religa con el Otro… Porque con alguien o algo se tiene que religar. El hombre sólo no se sustenta. Es un ser eminentemente social y eminentemente religioso. También es conveniente recordar, lo que hemos venido explicando acerca del Nuevo Orden Mundial: esa búsqueda de una unificación entre los hombres, pero sin fundamento, donde todos estamos unidos pero no sabemos en qué, sin la Fe.

Ahora bien, si estando unidos en una fe común, los hombres no logran acertar a cumplir el Mandamiento de amarse los unos a los otros, que se arman los unos contra los otros, y viven en medio de grandes discordias, cuando no los una nada verdadero, lejos de armonizar diferencias, se odiarán y destruirán más ferozmente…

Finalmente: en esta doctrina de la nueva era confluyen elementos tomados de la nueva física, las religiones orientales y la psicología tributaria de Jung, además de la astrología.

Uno de los exponentes más conocidos, al menos en Argentina, de esta característica, es el monje Benedictino Anselm Grün, quien basa todos sus conocimientos filosóficos, ya desde el Seminario (dicho por él mismo) en Karl Jung… Sus libros se leen como pan caliente… Y por supuesto, a él nadie lo persigue por sus enseñanzas heréticas…

Así pues: El denominado Movimiento New Age, Nueva Era o era de Acuario, es una corriente cultural de corte esotérico, originada por la asunción de elementos procedentes de distintas religiones (mixtura religiosa). Es decir, técnicamente hablando, se trata de un sincretismo. El énfasis se coloca en un conocimiento de tipo iniciático (gnosis) definitivamente neo paganizante, ya que procura el retorno a ritos y prácticas paganos.

Ha sido calificado por Su Santidad Juan Pablo II como “la principal amenaza contra el cristianismo en las décadas por venir…” (Ya venidas).

Sus orígenes remotos pueden rastrearse hasta algunos siglos antes de Cristo, a partir de   un movimiento creado por un grupo de judíos, sobre la “doctrina del conocimiento” (Gnosis). De ahí que entre todas las variables a las que recurren en su mixtura religiosa, podamos encontrarnos con el gnostisismo cristiano y varias formas paganas pre-cristianas europeas. Sumado el Budismo Zen, el Mazdeísmo  (de origen Persa) y otros…

Mediatamente, sus comienzos pueden situarse en las actividades de Madame Blavatzki (de origen Ruso, perteneciente a un grupo de Sociedad Secreta-masónico; otro dato que apoya mi tesis, de cómo todo está asociado), quien afirmó haber estado en el Tibet entre 1851 y 1858, donde recibió las enseñanzas de la “Gran Fraternidad Blanca” Es decir, los 12 maestros de sabiduría tibetanos, de los cuales el denominado Maytreya: es el superior.     Quien ya desde 1982 ha hecho algunas apariciones públicas en diferentes lugares del mundo, proclamándose como el Mesías esperado… Del cual, en este resumen, sólo puedo dar esta reseña. En mi Primer libro editado en 1997 está todo el tratado completo de la Nueva Era y de su Guía o superior. “Su Cristo Cósmico”-.  Luego, en 1875, Helena Blavatzki, fundó junto con Olcott, la Sociedad Teosófica.

Sus libros: “Isis desvelada” y la “doctrina secreta”, son considerados bibliografía New Age básica; una alumna suya, Alice Bailey, acuñó la denominación “New Age”. “Nueva Era”.

A este grupo se lo denomina “La secta de los mil nombres”, y esta denominación parece hacer patente la dificultad que hallamos para detectar y precisar sus alcances. Sus características de “red”, su ambición de armonía y unión que supere las diferencias, lo variado de las fuentes de las que acopia técnica, afirmaciones, dichos, etc. (la mixtura), el rechazo de todo intento de unificación (a su vez), hacen que prácticamente sea imposible encontrar todas las características que hemos enunciado en un mismo grupo…

 A un espíritu acostumbrado a precisiones y clarificaciones, a la claridad de una definición, le puede parecer imposible que queden comprendidos en un mismo círculo: las flores de Bach, las “mind machines”, ciertos tipos de música, el espiritismo, los platos voladores; y en esto mismo reside su peligrosidad.

Como la red que declara ser el movimiento de Acuario, hace pie en distintas realidades, para ingresar a los diferentes ámbitos de nuestra cultura…

En definitiva, La Nueva Era Pagana (New Age) es una “conspiración silenciosa que ya se ha asentado entre nosotros”…

BREVE HISTORIA

“Desde 1984 encontré cada vez más frecuentemente este concepto (Nueva Era); y me he ocupado de él porque sentía que se trataba de una seducción a gran escala para los últimos tiempos. Sin embargo, desde diciembre de 1986 me he sentido impulsada a investigar más acerca de este tema, porque esta seducción avanza a pasos agigantados.

El espectro del movimiento Nueva Era tiene tan amplias ramificaciones que en las páginas siguientes sólo podremos entresacar los puntos más esenciales. Su objetivo principal y el secreto de su “unidad en la multiplicidad” es la instrucción de un Nuevo Orden Mundial, que deberá llevar el sello de la “conciencia de grupo” y del espíritu de cooperación o “sinergia” (acción concentrada de varios órganos).

 En la base de su sistema de ideas está la fe de un “gobierno interno” de nuestro planeta por medio de una jerarquía de seres espirituales o presuntos “maestros de sabiduría” que en realidad (y atención con esto) son espíritus demoníacos. En el movimiento Nueva Era se realiza una síntesis de religiones orientales apoyadas en doctrinas esotéricas, es decir, secretas, que le han sido comunicadas por medio de mensajes de espíritus demoníacos. Así se comprende que este movimiento incluye también todas las variantes del ocultismo: clarividencia, astrología, hipnosis, ciencia de los ovnis, ejercicios de yoga, etc. Además de todo, un despertar de prácticas de hechicería, doctrinas reencarnacionistas, elementos místicos germánicos y representaciones panteístas.

 Así, en el nuevo orden mundial que propugna la Nueva Era ya no queda sitio para el Dios de los cristianos y en su lugar pretende ser entronizado Lucifer (¿recuerdan lo publicado al respecto en la Segunda Parte de este Opúsculo, acontecido en 1963 dentro de los muros de la Ciudadela Vaticana?)

 La fuerza propulsora del Movimiento de la Nueva Era no es, pues, en última instancia, otra cosa que el deseo de Lucifer de recibir adoración…

 Alice Bailey (1880-1949) –ya citada- una inglesa emigrada a los EEUU, fue quien estableció el fundamento propiamente dicho del movimiento Nueva Era, y es considerada su suma sacerdotisa. En su calidad de médium espiritista, recibía mensajes de un cierto “maestro de sabiduría”… Estos mensajes se publicaron luego en numerosos escritos, a los que dio el carácter de doctrinas secretas, una especie de “Plan” que hasta el día de hoy se sigue detalladamente en los círculos de la nueva era.

Conforme a secretas instrucciones, el movimiento debía permanecer oculto hasta 1975. A partir de esa fecha, su misión sería sacarlo a la luz pública, e incluso descubrir el hecho de la naturaleza del “Plan” para el Nuevo Orden Mundial. Entonces las doctrinas de la “Nueva Era” debían darse a conocer y propagarse a nivel mundial por todos los medios disponibles, junto con la proclamación de un “Cristo de la Nueva Era” (que no es otro que el A-C) Y esto es lo que ocurrió…” Basilea Schlink. “Nueva Era”.

¿Ven como todo coincide?

SU IRRUPCIÓN EN LA VIDA PÚBLICA

Una primera técnica consistió en ganar un amplio círculo de simpatizantes por medio de actividades pacifistas y anti militares… Los programas de la Nueva Era han hallado cabida en el mundo de la economía y en todas las capas de la sociedad, incluso en algunos grupos cristianos. Detrás de una fachada de temas aparentemente inocuos, como comida sana y la salud, normalmente contienen las prácticas siguientes: meditación, yoga y terapias de relajación, hipnosis, métodos curativos psíquicos; visualización a través de cristales… Y lo que se suele llamar “pensamiento positivo”; estos dos últimos se fundamentan en la idea de que la mente puede, a través de la sugestión, realizar y crear todo lo que cree que puede.

El “pensamiento positivo”, especialmente, es practicado con frecuencia con el apoyo de versículos bíblicos y considerado como una “fe”, a pesar de su premisa no bíblica de que la fuerza fundamental de todo hombre es buena. En su amplia gama de posibilidades se ha infiltrado en el sector de la educación (¡Atención!) y del aconseja-miento; se pueden encontrar métodos cuyas raíces están en la antroposofía de Rudolf Steiner

.  

Incluso los niños y los jóvenes sufren la influencia de la Nueva Era, entre otras cosas, por medio de la llamada “ola de fantasía”, con sus films y demás… Siete de las películas más populares de la historia del cine pertenecen al género fílmico “Fantasía”. Entre ellos está, en primer lugar: E.T, que dio lugar a todo un nuevo culto de la juventud, y en segundo lugar: “La Guerra de las Galaxias”. El 75% de los films cinematográficos más vistos han sido “marca fantasía”. Sus libros: betsellers y sus ediciones se cuentan por millón.

Harry Poter: el  más popular… (Casi todos tienen alguna forma de ocultismo).

La música no ha quedado exenta de su penetración, con la llamada “música de las esferas” de la nueva era. Como un nuevo estilo de música recreativa, que ha ganado el mercado mundial y sus fans se cuentan por millones…

Es significativo, también, el lazo de unión que existe entre el Movimiento N.E. y prestigiosas organizaciones internacionales, como la ONU, LA UNESCO (fondo internacional de las Naciones Unidas para los niños), el Consejo Mundial de Iglesias, el Club de Roma, la Fundación Rockefeller; la Fundación Ford; la Comisión Trilateral; el Grupo Bildelberg; la Francmasonería. Y a la cabeza de todos: “LOS ILUMINADOS DE BAVIERA”, conocidos como: “ILLUMINATIS”.

La meta de la filosofía de la N.E. es reconciliar todos los contrarios (como hace Francisco…): la ciencia y el ocultismo se sitúan en un mismo nivel; toda la doctrina de los valores éticos –de esta manera- se desploma: ya no existe el bien y el mal. Todo es uno. Así se explica la síntesis de las religiones a la que se tiende…

 “Así pues, el “Plan Secreto” comunicado a Alice Baley por vía de dictados espiritistas comprende la instauración de un Nuevo Orden Mundial, de un Gobierno Mundial y de una Religión Mundial. El principal objetivo es el dominio del mundo. En él se aboga por la “disolución y/o destrucción de Naciones individuales en pro de la Paz y la conservación de la Humanidad”. A pesar de que su objetivo final es el dominio del mundo, existen numerosos fines intermedios, tanto políticos como sociales y económicos. Una vez que el movimiento se hizo público en 1975, emergió una detallada serie de puntos programáticos, entre otros:

-un sistema universal de tarjetas de crédito.

-una autoridad mundial que controlará el abastecimiento de alimentos.

(Aquí comienza a tomar cuerpo la profecía de: “no podrá comprar ni vender”. Pues quien controle el abastecimiento de los alimentos, tendrá el control absoluto de todo…)-un sistema de impuestos mundialmente unificado.

-servicio militar obligatorio universal (pese a sus ideas pacifistas…)

-la instauración de un sistema económico mundial.

-el traspaso de la propiedad privada de las entidades de crédito, transporte y producción masiva de bienes de primera necesidad a un directorio mundial…

-el reconocimiento de controles biológicos a escala mundial, como el de la densidad de población y los servicios de la salud. (Así: el aborto, la fecundación artificial, la eutanasia, la manipulación genética, como sub-productos del producto, permítaseme la ironía)

-la garantía de un mínimo de libertad para el mundo entero.

-la obligación de subordinar la vida personal a los fines del directorio mundial”.-

(Basilea Schlink. “Nueve Era”) ¡Vaya idea de libertad que tienen estos tíos!!!

Como pueden apreciar, este sistema obedece al modelo comunista, proyectado con algunas variables y bajo otra identidad, aunque siempre promovido por el mismo autor…

Además, es la negación misma de la libertad tan preconizada por sus mentores. Podríamos definir este sistema: “Los Amos y los Esclavos…”

Tras la farsa disimulada de un ordenamiento que preserve a la humanidad de los males que la acucian.  Que ellos mismos causaron…

El movimiento N.E. no sólo persigue fines políticos, económicos y religiosos, sino que es en sí mismo una religión (una superpotencia religada con todas las creencias habidas y por haber…) Dispone de “escrituras sagradas”, oraciones y mantras (sílabas que se usan para la meditación). Cuenta con centros espirituales. Los iniciales: la Comunidad de Fhindhorn en Escocia (fundada en 1962) y el Instituto Esalem, en California, EEUU.

Entretanto, muchos centros de este tipo han surgido y siguen surgiendo rápidamente en muchos diferentes países.

En la religión de la nueva era encontramos experiencias parecidas a las de “nacer de nuevo” de los cristianos, pero enteramente diferentes a la experiencia cristiana de conversión; encontramos también leyes espirituales y mandamientos, junto con sacerdotes y gurúes (muchos de ellos visitan a Francisco en Roma), un “Mesías” que ya ha sido proclamado, y también profetas y personas dotadas de fuerzas extrasensoriales que les permiten hacer “grandes señales y prodigios”… (Como anticipa la Sagrada Escritura. Quien pueda, que entienda…)

SERÉIS COMO DIOS

El movimiento proclama que el hombre es Dios y que ha “creado a Dios a su propia imagen”. Como en el Principio le sugirió a Eva la Serpiente… Afirma categóricamente que el hombre se puede redimir a sí mismo cuando logra encontrarse consigo mismo a través de una conciencia expandida.

En el centro de la espiritualidad de la nueva era encontramos, pues, la fe en el hombre y la fe en la energía o fuerza vital que éste puede descubrir en el cosmos que todo lo abarca…

Cuando el hombre “quiere ser como Dios” (Gn. 3,5), es obvio que abre la puerta a Lucifer, a quien en realidad se adora y quien juega un papel primordial en la nueva religión mundial a la que aspira…

Podemos decir, entonces, que este “Tratado de la Nueva Era”, que forma parte del Hilo conductor histórico, estaba preparado desde el Principio de la Creación… Si se entiende lo que quiero significar… Para llegar a su término en el Final de los Tiempos…

Uno de los destacados líderes del movimiento, David Spangler, establecía regularmente contacto con el mundo demoníaco, y declaraba públicamente que la verdadera luz de Findhorn (su principal centro) es la luz de Lucifer, que ha de iluminar al mundo…

El núcleo de la proyectada religión mundial, es pues, la consagración a Lucifer. Ya los escritos de Madame Blavstsky y de Alice Bailey la llaman abiertamente: “Iniciación Luciférica” Varios líderes del movimiento han intentado intronizar a Lucifer…

Hasta que finalmente se logró desde dentro de los muros de la Ciudadela Cristiana, el Vaticano, el 29 de Junio de 1963, en la Fiesta de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, durante la celebración del Sagrado Concilio… (Como ya hemos narrado en la 2da. Parte)

Sobre este trasfondo, es claro, entonces, que el nuevo orden mundial y el nuevo gobierno mundial del que hablan los seguidores de la nueva era es obviamente anticristiano, hasta el punto de que planean abolir las leyes y los símbolos cristianos…

“De todos modos, el amanecer de una nueva era no es una idea nueva. Ya Hitler fue un precursor con su Tercer Reich. Hitler estaba familiarizado con las doctrinas ocultas que forman parte de la nueva era, como los mensajes que recibió Helena Blavatsky de un espíritu demoníaco. Hitler era ocultista y médium; acostumbraba a tener trato con clarividentes y astrólogos, se sentía fascinado por el mundo de los espíritus y dioses germánicos. Al igual que el movimiento de la Nueva Era, quería inaugurar una nueva época en el mundo, el “Reich de los mil años”, que edificaría sobre este cimiento ocultista.

Hitler también –al igual que los de la Nueva Era- odiaba a los judíos y a los auténticos cristianos, aunque al principio hablaba engañosamente del “cristianismo positivo”. Su verdadera meta era ocupar el lugar de Dios… (Como se hizo en el Antiguo Imperio Romano, es parte del Proceso del que venimos hablando).

El Reich de los mil años de Hitler no duró más que doce años, porque detrás de él estaba Satanás, el padre de la mentira. No así el Cuerpo de Cristo. La verdadera comunidad de creyentes que siguen unidos a Jesús, esa permaneció. Jesucristo triunfó como el eterno Soberano, cuyo reino no tiene fin…

La caída del Movimiento de la N.E que parece avanzar ahora triunfalmente bajo la estrella de Lucifer, es tan cierta como la caída del Tercer Reich de Hitler, después de haber conquistado un país tras otro. Y así fue también de impresionante su derrumbe total, un derrumbe que afectó a toda Europa. ¡Dios había intervenido! Una palabra suya basta para que un reino poderoso caiga por tierra y sea quebrantado.

Aun cuando en el movimiento de la Nueva Era colaboran por encargo de Satanás, los maestros de sabiduría y los espíritus demoníacos, y ellos se imaginen poder construir un mundo nuevo, éste se desplomará antes de su consumación, como un castillo de naipes, porque uno solo es el Señor: el Dios Inmortal que tiene su trono por encima de todas las cosas y que ha hecho sentar a su diestra a Jesucristo, Su Hijo Unigénito, una vez que hubo consumado su Obra de Redención.

El Padre ha puesto todas las cosas bajo los pies de Cristo, quien está sobre todo principado, poder y señorío. Y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo…

“Y sometió todas las cosas bajo sus pies…” (Ef. I, 21-22) Idem. Basilea Schlink…

LA AUTÉNTICA NUEVA ERA

“A Él le ha sido dada toda potestad en el Cielo y en la tierra (Mt. 28,18). Él triunfará como poderoso Príncipe de Victoria, y el mundo de Lucifer se desplomará. Una palabra de la boca de Jesucristo, Señor de Señores, y el edificio entero del Movimiento de la Nueva Era se derrumbará para hundirse en el Infierno del que había salido para engañar a los hombres, sutilmente; incluso a algunos cristianos como está predicho en el nuevo testamento: “El Espíritu afirma claramente que en los últimos tiempos habrá algunos que renegarán de su fe, para entregarse a espíritus seductores y doctrinas demoníacas”.

(I Tim. 4, 1). Algo que se está cumpliendo al pie de la letra

Solo Jesucristo establecerá una Nueva Era. Su Reino no tendrá fin, como dice el Libro del Profeta Daniel: “Su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino no será destruido”. (Dn. 7, 14). “El Reino, el dominio y la grandeza de todos los reinos bajo el Cielo, serán dados al pueblo de los Santos del Altísimo. Su reino es un reino eterno, y todos los imperios le servirán y le obedecerán”… (Dn. 7, 27) Basilea Schlink. “Nueva Era”.

Y bien, hemos llegado al Final de la Historia… El Mundo ha “malgastado la Sangre de un Dios…” Derramando la de sus semejantes a diestra y siniestra, como hemos podido apreciar, a lo largo del Tiempo… Pero nosotros, de alguna manera, también somos responsables de haber llegado a las presentes circunstancias, en la Iglesia y el Mundo, que Él nos mandó evangelizar… Hasta Su Retorno…

Dejando –nuestra fe- por descuido, a merced del Enemigo, para pasto de las fieras… Para ser pisoteada por los gentiles de la Nueva Humanidad… Porque no hemos sabido defenderla como merece. Por eso deberemos afrontar ahora, la responsabilidad que a todos nos cabe, de un modo u otro en todo este descalabro, por acción u omisión. Por lo mismo, sin escandalizarnos de los otros… Ni viendo de qué tamaño y color es la paja del ojo ajeno… Porque todos tenemos parte de culpa: a través de las generaciones, en todo este largo y doloroso Proceso de Redención, que está tocando a su Fin…

Y si “el Reino y la grandeza de todos los reinos bajo el Cielo, serán dados al pueblo de los Santos del Altísimo…” No ha de ser por propio mérito, sino por Su Grandeza. Por el Amor que tiene por nosotros. Capaz de derramar hasta la última gota de Su Sangre… Por unos hijos ingratos, que mientras se debaten de muchas maneras, para ver “quién es más grande en el reino de los Cielos…” Se los devoran las fieras del Infierno…

No obstante, muchos a lo largo de la Historia han sabido jugársela por la Verdad. Muchos Santos y Mártires de primer orden, han peleado por su fe hasta dar la vida por ella… Y muchos más tenemos hoy la oportunidad que se nos brinda… de darnos por entero, para defender Nuestra Fe, Nuestra Patria, Nuestro Hogar. Pisoteado por los Gentiles de la Nueva Humanidad: sin Dios. Sin Patria. Sin Hogar.

¡Toda la Pasión de Cristo: la revive hoy la Iglesia en Su Última Agonía…!

Levantemos, pues, en alto, el Estandarte de Cristo, como hicieron aquellos honrados campesinos de la Vendée –ese Pequeño Resto histórico-. Empuñemos nuestros Rosarios y marchemos juntos a la reconquista de la Tierra Prometida…

Al Grito unánime de: ¡VIVA CRISTO REY!  ¡Y NUESTRA MADRE BENDITA!

EL RETORNO AL PARAÍSO

Así pues, como fue en el comienzo, al decir de San Agustín, en su libro: “Ciudad de Dios” así será en la Nueva Aurora, después del Retorno Glorioso de Jesucristo, más Resplandeciente que una hermosa mañana de primavera…

“Vivía el hombre como quería mientras quiso lo que Dios mandaba; vivía gozando de Dios, con cuyo bien era bueno; vivía sin necesidad de cosa alguna, estando en su potestad el poder vivir siempre. Abundaba la comida para que no tuviera hambre, y la bebida para que no tuviese sed. Tenía a mano el árbol de la vida para que no le consumiese la vejez; nada de corrupción en su cuerpo, ni por el cuerpo sentía alguna especie de molestia, ninguna intrínseca enfermedad, ningún temor de herida extrínseca. Gozaba de salud perfecta en el cuerpo y de admirable serenidad  y paz en el alma.

Y así, como en el Paraíso no hacía ni frío ni calor, así para los que en él vivían, no había objeto que, por deseado o temido alterase su buena voluntad. No había cosa melancólica ni triste, nada vanamente alegre; el gozo perpetuo provenía de Dios, al cual tendía la caridad de un corazón puro, la buena conciencia, la fe sincera.

 La sociedad conyugal entre el hombre y la mujer procedía de la fidelidad de su amor honesto, de la concordia de la mente, de la guarda sin esfuerzo de los preceptos de Dios.

No existía cansancio que molestase al ocio, ni sueño que asaltase contra la voluntad”…

Así se cumplirá la Promesa de Cristo… Luego de la derrota de Sus Enemigos, al Venir Él a consumar los Siglos…

Parece inconcebible que la humanidad –el Pequeño Resto- pueda vivir así. Después de pasar por tantas tribulaciones… Sin embargo…

Es la Promesa hecha por Dios, y ratificada por Nuestra Madre, para todos aquellos que permanezcan fieles hasta el final… Hasta el Retorno Glorioso de Cristo. Que ya eso, como dijo el Padre Castellani: “Será heroico…” Pues…

“La presión enorme de las masas descreídas, y de los gobiernos, o bien maquiavélicos o bien hostiles, pesará horriblemente sobre todo lo que aún se mantiene fiel; la Iglesia cederá en su armazón externo; y los fieles “tendrán que refugiarse” volando “en el desierto” –de la Fe… Sólo algunos contados, “los que han comprado” con la renuncia a todo lo terreno “colirio para los ojos y oro puro afinado” mantendrán inmaculada su fe.

 Esos pocos “no podrán comprar ni vender”, ni circular ni dirigirse a las “masas” por medio de los grandes vehículos publicitarios, caídos en manos del poder político; y después del Anticristo: por eso serán pocos…

Las situaciones de heroísmo, sobre todo de heroísmo sobrehumano, son para pocos; y si estos días no se abreviaran, como lo prometió Jesús, no quedaría ni uno… “Pero en atención a Mis elegidos, serán abreviados…” No obstante:

“Seréis perseguidos por todos a causa de Mi Nombre… Pero el que persevere hasta el fin, se salvará…” Pero…“Ánimo, Yo he vencido al Mundo…”

“Así pues, cuando todas estas cosas comiencen a suceder: cobrad fuerza y levantad la cabeza, porque se acerca vuestra liberación…”

Los que estén afligidos y agobiados debido al intenso sufrimiento, regocíjense en esta hermosísima Promesa, que según Nuestra Señora ha aseverado en muchas ocasiones, ha de comenzar pronto, ya que la venida de Cristo es inminente.

Luego de la derrota del Inicuo Impostor y su falsa Nueva Era, como afirma la Escritura y como hemos anunciado, que simulará ser el Mesías que viene a dar cumplimiento a las promesas…   Y que por cierto: no será un cuento de hadas…

Pero escuchemos las palabras maternales y consoladoras de María Santísima, dirigidas al Padre Stefano Gobbi, en relación con la Promesa que aguardamos expectantes: La Auténtica Nueva Era prometida por Nuestro Señor:

“La Nueva Era que les espera corresponde a un particular encuentro en beatitud perfecta con los Ángeles y los Santos, y la tierra en la cual Uds. viven, mis hijos –actualmente- en medio de tantos peligros y de innumerables tribulaciones. Es la Jerusalén Celestial que baja del Cielo a la tierra, para transformarla completamente y formar así los Nuevos Cielos y la Nueva Tierra. La Nueva Era hacia la cual están encaminados, lleva a toda la creación a la glorificación perfecta de la Santísima Trinidad.

 El Padre recibe su mayor gloria de cada criatura, que refleja su luz, su amor, su esplendor divino. El Hijo instaura su reino de gracia y de santidad, liberando a toda la creación de la esclavitud del mal y del pecado. El Espíritu Santo se derrama en plenitud con sus santos dones, lleva a la comprensión de toda la Verdad y renueva la faz de la tierra.

 La Nueva Era que Yo les preparo, coincide con la derrota de Satanás y de su dominio universal; todo su poder es destruido; es atado con todos los espíritus malos y encerrado en el Infierno del cual no podrá salir para hacer daño en el mundo. En éste reina Cristo en el esplendor de su Cuerpo Glorioso, y triunfa el Corazón Inmaculado de Su Madre Celestial, en la Luz de Su cuerpo elevado a la gloria del paraíso…”

LA ÚLTIMA BATALLA

 Por lo tanto: “Quienquiera que anhele la Nueva Era, que de su vida a Jesucristo, que se consagre a Él (por medio de María) y no a Lucifer. De lo contrario, perecerá junto con el reino de Lucifer, y se hundirá en las profundidades del Infierno. En Jesús y en su Reino resplandece la verdadera Luz que jamás se apagará. Mientras que la luz de Lucifer en el Movimiento de la Nueva Era (verdadero promotor del Nuevo Orden Mundial Pagano) es un fuego fatuo, una luz engañadora que lleva a las tinieblas.

 El reino de Lucifer contra el Reino de Jesucristo –Satanás y Cristo frente a frente- Entre ellos se ha desatado un poderoso conflicto (La Batalla Final, el Armagedón de la Sagrada Escritura) en el tiempo que precede al Anticristo, en la alborada del tiempo final…

 El Infierno se ha activado como nunca antes; ha reunido a todos sus vasallos, en la última tentativa de ganar el poder. Pero su plan no podrá ser llevado a término, en forma definitiva, porque Dios se interpondrá con su Juicio…

 Si hasta entonces no ha acontecido el retorno de Jesús, podemos estar seguros que después de este juicio tremendo sobre el mundo pecador (después del castigo que lo purificará), resplandecerá de nuevo el Sol de Su Gracia…”  Basilea Schlink. “Nueva Era”.

Y bien, ya todo ha sido revelado… “Comprendan el significado de mis maternales intervenciones, tan frecuentes, que les he dado como Celestial Profetiza de los Últimos Tiempos. Estos son ya los tiempos en que todos deben recogerse en oración continua y confiada, como lo fue la mía durante el largo camino hasta Belén.

Prepárense al Segundo Nacimiento de Jesús en Gloria: ya está a punto de llegar para reinar entre Uds. (Para los muy suspicaces que nunca faltan… acá no explicita el modo en que vendrá a reinar, por si acaso)

Llegará a través de los caminos de la oración y del sufrimiento (camino que estamos transitando). El tiempo de los proyectos y las discusiones ha terminado. A quien quiera escuchar y entender, ya todo ha sido revelado…

Los corazones de los hombres se han secado por el odio y el pecado; las naciones y los pueblos se rebelan contra Dios y Su Mesías y las más grandes tinieblas los envuelven; la humanidad no quiere abrir de par en par las puertas a Cristo –verdadero- que viene.

Ábranse, entonces, las pobres grutas de sus corazones que, en la noche profunda, hijos predilectos, deben arder con la luz de una fe indestructible, de una esperanza segura y de una ardiente caridad. Uds. caminen a la luz de la Estrella, que les indica que ya ha llegado el tiempo en que se verifican los anuncios proféticos que les han sido dados durante estos años (en cumplimiento de las Escrituras). Y vivan cada hora de su vida en la mayor confianza y en la gozosa espera del Glorioso Retorno de Mi Hijo Jesús…”

(“A los Sacerdotes, hijos Predilectos de la Ssma. Virgen”. Movimiento Sacerdotal Mariano)

Y así concluye esta Obra que me ha sido confiada. Este Tercer y Último Libro, titulado: “Los Signos de los Tiempos en la Historia de la Salvación…”, entregado a vosotros desde su Primera Parte. Que junto a los dos Primeros Libros ya editados, completa la Obra de Colección: “Instrumentos del Dios Altísimo, los Profetas de María”.

Y junto con la Obra, concluye mi misión. Puedo decir con San Pablo: “he peleado el buen combate, he concluido mi carrera, he conservado la Fe…”

Han sido treinta y un años de labor ininterrumpida, para cumplir lo encomendado: Anunciar y Denunciar… Para ayudar a preparar el Pequeño Rebaño, en medio de inenarrables sufrimientos… Que aunque los pudiera narrar, no sería posible…

Nadie podría comprender, verdaderamente, lo que han sido los años pasados, los meses, las semanas, los días… de amor y dolor, de dolor y amor… Pues la autenticidad de la Obra, del mensaje trasmitido al mundo, no está solamente en la obediencia a los santos designios de Dios, sino en el sufrimiento consentido y ofrecido… Por amor a Él, Nuestro  Padre y Señor, por amor a vosotros, mis amados hermanos…

Este es mi testamento de amor, la Obra completa; que comenzara hace más de treinta años… Una Pequeña Alma, sin más conocimiento que el Amor y sin más capital que el dolor… Ustedes son los herederos. Porque Uds. son mis hermanos. Hijos de un mismo Padre y de una misma Madre. Ya que no somos producto de la evolución, como muchos creen, sino “el fruto” de un Amor inconmensurable. El Amor del Hijo de Dios Encarnado en las Entrañas Purísimas de María. Engendrados al Pie de la Cruz en su última agonía…

Por tanto, hijos de un gran Amor. Tan grande como el Dolor de ese Hijo y de esa Madre, que no hay medida que lo pueda contener… Regados con la Sangre Inmaculada del Divino Cordero de Dios, fuimos entregados en los Brazos amorosos de la Madre Mártir. La Dolorosa: “He ahí a tu Madre… He ahí a Tus hijos…”

Por tanto, nosotros, bien podemos decir: “He ahí a tus hermanos…”

¡Ustedes pueden hacer valer este Testamento de Amor! Regenerados en ese baño de Sangre, que inundó todo el mundo… díganle al mundo lo que el mundo no quiere escuchar… Que Jesucristo: Vuelve Pronto…

“Y Su Vuelta es un Dogma de Fe. Es un Dogma de los más importantes. Es un Dogma bastante olvidado. Un espléndido Dogma poco meditado. Su traducción es esta: el mundo no continuará desenvolviéndose indefinidamente, ni acabará por azar, dando un encontronazo con alguna estrella mostrenca; ni terminará por evolución natural de sus fuerzas elementales –o entropía cósmica, como dicen los físicos- sino por una intervención directa de su Creador.

El Universo no es un proceso natural, como piensan los evolucionistas o naturalistas, sino que es un poema gigantesco, un poema dramático del cual Dios se ha reservado la iniciación, el nudo y el desenlace; que se llaman, teológicamente: Creación, Redención, Parusía. Los personajes son los albedríos humanos, las fuerzas naturales son los maquinistas, pero el primer actor y director de orquesta es Dios. “Varones galileos, ¿qué estáis allí mirando al Cielo? Ese Jesús que habéis visto subir al Cielo, parejamente un día volverá a bajar del Cielo…”, dijeron los Ángeles de la Ascensión a los discípulos.

Este será el desenlace del drama de la Humanidad.

 El Dogma de la Segunda Venida de Jesucristo, o Parusía, es tan importante como el de su Primera Venida o Encarnación. Si no se lo entiende así, no se entiende nada de la Escritura ni de la Historia de la Iglesia. El término de un proceso da sentido a todo el proceso. Este término está, no sólo claramente revelado, más también minuciosamente profetizado: “Jesucristo, Vuelve pronto”. “Cristo, ¿vuelve o no vuelve?” L. Castelllani.

Esta es la Verdad que deben proclamarle al mundo, mis hermanos. A un mundo que se ha apartado de Su Creador y por ello se debate en el sinsentido; un hombre que ha sido Creado a Imagen y Semejanza de Dios. Hoy totalmente desdibujada… Como señor de la creación hecha para él, hoy sometido a la condición de esclavo… Malgastando así, la Sangre de Aquel que lo Redimió.

Por lo tanto, el desafío al que se enfrenta la Iglesia Remanente, es enorme. Y ha de crear una gran controversia. Porque se trata de restituirle a ese hombre moderno la imagen de su Creador. Borrada “por decreto” de su conciencia… Un hombre que se lo ha vaciado por dentro, y al que se lo mantiene con aromas… para hacerle creer que está vivo, pero que “han matado” lo propio que lo constituye como hombre: su alma espiritual; ahogada entre tanto materialismo. Hay que devolverle a ese hombre la plenitud de sus derechos como creatura de Dios: los de conocer la Verdad y amar el bien.

Justo en esta Hora… En que todo está trastocado, subvertido, adulterado… De la que Cristo nos advirtió, cuando dijo: “Llegará la Hora –y ya estamos en ella- en la que los hombres os matarán creyendo con eso dar gloria a Dios…”  

Pues justamente en esta Hora, hay que dar razón de lo que creemos.

Esto supone una esclarificación profunda de las tres Virtudes teologales: La Fe, la Esperanza y la Caridad. Como dice Santo Tomás de Aquino en el compendio de Teología: “Mi querido Reginaldo de Piperno, te voy a exponer lo que creemos y para eso te hablaré de tres cosas: primero de la Fe, segundo de la Esperanza y tercero de la Caridad. Este es el orden más racional que conozco (también el enseñado por los Apóstoles), porque: por la Fe conozco la Verdad, por la Esperanza me muevo hacia esa Verdad  y por la Caridad me uno a la Verdad”…

Es preciso hoy más que nunca, que la Iglesia –Remanente- recupere esa pretensión de absolutez con que se presentó -en el Inicio- ante el Imperio Romano. Porque la Fe misma lo está exigiendo. La Verdad Revelada lo está exigiendo. Y lo está exigiendo el hombre contemporáneo que se debate en el sinsentido…

Aun cuando todo parezca perdido… Aun cuando nos persigan de muy variadas y hasta  solapadas maneras… Sigamos confesando al Señor y Su Divina Revelación, hasta que Vuelva… Proclamando y Resistiendo… Porque la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, sabe, aquello que el sabio Plutarco, decía: “Ni Dios puede dar, ni el hombre recibir, nada más excelente que la Verdad…” Y Cristo concluyó: “sólo la Verdad os hará libres”.

“Yo Soy el Camino, la Verdad y la Vida…”

“Mira que Vengo pronto… Dichoso el que guarde las palabras proféticas de este Libro”.

Y me dijo: “no selles las palabras proféticas de este Libro porque el tiempo está cerca…”

“Estas palabras son ciertas y verdaderas, el Señor Dios que inspira a los Profetas ha enviado a su Ángel para manifestar a sus siervos lo que ha de suceder pronto…”

Ya todo está consumado… Abramos  de par en par las puertas a Cristo que llega…

Alabad al Señor todas las naciones; alabadlo pueblos todos. Porque ha confirmado sobre nosotros su misericordia: y la verdad del Señor permanece eternamente…

“Yo Soy el Alfa y el Omega. El Primero y el Último. El Principio y el Fin…”

Dichosos los que laven sus vestiduras, así podrán disponer del árbol de la Vida y entrarán por las puertas de la Ciudad…

“Yo Soy el retoño y el descendiente de David; el Lucero resplandeciente del alba…”

Él es el Vencedor triunfal que sale para vencer… El Jinete que viene montado en un caballo blanco, con su túnica manchada por la Sangre de Su Martirio Victorioso Y en su muslo trae escrito un nombre nuevo: Señor de Señores y Rey de Reyes.

Dice el que da testimonio de todo esto: “Sí, Vengo pronto…”

“Yo, Jesús, he enviado mi Ángel para dar testimonio de estas cosas…” (Ap. C. 22, v. final)

 

“¡Al final, mi Corazón Inmaculado, Triunfará!”.

13 de Mayo de 2018. Aniversario de Nuestra Señora de Fátima.

Ángeles Eva Sánchez Aréchaga

Se prohíbe su reproducción total o parcial sin la cita expresa de su autor. Se recomienda su trasmisión íntegra para su mejor edificación.

Para contactar por Cursos y/ o Conferencias, o consultas, dirigirse a la siguiente dirección de correo: claudiadecivo@gmail.com

 

  

About the author

mm

Como Vara de Almendro

info@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: