Actualidad Nuestros Artículos

TRATADO DEL FALSO PROFETA QUE SE SIENTA EN LA SILLA DE PEDRO

 

Carta a la Santa Madre Iglesia 1ª parte. Descargar en PDF

Queridos lectores de Comovaradealmendro. Tenemos el gusto de publicar en nuestra web un breve ensayo sobre el fin de los tiempos de la escritora católica argentina Ángeles Sánchez Aréchaga.

Ángeles se considera discípula en materia esjatológica de nuestro muy admirado p. Leonardo Castellani, de quien ha abrevado abundantemente. El padre Castellani columbró los momentos finales de la historia, que ahora estamos viviendo en toda su crudeza: nada más y nada menos que la gran apostasía de la Iglesia. Ahora comprobamos cómo esa apostasía sale desde su cima, merced al golpe de estado masónico orquestado por la Sinagoga de Satanás y ejecutado en 2013, que resultó en la reclusión y apartamiento del auténtico Papa, Benedicto XVI, recluido en el pequeño monasterio “Mater Ecclesiae” (el nombre no es baladí), en el Vaticano, y que aún sigue en marcha.

Ella fue consagrada por su madre a la Santísima Virgen María desde niña. Tuvo por director espiritual al Padre Mario Talley, fallecido en olor de santidad.

Su misión es enteramente profética y comenzó, a decir de ella, hace muchos años. Y consiste en la ingrata tarea de denunciar la gran apostasía de la Iglesia y avisar de la proximidad de la Segunda Venida de Cristo o Parusía, junto con la gran tribulación previa que está por aquilatar  al resto fiel que ha de quedar, que será obrada por mano del Anticristo, “la clave metafísica de la historia” en palabras del sabio padre Castellani.

Ángeles lleva ya dos libros escritos sobre este tema. El primero, titulado “El fin de los tiempos y de las cosas” (1997, reimpreso en 2002). El segundo, titulado “Apocalipsis, Canto de Esperanza” (2005, reimpreso en el mismo año).

El tercero se titula “Los signos de los tiempos en la historia de la salvación”, y está dividido en tres partes. La primera lleva por título “El Tratado del Falso Pastor que se sienta en la Silla de Pedro”, y es la que publicamos ahora.

La segunda parte se titula “La abominación de la desolación en el Templo Santo de Dios”, y lo publicaremos, Dios mediante, en breves fechas.

Este carisma de denuncia está sembrado de incomprensiones y de sinsabores. Pero nos consuela saber que durante toda su historia la Iglesia reprobó las herejías y desviaciones de sus teólogos, sacerdotes, obispos y laicos, por amor a la Verdad y en pro de la salvación de las almas, porque los que las proferían salieron de entre nosotros, pero no eran de los nuestros (1 Juan, 2:19). La labor de aviso y denuncia tiene por objetivo proteger a los más débiles y menos formados en la fe, que son las víctimas más numerosas y fáciles de engañar con las doctrinas venenosas que siempre se han difundido, desde la Ascensión de Cristo hasta ahora… y especialmente ahora, diríamos.

Y si tenemos en cuenta que real y verdaderamente estamos entrando en la gran apostasía de la Iglesia preanunciada por San Pablo se hace ahora mucho más importante y perentoria esta labor de señalar las herejías difundidas dentro de la Iglesia (ahora desde su cúspide), del anuncio de los dos Anticristos que están previstos en Apocalipsis 13 (la Bestia de la tierra o Falso profeta y la Bestia del mar o Anticristo político) y de la próxima Parusía de Cristo, su Segunda Venida, en gloria y majestad (2 Tes. 2, 3). Para que todos queden avisados de en qué gravísimos momentos nos encontramos y obren en consecuencia: no dejándose engañar,  santificándose más y preparándose espiritualmente para resistir en la fidelidad, por gracia, hasta el final.

Ángeles es una persona con pocos estudios académicos. Sus conocimientos del fin de la historia son autodidactas y se basan en la lectura de la patrística de la Iglesia: fundamentalmente la Migne latina, esto es, la colección del pensamiento de los padres griegos y latinos, y, dentro de ella, la parte atinente a la esjatología, en la que se confirman las revelaciones hechas por el Espíritu Santo en el Apocalipsis (especialmente en sus caps. XII, XIII, XVII, XX-XXII) y en San Pablo.

No conozco a Ángeles personalmente. No la juzgo, ni podría hacerlo. Pero sus escritos concuerdan con la línea editorial de Comovaradealmendro y creemos que harán mucho bien en la labor de desenmascaramiento del error y del mal que llevan cinco años instalados en la Iglesia.

Este opúsculo está dirigido al pusillus grex, al resto fiel que será probado en la gran persecución que se avecina y que recibirá a Cristo en su Parusía, mermado y postrado, sí, pero entre cantos de júbilo y lágrimas de emoción, cumplida su Esperanza contra toda esperanza.

El Equipo de Comovaradealmendro.

 

DE LA OBRA DE COLECCIÓN:

“INSTRUMENTOS DEL DIOS ALTÍSIMO. LOS PROFETAS DE MARÍA”.

Tercer y último Libro, titulado:

“LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS EN LA HISTORIA DE LA SALVACIÓN”

 

Primera Parte:

CARTA A LA SANTA MADRE IGLESIA: CATÓLICA, APOSTÓLICA Y ROMANA

Por Ángeles Sánchez Aréchaga

Al Remanente Fiel…

Yo, Ángela Eva Sánchez Aréchaga, en mi calidad de hija de la Iglesia, Católica, Apostólica y Romana; nacida en Buenos Aires, Argentina; consagrada de modo particular -con Esclavitud Mariana- para la Causa confiada por la Santa Madre Iglesia; discípula -en materia escatológica- del Padre, Doctor Leonardo Castellani, Sacerdote Jesuita; defensora de la auténtica Tradición cristiana, me dirijo a Uds., a los Sacerdotes, en primer lugar y a todos los fieles Católicos que buscan la Verdad con sinceridad de corazón, con la expresa Misión de poner en claro la situación actual de la Iglesia.

Concluyendo, de esta manera, la tarea comenzada hace 26 años, en la Fiesta del Apóstol Santiago, 25 de julio, en la Ciudad de Gualeguaychú, Provincia de Entre Ríos. República Argentina.

He recorrido, desde entonces, un largo, difícil y muy doloroso Camino…

Antes de ser concebida en el seno de mi madre, fui consagrada por ella a la Santísima Virgen María, diciendo: “si me das una hija, yo te la consagro desde este momento, para que Tu dispongas de su vida como te plazca… A cambio, yo te entrego la mía”.

Tenía mi madre 33 años de edad y no podía concebir hijos… Y Nuestra Señora la escuchó y le concedió su petición. Cuando cumplí los siete años de edad, mi madre fue llamada a la Presencia de Dios… Había llegado la hora de dar cumplimiento a su parte del trato.

También yo tenía 33 años cuando sentí el llamado…  Para Anunciar y Denunciar la Segunda Venida de Jesucristo, con todo lo que implica y significa, y la previa Venida del Anticristo, con todo lo que implica y significa: El Anticristo, ¡la Clave Metafísica de la Historia!

Enseñando la Doctrina Tradicional de la Iglesia -en materia Escatológica, que significa: Hechos últimos, en el Proceso de la Historia de la Salvación- que la Iglesia no enseña… Desde los tiempos de los Apóstoles y hasta San Agustín. Amparada en la más estricta Tradición Patrística. Es decir: en la enseñanza de los Padres de los Primeros Siglos, en esta Materia, en relación con la Revelación que Jesucristo hizo a Su Apóstol predilecto, San Juan, referida en los caps. 20, 21 y 22 del Libro del Apocalipsis (resumen de la Escatología). Cuya Doctrina se halla contenida en la Migne Latina. La colección del Pensamiento de los Padres Griegos y Latinos acerca del Final de la Historia.

Los que reunidos en UNÁNIME CONSENSO, en lo referente a la Exégesis (interpretación) de la Obra Cumbre de la Historia de la Salvación, en los capítulos arriba mencionados, han concluido: “que la Segunda Venida de Jesucristo, no es la Resurrección de todos los muertos…”

Y este unánime consenso de los Padres de los Primeros Siglos del Cristianismo es irrefutable. No en lo que hace a los pormenores del acontecimiento, sino a la cuestión esencial de la Revelación acerca de Su Segunda Venida y el Juicio Final. Pues una Profecía se conoce como cierta una vez cumplida, entretanto, todo lo que se desprende de su interpretación, siempre que no vaya contra el Dogma y la Moral de la Iglesia, es considerada materia probable, no Doctrina cierta (CIC Art. 66).

Por lo que es vital para la Fe, enseñar correctamente acerca de estos hechos, “pues el término de un proceso, da sentido a todo el Proceso”. Nos dice el Padre Castellani, el gran Exégeta.

Esta tarea comenzó en 1989, con la elaboración de una tesis que resume y define el Misterio de Iniquidad actuando en la Historia… Demostrando así, desde las Profecías del Apóstol San Juan: que el Nuevo Orden Mundial –apodado globalización- que el Capitalismo, el Comunismo, el Socialismo, el Liberalismo, el Sionismo, la Masonería, la New Age y el Anticristo, son una  misma cosa”.

Dicho de otro modo, y en palabras del P. Castellani:

“Si a un hombre de hoy se le habla del Anticristo, no le interesa.  O a lo mejor se sonríe… Pero dígasele: guerra total, estado totalitario, rendición incondicional, dictadura del proletariado, listas negras, bombas nucleares, judaísmo, nazismo, imperio mundial… y no puede menos de parar la oreja. Pues bien: “mutato nomine de te -fabula narratur”. Es decir: “lo único mudado son las palabras”.

 

Todo lo cual está explicitado en mis dos primeros libros escritos y editados: “El Fin de los Tiempos…” Y “Apocalipsis, Canto de Esperanza”. 

A los que se añade este Opúsculo, que se compondrá de Tres Partes; de las cuales, ésta será la Primera. Y todos los conceptos aquí vertidos, serán ampliados en las partes que vendrán a continuación, próximamente…

Curiosamente, la composición del primer libro llevó 9 años, la del segundo: 9 meses y el tercero: 9 semanas (su primera Parte). O sea: ¡tres partos! Afrontando todos los embates que supone tamaño “atrevimiento”: denunciar al Sin Ley… que habría de venir con su falso profeta… Antes que el Señor regrese a consumar la Historia. (De cuya identidad, la del Impostor, damos una reseña en el primer libro editado: “El Fin de los Tiempos…”, en el último Capítulo, titulado: “Nuevo Orden Mundial”).

Embates estos, sobre todo para una débil mujer, que no tiene más amparo que su Fe. Bien aprendida, eso sí, con  todo lo que implica el conocimiento de la Doctrina e Historia de la Iglesia, y su entrega absoluta a la Madre Bendita, al servicio de la Causa de Dios.

Todo este Anunciar y Denunciar, contenido en mis dos primeros libros, “El Fin de los Tiempos…” y “Apocalipsis, Canto de Esperanza”, con todas sus características:

“Historia de la Salvación- Parusía-Juicio Universal” (Doctrina Patrística, sobre la Consumación de los Siglos).

Apoyada en la Obra Cumbre: “La Iglesia Patrística y la Parusía”. (Florentino Alcañíz, S.J y Leonardo Castellani, S.J).

“El Reinado del Anticristo, su Gobierno y Religión Mundial” (con la participación del Teólogo Argentino, Padre Julio Meinvielle, en Su Obra: “El Comunismo en la Revolución Anticristiana”, y el Dr. en Filosofía, (UCA) Carlos Lasa, como marco en la denuncia del Nuevo Orden Mundial, cuna del Gobierno del A-C).

“María, Madre, Maestra y Profetiza de los Últimos Tiempos. Y la Auténtica Nueva Era, prometida por Nuestro Señor Jesucristo, único Mesías y Señor de la Historia” (Ídem, Doctrina Patrística), en contraposición al Movimiento NEW AGE, viene a hallar su culminación en este Opúsculo –o tercer libro- al que llamaremos:

“Los Signos de los Tiempos en la Historia de la Salvación”. El cual se compondrá de tres partes. Concluyendo así, la Obra de Colección: “Instrumentos del Dios Altísimo- Los Profetas de María”.

El que dedico, de manera particular, en su totalidad, a la memoria del Padre Castellani, eximio Exégeta (la Exégesis, es la Ciencia Sagrada en la Interpretación de las Escrituras). Hombre probo, no solo en esta Ciencia, sino en la paciencia y entereza en afrontar la persecución… El dolor… Su constancia en la Fe… A pesar de todas las vicisitudes por las que tuvo que pasar.

Por ejemplo, además de no poder celebrar Misa durante años (por prohibición de las Autoridades Superiores de la Orden Jesuita, debido a una calumnia), se vio sometido a diversos vejámenes. Como la infiltración de un ácido, por medio de una jeringa en las sienes… (Durante el período que estuvo encerrado-castigado en Manresa, España, en la Casa General de los Jesuitas). Para destruir al cerebro más lúcido de nuestro tiempo. Para que dejara de Anunciar y Denunciar… Esta denuncia se puede encontrar en su Obra: “Catecismo para adultos”.

Lo dedico al Padre Castellani, Doctor Angélico. Único con este título desde el Descubrimiento de América, a la fecha. “El título más alto  -conquistado con gran esfuerzo- que la Iglesia Católica otorga a los más sabios de sus doctores. Diploma bulado se llama, por hallarse protocolizado con el sello de plomo de las Bulas pontificias. El Papa Pío XII y el Prepósito General de la Compañía de Jesús, certifican con su firma que es Doctor Sacro Universal: “qum licentia ubique docendi”. Es decir, con derecho de enseñar en todas partes. Nadie, ni antes ni después de él, ni durante los cinco siglos corridos desde el Descubrimiento y la Conquista, obtuvo honor tan alto en toda América”. (Fidel L. Serrero. “Castellani y el episcopado”)

Al decir del filósofo, Vintila Horia: “el hombre más universal que ha producido la Argentina”. Pero sobre todo: el “enemigo” que les señalaba, lo que a muchos, entonces, les resultaba una Utopía… En prevención de lo que ahora vemos consumado como una pesadilla… O en palabras del Santo Padre Pío -dirigidas al entrañable amigo del Padre Castellani, Alberto Graffigna, cuando lo visitó en Pietrelcina-: “¡Un Profeta –dijo- Un gran Profeta!” En respuesta a la pregunta de Don Alberto acerca de su opinión… dadas las circunstancias por las que el Padre Castellani  atravesaba.

“Poco importa –entonces- que la Iglesia oficial Argentina (y no solo Argentina) se haya permitido ignorarlo, calumniarlo y perseguirlo con saña implacable. Los juicios de Dios son muy distintos de los juicios de los hombres. En mitad del camino de su vida tuvo una experiencia brutal con la Santa Madre Iglesia Jerárquica, pero de aquel choque o persecución mortífera, que pudo llevarlo a la muerte o a algo peor… Dios lo sacó… Y le mantuvo la fe en medio de la tormenta. El Padre Castellani quedó exento, marginado por los obradores de iniquidad que no veían en él un instrumento dócil para sus fatídicas maquinaciones; se mantuvo incorrupto. Fiel al cristianismo total, bajo el Signo perentorio de la Cruz de Cristo”.

“El cristianismo no se ha inventado para consolar –escribe con mano segura el Padre Castellani en el “Kierkegaard”-, el cristianismo se ha inventado para espantar; y consolar después, a los que están espantados… El Evangelio significa “Buena Noticia”, pero no es buena noticia para los cachafaces; es una buena noticia para los contritos (en latín, triturado) ¡Notable palabra! Pero notable, solamente, para los que lloran, para los que tiene hambre y sed de rectitud”.

El Padre Castellani como letrado y como doctor, como filósofo y como profeta, fue una cosa seria en este siglo. No sólo por la desusada calidad de su título, sino también por haber conseguido, en nuestro medio y en nuestro tiempo (superabundante en cobardes, renegados y corruptos), gigante silueta de singular en la fe, de infatigable buscador de la Verdad (con Mayúscula).

Fue el único capaz (contemporáneamente y en el contexto referido) de dejarnos un saber rico y sápido. Y lo fue, porque poseía una disciplina en hábitus vital. La más alta y grave de todas: nada menos que la Teología o Ciencia de Dios. Por lo tanto, llevaba dentro de sí una ciencia entera y verdadera. O mejor, todas las ciencias llevaba, armadas en sabiduría.

Fue un ungido por la luz sacral de la Verdad. El que se ha sumergido en la luz, durante toda la vida no lo olvida. O como él mismo escribió: “La cuestión no es decirlo, sino hacerlo con hechos, que son varones, no con palabras, que son hembras”.

Que él consiguió hacerlo, lo atestiguan sus obras; porque como Cristo enseña: “Por las obras los conoceréis”.  (Fidel Lópes Serrero, “Castellani y el Episcopado”).

¡Que su espíritu me siga guiando, en Nombre de Nuestro Señor Jesucristo y de Su Amadísima Madre, la Siempre Virgen María! ¡Que al igual que esta, su pequeña y miserable discípula, el instrumento mariano, le consagró toda su vida EN DEFENSA DE LA VERDAD!

No sé a cuántos podrá llegar este pequeño Opúsculo, pero sé de antemano, porque “la experiencia no sabe mentir”, como decía mi amado Padre Castellani, cuáles serán las distintas reacciones, y por ende, repercusiones…

Pero estoy consciente de mi deber, tanto, como de que “hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”, que afrontaré las consecuencias, con el Corazón de Aquella a Quien mi madre me entregó para esta tarea.

Así pues, aquí va el Tratado…

¡Del Falso Profeta que se sienta en la Silla de Pedro!

¡Habiendo “removido el obstáculo”! ¡Culmen del proceso de 50 años de auto–demolición de la verdadera Fe! Que comenzó “decapitando la Cabeza” de la Iglesia. Sometiendo el Poder del Primado de Pedro, a las decisiones de las Conferencias Episcopales de los Obispos, con sus diferentes Comisiones…

En buenas cuentas, para “democratizar la Monarquía Católica”. Gobernando sus Diócesis, en apariencia, en común-unión con el Magisterio Petrino, pero en la realidad, haciendo su propio gobierno particular. Con excepción de unos pocos epíscopos fieles. Obstaculizando así, el propio Gobierno de los Papas, sucesores de Pedro, ¡Haciendo recaer sobre ellos las culpas! A esto se le llama, apostasía encubierta. O “Apostasía silenciosa”, como la llamaba el Santo Padre Juan Pablo II. ¡Aparentando una falsa obediencia al Papa!  ¡Y esto se viene sucediendo en la Iglesia desde hace más de medio siglo! Hasta llegar a la presente y trágica realidad, en cumplimiento de las Santas Profecías –bíblicas: Fundar una nueva iglesia –una nueva religión- para el Anticristo: ¡EL OTRO! El que habría de venir -antes de la Segunda Venida de Jesucristo- a engañar a toda la Humanidad, “Con grandes  prodigios y señales…”.

“Haciéndose pasar por el Mesías…” Nos dice la Sagrada Escritura.

Pero para eso, había que ¡“remover el Obstáculo”! Pues, “ustedes saben bien, nos dice el Apóstol San Pablo, qué es lo que ahora lo retiene –al hijo de perdición- para hacer su aparición en el mundo…” Carta 2da de San Pablo a los Cristianos de Tesalónica.

Porque: “Yo He Venido en Nombre de Mi Padre y no Me habéis recibido, otro vendrá en su propio nombre y a ese sí lo recibirán…” (Nos dice Jesús en Su Evangelio).

Aterradoras palabras las de Nuestro Señor, a las que añadió: ¿“Cuando regrese el Hijo de Dios, encontrará Fe sobre la Tierra”?… (Sagradas Escrituras).

Habiendo llegado a este punto, lo que sigue, se encuentra bien explicitado en la mencionada Obra de Colección de mi autoría: “Instrumentos del Dios Altísimo- Los Profetas de María”. En particular, en la segunda parte de la Obra, el Curso completo: “Apocalipsis, Canto de Esperanza”, titulado: “El Reinado del Anticristo, su Gobierno y Religión Mundial”, que vendría a ser el segundo libro.

Con la ya citada referencia del Teólogo, Padre Menvielle, en su Obra: “El Comunismo en la Revolución anticristiana”: hacia un Nuevo Orden Mundial… Masonería incluida.

Es decir, que lo que ahora vemos, es el término de un proceso, en la Teología de la Historia, que comenzó con la herejía Arriana, mucho antes del Vaticano II.

Al cual proceso –que lleva más de 20 siglos- el Cardenal Bergoglio ha venido a dar culmen… Dicho de otro modo y en términos contemporáneos: él vino a consumar lo que comenzó con la peor pesadilla de la Historia de nuestro tiempo: el Vaticano II. “La Revolución Francesa”. Como le llamó algún obispo.

O sea: decapitar la Cabeza, acabando con la Monarquía, para transformar la estructura de la Iglesia fundada por Cristo, en una Democracia… Dicho de otro modo: anular el papado –en lo esencial- sustituyendo al verdadero Sucesor de Pedro –dándole muerte u obligándolo a renunciar-  por un Ídolo falso, un falso Profeta.

Un Lobo revestido con piel de oveja… que culmine el proceso de adulteración del cristianismo; presentando una nueva fe, una nueva iglesia –Universal y Única- dentro de la Iglesia, con apariencia de cristianismo, pero vaciado de su contenido…

Un cristianismo con edulcorante, que adelgaza de tal modo a las almas, que sólo queda de ellas un pálido reflejo. (En la próxima edición, hablaremos en detalle sobre la cuestión del Concilio Vaticano Segundo, que no significa negarlo, sino explicar su adulteración). Para reunir a todos los hombres del planeta en esta nueva sociedad: sin Credo y sin Dogmas. Por lo tanto, sin Moral objetiva. En el plano del más acerbo relativismo. Todo lo cual se halla ampliamente documentado, en mi primer libro, “El Fin de los Tiempos…”, en el último capítulo, según la denuncia del Doctor en Filosofía, Carlos Daniel Lasa, Argentino, en los Cursos de Cultura Católica.  Año 1993.

Cosa que pocos entienden o aceptan, de esta realidad: la adulteración del CVII; o por desconocimiento, o por haber aprovechado la infiltración masónica… para intereses que no son los de Dios…

“Más hete aquí, -nos dice el Padre Castellani- que amanece un nuevo contraste. Después de un Concilio hecho con grandes alharacas: la Iglesia comenzó como a querer desintegrarse; es decir, se levantó una confusión, novelerías, apostasías, afloje del clero, amenazas de cisma, guerra interna, una sutil y proteica herejía desparramada por todo y tomando varias formas, no condenadas hasta ahora”… Para poder concretar el plan de la Masonería: ¡Sustituir a Cristo por el falso ídolo!

Así pues, demás está decir: que no puede haber dos Papas en Roma. Y los dos legítimos. Pues sólo el legítimo sucesor de Pedro tiene el Primado de Jurisdicción, que es de Derecho Divino, con el cual puede “Atar y Desatar”.  ¡Y éste es hasta su muerte!-Luego ejerce Su Ministerio –según derecho canónico- como Obispo de Roma. ¡Todo lo demás es desconocer el Dogma del papado, donde se asienta la Iglesia!

¡Por lo que un Papa, en caso extremo -cualquiera sea la situación- puede renunciar, canónicamente, al ejercicio de Su Ministerio como Obispo de Roma, pero no al Primado de Jurisdicción! Y en ese caso, como ya ocurrió en la Historia de la Iglesia (creo que con Celestino V, que enfermó) mientras el Papa esté con vida se nombra una especie de Administrador Apostólico hasta su deceso. ¡Y recién, entonces, se convoca a un Cónclave! ¡Todo otro proceso, es ilegítimo!

Muchos aluden, para no afrontar la realidad… que hubo en la historia hasta tres papas, al mismo tiempo. ¿Ignorando? ¡Que solo uno puede ser el verdadero! Amén de desconocer las contiendas políticas de los diferentes tiempos históricos, precisamente, por no conocer toda la Historia de la Iglesia y demás acontecimientos…

Como en toda Monarquía, una vez muerto el Rey, recién entonces, se corona a su legítimo sucesor.  Aunque si bien en la reyecía humana –por causa de las intrigas políticas de la historia- a veces el rey abdicaba en favor de… no sucede así con la Reyecía de Cristo, que es de Origen Divino.

¡Porque Él es Dios! De allí que Juan Pablo II respondía a los enemigos -dignatarios eclesiásticos- cuando lo presionaban (públicamente) para que dimitiera: ¡“el Papa no dimite, el Papa muere”! Por cuya razón, el Papa no es un funcionario público que ejerce un cargo, en cumplimiento de un mandato por parte de la Jerarquía que lo elige para que los represente, y cuando no les resulta, porque no responde a sus intereses, lo hacen renunciar… Sino que es el Cristo visible que Reina sobre todo el Orbe. ¡Y sólo hay un Cristo en la persona de Pedro!

Por lo mismo, no está sujeto a ningún mandato de orden humano. Sino de orden divino, porque Jesucristo es Dios. Y como tal se hizo Hombre para redimir al hombre, sin dejar de ser Dios. Y por eso Reina y Gobierna el Orbe –porque es el Rey de todo el Universo- en Su Cuerpo Místico. ¡La Iglesia por Él Fundada sobre Pedro, la ROCA! ¡Y a través de todos Sus legítimos sucesores, unidos a la Cabeza Única!

Cualquier otro procedimiento, realidad o situación, anula el Papado y por tanto la verdadera Iglesia. Creando otra iglesia, sobre la base de la estructura –deshecha- de la Fundada por Cristo. Quedando de Ella sólo la fachada… Apostando a un “nuevo dogma”, de orden humano, que anula el orden divino en la Iglesia. Remplazando a Dios por el hombre… Aunque ahora han dado un paso más audaz: ya no solo Dios es reemplazado por el hombre, como centro, sino que el hombre es reemplazado por otro centro: LA ECOLOGÍA. Conclusión: ¡ya no hay que salvar al hombre de su pecado! ¡Ahora, hay que salvar el Planeta…!

A muchos, ni siquiera les interesa conocer o estudiar esta verdad, porque no les importa la Verdad. No quieren esta Iglesia Monárquica, tal y como Cristo la Fundó, con su objeto Principal y Único: ¡Salvar almas para Dios! Esperando el Premio en la otra vida, después de haber caminado en ésta como Dios manda: en Sus Mandamientos y en Sus Preceptos. Pues ¡Ella es en la Tierra el Camino Temporal del Reino Definitivo!

Porque prefieren esta otra iglesia, democrática, que se acomoda a las miserias morales de todos… En nombre de la Misericordia… Que no exige la conversión de nadie: Funcionarios y no funcionarios. Es decir, Jerarquía que perdió la verdadera Fe y arrastró a muchos… Y laicos comprometidos con el mundo.

Otros, prefieren ignorar… porque no quieren afrontar las consecuencias de lo que significa asumir esta nueva realidad, perdiéndose en un montón de argumentos y justificativos… ¡Que en rigor de verdad, no justifican nada!

Y aquellos que conocen y aman la Verdad de la Fe, y no ignoran lo que sucede… pero no terminan de asumirlo como corresponde, con todo lo que implica: ¡Nos llenan de confusión y dolor! Pues, ¡son pocos los sacerdotes y religiosos/as, como así también, los fieles laicos,  que verdaderamente se juegan!

Y hay quienes están muy preocupados por las lunas de sangre y demás acontecimientos astro-físicos, siendo que estos obedecen “ciegamente” a Su Creador. Como así también de otra índole… Pero a casi nadie parece preocuparle la perdición eterna de las almas, que siguen ciegas detrás del impostor, seducidos por sus “encantos” mundanistas, hacia su propia condenación. “Si alguien no los advierte de su error: de cuya pérdida les pediré cuentas”… Dice el Profeta Ezequiel.

Ahora bien, guste o no esta verdad (cualesquiera sean los motivos, entre otros, algunos piensan que pudo haber complicidad, en cuyo caso sería apostasía…), Benedicto XVI es el legítimo sucesor de Pedro, pero no ejerce Su Ministerio, porque renunció… O mejor dicho: ¡lo hicieron renunciar! Pues, entre otras razones… para no dejarlo avanzar en el proceso de la Contrarreforma de la Reforma… O en el retorno al Seno de la Iglesia de la Fraternidad San Pío X, fundada por Monseñor Marcel Lefebvre, de la cual se había levantado sólo la excomunión a los Obispos ordenados sin la debida autorización. Aún  faltaba recorrer todo un camino… en el proceso de regulación canónica.

Procesos que ya habían comenzado con Juan Pablo II. Al que se le atribuye dicha “excomunión”, lógicamente, por ser el Papa en ese momento. Sin saber, que quien realmente tiene la responsabilidad de haber aprovechado la situación…, que hacía y deshacía a su antojo… pasando sobre la Autoridad de Pedro…, es el entonces Secretario de Estado. Una de las figuras más peligrosas y relevantes en el proceso histórico de destrucción de la verdadera Fe.  Me refiero al Cardenal Agostino Casarolli. Miembro activo de la Masonería eclesiástica. Del cual, finalmente, Su Santidad Juan Pablo II logró desembarazarse, enviándolo como Embajador a Irak. Lo que también ampliaremos en la 2da. Parte, próximamente, para evitar mayores susceptibilidades, en vista de las que abundan al respecto…

Como así mismo, toda otra realidad o situación, Congregación o persona, que represente la Tradición, es decir, conservar la Perenne y Única Verdad, tanto en la Doctrina de la Fe como en su Liturgia, significaba retroceder 50 años para los demoledores de la Fe Católica y sus tradiciones… ¡Y no estaban dispuestos a permitir, que ninguno les “escupiera el asado”!

Y con respecto a la renuncia del Papa… ¡luego Dios juzgará la verdad acerca de la situación del Santo Padre Benedicto XVI! Es decir, ¡lo que realmente ocurrió! ¡El espíritu de esa decisión y su responsabilidad en el Complot… para terminar de destruir el Papado! ¡Todo eso saldrá muy pronto a la luz! ¡Podríamos decir, que ya está saliendo…! Pues “lo que hablasteis secretamente en las habitaciones… se proclamará abiertamente desde las azoteas.” Nos dice el Señor por medio del Evangelista San Lucas.

Entonces, amén de que la renuncia al ejercicio de su Ministerio, también es inválida, por hallarse bajo coacción… (Amenaza de muerte, según el escándalo del mayordomo y los documentos filtrados… Más la declaración de última hora, del Cardenal Arzobispo de Malinas, Bélgica, del Complot de 6 Cardenales que conspiraron para “remover el obstáculo”… y colocar al Cardenal Bergoglio en su lugar) ¿a qué renunció, entonces, Su Santidad, el Papa Benedicto XVI? ¿A lo que es de Derecho Divino, como el Primado?: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré Mi Iglesia, y ni las puertas del infierno prevalecerán contra Ella”. ¿O a ejercer su Ministerio como Obispo de Roma, que es de derecho humano?

O sea, que la Sede “está vacante” de hecho, porque Benedicto XVI no ejerce el Gobierno. ¡No de Derecho, porque el legítimo Sucesor de Pedro aún está vivo! Aquí podríamos insertar aquella Profecía –pronunciada por Nuestra Señora en Fátima-de los dos Obispos vestidos de blanco (o dos Papas). De lo que algunos más preparados se preguntan: ¿puede la Iglesia tener dos Papas al mismo tiempo? ¿Ambos dentro de la Sede de Pedro? En las palabras bíblicas que hacen referencia al cap. 13 del Libro del Apocalipsis, podría hallarse en parte la respuesta: ¿uno tiene el poder y el otro lo representa? ¡Quien pueda que entienda!

Aunque marcadamente opuestos –al menos en lo que se aprecia en ambas doctrinas: la de Benedicto y la de Francisco… De otros pormenores hablaremos en la segunda Parte de este Opúsculo, por ej.: acerca de la Profecía -de la Beata Ana Catalina- sobre “la oposición abierta entre dos Papas”.

Conclusión, que no hay Sede Vacante, propiamente dicho, mientras esté con vida el Papa Benedicto XVI. Esto aclara la cuestión, en respuesta a los que puedan a uno tildarlo de sede-vacantista. Los muy oportunos… y perspicaces… que nunca faltan.

Porque si un Papa legítimo puede renunciar a ser Papa, o sea, al Primado de Jurisdicción que Cristo le otorgó cuando lo constituyó, con la consabida sentencia: ¡TU ERES PEDRO! Dicho de otro modo: si Pedro puede dejar de ser Pedro, por la sola renuncia al ejercicio de Su Ministerio (no al cargo), entonces… las puertas del Infierno: Sí Pudieron contra la Iglesia. Y Jesucristo no es Dios. ¡Si es que me explico!

¡Para los que suponen la Iglesia como una Institución democrática, desconociendo su Origen Divino! ¡Y para los que la prefieren de este otro modo, democrático!

Y como en todas las falsas democracias, uno tiene el poder y otro lo ejerce… la Iglesia aparece, ahora, con un poder horizontal, ya no vertical, de una sola cabeza, sino de un colegio compuesto por ocho Cardenales, asesores del “papa”. ¿Será el grupo de los 8? Es decir, un poder de orden temporal, humano, que suplanta el Poder de Orden Divino de la Iglesia. Enseñando doctrinas de demonios, que no la de Cristo, sencillamente, ¡porque han perdido la verdadera Fe!

De modo que –entre otras novedades… “El pecado no es una mancha que yo deba quitar.”, dice Francisco. Entonces, además de negar el pecado original, presenta el pecado como un mal social. Y esto, porque: “Yo no creo en un Dios Católico, yo creo en Dios, no existe un Dios Católico, existe Dios… Y creo en Jesucristo, Su Encarnación. Jesús es mi maestro, mi pastor, pero Dios, el Padre, Abba, es la luz y el Creador. Este es mi Ser”.  Doctrina masónica sobre Dios. Por lo tanto: ¿”Jesucristo, es un Espíritu? ¡No, Jesucristo no es un Espíritu! Es un hombre de carne y hueso, como nosotros, pero en la Gloria”.  (Francisco, 28-10- 2013, Santa Marta)

¡HE AQUÍ EL NUEVO CREDO DE FRANCISCO!  O sea, ¡NIEGA LA DIVINIDAD DE CRISTO! (Arrianismo puro). Ya con esto, no haría falta más. ¡Excepto, un San Atanasio! Eximio luchador contra las herejías y los herejes. Cuyo espíritu “revivió”, en nuestro tiempo, en la persona del Papa San Pío X; que se atreva, como hizo él, a rechazar a los enemigos de la Iglesia, en vez de llevarles flores a su tumba….

(Cuando homenajeó al fundador del Movimiento Sionista. Todo el evento está documentado, se puede ver en la web).

Y después de negar a Cristo como Dios, qué importancia tendría, entonces, que Francisco niegue la inmortalidad del alma, afirmando “que esta se aniquila”. Haciendo alusión a los que se condenan por rechazar a Dios, porque según dice: “No hay castigo”. (15 de Marzo de 2015- Conferencia con el director del Diario: “La República”, Scalfari).

De este modo está negando la existencia del Infierno, y por ende, del Purgatorio. Porque el resto… Según él (creyentes o no creyentes, pecadores, con o sin arrepentimiento) se van todos al Cielo… ¡Menos nosotros, los que profesamos la Verdadera Fe! ¡Vaya a saber qué lugar nos habrá asignado!  Por lo pronto, nos tilda de fundamentalistas-pelagianos. Entre otros adjetivos…

Y así continúa su prédica, para todos y todas… Diciendo lo que a cada uno le gusta escuchar… Pero sin ningún Poder de Origen Divino, o sea, que no puede “ni Atar ni Desatar”.  Al decir del Señor, repetidas veces en Su Evangelio: “¡Quien pueda, que entienda!”. Su prédica está orientada, a que todos estén conformes en sus vidas de pecado, sin renunciar a nada ni sacrificarse por cumplir con La Ley de Amor del Señor, que supone: ¡ORDEN! Es decir, la tranquilidad en el orden, según Dios lo ha establecido, no en el pecado de cada cual… que genera desorden. ¡Porque atenta contra el bien común de todos! Esto –más lo que queda por mencionar de su interpretación del cristianismo- ¡supone la aniquilación misma de la Doctrina de nuestra Fe Católica! Es el “nuevo” grito de la Revolución de Lutero y sus secuaces –preludio de la Revolución Francesa, que inicia el proceso de secularización del cristianismo- con su principio disolvente: “¡CREED LO QUE QUERÁIS!”

Y ya lleva más de dos años y medio… (De “Pontificado”) este Contra-Cristo: ¡Terminando la obra de destrucción masiva!, que instaura, definitivamente: ¡La Nueva Fe de la Iglesia Universal y Única! (Rejunte ecuménico). En común unión con EL NOVUS ORDO, pero NO Missae, sino MUNDIAL….

Conclusión: él dice no creer en un Dios Católico; lo que verdaderamente no cree es en el Dios de los Católicos, o sea: ¡en el Dios verdadero! Su concepción de Dios, su idea de Dios, es teilhardiana, hegeliana. ¡No ya auténticamente católica, ni siquiera cristiana! Su doctrina es como él: ¡Humanista! ¡Y el Humanismo –del cual el hereje Jesuita Teilhard de Chardin, es padre- destruye la vida de la Gracia! pero incluye todo lo cósmico…

De allí… la ensalada verde. Perdón, su “encíclica” sobre la ecología: Laudatio Si´. A la que también podríamos llamar: “manifiesto panteísta”. O, el “tratado de la Nueva Era”.  (New Age). Continuación de su Evangelii Gaudium, el manifiesto neo-marxista. Y los católicos: ¿todavía creen que es el Papa? Hay que ser… más, que poco instruido para no darse cuenta de esta nueva “teología”. ¡Teología de la liberación! Con la lucha de clases.  Entre otras… Como la “doctrina” de la Nueva Era: ¡Su Nueva Constitución Pontificia, que anula la Obra de Redención!

Dicho de otro modo, ¡la Nueva Fe del Nuevo Orden Mundial Anticristiano!- Cuya visión de Dios y del hombre es absolutamente contraria a la que nos fue enseñada por la Divina Revelación que hizo Dios de Sí mismo y de nosotras, Sus Criaturas. Por tanto: ¡NO PUEDE SER VICARIO DE CRISTO QUIEN NO ENSEÑE SU INMUTABLE DOCTRINA! ¡A menos que también el Señor se haya hecho modernista!

Ya en la encíclica Pascendi, el Santo Padre San Pío X nos había advertido –refiriéndose a los enemigos ocultos: “ellos traman la ruina de la Iglesia, no desde fuera sino desde dentro…” A lo que el canónigo Roca  -Jesuita renegado- uno de ellos…, responde:

“En su forma actual, el Papado desaparecerá… El nuevo orden social se implantará desde Roma, pero al margen de Roma, a pesar de Roma, contra Roma… Y esa nueva iglesia, aunque tal vez no deba conservar nada de la disciplina escolástica y de la forma rudimentaria de la Iglesia antigua, recibirá, sin embargo, de Roma, la Consagración y la Jurisdicción canónica”. (“Misterio de Iniquidad”, Pierre Virion).

O sea “una nueva iglesia católica en Roma, que surge de la misma Iglesia fundada por Cristo y que será “ratificada” oficialmente como tal, por un Papa de la “nueva iglesia”, que en realidad será un Anti Papa, un Falso Profeta que se proclamará ilegalmente (ilegítimo) Papa de la Iglesia. El último Papa… Convertido ya este al Nuevo Cristianismo. Que pretenderá seguir las normas de la Iglesia, al menos un tiempo… ¡Aunque realmente no será Papa legítimo!

Sino más bien un falso pastor, cabeza de la nueva iglesia. Aunque el mundo -incluyendo la mayoría de los que se dicen: católicos- lo verá como el Papa verdadero de la Iglesia”. (A.Torchson, Comentarista Católico; referencia a la Obra: “Misterio de Iniquidad”, P. Virion)

“Aquel, que mediante este sanctasanctórum, sea designado como último sucesor al Trono Pontificio, por su propio juramento se comprometerá, tanto él como todos bajo su mando, a convertirse en instrumento sumiso y colaborador de los constructores –masones- de la casa del hombre en la tierra y en todo el cosmos humano –masonería oculta-; transformará la antigua enemistad con la serpiente en el paraíso, en amistad, tolerancia y asimilación, aplicadas a los modelos de nacimiento, educación, trabajo, finanzas, comercios, industrias, conocimientos, cultura; vivir y dar vida, morir y administrar la muerte. Ese será el modelo de la nueva era del hombre”. “Una nueva religión, un nuevo dogma, un nuevo sacerdocio, un nuevo rito…”

“Mientras que el verdadero Papa sí será la cabeza de la Iglesia verdadera, pero será atacado en su autoridad por la falsa iglesia y el falso papa… Mientras que la Iglesia disminuirá de fieles, considerablemente”. (“Complot masónico para ser realizado por el Último Papa”. Malachi Martin. Ed. Planeta 1996).

Esta es la realidad que estamos viviendo: “Una nueva iglesia, desde la Iglesia Católica, contra la Iglesia Católica”. “Que se pretenderá erigir como la Nueva Iglesia Católica Romana.” Y solo una Sociedad Teocrática, que tenga el carácter de la Masonería, podrá un día… -lo que ahora mismo se está haciendo ante nuestros ojos- unir el Islam y la Cristiandad, a los hebreos y a los budistas. A Europa y Asia. Todos en un mismo Ideal y con una misma certeza: ¡la del amor humano vivido en un mundo sin Dios! O mejor dicho, según la idea que cada uno tiene de Dios…

Incluyendo los que no creen en nada.

Un Nuevo Cristianismo de Reingeniería Social. ¡Sin Dogmas! ¡Sin Moral! Sin Cruz… ¡Sin Mandamientos! (O mejor dicho, con “nuevos mandamientos”). Viviendo todos unidos… Sin Verdad objetiva. Por tanto, sin Verdad Absoluta y Definitiva. En el nuevo paraíso terrenal de la ciencia y la tecnología. O tecnogogía.  La nueva fe del hombre moderno, imbuido de materialismo. Privado de lo propio que lo constituye como ser racional: Su Alma Espiritual.

Sobre esto hay todo un tratado en mi primer libro: “El Fin de los Tiempos y de las cosas…”. En el último Cap. titulado: “Nuevo Orden Mundial”, tomando como referencia al Dr. Carlos Lasa-Doctor en Filosofía y Teología de la UCA.

Entonces, además de defender la verdadera Iglesia de Jesucristo, de quedar tan mal parada, si se explicara que Francisco no es el vicario de Cristo, sino del Anticristo, se simplificaría, pues se entendería mejor todo este descalabro… Aunque sea difícil y doloroso de aceptar, por todo lo que implica.  O sea:

¡TOMAR POSICIONES Y ASUMIR LAS CONSECUENCIAS! Evitando, así ¡Enredarse en ruinosas contradicciones! Por tratar de explicar lo inexplicable. La razón de la sinrazón… Escribiendo páginas y páginas… ¡Solo que para eso, hay que ser realmente valientes! ¡Porque pone en riesgo la propia vida! De todos modos: “el que quiera conservarla la perderá… Y el que la pierda por Mí y por el Evangelio, la salvará…” Dijo el Señor Jesucristo.  Muchos son los que critican, incluso, férreamente, las particularidades de Francisco, pero lo siguen llamando “Santo Padre”. Siendo una contradicción llamar así: a un Hereje y Apóstata.

Hereje, es quien quita partes de la Verdad Revelada, reteniendo otras… También, adulterándola con otras… Que no pertenecen a la Única Verdad enseñada por Jesucristo. O por ignorancia culpable o con premeditación y alevosía…

Apóstata, es el que reniega de esa Verdad Única.  En este caso, para servir a los intereses del Nuevo Orden Mundial Anticristiano. Maquillado de cristianismo, pero adulterado todo él…

Pues esta es una nueva clase de Apostasía, en la que no se reniega –abiertamente- sino que se sustituye… la Verdad con las medias verdades (que son las peores mentiras). Es decir: se suplanta a Cristo por el Otro…Y queriendo ayudar… estos que pretenden explicar o justificar… lo inexplicablemente injustificable… terminan confundiendo más todavía.  Por no hacer lo que dijo Cristo: “¡Sí! ¡Sí! ¡NO! ¡No! Todo lo demás…

¡Es del Demonio!”

Otros (los más “sabios” e “instruidos”) dicen: ¿“quién tiene la autoridad para “juzgar” a un Papa?” O: “¿Quién… para decir que Francisco no es Papa?”

A la primera cuestión respondemos con el Artículo 212 del Código de Derecho Canónico, obligación sancionada para los laicos, párrafo 3:

“En conformidad con la ciencia, la competencia y el prestigio del que gozan –por el Bautismo- ellos tienen el derecho, e incluso, a veces también el deber, de manifestar a los Pastores su opinión en lo concerniente al bien de la Iglesia; y de darla a conocer a los demás fieles. Al contrario, CALLAR LAS HEREJÍAS DEL OBISPO DE ROMA ES COMPLICIDAD Y ACIDIA”

A la segunda objeción: a buen entendedor… pocas palabras.

Pero si lo prefieren: el mismo Francisco lo dice todo el tiempo, desde que asumió… Amén de haberlo expresado, textualmente (pero para los que lo entendimos) apenas salió al balcón: “que él no era el Papa sino el Obispo de Roma”…

Y como lo que abunda –si es para bien- no daña, agrego lo que sentenció San Roberto Belarmino al respecto: “Así como es lícito resistir al Papa que ataque al Cuerpo, es también lícito resistir al que ataque las almas y perturbe el orden civil, y especialmente al que intente destruir la Iglesia. Afirmo que es lícito resistirlo: NO OBEDECIENDO SUS ORDENES Y EVITANDO QUE SE CUMPLA SU VOLUNTAD”.-

Por otra parte: “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”, nos dice La Escritura. Y ser luz entre los hermanos. Por no hacerlo vivimos esta “horrorosa crisis”:

Dos Papas en Roma…

Ahora bien, hay alguien a quien le tengo un profundo respeto y admiración, por ser un verdadero Soldado de Cristo. ¡Un hombre de Honor! Un auténtico Cruzado de nuestra época. Que me ha  dejado sin aliento, al escucharle afirmar: que para él “Francisco es Pedro, pero ¿qué Pedro? El que traicionó a Cristo, negándolo”. Olvidando que aquel Pedro, tuvo un repentino acto de cobardía –no premeditado- por causa de la circunstancia… Prevista y permitida por Dios. Para darle a Su Apóstol, aquel al que había elegido como el Cimiento de Su Iglesia, la más grande lección de Amor  que pudo darle el Maestro: “SIN MÍ, NADA PODÉIS HACER”.

Lección que lo acompañó hasta la muerte. Predicando Su Doctrina Inmutable, tal, y como Cristo se la confió. Desde que el Señor lo confirmó en la Fe, luego de Su Resurrección. Custodiándola hasta su glorioso martirio.  Pues, de no haber sido así, no habría sido el Papa de la Iglesia.

¡Y sabe Dios con cuánto dolor digo esto! Pero es un doloroso deber. Porque muchos, al igual que yo, lo admiran, y además lo siguen… (Como un referente, a este soldado de Cristo, hombre probo).

Por lo que también ellos pueden quedar confundidos…. Cuando no, errar.

Conclusión: “FRANCISCO BUSCA UNA RELIGIÓN MUNDIAL PARA LA DEFENSA DE LOS VALORES HUMANOS. ¡Este es el gran peligro! No se busca la Religión Mundial para la defensa de los valores divinos, de la norma de moralidad”.

Por lo que: “un error que no se ha resistido es aprobado. Una verdad que no es defendida es suprimida”. Papa Félix III.

Así pues, “mientras yo tenga vida, mi función es luchar contra el error religioso, la mentira en el plano de lo sacro y el Padre de la Mentira. Sin eso, no puedo salvar mi alma, ni me es lícito dormir, ni comer siquiera”. – Leonardo Castellani Conte Pomi.

Y en relación a esta premisa del Padre Castellani, tengo también el doloroso deber de señalar, que muchos que se tienen o son tenidos como “videntes” o elegidos para misiones especiales de estos Últimos Tiempos, han afirmado: “que la Santísima Virgen María ha preparado especialmente a este Papa…”.

¡Y decir esto, es blasfemar contra la Madre de Dios!

Pues, ¿cómo puede Nuestra Señora preparar a un hereje que niega la Divinidad de Su Hijo, el Señor, entre otras muchas Herejías, para ser el Papa de Su Iglesia? ¿Acaso no tienen discernimiento? ¿Es que no conocen la Auténtica Doctrina de Cristo, como para poder compararla con esta nueva fe? Doctrina del A-C. ¿No advierten el daño que hacen a las almas que les creen a pie juntillas lo que dicen? Por ese afán que tiene el hombre de idolatrar… ¡A todo, menos a Dios!

Creen en la palabra de un hombre y no creen en la Palabra de Dios, que nos advierte, ya desde el Antiguo Testamento, continuando en el Nuevo, acerca de los falsos profetas que engañarían, si fuera posible, aún a los mismos elegidos…

¡Y esto ha sido siempre, pero nunca como ahora!

Pues una de las armas más peligrosas que utiliza Satanás, es la confusión. ¡Y como sabe disfrazarse de Ángel de Luz, engaña a estas almas elegidas, con dones y/o testimonios de vida especiales! ¡Para seguir dañando a la Verdadera Iglesia de Jesucristo! Pues estos, con sus “anuncios”, que son considerados por sus seguidores, como “dogma de fe”, arrastran a muchos al error… Por estar viciados en su contenido.

¡No es que todos ellos sean falsos profetas, pero se dejan engañar por el Enemigo!

Lo que no se entiende, es cómo estas personas que ostentan dones especiales, que se supone están en oración permanente con Dios, que leen las Escrituras, que estudian la Doctrina –el Catecismo- los Dogmas de nuestra Fe (que es lo que todo verdadero seguidor de Cristo debe hacer…Porque no se pueden llamar servidores de Dios y no saber a qué Dios están sirviendo… Si al que Es, o al que pretende ser…), luego quedan ciegos ante la realidad de una nueva enseñanza en materia de Fe.

Y se atreven a decir, que quien enseña esta novedad, ha sido preparado especialmente por la Virgen. Cuando la Palabra de Dios, de Quien María es Madre, consagra al Anatema -que quiere decir: ¡maldito!- a todo aquel que ose cambiar Sus enseñanzas. Y así terminan convirtiéndose en ciegos, que guían a otros más ciegos que ellos…

No daré nombres, en esta ocasión, para no faltar a la Caridad con estas personas, a menos que resulte indispensable. Por ahora basta con advertir, para evitar mayor confusión, y por ende, mayor daño a las almas. Que porque lo dijo fulano/a… hay que aceptar que es el Papa… Aunque niegue que Jesucristo es Dios, y diga toda clase de herejías, día tras día… Proponiendo un nuevo “dogma”…

Amén de convocar un Sínodo, para tratar…. Lo que un auténtico Sucesor de Pedro, el Cristo visible: ¡Jamás Hubiera Osado Tratar! ¡Pues Jesucristo, ya fue categórico en definir la cuestión del matrimonio y demás situaciones! Que ahora se están dirimiendo, no por la enseñanza que los Apóstoles recibieron del Señor, sino en nombre de la Misericordia… Mundial… ¡Mientras la mayoría se rasga las vestiduras! ¡Haciendo toda clase de conjeturas, especulaciones y pronósticos! ¡Que le facilitan el juego del Enemigo!

Y los que están esperando ver los resultados del Sínodo, para recién convencerse… pueden seguir esperando… Porque en la letra, tácitamente, no van a cambiar los Dogmas (Sería demasiado alevoso, y así no engañarían a nadie). ¡Se “cambiarán” en la práctica pastoral! Que cada cual aplicará en su Diócesis… o en su Parroquia…

Como sucedió con el Vaticano II y la interpretación que de él hizo (Que ya estaba viciado…Porque de la nada no viene nada…). Así sucederá con el (¿Vaticano III?) llamado Sínodo. Sólo que ahora cuenta con la aprobación EXPLÍCITA del que es tenido como Papa de la Iglesia.

Con razón el Apóstol San Pedro, el Primer Papa, anticipándose a esta hora confusa y dolorosa, expresó: “Habrá falsos doctores, que introducirán novedades dañinas… Por renegar del Maestro que los salvó”. Y concluyó: “Se atraerán una pronta perdición”. (2da. Carta del apóstol San Pedro, Cap. 2, v. 1)

Finalmente, Nuestra Amorosa Madre, la Siempre Virgen María, también nos había advertido (ver Fuente citada en pág. 15) que “para entonces… -o sea, ahora-  casi todos seguirán al Falso Papa y al Falso Cristo… En La Falsa -Nueva Iglesia”. Por eso es fundamental conocer las Sagradas Escrituras; la Verdadera e Inmutable Doctrina de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, para poder discernir, a la Luz de la Fuente de la Divina Revelación, si lo que enseña tal o cual: sea que se trate de la Jerarquía de la Iglesia, o de los laicos, corresponde con la enseñanza Infalible de la Iglesia, en materia de Fe y Moral.

Ahora bien: si para Francisco Jesucristo no es Dios, cuando celebra Misa, ¿qué celebra?, ¿una mera conmemoración, según el rito protestante? ¿Y los que celebran en comunión con él? Pues la esencia de la Misa es la Presencia real de Jesucristo: Dios y Hombre verdadero, hecho Hostia Viva, oculto entre los accidentes del pan y del vino. Y lo mínimo que se requiere para que una Misa sea válida, además de que el sacerdote esté legítimamente ordenado, es creer esto, y querer celebrar lo que la Iglesia celebró siempre.

¡Amén de pronunciar las palabras correctas de la Consagración! Entonces, alguien, no digo ya teólogo, sino con un poco de sentido común, ¿me puede responder sobre esta cuestión? ¡Yo estoy algo confundida…! Pues, si el que ostenta el lugar de Pedro, la Cabeza visible de Cristo, Dios y Hombre verdadero, no cree que Jesucristo sea Dios… ¿Entonces?

Se es Iglesia, en cuanto se tenga una Cabeza legítima que la Gobierne -en representación del Dios hecho Hombre- en común-unión con el resto de sus miembros. De lo contrario… ¡QUEDARÍA DESMEMBRADA! Porque Cristo no Gobierna la Iglesia, ni con los Obispos, ni con los Sacerdotes, es decir, con los miembros Superiores, sino con Pedro, la Cabeza Y si no hay una legítima Cabeza visible, entonces… ¡No hay Iglesia! (subsiste en el corazón de los auténticos fieles, en el desierto de la Fe… Junto a los santos Pastores que los apacienten, hasta la llegada del PASTOR…)

¡ESTO ES MUY SERIO! Y ¡CUÁNTO NOS CUESTA ENTENDERLO!

Ya lo había sentenciado el Profeta Isaías, muchos siglos antes… “Con los oídos oiréis, pero no entenderéis; con la vista miraréis, pero no veréis; porque se ha embotado el corazón de este pueblo. Han hecho duros sus oídos y han cerrado sus ojos”...

Creo, sinceramente, que todo esto de no poder ver ni comprender… es un castigo divino, por no haber querido escuchar a La Madre de Dios, cuando nos advirtió que todo esto sucedería… Durante incontables años… De Aparición en Aparición, aquí y allá…  En todo el Mundo. Llorando y suplicando a sus hijos…

¿Y quiénes han sido los primeros, a la vanguardia de la incredulidad, el rechazo, y muchas veces, hasta la burla? ¡Sus hijos predilectos, los Sacerdotes! ¡Por eso Dios los deja ciegos! Y no sólo a ellos, sino a todos los que como ellos, se han dado el lujo de rechazar las advertencias amorosas de María Santísima. ¡La Corredentora de la Humanidad! ¡Madre y Maestra! ¡Señora de toda la Creación! Y ahora…

¡A ACARREAR LAS CONSECUENCIAS!

Aunque hay quienes ven… dentro de la Jerarquía eclesiástica, pero están llenos de respeto humano… Y enarbolan la bandera de la obediencia… ¡Dejando a los fieles atónitos! Por lo que también hemos de decir, repitiendo aquellas significativas palabras del Señor: ¡”ay de aquel que escandalice”!  ¡Y yo, en verdad, soy una de las tantas/os escandalizados!

Como me dijo una querida amiga: “la obediencia es la bandera que utilizan para seguir en la ignorancia”… “Y los que no ignoran… para no tener que asumir las consecuencias…”. Por lo que: ¡ay de aquel que no enseñe toda la verdad sobre lo que está ocurriendo en este momento en la Iglesia! Y se conforme sólo con criticar. “¡Por cuanto que no eres ni frío ni caliente, Te vomitaré de Mi boca!”.  Dice el Señor. ¡Pues lo que está en juego, es nada más y nada menos, que la salvación eterna de las almas! ¡Que Cristo compró al Precio de Su Preciosísima Sangre!

Se critica mucho el Vaticano II (los que lo critican, y no falta razón, ciertamente) y a los Papas que cometieron errores (que los han cometido, no se puede negar), no en lo que Cristo les aseguró, al darles la Infalibilidad acerca de la enseñanza de Su Doctrina, pues en ello reside, precisamente, el Dogma del Papado, pero nadie se atreve a decir, que quien ocupa en este momento la Cátedra de Pedro, en realidad: ¡LA USURPA!

Con algunas excepciones, de quienes ¡sí se atreven en bien de las almas! Pues, como ya hemos dicho, porque no puede haber dos Papas. Y ambos legítimos. ¡ACÁ SE PUEDE VER LA GRAN CONFUSIÓN TEOLÓGICA! Y cierto es que la mayoría de los fieles no saben de teología (con las debidas excepciones) pero sí los pastores. Y para cualquiera de los dos casos, hay una explicación sumamente sencilla, aprovechando la figura que San Pablo utiliza para designar a la Iglesia: Cuerpo Místico de Cristo, su Cabeza, por medio de la figura del cuerpo humano, sus miembros.

Pues bien, no puede haber un cuerpo con dos cabezas y que funcione normalmente, sanamente. Porque de un cuerpo con dos cabezas sólo puede salir un adefesio… Y segundo, porque todo Papa legítimo -aunque cometa errores personales- enseña Doctrina Católica. Y no puede errar, por su infalibilidad de Magisterio prometida por Cristo. Porque si no… ¡No es Verdadero Papa! ¡Cosa que pocos disciernen!

En cambio, quien ahora ostenta el poder, enseña todo… menos la Bi-milenaria e Inmutable Doctrina de Cristo. ¡Sino Que Enseña La Doctrina Del Anticristo! Y si no, ¡basta con compararlas! Y esto va más allá de las formas… del falso ecumenismo. ¡Esto ataca la esencia! ¡Es enseñar otra Doctrina, no la de Cristo! ¡Por tanto, es otra iglesia! Cuya enseñanza se adapta mejor a las realidades personales de muchos…

En lo que hace a vivir dentro o fuera de la Ley Divina de Dios. Por tanto, no sólo es necesario conocer la verdadera enseñanza de la Iglesia Fundada por Cristo, sino que además, hay que querer vivirla. Entonces, como también es sabido, que además de no saber Doctrina, la mayoría de los católicos, saben tanto acerca de la realidad del Papado, en su forma inalterable, de Historia de la Iglesia, de Liturgia y símbolos sacerdotales….  que terminan aceptando que Francisco desestimó los atuendos correspondientes al cargo y la dignidad que suponen, de puro humilde que es…

¡Emulando al poverello de Asís! ¡Y todos fascinados con el nuevo look pontificio! ¡Si se llegara a levantar San Francisco de su tumba! El, que predijo en su tiempo que se levantaría el Falso Profeta, ¡ELEGIDO NO CANÓNICAMENTE! Siendo que la realidad era y es, otra muy diferente, tanto, como que él sabía muy bien que no podía ser Papa, en el sentido verdadero y tradicional. Y por eso se presentó como “el Obispo de Roma”. (¿Pedro el Romano?…) Poniendo luego su gobierno horizontal, presidido por uno de los más grandes herejes modernos, el Cardenal (en caso de que lo fuera) Kasper (uno de los conspiradores…).

¡Algo que estaba preparado de antemano!  ¡Y si no se lo entiende así, entonces no se entiende! Poco antes de morir, San Francisco de Asís reunió a sus hijos espirituales y les advirtió: “sean fuertes, mis hermanos, tomen fuerza y crean en el Señor. Se acerca rápidamente el tiempo en el que habrá grandes pruebas y tribulaciones; abundarán perplejidades y disensiones, tanto espirituales como temporales; la caridad de muchos se enfriará y la malicia de los impíos se incrementará. Los demonios tendrán un poder inusual; la pureza inmaculada de nuestra Orden y de otras, se oscurecerá en demasía, ya que habrá muy pocos cristianos que obedecerán al verdadero Sumo Pontífice… y a la Iglesia Romana, con corazones leales y caridad perfecta.

En el momento de esta tribulación, UN HOMBRE, ELEGIDO NO CANÓNICAMENTE, se elevará al Pontificado, y con su astucia se esforzará por llevar a muchos al error y a la muerte… Entonces, los escándalos se multiplicarán, nuestra Orden se dividirá y muchas otras serán destruidas por completo, porque se aceptará el error en vez de oponerse a él… Aquellos que preserven su fervor y se adhieran a la virtud con amor y celo por la verdad, han de sufrir injurias y persecuciones. Serán considerados como rebeldes y cismáticos.

Pero el Señor ha de ser refugio de los afligidos, y salvará a todos los que confían en Él. Y para ser como Su Cabeza –Cristo- estos, los elegidos, actuarán con esperanza, y por su muerte, comprarán para ellos mismos la vida eterna; eligiendo obedecer a Dios antes que a los hombres, ellos no temerán nada, y han de preferir perecer antes que consentir con la falsedad y la perfidia. Algunos predicadores mantendrán silencio sobre la verdad… Y otros la hollarán bajo sus pies y la negarán… La santidad de vida se llevará a cabo en medio de burlas, proferidas, incluso, por aquellos que la profesarán hacia el exterior, pues, en aquellos días… Nuestro Señor Jesucristo no les enviará a éstos un verdadero Pastor, sino un destructor”. -San Francisco de Asís-

El “Pastor necio”, del que habla el Profeta Isaías, en las Sagradas Escrituras. Cualquier semejanza con la realidad, ¿es pura coincidencia…?

Y ésta elección no canónica, hasta ahora “oculta”, finalmente, ha sido dada a luz… En una confesión de partes que acaba de salir, de un grupo de seis Cardenales, que al parecer, conspiraron para conseguir la renuncia de Benedicto XVI… Según la autobiografía del ex Arzobispo de Malinas, Bélgica, el Cardenal Godfried Daneels (que luego salieron a negar los editores… Cosa que habría que corroborar; aunque las andanzas de esta Cardenal son bien conocidas…Y no solo las suyas, sino las de sus compañeros de equipo), haciendo alusión al complot… para “deshacerse” de Benedicto XVI. Colocando a Bergoglio en su lugar.

El objeto de la “Mafia” de Sant Gall, (nombre tomado de la Abadía Suiza donde se reúnen), con que se identifica esta “sociedad secreta” (ahora no tan secreta), era modernizar a la Iglesia para adaptarla a los tiempos de hoy”. Cosa que viene de tiempo… Uno de los integrantes del Grupo, es el fallecido Cardenal Arzobispo de Milán, Carlo M. Martini, postulador de Francisco… (En el Cónclave del 2005). El que amenazaba al Santo Padre Juan Pablo II, desde los medios de comunicación públicos, para que dimitiera.  Y Walter Kasper, entre otros…

Y si bien no me consta que este complot haya sido así, tal cual se ha dado a conocer, sí me consta cuál ha sido (y es, para los que permanecen vivos) su trayectoria… Que ha develado los pensamientos y las intenciones… de estos conspiradores. De los cuales tengo recopilado un largo historial…

(Que hoy por hoy, repito, cualquiera, puede constatar).

Y tanto para los que no saben del complot, o no se enteraron hasta hoy, cuanto para los que tienen conocimiento de estas cosas, he igual se obstinan en no querer ver…, hay dos opciones que podemos tomar para tratar de entenderlos: O porque hay más de uno sintonizado en otra frecuencia… O bien en esta otra… Iglesia, que no es la que Cristo fundó, porque Él la puso sobre Pedro, es decir, sobre Una Cabeza. ¡Confiándole Su Magisterio Infalible! O sea: ¡Su Doctrina Inmutable e Indisoluble!

Y si alguien que se declara Obispo de Roma (y es tenido por Papa), independientemente de que si un Papa puede renunciar o no: “enseña otra Doctrina que no sea la que nosotros les hemos enseñado, aunque fuera un Ángel del Cielo…”, diría San Pablo: ¡Sea Anatema!”. Que quiere decir: ¡MALDITO! Amén de caer en herejía y automáticamente, “Ipso facto”, quedar excomulgado “Latae Sententiae”. Sin mediar ninguna condena expresamente escrita. Según la Bula de Pablo IV. Con mayor razón si además, es Apóstata. ¡Porque está renegando de las enseñanzas de Cristo!

Para lo cual no se necesita tanto conocimiento teológico o canónico, cuanto más sentido común. Y esto va para todos, Sacerdotes, Religiosos y Laicos, pues si bien no todos pueden tener acceso a conocer ciertos pormenores…, en particular los Laicos (aunque hoy por hoy con el acceso a las redes sociales se saben muchas cosas), en cambio todos tienen obligación de conocer la Doctrina de la Fe en la que han sido bautizados. ¡Para saber qué es lo que profesan y poder dar razón de lo que creen! ¡Enseñando la Verdad, los que están Investidos para ello! Es decir, a quienes Cristo constituyó Maestros de la FE.

También hay otras sentencias, del Magisterio Pontificio, como el que prohíbe mencionar en la Misa a los herejes. Y ¡ni qué decir de unirse a sus intenciones!  ¡Si es que me explico! Haciendo alusión a lo expresado anteriormente. Pues esto, además de confundir… a los ya muy confundidos…

¡ESCANDALIZA Y DIVIDE! Porque la auténtica unidad en la Iglesia, no es buscar la unión con el Papa, sino: ¡LA VERDAD EN EL PAPA! Y si No Enseña Ninguna Verdad Absoluta, ese tal… ¡APOSTATA DE LA VERDAD! Por tanto: ¡NO PUEDE SER PAPA! Será papa de otra Iglesia (la del ecumenismo ecológico), pero no de la Católica, Apostólica y Romana. ¡Porque un Papa verdadero enseña la verdadera Doctrina de la Fe! ¡Esa es, precisamente, Su Misión!: ¡Preservarla intacta hasta la Segunda Venida de Su Señor y Maestro!-

Es cierto, como venimos explicando, que hubo Papas en la Historia hasta el presente, que cometieron pecados personales, pero fueron legítimos sucesores de Pedro, por línea de Gracia- Heredada de Su antecesor, una vez fallecido. Por tanto, portaban la Infalibilidad Magisterial otorgada por Cristo. ¡Y fueron combatidos de muchas formas por los enemigos ocultos…! Para obstaculizar el ejercicio de Su Ministerio…. Mientras procuraban empujar la Nave de Pedro en otra dirección… Hasta la desembocadura “del gran río Éufrates…”. “Donde el Dragón se paró con un pie en cada orilla”… Nos dice el Apocalipsis.

Un ejemplo claro de la interferencia satánica en el Vaticano, entre otros…, es el bien sabido y probado socias de Pablo VI, obra maestra de la cirugía plástica. Haciéndolo aparecer en ocasiones… Mientras mantenían encerrado en sus habitaciones al verdadero Sumo Pontífice, medicado…Muchos son los que saben -porque conocen- la infiltración masónica en el Vaticano, desde hace más de medio siglo… Sin embargo, parecen desconocer su obra maestra: “¡DECAPITAR EL PAPADO!” “¡INTRONIZANDO AL OTRO!” “El 29 de Junio de 1963…” (De la Obra: “El Último Papa”, del Sacerdote Jesuita, Malachi Martin)

Lo que ampliaremos en la Segunda Parte del Opúsculo. ¡Dios mediante!

“Y vi una bestia que subía de mar, con diez cuernos y siete cabezas, y en sus cuernos diez diademas y en sus cabezas nombres de blasfemia… Y el dragón le pasó su poder y su trono y una gran autoridad… Y adoraron al dragón, porque él había dado autoridad a la bestia… Y se le dio una boca que profería altanerías y blasfemias; y le fue dada autoridad para hacer su obra durante cuarenta y dos meses… Le fue permitido también, hacer guerra a los santos y vencerlos… Y le fue dada autoridad sobre toda tribu y pueblo y lengua y nación. Y lo adorarán (al dragón) todos los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos  en el libro de la vida del Cordero Inmolado. Si alguno tiene oído, oiga; si alguno ha de ir al cautiverio, irá al cautiverio; si alguno ha de morir a espada, a espada morirá. En esto está la paciencia y la fe de los santos.

Y vi otra bestia que surgía de (debajo) de la tierra. Tenía dos cuernos como de cordero, pero hablaba como dragón… Y la autoridad de la primera bestia la ejercía toda en presencia de ella… Y embaucó a los habitantes de la tierra con los prodigios que le fue dado hacer. E hizo poner a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, una marca impresa en la mano derecha o en la frente, a fin de que nadie pudiera comprar ni vender sino estaba marcado con el nombre de la bestia o el número de su nombre… Aquí la sabiduría, quien tiene entendimiento calcule la cifra de la bestia…”– (Resumen del Cap. 13 del Libro del Apokalipsis, cuya estricta interpretación, que ya está anticipada en mi segundo libro, se completará en la Segunda Parte de este Opúsculo, según la exégesis del Padre Castellani, próximamente…)

Han criticado acerbamente, incluso, despiadadamente, a los últimos Papas, en particular a uno, en cumplimiento de lo profetizado por Nuestra Señora en Lasalette, cuando se refirió al “ataque sistemático al Santo Padre y al sufrimiento que tendría que padecer…”

Pareciendo ignorar “el Misterio de iniquidad actuando”…  Obstaculizando… el Magisterio de Pedro con toda clase de intrigas y presiones… Y cuando este, el Misterio de Iniquidad, finalmente logra poner en la Silla de Pedro (por medio de sus subordinados…) al Falso Profeta… La “Bestia de la Tierra” ¡El Obispo Apóstata! ¡TODOS LO APLAUDEN FERVOROSOS! (En la Escritura la Tierra representa la Religión)

No por nada el Señor hablando por la boca del Profeta Jeremías, expresó: “Y yo suscitaré en ellos un espíritu de seducción…. Para que crean en la mentira por no haber querido creer en la Verdad”. Y LOS QUE NO APLAUDEN, SE CALLAN… OTORGANDO…. Pues: “estamos ante la confrontación histórica más grande que la humanidad haya tenido. Estamos ante la contienda final entre la Iglesia y la contra (anti) Iglesia, el Evangelio y el anti-evangelio. Esta confrontación descansa dentro de los planes de la Divina Providencia, y es un reto que la Iglesia entera tiene que afrontar…” (Cardenal Karol Wojtyla –J. Pablo II- Congreso eucarístico de Pennsylvania, 1977).

Porque “Roma perderá la Fe” -dijo Nuestra Señora en La Salette, en1846- “como consecuencia del relajamiento de costumbres de Sus Sacerdote- y se convertirá en la sede del Anticristo”. O sea: “La Bestia del Mar”… (Que en la Escritura representa el Poder político). Del cual también hizo mención Nuestra Señora en La Salette, denunciando “el mal que este acarrearía al mundo, con toda clase de pecados…Y también de las calamidades y desastres que vendrían a la tierra como consecuencia”.

Lo que más destacó, es “la predicación de una falsa doctrina, un anti-evangelio. Otro evangelio contrario al Evangelio de Cristo Jesús”. Por lo mismo: “que la confusión y el error llegarían a grados inimaginables…” Y “que el Culto de Dios quedaría relajado…” Ya lo había advertido el Santo Padre Juan Pablo II, en su Encíclica Veritatis Splendor, cuando denuncia un Magisterio paralelo dentro de la Iglesia, condenándolo al Anatema.

Ahora bien, en la mañana del 13 de Marzo de 1913 (aunque años antes de la asunción del “nuevo papa”, coincide con la fecha…), el Santo Padre Pío, tuvo una terrible visión, de la cual, al escribirle a su Director Espiritual, le dice: “me encontraba todavía en el lecho, cuando se me apareció Jesús. Se hallaba de mala traza y desfigurado, y me mostró una gran multitud de sacerdotes, religiosos y seculares; entre los cuales se hallaban varios dignatarios de la Iglesia. De todos ellos, unos estaban celebrando la Santa Misa, otros iban a celebrarla y otros más ya lo habían hecho. La contemplación de Jesús así angustiado me causó mucha pena, por lo que quise preguntarle el motivo de tanto sufrimiento. No obtuve ninguna respuesta. Pero Él miraba a aquellos sacerdotes, hasta que, como cansado de hacerlo, retiró la vista y, con gran espanto mío, pude apreciar que dos lágrimas le surcaban las mejillas…”.

“Se alejó de aquellos sacerdotes con expresión de gran disgusto y desprecio, llamándolos macellai (carniceros, en italiano). Y vuelto hacia mí me dijo: “Hijo Mío, no creas que Mi Agonía haya durado tres horas; no, Yo estaré en agonía por motivo de las almas más favorecidas por Mí hasta el fin del mundo. Durante el tiempo de Mi agonía, hijo Mío, no hay que dormir… -o sea, ahora, en la Última Pasión de la Iglesia- Mi alma busca una gotita de compasión humana, pero, ay, qué mal corresponden a Mi amor. Lo que más me hace sufrir es que éstos, a su indiferencia, añaden el desprecio y la incredulidad. ¡Cuántas veces estuve a punto de acabar con ellos, si no hubiesen detenido Mi Brazo los ángeles y las almas enamoradas!

Escríbele a tu padre espiritual y refiérele esto que has visto y oído de Mi esta misma mañana…” “Y Jesús continuó todavía… Pero aquello que me dijo no podré manifestarlo a criatura alguna de este mundo… Me causó tanto dolor en el cuerpo y más todavía en el alma… que habría creído morir si el dulcísimo Jesús no me hubiera sostenido…Estos desgraciados hermanos nuestros, corresponden al Amor de Jesús arrojándose con los brazos abiertos… en la infame Secta de la Masonería… Roguemos por ellos para que el Señor ilumine sus mentes y toque sus corazones”.-

Esto me hace acordar a otro texto, narrado en la monumental Obra de la escritora María Valtorta, en ocasión de hallarse el Señor con Sus Discípulos, después de Su Resurrección. Pedro ve que ruedan lágrimas en las mejillas de Su Maestro y se sorprende de que el Señor resucitado pueda llorar… Entonces, haciéndole un gesto al Discípulo dilecto… Este le pregunta el motivo de su llanto: “Porque en el futuro… los más grandes traidores se encontrarán en las filas de Mis Sacerdotes…” Responde el Señor.

Porque, “Cuando la Jerarquía de la Iglesia ha perdido la Fe en la Iglesia, es decir, cuando ya no cree en la Iglesia que Cristo ha fundado, cuando ya no custodia ni propaga la doctrina de Cristo, entonces esa Jerarquía no pertenece a la Iglesia, porque se vuelve herética. Vive en la apostasía de la fe y obra el apartamiento de toda Autoridad Divina, de toda Ley Divina-Eterna. Porque Dios ha confiado a la Iglesia custodiar en santidad y declarar infalible la doctrina de fe y costumbres. Si la Iglesia no hace esto, automáticamente pierde la Autoridad Doctrinal, que es Divina”. (Convirtiéndose en maestros del saber humano…)

“Ya la Iglesia no enseña con autoridad, con el poder divino, la verdad, lo que hay que creer, sino que se dedica a hablar de muchas cosas PARA NO DECIR NINGUNA VERDAD. Se oculta la Verdad Divina para manifestar todo un conjunto de verdades a medias (peores mentiras), de relativismos… No hay que seguir ese hablar, ese lenguaje humano, porque no refleja el Poder de Dios. Sólo está manifestando un poder humano, una obra humana, que no tiene nada que ver con la de Cristo. Sólo se refleja el pecado de orgullo…” (Se manipula la Verdad a través de la distorsión del lenguaje). Homilía de un Sacerdote del cual reservamos su identidad.

Muchos son los que se excusan… Aludiendo a la Promesa de asistencia del Espíritu Santo a la Iglesia, sin suficiente discernimiento. No ven con claridad, a la Luz del -verdadero- Espíritu de Dios: ¡Que Él no puede estar asistiendo toda esta herejía! ¡Porque va a contra pelo de todas Sus Enseñanzas! ¡Además de ir contra el más elemental sentido común! Aunque sea el menos común de todos los sentidos. ¡Y sostener esto, es blasfemar contra el Espíritu Santo!

Por eso quien no es… “fornica con todos los reyes de la tierra”, en preparación a la coronación del rey universal, el falso Mesías: ¡El OTRO! El Undécimo. El Cuerno pequeño. (El Anticristo). Mencionado, primeramente, en el Libro de Daniel y luego, en el Quinto Evangelio, o el Evangelio Eterno, como le ha llamado la Tradición de los Padres, al Apokalipsis. Reclutando, por ejemplo, a los ya excomulgados –por Juan Pablo II- herejes, padres y maestros de la TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN. Entre otros…

Y ni qué decir de los objetos recibidos –en Bolivia- como obsequio y depositados a los pies de Nuestra Señora de Copacabana. Con el “nuevo crucifijo” judeo-masónico-comunista. Amén de las disculpas por la Evangelización de América por parte de los Jesuitas… ¡INCREÍBLE! Convocando a todos los credos -y no credos- a “participar del Gran Evento de la Misericordia”. (Culminando así el proceso de auto-demolición de la Verdadera Fe Católica):

Algo así, como un llamado a concurso público. Sin ninguna necesidad de conversión, sino que cada uno siga en su propio pecado… Y en su propia fe… Porque según Francisco: “cada cual tiene su concepto de bien y de mal… Y se salva según su propia conciencia… No es necesario ser Católico…” (Cita de la entrevista con el director del diario “La República”).

Semejante a la época del Primitivo Imperio Romano, antes de su conversión al cristianismo: reunía en sí a todos los cultos paganos idolátricos -a los que pertenecían sus subordinados- según la creencia de cada cual… ¿Yo me pregunto: qué parte me perdí de la enseñanza de la Iglesia en materia doctrinal, que jamás había escuchado, ni visto, nada semejante? De lo mencionado y lo que queda por decir… de estos casi tres años -desgraciados- de seguimiento en su “concurso doctrinario”:

 ¡El VALE TODO MENOS LA VERDAD!

Y que nadie se excuse diciendo que es toda una manipulación mediática. Porque a estas alturas de los acontecimientos… nunca como ahora… todos los medios y demás… ¡se han rendido jubilosos! Por lo mismo que no es de extrañarse, entonces, que Francisco aliente el tan anhelado –por los enemigos de la Fe- NUEVO ORDEN MUNDIAL. Preparado desde los dos principales ámbitos del Poder Mundial: ¡La Iglesia, Poder espiritual, y la política, poder temporal! Por lo tanto, la Promesa de asistencia del Espíritu Santo a Su Iglesia, es evidente que está referido a la que Cristo fundó en el Madero de la Cruz. Con Su inmutable Doctrina. Tan inmutable como Su Naturaleza Divina. Que habría de permanecer intacta hasta la consumación de los Siglos….

Pero no dijo: en Roma. ¡Sino allí donde permaneciera la verdadera Fe! El Pequeño “Resto” -o Remanente- Fiel a Sus enseñanzas, del que habla la Sagrada Escritura desde los Tiempos del Antiguo Testamento.

He aquí, en líneas generales, la síntesis de algunas de las herejías bergoglianas. O, como muchos gustan llamarle: el “Papa Francisco”. En sintonía con ¡LA GRAN APOSTASÍA!, denunciada por todos los Profetas, desde los Tiempos Antiguos… Mucho más se podría citar, pero por ahora, hasta aquí.

En lo tocante al retorno de la Fraternidad al Seno de la Iglesia… En rigor de verdad, creo que a estas alturas… su posición actual es más acorde con la realidad de hoy…que no entonces… Si es que me doy a entender.

Pues pretender ser aceptados, justo ahora, luego que renunciara el auténtico Sucesor de Pedro… Y en su lugar reina un falso pastor… No le veo yo el sentido.

Hace poco, se dio un paso más en el proceso… Con la aprobación del Arzobispo de Buenos Aires y la Secretaría de Culto -avalado por Francisco- fueron reconocidos…en la Jurisdicción de Argentina. Algunos fieles se escandalizaron… Se les respondió: “que era una cuestión meramente administrativa”. ¡Y se quedaron muy tranquilos! Ellos, pero no yo; y conmigo hay muchos… que tampoco están tranquilos, por comprender lo que ello significa. Para lo cual, no se necesita hilar demasiado fino…

Es decir, ese sería el “germen” de la Apostasía final. Que ya cuenta con otra aprobación… En preparación de la Última… Para que se entienda lo que quiero decir, es como si a mí, que durante más de 20 años me persiguieron por enseñar lo mismo que enseñaba Castellani (que como buena hija de la Iglesia, presenté en su momento, mi primer libro para su aprobación, no obtenida…), de repente me llamaran de la Arquidiócesis para decirme que me conceden el Imprimatur…

 ¡Justo ahora que en Roma ya no gobierna el legítimo sucesor de Pedro!

¿Cómo pretender, entonces, ser reconocidos, por quien lo único que tiene de legítimo es su herejía formal y contumaz? ¿Qué sentido tiene -si es que lo tiene- ser aceptados por la Roma Apóstata? ¡Con el Profeta del Anticristo, a la cabeza! ¡Que ha traicionado a su Señor y Maestro! Para terminar de entregar la Iglesia al Poder Temporal y Político… ¿Del nuevo Emperador Plebeyo…?- Creo que en esto, con todo respeto, hay un error de concepto, o tal vez de interpretación.  Cuando no, de otra cosa… Dios me perdone y ellos también. ¡Pero la Verdad por sobre todas las cosas! La cual no carece de Caridad, pero sí de respeto humano.

En cuanto a mí, asisto a la Misa tradicional, cada vez que puedo. Allí no tengo que pasarme toda la Celebración, esperando, en tensión, qué error (o aberración) litúrgica o prédica doctrinal… se mandará el Celebrante. Pues con la Misa Tridentina no hay por donde perderse. Excepto, en la mención del “Papa Francisco”…

Aprovecho para explicar, que ya en la reforma litúrgica, propiciada por el Secretario de Estado de Pablo VI, Aníbal Bugnini (adscripto a la Masonería…de grado 33), se introdujeron cambios sustanciales en la Liturgia de la Misa. Dejándola más asimilada al Rito Protestante.

En preparación a la Nueva Fe… Con su Nuevo Rito… Y esto supuso la desacralización del Ritual del Culto Divino. Perdiendo su solemnidad. ¡Pero sobre todo, la eficacia  de la Gracia Santificante! Dejando una celebración “vacía” de piedad –recortando sus símbolos, que son estrictamente de carácter teológico- en la que, ni se honra debidamente a Dios ni se santifican los hombres.

Así pues, independientemente de la situación canónica de la Fraternidad San Pío X, de la realidad actual de la Iglesia llamada Oficial… y la Misa del Novus Ordo…, la Misa Tridentina, es decir, la Misa ordinaria (de siempre, y vigente) mantiene toda la Belleza del Ritual Litúrgico, en su Integridad. ¡Consumando realmente el Sacrificio de la Cruz! Pues con el nuevo rito, al menos que sepamos quiénes son los sacerdotes que nos celebran y en qué creen… si realmente celebran con intención de hacer lo que ha hecho siempre la Iglesia, y pronuncian la fórmula correcta de la Consagración… Hoy por hoy…

Nos arriesgamos a que no sea verdadera Misa; y entonces… podemos estar “adorando un pedazo de pan”… Además de prestarnos a toda clase de irreverencias… (Observando en muchos lugares, grandes aberraciones litúrgicas) que caracterizan las nuevas celebraciones. Que se parecen más a un evento social festivo, que a la Conmemoración del Santo Sacrificio, con todo lo que ello implica y significa: Nada menos, que nuestra Redención.

Así pues, ¡La Apostasía ya no sólo significa renegar de la Fe, sino aceptar la Nueva Religión Mundial! Por consiguiente: ¡La verdadera Iglesia está en el desierto de la Fe!- Según el Cap. 12 del Libro Magno de la Sagrada Escritura, el Apokalipsis: “La Mujer (la Iglesia) que huye con sus hijos (los verdaderos fieles) al desierto (de la Fe), llevada por las dos Alas del Águila Grande (la verdadera Fe Católica), en espera de la Gran Purificación”.

       La Gran Tribulación que apenas comienza… “Como no la hubo ni la volverá a haber…”. Nos dice la Sagrada Escritura.  Previa al Retorno de Su Señor y Maestro: ¡El VERDADERO MESÍAS! ¡JESUCRISTO, DIOS y SEÑOR de LA HISTORIA!

“Así pues, Jesús está sentado a la diestra del Poder de Dios, mirando cómo la Jerarquía de la Iglesia destruye Su Iglesia y no va a mover un dedo para impedir esa destrucción. Porque Su Iglesia ya no está en Roma ni en las estructuras que Roma pone. La Iglesia está en el desierto del mundo. Y desde ese desierto llama –a sus hijos- a los verdaderos católicos”  (Extracto de la Homilía: “Francisco, un fariseo en la Iglesia”.  Del citado Sacerdote, de quien se reserva su identidad)

Esa es la Iglesia que les estará agradecida, tanto a la Fraternidad, como a todos los que la amen y quieran ser fieles a Ella, la verdadera Esposa de Cristo. Porque de esta Roma Apóstata sólo se puede esperar persecución y muerte… Para los que guardan intacta la Verdad Revelada por Dios, en la Segunda Persona de Su Verbo.

Así pues, cualquier reconocimiento de la falsa iglesia, supone:

“¡fornicar con la Adúltera!”

Quiero destacar, antes de continuar, dos cosas esenciales. Una, la veracidad; fidelidad a la verdadera fe y a sus tradiciones, que distinguió a Monseñor Marcel Lefebvre, en su tiempo, pero disiento con él en haber realizado consagraciones episcopales sin el consentimiento del Papa… ¡Sé cuál ha sido la causa, y puedo comprenderla, pero no justificarla! Pues si bien hoy en día se habla mucho de la “obediencia”, desconociendo la verdadera obediencia en la Iglesia, que, como ya hemos dicho, pero no está demás repetir, se da en razón de la Fe, siempre y cuando no vaya contra la conciencia, y no la obediencia como un acto servil… Sin embargo, el acto de consagrar Obispos sin el consentimiento de la Autoridad Suprema, es ante todo, una cuestión disciplinar: de desobediencia; pero de igual modo se transforma, de alguna forma, en un acto de “auto excomunión”, pues se separa de la Iglesia, separándose de la Cabeza… Al proceder por su propia cuenta. Pues, como también hemos dicho, Cristo no gobierna la Iglesia por medio de los Obispos sino por Pedro y sus legítimos sucesores.

Conclusión sobre la FSSPX: se desobedece a un Papa legítimo –al que acusan de complicidad en los actos que suponen la Apostasía de la Fe- y se da consentir con un falso Papa.  Buscando el consenso… La aprobación… Con quien, finalmente –Francisco- ha consumado la Apostasía tan temida, por la cual, se desobedeció…

¿Será una paradoja? ¿O será…?

¡La Hora de la Gran Apostasía! Síntesis de toda la Profecía de Nuestra Señora en Fátima. ¡La Gran Profetisa de los Últimos Tiempos! Culminando lo anticipado en las Escrituras: Antiguas y Nuevas…La Apostasía -generalizada- de la Fe. Y dentro de ella, la Magna Apostasía: la de la Cúpula… Con el Falso Romano Pontífice. Y luego, en orden de jerarquía: la de Obispos, Sacerdotes y Religiosos…   ¡La sal que pierde su salines! Al decir de Santo Tomás de Aquino: “¡la corrupción de lo mejor es lo peor!”

Finalmente: “Muchos se preguntan si Bergoglio, siendo Papa, puede ser hereje. Y es una pregunta falsa, porque ningún Papa puede caer en herejía –pertinaz (aunque sea pecador). ¡Este es el dogma del Papado, que a nadie le importa discernir!  Si Bergoglio dice herejías cada día… entonces, es claro que no es Papa. ¡Clarísimo! ¡Es un falso Papa! Esto es lo que muchos no disciernen… Tienen miedo, y dicen: “hay que unirse al Papa Francisco, hay que estar en comunión con él”… ¡Este es el gravísimo error de muchos católicos, de muchos teólogos y sacerdotes!

Lo que hay que preguntarse es: ¿cómo siendo Bergoglio un hereje, la Jerarquía lo ha elegido? ¿Qué pasó, realmente, en ese cónclave, para ser elegido un hereje y ser puesto como lo que no es ni puede ser: Papa? ¿Qué hay detrás de la Jerarquía? ¿Es toda ella verdadera? ¿No habrá una Jerarquía falsa? ¿Son todos santos en la Iglesia que colocan a un hereje como lo que no es? ¿Es eso la santidad en la Iglesia? ¿Queremos esta clase de santidad, que no discierne entre la verdad y la mentira? ¿Queremos Católicos que no sepan lo que es el pecado de herejía?

Esta es, entonces, la pregunta correcta: ¿Qué hay detrás de la renuncia del Papa legítimo, Benedicto XVI, que hizo que toda la Jerarquía cayera en engaño? ¿Por qué los Cardenales han engañado a toda la Iglesia poniendo un falso Papa? ¿Por qué han dado su consentimiento al gobierno horizontal de Bergoglio? ¿No saben que el gobierno horizontal anula el Papado? Los Católicos de a pie, ¿saben lo que es la verticalidad en la Iglesia? ¿Saben discernirla de la horizontalidad? ¿Saben que la obediencia a la Jerarquía sólo es posible en el gobierno vertical de un Papa, pero que no se puede dar en el gobierno horizontal de un falso Papa?  ¡Hay tanta gente ignorante de lo que es la Iglesia!”

Extracto de la Homilía: “Francisco, un Fariseo en la Iglesia”.

Conclusión: “¡Francisco, no es Papa!” Pues no puede haber en la Iglesia fundada por Cristo, un nuevo Magisterio… “Porque el Cielo y la Tierra pasarán… Pero Mis palabras no pasarán…” Y seguir considerándola Su Iglesia…

¡Esto es un contrasentido! ¡Un absurdo!

Acabo de escuchar –en audio- una Conferencia acerca del ya consabido… “proceso de desintegración…. De Auto-demolición… Con la falsificación de la Doctrina de Jesucristo, en los últimos 50 años… Del Vaticano II…” ¡Pero que no define su culmen!

Y “Esperando que las cosas se arreglen”… (Frase final conque concluye dicha Conferencia) ¡No es como se ha de llevar a las almas por el camino de la verdad, en toda su integridad! ¡Afirmo yo!!! Pues, si la Doctrina ha sido falsificada es por una razón concreta, no una por simple equivocación. Que en algún momento se puede arreglar…

Tal vez –y esto va para todos los miembros de la Iglesia– porque hemos entendido mal lo anunciado en las Santas Escrituras, con respecto a la Segunda Venida de Cristo, previa venida del Anticristo… El Misterio de Iniquidad… ¡El Ánomos, el Sin Ley! El Señor del Mundo…  ¡Para quien se ha trabajado durante todo este tiempo… con la adulteración del cristianismo!

Lo cual está debidamente explicitado en mis dos primeros libros editados, con los documentos probatorios, que van llevando la trama histórica, en el desarrollo del NOM.

Aunque a decir verdad, el Sacerdote que impartió la Conferencia, es uno de los pocos que ha entendido bien la cuestión Escatológica.

¡A Dios gracias! Amén de no haber definido la cuestión de Francisco…

Pues, “con respecto a la Parusía de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra común unión con Él… que nadie os engañe en manera alguna, porque primero debe venir LA APOSTASÍA y hacerse manifiesto el HOMBRE DE INIQUIDAD, el hijo de perdición, el Adversario, el que se ensalza sobre todo lo que se llama Dios o sagrado… Hasta sentarse él mismo en el templo de Dios… Ostentándose como si fuera Dios…

El Misterio de Iniquidad ya está obrando, ciertamente, sólo falta que el que ahora lo detiene, desaparezca de en medio… (¿Será –en primer lugar- la renuncia de Benedicto XVI?) Y entonces se hará manifiesto el Inicuo… Cuya aparición es obra de Satanás… Con todo poder y señales y prodigios de mentira. Y con toda seducción de iniquidad…. A quien el Señor Jesús matará con el aliento de su boca y destruirá con la manifestación de Su Parusía”… (2° de San Pablo a los de Tesalónica).

Y si bien el Señor: “puede arreglar todo en un instante”, pues es El DUEÑO de lo IMPOSIBLE, no es menos cierto: que lo que está escrito sobre esta Hora, en razón de Los Signos de los Tiempos… ¡SE CUMPLIRÁ, TAL COMO HA SIDO ANUNCIADO!-

Y primero, antes de que el Señor venga a “arreglarlo todo”, vendrá el OTRO… a terminar de des-arreglarlo… Es decir: “No impugnará el cristianismo en nombre del cristianismo como Lutero y sus secuaces, pero aprovechará y reducirá a sí mismo todo el cristianismo falsificado que existirá entonces.” (De la Obre Maestra de la Exégesis: “Los Papeles de Benjamín Benavides” -“Retrato del Anticristo”- Leonardo Castellani)

Y ese “entonces”… no es nada más ni nada menos que: ¡AHORA! Porque de lo contrario, como ya dijimos, toda semejanza con la realidad, ¿es pura coincidencia? “Reducirá a la Iglesia a su extrema tribulación, al mismo tiempo que fomentará una falsa iglesia. Matará a los Profetas y tendrá de su parte una manga de profetoides… De vaticinadores y cantores del progresismo… Y de la euforia de la salud del hombre por el hombre… Perseguirá, sobre todo, la interpretación y la predicación del Apokalipsis; y odiará con furor, aún, la mención de la Parusía.

En su tiempo, habrá verdaderos monstruos que ocuparán sedes y cátedras… y pasarán por varones píos y religiosos, y aún santos… porque el Hombre del Delito tolerará un cristianismo adulterado… Abolirá de modo completo la Santa Misa y el culto público (¿otra coincidencia sinodal encubierta?) durante 42 meses, 1.260 días… (Que serán largos de pasar, si el Señor no los abrevia, como lo ha prometido: “¡Porque si no, no se salvan ni sus elegidos!”). Impondrá por la fuerza, por el control de un estado policíaco (¿las fuerzas de seguridad de la ONU?) y por las más acerbas penas… un culto malvado, que implicará en sus actos: apostasía y sacrilegio”.  (“Los Papeles de Benjamín Benavides.” L. Castellani).

Mientras que “los verdaderos fieles –Obispos, Sacerdotes, Religiosos/as y Laicos- tendrán que resistir… En medio de innumerables pruebas… Entre desgarradoras luchas de conciencia.” Nos dice el Padre Castellani, haciendo Exégesis sobre esta Última Hora.

No obstante, muchos serán los “católicos” que quedarán atrapados… Y serán arrastrados… a la Apostasía definitiva. Por tanto, es hora de ir saliendo… de los lugares –de culto- públicos. Para celebrar el verdadero Culto a Dios y poder recibir los Santos Sacramentos, como lo hacían los primeros cristianos. En privado, entre otras cosas, para no correr el riego de apostatar…Pues pocas son, hoy en día, las Parroquias donde se observa la Tradición…

Esta es la razón por la cual los fieles necesitan saber… “de que va la película”, como decía mi Padre Castellani, para no terminar “postrándose a adorar a la bestia”,  confundiéndole con el auténtico Mesías. ¡Esperado en Su Segunda Venida! (Pero sólo por el “pequeño Rebaño”, o “Resto” Fiel)

¡De eso se trata el asunto, objeto de todos los desvelos! Tanto por parte de los que trabajan para el engaño… ¡hasta sentar en el Trono al Impostor!, como para los que tenemos el deber (y en mi caso, la expresa Misión recibida de la Iglesia) de: ¡Anunciar y Denunciar! Por lo tanto, ¡HAY QUE PREPARAR AL REBAÑO! Pues “si el Centinela ve venir al Lobo y no toca la trompeta… para impedir que mate a las ovejas… A él de su sangre le pediré cuentas”. ¡Dice el Señor!

Son muy pocos los que tienen, hoy en día, “clara la película”, la mayoría está en la más grande ignorancia y/o confusión… ¡Por muchos y variados motivos! Cuando no: ¡FASCINADOS CON EL CAMBIO DE RUMBO!

Lo que me llama la atención, en el caso de la Congregación –en general- y en muchos que no pertenecen a ella (la mayoría de quienes conservan la Tradición Católica) que siendo conocedores y seguidores de la Obra de Castellani, sin embargo, y esto es lo que confunde, no lo han seguido –con algunas escasas excepciones- en su exégesis sobre la Obra Cumbre de la Sagrada Escritura: “El Apokalypsis de San Juan”. Concretamente, en lo referente al Capítulo 20. Donde se describe la Segunda Venida de Nuestro Señor Jesucristo y Su Reinado de Amor… ¡Punto Capital donde converge toda la dogmática católica! De ahí que su correcta interpretación, tiene una importancia Capital…

Y sólo en su verdadera Exégesis, encaja, entonces, el Rol del Anti-papa del Cap. 13 del Libro de San Juan… En mi segundo libro está bien explicitado por el Gran San Ireneo de Lyon (Francia). Uno de los cuatro Doctores máximos de la Iglesia Patrística. En la Última Parte.

“Y si no se lo entiende así -nos dice el gran Exégeta- no se entiende nada de la Historia de la Salvación… Porque el término de un Proceso, da sentido a todo el Proceso…”  Refiriéndose, a que la Segunda Venida de Jesucristo, no es la resurrección de todos los muertos que duermen en el polvo, desde la Época de Adán y Eva hasta el presente… Como hemos anticipado en la introducción.

Pues: “primero vendrá el Juicio a las Naciones –con la Intervención de Jesucristo, desde la Meta Historia a la Intra-Historia- con el inmediato restablecimiento de la Humanidad, transfigurada… Toda ella en un Nuevo Jardín de Edén. Vuelta a su inocencia original…

Ni súper celeste ni súper terrestre. La tierra terráquea en transposición celeste”. Leonardo Castellani- El Apocalipsis de San Juan. Exégesis bíblica.

Para que se cumpla así, el Primigenio Plan de Dios- Creador. Pues, si Adán y Eva no hubiesen pecado… tampoco habrían vivido eternamente en el Paraíso Terrenal. Habrían sido elevados –con su progenie—a la visión beatífica y definitiva… ¡En el  tiempo previsto por la Divina Sabiduría!

Entonces -al término de esa Era paradisíaca- “vendrá la Resurrección final de todos los muertos. Quedando sólo dos estados eternos: Cielo e Infierno”.  

“La cosa es así, y yo no tengo la culpa. Esta es la Revelación que Jesucristo hizo a Su Apóstol predilecto. Por tanto: ni soy milenista, ni soy antimilenista.  Simplemente cumplo -haciendo Exégesis- con mi oficio de Doctor”.- Leonardo Castellani, SJ.

Muchos entendieron, a lo largo de la historia, un triunfo terreno –o intrahistórico- de la Iglesia, en razón de este pasaje del cap. 20 del Apokalipsis, entre el descalabro eclesiástico… y la Segunda Venida. Una especie de “milenismo temporal”. Y ahora… se ven, claramente reflejadas las consecuencias de ese error de interpretación. Por lo que algunos se atribuyen “la gracia” de ser los “salvadores” intraterrenos. Con razón el Señor nos aconsejó: “¡Que sólo la Verdad nos haría libres!”

Por lo pronto, ¡de andar enredados en ruinosas contradicciones! Muchos son, además, los que entendieron y entienden por Anticristo, una metáfora, una forma de llamar a las novedades…  ¡O a los herejes que niegan que Jesucristo sea Dios! O también, un Movimiento -anticristiano- o cuerpo moral- social. Olvidando que no existe movimiento sin una cabeza que ejecute. Otros lo piensan como una fábula… Cuando en realidad es un ser personal y real, servidor de Satán. Como afirma el Padre Castellani. ¡El Gran Exegeta Católico!

 ¡Y es Dogma de Fe Católica! Por lo tanto, ¡hay que enseñarlo!  ¡Pero no se enseña! ¡Cosa que está mal! Porque mientras nos conformamos con criticar y condenar el modernismo, cosa que está bien, pero no es todo, el Lobo se prepara a dar su zarpazo final… Pues el modernismo, es la síntesis de todas las herejías pergeñadas -tal como lo sentenció Su Santidad San Pio X en Su Magistral Encíclica Pascendi- para culminar, precisamente, en el reinado del Anticristo. EL OTRO… ¡El Plebeyo de Satánica grandeza!

Por lo que esperar una declaración formal y oficial de la Iglesia acerca de… Si Bergoglio es o no es… ¡Es esperar demasiado! Y en todo caso habría que preguntarse: ¿cuál Iglesia hará la declaración formal? ¿Cuál Autoridad competente? ¿La Iglesia llamada: Oficial? ¿O la Iglesia del silencio?

 ¡El “Remanente” Fiel! Que por el momento se encuentra todo desparramado… Desorganizado… Confundido… Angustiado… Desorientado… ¡Y en grave peligro! (En principio, de ceder a tanta presión…) ¡Por falta de verdaderos Pastores que se pongan a la cabeza del rebaño, en vez de apacentarse a sí mismos! Y si por ventura, algún/os Santo Obispo Fiel, al igual que algunos Sacerdotes, que los hay, seguramente, pero son tan poquitos… se atrevieran a hacer lo que se debe hacer… Allí estaremos todas las pobres, heridas y confundidas ovejas, detrás de quien se haya atrevido a jugarse por ellas… ¡Por Amor a Jesucristo y a la Verdad!

Y bien, este es el final de la Historia. De esta generación agotada por el pecado. En un estado de maldad… De degradación… ¡De tal magnitud, que ha enfriado la Caridad en los mejores! Como se nos anticipó en la Sagrada Escritura. Y no sólo de la Historia, sino de esta exposición, que ya va concluyendo… Y si bien no pretendo -aunque desearía- que sea del agrado de quienes lo lean -por la crudeza de la realidad- al menos sirva para bien, pues está escrita con esa intención.  De no ser por ello, jamás me habría atrevido a dar este paso, conociendo de antemano las posibles consecuencias…

Como todo acto de verdadero amor, que no mide… Sino que se dona, ¡inmolándose!

Entregando en las Manos de Dios, a través del Inmaculado Corazón de María, Nuestra Madre Purísima, los resultados de este “santo atrevimiento”. ¡Para Gloria del Santísimo Nombre de Jesús, la mayor Alabanza de Su Inmaculado Corazón, y el mayor bien de la Iglesia de Jesucristo! ¡Dios y Hombre verdadero! ¡Redentor del hombre!

 ¡EL GRAN INMOLADO, QUE YA ESTÁ A LAS PUERTAS!  ¡PARA RECLAMAR SU HERENCIA! ¡SU REINADO DE AMOR QUE LE PERTENENCE POR DERECHO!

El que entregará a los que hayan sabido aguardarle, como las vírgenes prudentes… Luego de seguirle por el camino de la Cruz… Habiendo resistido hasta la sangre, la última persecución… Es decir: “¡LA ÚLTIMA PRUEBA DE LA IGLESIA!”. “Que sacudirá la fe de numerosos creyentes… Pues, antes del advenimiento de Cristo (a instaurar Su Reino de Amor, para que se cumpla así, lo que se reza en el Padre Nuestro: “Hágase Tu Voluntad así en la tierra como en el cielo”), la Iglesia deberá pasar por una prueba final… La persecución que acompaña su peregrinación sobre la tierra desvelará el “Misterio de iniquidad”, bajo la forma de una impostura religiosa… Que proporcionará a los hombres, una solución aparente a sus problemas, mediante el precio de la apostasía de La Verdad. La Impostura Religiosa Suprema es la del Anticristo”. (Art. 675, CIC).

Es decir: “El hombre de pecado. La perfección del Mal… Soberbiamente divinizado”. (“El Apokalipsis de San Juan”, Leonardo Castellani).

Y bien: “Os he dicho estas cosas, para que cuando llegue la hora, os acordéis de ellas y de que Yo os lo había dicho” (Mateo 24, 42). Así pues: “cuando veáis que todo esto sucede, cobrad ánimo y levantad la cabeza, pues os está por llegar la liberación…” Por lo tanto: “No selles las palabras de la Profecía de este libro, pues el tiempo está cerca… El inicuo siga en su iniquidad y el sucio ensúciese más; el justo obre más justicia, y el santo santifíquese más. He aquí que vengo presto, y mi galardón viene conmigo para recompensar a cada uno según su obra… Dichosos los que hayan lavado sus vestiduras para tener derecho al árbol de la vida y a entrar en la ciudad por las puertas. Fuera los perros, los hechiceros, los homicidas, los fornicarios, los idólatras, y todos el que ama y obra la mentira…Yo, Jesús, envié a Mi ángel a daros testimonio de estas cosas. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella esplendorosa y matutina.

Y el Espíritu y la novia dicen: VEN.

Diga también quien escucha: ¡VEN! Y el que tenga sed, venga. Y tome gratis del Agua de la Vida. Yo advierto, a todo el que oye las palabras de la profecía de este libro: si alguien añade algo a estas cosas… le añadirá Dios las plagas descritas en este libro. Y si alguien quita de las palabras (que en cierto modo, es lo mismo que interpretarlas mal…) del libro de esta profecía, le quitará Dios su parte del árbol de la vida, y de la ciudad santa que están descritos en este libro. El que da testimonio de esto dice: “SÍ, VENGO PRONTO”. ¡Y pedirá cuentas a Sus Ministros de la pérdida de tantas almas!

“La gracia del Señor Jesús sea con todos los Santos. Amén”.- “Yo Soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin… El Primero y el Último… El que abre y nadie puede cerrar… el que cierra y nadie puede abrir… Lo he dicho y se cumplirá”. Dijo el Señor. (Apocalipsis, cap. 22, versos 10 al 17, con su Epílogo. Versión de Monseñor Juan Straubinger).

¡AL FINAL, MI CORAZÓN INMACULADO, TRIUNARÁ!… Dice Nuestra Madre y Señora! ¡Ésta es nuestra Fe y nuestra Esperanza! ¡VIVA CRISTO REY!

“Así pues, todo lo he escrito con pureza de ánimo, para que aproveche y no escandalice. Y si así no resultase, tenga la culpa la malicia suya y no la milicia mía…” Leonardo Castellani.

Desde los Sagrados Corazones de Jesús y María, a vuestra entera disposición.

En el comienzo del falso año de la falsa misericordia… 13 de Octubre de 2015. Aniversario de la última Aparición de Nuestra Señora en Fátima.

Continuará, próximamente… La Segunda Parte

Se prohíbe su reproducción parcial o total, a menos que se cite la fuente, es decir, su autor.  Se autoriza a difundirlo en estado Íntegro, para su edificación. Sabiendo elegir… Prudentemente, evitando escandalizar a los más débiles…

Para solicitud de Cursos y/o Conferencias, dirigirse a claudiadecivo@gmail.com

About the author

mm

Como Vara de Almendro

info@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

1 Comment

  • Dios lo tiene todo controlado.
    Durante el Gran Aviso nos preparará para el engaño del falso profeta y del anticristo.
    También enviará a los profetas Elías y Henoc, que todavía no han muerto, para denunciar al falso profeta y al anticristo, ya que los consagrados en su casi totalidad se quedaron mudos.
    Non Nobis.

A %d blogueros les gusta esto: