Actualidad Destacado Nuestros Artículos

Cristo nos marca el norte y Francisco guía la Iglesia como una veleta, para donde sople el viento.

mm
Written by Padre Elías

Continuamos con nuestras reflexiones sobre el reciente documento: Gaudete et Exsultate.

Refiriéndose a Dios dice Francisco que no podemos pretender definir dónde no está. Critica nuestras supuestas certezas.  Parece ser que le incomodan todas las certezas.  Lo que nos hace claro el camino es que tenemos la Palabra revelada que es el Verbo de Dios. Jesucristo, el mismo ayer, hoy y siempre.

Bergoglio nos acusa de pretender ejercer una supervisión estricta en la vida de los demás. Creo que es la misma Palabra de Dios la que acusa con claridad como espada de doble filo.

“En la Iglesia conviven lícitamente  distintas maneras de interpretar muchos aspectos de la doctrina y de la vida cristiana”. Ahora entendemos la gran confusión que tenemos en la Iglesia en estos momentos.

Siempre los Papas han tenido amigos y enemigos pero al menos uno sabía que pensaban. La doctrina la exponían sin ambigüedades. En este pontificado lo que vemos es que en el mismo Francisco las cosas no están claras porque hoy dice una cosa y mañana se contradice. Si aceptamos que hay distintas formas de interpretar en la misma Iglesia significa que no es una sola Iglesia sino una federación de iglesias en las que cada grupo interpreta lo que quiera.

Francisco llama doctrina monolítica a lo que para nosotros es la Verdad única e inmutable de Dios.

En el numeral 45 nos dice: “A todos los que tienen la posibilidad de una formación más alta, San Juan Pablo II les advertía de la tentación de desarrollar ‘un cierto sentimiento de superioridad respecto a los demás fieles”. Muy bien que cite a Juan Pablo II pero lo que está criticando Francisco es precisamente lo que está generando tanto mal en la Iglesia. No son los fieles a la ortodoxia sino los que en las facultades de teología se están llenando la cabeza de doctrinas heterodoxas y luego miran con desprecio al pueblo sencillo que vive su fe con simplicidad y convencido de lo aprendido desde que eran niños cuando no había toda esta confusión.  Son ellos, los intelectuales que buscan seguir las modas del momento los que están enseñando cosas que hacen daño al pueblo de Dios. A esos es que se refería el Papa Juan Pablo.

Y en el Nº 46 cita a San Francisco de Asis que escribe a San Antonio de Padua: Me agrada que enseñes sagrada teología a los hermanos con tal que, en el estudio de la misma, no apagues el espíritu de oración y devoción”. Es de lo que adolecemos en estos tiempos donde ya no se enseña sana teología y donde se espera que mientras más se profundiza en los misterios de Dios, se desee más la santidad, pero lo que vemos es que se van volviendo más tibios los candidatos al Sacerdocio y la Vida Consagrada. Lo primero que hacen en la mayoría de seminarios y congregaciones religiosas es quitarles todas las devociones piadosas porque las consideran una tontería.  Cuando ven que las van dejando, entonces consideran que la persona está asumiendo de verdad la formación. Si se empecina en no dejar sus prácticas entonces terminará fuera de seminario o del instituto religioso por beato.  Incluso muchos sacerdotes se burlan de las ancianas de sus parroquias porque son demasiado pías. Creo que esa es una de las grandes causas de la crisis de estos tiempos: la falta de oración y devoción.

No comprendo cómo es posible apelar a la Palabra de Dios en algunas ocasiones para avalar un concepto y en otras nos hacemos los de la vista gorda e ignoramos otros textos de la Sagrada Escritura.  Francisco escribe: “Y está tan claramente expresada en la Palabra de Dios que queda fuera de toda discusión”. Pues la condena que Jesús hace del adulterio, también está claramente expresada en la Biblia. ¿Y por qué  ese pasaje si lo pasó por alto cuando escribió Amoris Laetitia?

En el numeral 55, Francisco cita a Lucio Gera que fue un sacerdote de los que más influencia ha tenido en la mentalidad de Bergoglio y que sabemos que es uno de los precursores de la dañina Teología de la Liberación.

Nº 56. Francisco escribe diciendo que Dios nos “primerea”. Palabra que no existe en el diccionario de la RAE. Es neologismo de los Argentinos porteños que tiene una connotación negativa: “fregar al otro”. Atribuida a Dios no la veo muy clara.

Y sobre este mismo numeral escribe Francisco: “Por otra parte la Iglesia siempre enseñó que solo la caridad hace posible el crecimiento en la vida de la gracia, porque si no tengo caridad, no soy nada”. Entonces yo pregunto: ¿Por qué entonces gobierna la Iglesia como una dictadura?

Padre Elías

About the author

mm

Padre Elías

padre.elias@comovaradealmendro.es
Sacerdote. Estudioso de la Doctrina de la Iglesia y defensor de la Santa Madre Iglesia Católica contra todas las herejías.

.

Deja un comentario

1 Comment

  • Excelente como siempre Padre Elías, mil gracias por su invaluable aportación y claro está que este agradecimiento es extenso también para todos los hermanos fieles a la Sana Doctrina, al Magisterio bimilenario de la Iglesia y las Sagradas Escrituras que escriben y nos instruyen en estos tiempos de apostasía que lamentablemente es dirigida desde la cúspide. Que Jesucristo Buen Pastor nos fortalezca en todo momento bajo el amparo de Nuestra Madre Santísima La Siempre Virgen María. ¡Viva Cristo Rey!

A %d blogueros les gusta esto: