GAUDETE ET EXSULTATE. PERO NO LO HAGA SI USTED ES CONTEMPLATIVO O DE CLAUSURA — Como Vara de Almendro
Destacado Nuestros Artículos Sobremesa con Tosatti

GAUDETE ET EXSULTATE. PERO NO LO HAGA SI USTED ES CONTEMPLATIVO O DE CLAUSURA

mm
Written by Marco Tosatti

 

Stilum Curiae-9 marzo 2018-

Por Marco Tosatti

En cinco líneas, el Pontífice reinante descarta un par de milenios de monasticismo contemplativo, masculino y femenino. En el número 26 de su exhortación apostólica, Gaudete y Exsultate escribe: “No es saludable amar el silencio y evitar el encuentro con los demás, desear el descanso y rechazar la actividad, buscar la oración y subestimar el servicio. Todo puede ser aceptado e integrado como parte de la existencia de uno en este mundo, y se convierte en parte del camino de la santificación. Estamos llamados a vivir la contemplación incluso en medio de la acción, y nos santificamos en el ejercicio responsable y generoso de nuestra misión “. Las monjas de clausura y los religiosos contemplativos estarán felices.

Por lo demás, el largo documento, trata de una forma ligeramente diferente los reproches habituales sin olvidar sus “piñones fijos” : habla de gnósticos y pelagianos, dejando en claro que en realidad siempre son los rígidos, los que aman demasiado el culto, etc. etc. los culpables, en sus variadas formas.

Critica los rumores, en una noticia: “La difamación y la calumnia son como un acto terrorista: arrojas la bomba, se destruye, y el atacante se vuelve feliz y contento. Esto es muy diferente de la nobleza de aquellos que se acercan a hablar cara a cara, con serena sinceridad, pensando en el bien del otro. En algunas ocasiones puede ser necesario hablar sobre las dificultades de algunos hermanos. En estos casos, puede suceder que se transmita una interpretación en lugar de un hecho objetivo. La pasión distorsiona la realidad concreta del hecho, lo transforma en interpretación y finalmente le transmite una carga de la subjetividad. Así la realidad se destruye y la verdad del otro no se respeta “.

Sorprendentemente defiende la obsesiva predicación sobre bienvenidos e inmigrantes, casi contraponiéndola a la defensa de la vida: “Nocivo e ideológico es también el error de quienes desconfían del compromiso social de los demás, considerándolo algo superficial, mundano, secularizado, inmanentista, comunista populista, o lo relativizan como si hubiera otras cosas más importantes o como si únicamente interesase solo a una determinada ética específica o una razón que ellos defienden. La defensa del inocente que no nació, por ejemplo, debe ser clara, firme y apasionada, porque está en juego la dignidad de la vida humana, siempre sagrada, y el amor la requiere para cada persona más allá de su desarrollo. Pero igualmente sagrada es la vida de los pobres que ya nacieron, que están luchando en la miseria, el abandono, la exclusión, la trata de personas, la eutanasia oculta de los enfermos y los ancianos privados de cuidado, en las nuevas formas de esclavitud y en cualquier forma de exclusión “.

Es interesante la larga parte final dedicada al diablo, su realidad, sus obras y la influencia que tiene en el mundo. Mientras que la interpretación casi exclusivamente social de la santidad de aquellos que tienen hambre y sed de justicia enfatiza en el implante horizontal, secular e inmanente de gran parte de la predicación del Pontífice. Ciertas partes nos hacen alzar las cejas, y son aquellas dedicadas a la mansedumbre y al juicio por parte de aquel que ciertamente no es templado, y en cuando a juzgar parece que practica con demasiada frecuencia el juicio: incluyendo este mismo documento.

Para aquellos que no quieran leer todo el documento, hemos recopilado algunos párrafos que parecen interesantes. ¡Buena lectura!

7.- Me gusta ver la santidad en el paciente pueblo de Dios: en los padres que crían a sus hijos con tanto amor, en los hombres y mujeres que trabajan para llevar pan a casa, en las religiosas enfermas y ancianas que continúan sonriendo. En esta constancia para avanzar día tras día, veo la santidad de la Iglesia militante. Esta es a menudo la santidad “de la puerta de al lado”, de aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios o, para usar otra expresión, “la clase media de santidad”.

Entre las diferentes formas, quiero subrayar que también el “genio femenino” se manifiesta en estilos femeninos de santidad, indispensables para reflejar la santidad de Dios en este mundo. E incluso en las épocas en que las mujeres estaban más excluidas, el Espíritu Santo despertó a los santos cuya fascinación provocó nuevos dinamismos espirituales y reformas importantes en la Iglesia. Podemos mencionar a Santa Hildegard de Bingen, Santa Brígida, Santa Catalina de Siena, Santa Teresa de Ávila o Santa Teresa de Lisieux. Pero me gustaría recordar a muchas mujeres desconocidas u olvidadas que, cada una a su manera, han apoyado y transformado familias y comunidades con el fuerza de su testimonio.

14. Para ser santo no es necesario ser obispos, sacerdotes, religiosos o religiosos. Muchas veces tenemos la tentación de pensar que la santidad está reservada para aquellos que tienen la posibilidad de distanciarse de las ocupaciones ordinarias, dedicar mucho tiempo a la oración. No es así. Todos somos llamados a ser santos que vivimos con amor y ofrecemos a cada uno su propio testimonio en las ocupaciones de cada día, donde está. ¿Eres una persona consagrada o un consagrada? Sé un santo al vivir tu regalo con alegría. ¿Estás casado? Sé santo amando y cuidando a tu esposo o esposa, como lo hizo Cristo con la Iglesia. ¿Eres un trabajador? Sé santo cumpliendo con tu trabajo al servicio de tus hermanos con honestidad y competencia. ¿Eres padre o abuela o abuelo? Sé santo enseñando pacientemente a los niños a seguir a Jesús. ¿Tienes autoridad? Sé un santo que lucha por el bien común y renuncia a tus intereses personales.

16. Esta santidad a la que el Señor te llama crecerá con pequeños gestos. Por ejemplo: una mujer va al mercado a hacer las compras, se encuentra con una vecina y empieza a hablar, y llegan las críticas. Pero esta mujer dice dentro de sí misma: “No, no hablaré mal de nadie”. Este es un paso hacia la santidad. Luego, en casa, su hijo le pide que hable sobre sus fantasías y, aunque esté cansada, se sienta a su lado y escucha con paciencia y afecto. Aquí hay otra ofrenda que santifica. Luego experimenta un momento de angustia, pero recuerda el amor de la Virgen María, toma el rosario y reza con fe. Esta es otra forma de santidad. Luego sale a la calle, se encuentra con un pobre y se detiene a conversar con él con afecto. Esto también es un paso adelante.

22. Para reconocer cuál es la palabra que el Señor quiere decir a través de un santo, no es conveniente detenerse en los detalles, porque también puede haber errores y caídas. No todo lo que un santo dice es completamente fiel al Evangelio, no todo lo que hace es auténtico y perfecto. Lo que debemos contemplar es la totalidad de su vida, su viaje completo de santificación, esa figura que refleja algo de Jesucristo y que emerge cuando uno logra componer el sentido de la totalidad de su persona.

25.Puesto que no se puede comprender a Cristo sin el Reino que Él mismo ha venido a traer, su mismísima misión es inseparable de la edificación del Reino: “Buscad primero el reino de Dios y su justicia” (Mt 6,33). Su identificación con Cristo y sus deseos implican un compromiso de construir, con Él, este Reino de amor, justicia y paz para todos. Cristo mismo quiere vivirlo contigo, en todos los esfuerzos y sacrificios necesarios, y también en las alegrías y la fecundidad que te podrá ofrecer. Por lo tanto, no serás santificado sin darte en cuerpo y alma para dar lo mejor de ti en este empeño.

26.No es saludable amar el silencio y evitar el encuentro con los demás, desear el descanso y rechazar la actividad, buscar la oración y subestimar el servicio. Todo puede ser aceptado e integrado como parte de la existencia de uno en este mundo, y se convierte en parte del camino de la santificación. Estamos llamados a vivir la contemplación incluso en medio de la acción, y nos santificamos en el ejercicio responsable y generoso de nuestra misión.

Gnosticismo

39.Pero prestemos atención. No me refiero a los enemigos racionalistas de la fe cristiana. Esto puede suceder dentro de la Iglesia, tanto entre los laicos de las parroquias como entre quienes enseñan filosofía o teología en los centros de formación. Porque también es típico de los gnósticos creer que con sus explicaciones pueden hacer que toda la fe y todo el Evangelio sean perfectamente comprensibles. Absolutizan sus propias teorías y obligan a otros a someterse a su razonamiento. Una cosa es un uso saludable y humilde de la razón para reflexionar sobre la enseñanza teológica y moral del Evangelio y otra es pretender reducir la enseñanza de Jesús a una lógica fría y dura que trata de dominar todo.

40.En realidad, la doctrina, o mejor dicho, nuestra comprensión y expresión de ella, “no es un sistema cerrado, carente de dinámicas capaces de generar peticiones, dudas, preguntas” y “las preguntas de nuestra gente, sus dolores, sus batallas, sus sueños, sus luchas, sus preocupaciones, tienen un valor hermenéutico que no podemos ignorar si queremos tomar en serio el principio de la encarnación. Sus preguntas nos ayudan a preguntarnos, sus preguntas nos cuestionan ».

Pelagianos:

49.Aquellos que responden a esta mentalidad pelagiana o semipelagiana, aunque hablan de la gracia de Dios con discursos endulzados, “en última instancia dependen únicamente de su propia fuerza y se sienten superiores a los demás porque observan ciertas normas o porque son irrevocablemente fieles a un cierto estilo católico” .46 Cuando algunos de ellosse dirigen a los débiles diciendo que con la gracia de Dios todo es posible, después de todo, están acostumbrados a transmitir la idea de que todo se puede hacer con la voluntad humana, como si ella sola fuera algo puro, perfecto, omnipotente , a lo que se agrega gracia. Se pretende ignorar de ese modo que “no todos pueden hacer todo” 47. y que en esta vida las fragilidades humanas no se han curado por completo y de una vez por todas por la gracia.

51.En definitiva, la falta de un reconocimiento sincero, sufrido y devoto de nuestras limitaciones es lo que impide que la gracia actúe mejor en nosotros, ya que no deja espacio para provocar ese bien posible que está integrado en un camino de crecimiento sincero y real. La gracia, precisamente porque supone nuestra naturaleza, no nos convierte repentinamente en superhumanos. Pretenderlo sería confiar demasiado en nosotros mismos. En este caso, detrás de la ortodoxia, nuestras actitudes pueden no corresponder a lo que afirmamos sobre la necesidad de la gracia, y de hecho terminamos confiando poco de ello. De hecho, si no reconocemos nuestra realidad concreta y limitada, ni siquiera podremos ver los pasos reales y posibles que el Señor nos pide en todo momento, después de habernos atraído y haberlos encajado con su don. La gracia actúa históricamente y, ordinariamente, nos lleva y nos transforma progresivamente. Por lo tanto, si rechazamos este modo histórico y progresivo, de hecho podemos llegar a negarlo y bloquearlo, incluso si lo exaltamos con nuestras palabras.

52.Todavía hay cristianos que se comprometen a seguir otro camino: el de la justificación por sus propias fuerzas, aquella adoración de la voluntad humana y de la propia capacidad, que se traduce en la autocomplacencia egocéntrica y elitista, desprovisto de amor verdadero. Se manifiesta en muchas actitudes aparentemente diferentes: la obsesión con la ley, la fascinación de exhibir logros sociales y políticos, la ostentación en el cuidado de la liturgia, la doctrina y el prestigio de la Iglesia, la vanagloria vinculada a la gestión de asuntos prácticos, la atracción por la dinámica de la autoayuda y la realización autorreferencial. En esto, algunos cristianos gastan sus energías y su tiempo, en vez de dejarse llevar por el Espíritu en el camino del amor, en vez de ser apasionados por comunicar la belleza y alegría del Evangelio y buscar a los alejados en las multitudes inmensas sedientas de Cristo.

58.Muchas veces, contra el impulso del Espíritu, la vida de la Iglesia se transforma en una pieza de museo o en posesión de unos pocos. Esto sucede cuando algunos grupos cristianos le dan excesiva importancia a la observancia de ciertas normas propias, de costumbres o estilos. De esta manera, a menudo el Evangelio es reducido y reprimido, eliminando su encantadora simplicidad y su sabor. Es quizás una forma sutil de pelagianismo, porque parece someter la vida de la gracia a ciertas estructuras humanas. Esto se refiere a grupos, movimientos y comunidades, y esto es lo que explica por qué tantas veces comienzan con una vida intensa en el Espíritu, pero luego terminan fosilizados … o corrompiéndose.

58.73 Pablo menciona la mansedumbre como un fruto del Espíritu Santo (ver Gal 5:23). Él propone que, si a veces las malas acciones del hermano nos preocupan, nos acercamos a corregirlas, pero “con un espíritu de dulzura” (Gál 6,1), y recuerda: “y tú vigila sobre ti mismo, para no ser tentado también »(Ibid.). Incluso cuando uno defiende su propia fe y sus propias convicciones, debe hacerlo con mansedumbre (véase 1 Pedro 3:16), e incluso los adversarios deben ser tratados con mansedumbre (véase 2 Timoteo 2:25). En la Iglesia tantas veces nos hemos equivocado al no haber aceptado esta apelación de la Palabra divina.

74.La mansedumbre es otra expresión de la pobreza interior, de alguien que solo pone su confianza en Dios. De hecho, en la Biblia, la misma palabra anawim se usa a menudo para referirse a los pobres y los mansos. Algunos podrían objetar: “Si son demasiado suaves, pensarán que soy un tonto, que soy estúpido o débil”. Tal vez sea así, pero deja que otros lo piensen. Es mejor siempre ser manso, y nuestras mayores aspiraciones se harán realidad: los mansos “heredarán la tierra”, es decir, verán las promesas de Dios cumplidas en sus vidas. Porque los mansos, más allá de lo que dicen las circunstancias, esperan en el Señor y aquellos que esperan en el Señor poseerán la tierra y disfrutarán de una gran paz (véase el Salmo 37.9.11). Al mismo tiempo, el Señor confía en ellos: “¿Hacia quién volveré la mirada? Hacia los humildes y en los que tienen un espíritu contrito y en los que tiemblan ante mi palabra”(Is 66: 2).

Reacciona con humilde mansedumbre, esto es santidad.

79.Tal justicia empieza a realizarse en la vida de cada uno cuando uno tiene razón en sus decisiones, y luego se esfuerza en la búsqueda de justicia para los pobres y débiles. Ciertamente, la palabra “justicia” puede ser sinónimo de fidelidad a la voluntad de Dios con toda nuestra vida, pero si le damos un sentido muy general, olvidamos que se manifiesta especialmente en la justicia con los indefensos: “Busca la justicia, ayuda al oprimido, haz justicia al huérfano, defiende la causa de la viuda “(Is 1,17).

Buscar la justicia con hambre y sed, esto es santidad.

100. Desafortunadamente, a veces las ideologías nos llevan a dos errores nocivos. Por un lado, el de los cristianos que separan estas necesidades del Evangelio de su relación personal con el Señor, de la unión interior con Él, de la gracia. Así, el cristianismo se transforma en una especie de ONG, privándola de aquella luminosa espiritualidad que tan bien vivieron y manifestaron San Francisco de Asís, San Vicente de Paúl, Santa Teresa de Calcuta y muchas otras. Para estos grandes santos, ni la oración, ni el amor de Dios, ni la lectura del Evangelio disminuyeron la pasión y la eficacia de su dedicación al prójimo, sino todo lo contrario.

101.Nocivo e ideológico es también el error de quienes viven desconfiando del compromiso social de los demás, considerándolo algo superficial, mundano, secularizado, inmanentista, comunista, populista. O lo relativizan como si hubiera otras cosas más importantes o como si solo estuviera interesado en una ética específica o una razón que defienden. La defensa de los inocentes que no ha nacido, por ejemplo, debe ser clara, firme y apasionado, porque no está en juego es la dignidad de la vida humana, siempre sagrada, y exige amor por cada persona más allá de su desarrollo . Pero igualmente sagrada es la vida de los pobres que ya han nacido, en su lucha contra la pobreza, el abandono, la exclusión, la trata de personas, escondida en la eutanasia de enfermos y de los ancianos privados de curación, en las nuevas formas de esclavitud y en cualquier forma de decarte. No podemos proponer un ideal de santidad que hace caso omiso de la injusticia de este mundo, donde algunos celebran, felices y reducen su propia vida a la novedad del consumo, , mientras que otros esperan solo fuera y mientras pasan y terminan sus vidas miserablemente.

102.A menudo se escucha que, frente al relativismo y los límites del mundo actual, sería un tema marginal, por ejemplo, la situación de los inmigrantes. Algunos católicos dicen que es un tema secundario en comparación con los temas “serios” de la bioética. Al decir tales cosas, un político preocupado por sus éxitos puede ser entendido, pero no un cristiano, para quien solo la actitud de ponerse en la piel de ese hermano que arriesga su vida para darles a sus hijos un futuro. ¿Podemos reconocer que es precisamente lo que Jesús nos pide cuando nos dice que acojamos a Sí mismo en cada extraño? (ver Mt 25,35). San Benito lo había aceptado sin reservas y, aunque esto pudiera “complicar” la vida de los monjes, estableció que a todos los huéspedes que venían al monasterio se los acogiera “como Cristo” 85, expresándolo incluso con gestos de adoración, 86 y que los pobres peregrinos deben ser tratados “con el mayor cuidado y solicitud” .87

117.No nos hace bienmirar de arriba para abajo, asumir el papel de jueces despiadados, considerar a los demás como indignos y esperar continuamente dar lecciones. Esta es una forma sutil de violencia.

Noticia: 95 Hay varias formas de intimidación que, aunque se muestran elegantes y respetuosas e incluso muy espirituales, causan inmenso sufrimiento en la autoestima de los demás.

Algo más que un mito

160. No admitiremos la existencia del diablo si insistimos en mirar la vida solo con criterios empíricos y sin una perspectiva sobrenatural. La misma creencia de que este poder maligno está en medio de nosotros es lo que nos permite entender por qué a veces el mal tiene tanta fuerza destructiva. Es cierto que los autores bíblicos tenían un bagaje conceptual limitado para expresar algunas realidades y que en los tiempos de Jesús se podía confundir, por ejemplo, una epilepsia con posesión demoníaca. Sin embargo, esto no debería llevarnos a simplificar demasiado la realidad al afirmar que todos los casos narrados en los Evangelios eran enfermedades psíquicas y que, en última instancia, el diablo no existe o no actúa. Su presencia se encuentra en la primera página de las Escrituras, que finaliza con la victoria de Dios sobre el diablo.120 De hecho, cuando Jesús nos dejó el “Padre Nuestro”, quiso que acabemos pidiéndole al Padre que nos libre del Maligno.La expresión utilizada aquí no se refiere al mal en abstracto y su traducción más precisa es “el maligno”. Indica un ser personal que nos atormenta. Jesús nos enseñó a pedir esta liberación todos los días para que su poder no nos domine.

161.Por lo tanto, no creemos que sea un mito, una representación, un símbolo, una figura o una idea.121 Este engaño nos lleva a bajar la guardia, a descuidar y a permanecer más expuestos. Él no necesita poseernos. Nos envenena con el odio, con la tristeza, con la envidia, con los vicios. Y así, mientras reduce las defensas, saca provecho para destruir nuestras vidas, nuestras familias y nuestras comunidades, porque “como león rugiente va buscando a alguien a quien devorar” (1 Ped 5,8).

Vigilantes y confiados

162.La Palabra de Dios explícitamente nos invita a “resistir las trampas del diablo” (Efesios 6:11) y detener “todas las flechas ardientes del maligno” (Efesios 6:16). Estas no son palabras poéticas, porque nuestro viaje hacia la santidad es una lucha constante. Quien no quiera reconocerlo estará expuesto a la fracaso o la mediocridad. Para el combate tenemos las poderosas armas que el Señor nos da: fe que se expresa en la oración, meditación en la Palabra de Dios, celebración de la Misa, Adoración Eucarística, reconciliación sacramental, obras de caridad, vida comunitaria , compromiso misionero. Si lo descuidamos fácilmente nos seducirán las falsas promesas del mal, porque, como decía el santo sacerdote Brochero: “¿Qué importa que Lucifer prometa liberarte y hasta arrojarte en medio de todos sus bienes, si son bienes engañosos, si son bienes envenenados?”.

Traducido por Montse Sanmartí para Como Vara de Almendro.

Artículo Original de Stilum Curiae

About the author

mm

Marco Tosatti

Nació en Génova en 1947. Es periodista desde 1972 y ha cubierto muchos sectores: deporte, sucesos, política, sindical y enseñanza. Desde 1981 se ocupa de la información religiosa. Ha sido el vaticanista del Diario La Stampa desde 1981 hasta 2008. Ha escrito numerosos libros, sobre temas de religión e historia, en particular del Medio Oriente y sobre la cuestión armenia: "El Barón de Alepo" o "La verdadera historia de Mussa Dagh". Y también "Investigación sobre el Demonio", "Padre Pío y el Diablo", "Santos poseídos por el demonio", "Investigación sobre la Síndone" y otros. Con Don Gabriele Amorth ha escrito "Memorias de un exorcista". Actualmente es titular del blog "Stilum Curiae".

info@comovaradealmendro.es

Deja un comentario

1 Comment

  • El burro hablando de orejas. Habla de diálogo, ¿Qué tipo de diálogo será? Tal vez el “diálogo que amablemente tuvo con los cuatro Cardenales de las Dubia (que por cierto dos ya murieron), en fin por eso las cosas están de mal en peor.

A %d blogueros les gusta esto: