Nuestros Artículos

“EN PORTUGAL SIEMPRE SE CONSERVARÁ EL DOGMA DE LA FE”

Estimados amigos; con gran alegría y no menos esperanza,  hemos podido leer en diversos medios de comunicación la alentadora noticia de un pronunciamiento por parte de la Iglesia Católica portuguesa. En dicho comunicado emitido por cardenal-patriarca de Lisboa, Manuel Clemente, se recuerda a los fieles católicos que los casados que se han divorciado y vivien en una nueva unión civil, conviviendo maritalmente, no pueden recibir la comunión.

Por supuesto que ellos pueden participar en actos de la Iglesia, acudir a las celebraciones, pero de ninguna forma pueden acceder al sacramento de la Eucaristía. El prelado hace hincapié también en el tema de los casos de parejas que viven en un segundo matrimonio no canónico, pero que practican la continencia, en cuyo caso, sí sería posible acceder a los sacramentos de la confesión (hay propósito de vivir en castidad), y comunión. También insiste en procurar verificar una posible nulidad y si hay indicios de que pueda existir, tratar de tramitarla para subsanar los peligros subyacentes de estas uniones que no tienen la gracia del sacramento del matrimonio. Pueden leer la noticia aquí.

Precisamente estos días acabo de terminar la lectura del libro de José María Zavala: “El secreto mejor guardado de Fátima”. Este libro es un regalo del cielo y me gustaría recomendarlo a todos nuestros lectores para que puedan estar verdaderamente informados sobre una de las apariciones marianas aprobadas de mayor calado y trascendencia en la Iglesia Católica. Sus líneas harán comprender al lector muchas cosas que están sucediendo en la Iglesia, y que precisamente están sucediendo porque el problema viene de mucho más atrás. Si estamos contemplando la demolición de la misma, es porque con mucha anterioridad ha habido negligencias, errores, miedos y muchas otras cosas que podrán encontrar en el documentadísimo libro de Zavala.

En la parte revelada del tercer secreto, se nos dice una frase escrita por Sor Lucía que no tiene desperdicio: “En Portugal siempre se conservará el dogma de la fe”. Esta noticia que hoy hemos compartido sobre la postura de la Iglesia en Portugal, vendría a ratificar que ya hay una avanzadilla que se enfrenta a la herejía que se ha alzado en Roma tras la publicación por parte de Francisco de la herética encíclica Amoris Laetitia.

Hoy viene bien también recordar otra profecía, madre de todas ellas, y aprobada también por la Iglesia: la de la Salette. Esa profecía que, sin duda alguna, se está haciendo visible a los católicos de buena voluntad, dice entre otras muchas cosas una frase lapidaria: “Roma perderá la fe………” y sigue con palabras muy duras que ustedes conocen bien. Yo por ahora me ahorro estas fuertes palabras y me centro en que Roma perderá la fe, y las pongo en pretérito perfecto, pues Roma ya ha perdido la fe en muchos de sus prelados y en el propio Francisco, quien fue colocado en el solio petrino para confirmar a sus hermanos en las verdades católicas, cosa que por desgracia sabemos sobradamente que no ha cumplido en absoluto en estos cinco años de pontificado.

Esta voz primera alzada en Portugal, es un faro en medio de la tempestad airada que azota a los católicos de hoy. Ojalá siga siendo Portugal ese remanso en donde los católicos fieles podamos volver nuestras miradas con la confianza y la esperanza de encontrar siempre la verdad y la paz que da el vivir en el camino marcado por Nuestro Señor.

¡Nuestra Señora de Fátima, ruega por tu Iglesia y vuelve tus ojos misericordiosos al Resto Fiel! Que tu ayuda nos permita perseverar en la verdadera fe católica.

Montse Sanmartí.

Recordamos a nuestros hermanos lectores que la doctrina de la Iglesia, recogida en Familiaris Consortio 84, exige, para que los “recasados” puedan acceder al matrimonio, que vivan en castidad y con propósito de no tener relaciones sexuales. Si estas parejas hubieran tenido hijos en común podrán vivir juntos para educar a los hijos, pero viviendo en castidad y con ese propósito de no tener relaciones. Pero si una pareja de “recasados” no han tenido hijos en común solo podrán acceder a los sacramentos si viven separados y con intención de vivir en castidad.

About the author

mm

Montserrat Sanmartí Fernández

Católica. Casada y madre de 10 hijos. Implicada desde 2009 en la defensa de la vida a través de CIDEVIDA. Delegada de Sanación Postaborto en el Viñedo de Raquel en España. Escribo por vocación como inquietud de llamada interior y deseando cumplir desde mi pequeñez el mandato que Cristo nos dio: "Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a toda criatura". Ya no hay excusas. Se puede evangelizar en todo el mundo, sin movernos de nuestra casa. Todo sea a mayor gloria de Dios y salvación de las almas.
montse.sanmarti@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

11 Comments

A %d blogueros les gusta esto: