HOY, 19 DE ENERO, PREESTRENO EN MADRID DE LA PELÍCULA "GARABANDAL, SOLO DIOS LO SABE" — Como Vara de Almendro
Actualidad

HOY, 19 DE ENERO, PREESTRENO EN MADRID DE LA PELÍCULA “GARABANDAL, SOLO DIOS LO SABE”

NOTA DE PRENSA

«Garabandal, solo Dios lo sabe»

Índice:

1.- Sinopsis.

2.- Ficha técnica de «Garabandal, solo Dios lo sabe».

3.- Datos de interés sobre la distribución de la película «Garabandal, solo Dios lo sabe».

4.- FAQ de la película «Garabandal, solo Dios lo sabe».

5.-Entrevista a Brian Jackson director artístico de «Garabandal, solo Dios lo sabe».

6.- ¿Qué son las apariciones de Garabandal?

7.- ¿Cuál es la posición de la Iglesia?

Datos de contacto:

*Clara Martínez Gomariz, Directora de distribución de Mater Spei

E-mail: claramartinez@materspei.com

 

*Pedro Leal Campillo, Administrador y delegado de Mater Spei

E-mail: pedroleal@materspei.com

 

1.- Sinopsis.

18 de junio de 1961. En una pequeña aldea del norte de España, San Sebastián de Garabandal, cuatro niñas —Conchita, Jacinta, Mari Loli y Mari Cruz— afirman haber tenido una aparición de san Miguel Arcángel. Días después —el 2 de julio de 1961—, reciben la visita de la Virgen del Carmen. Tras esta primera vez, se siguen más de dos mil encuentros con la celestial Señora. El párroco del pueblo, don Valentín, y el brigada de la Guardia Civil, don Juan Álvarez Seco, se encontrarán súbitamente implicados como protagonistas en un acontecimiento que les desborda, tratando de comprender dónde está la verdad, frente a una jerarquía perpleja, y ante una multitud cada vez más creciente de personas que acuden al pueblo en busca de respuestas.

Título original: «Garabandal, solo Dios lo sabe»
Versión original Castellano
Duración: 96 minutos
Dirección: Brian Alexander Jackson
Nacionalidad: España
Año: 2017
Tipo: Ficción
Género: Drama
Calificación: No recomendada para menores de siete años
Reparto: Fernando García Linares, Belén Garde García, Rafael Samino Arjona, Javier Paredes Alonso, Alberto Bárcena Pérez.
Web: https://www.peliculagarabandal.com/
Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=U_v7iwTgT-w
Productora: Mater Spei, AIE
Distribuidora: Mater Spei, AIE
Sinopsis: 18 de junio de 1961. En una pequeña aldea del norte de España, San Sebastián de Garabandal, cuatro niñas —Conchita, Jacinta, Mari Loli y Mari Cruz— afirman haber tenido una aparición de san Miguel Arcángel. Días después —el 2 de julio de 1961—, reciben la visita de la Virgen del Carmen. Tras esta primera vez, se siguen más de dos mil encuentros con la celestial Señora. El párroco del pueblo, don Valentín, y el brigada de la Guardia Civil, don Juan Álvarez Seco, se encontrarán súbitamente implicados como protagonistas en un acontecimiento que les desborda, tratando de comprender dónde está la verdad, frente a una jerarquía perpleja, y ante una multitud cada vez más creciente de personas que acuden al pueblo en busca de respuestas.

2.- Ficha técnica: «Garabandal, solo Dios lo sabe»

3.- Datos interesantes sobre la distribución de  «Garabandal, solo Dios lo sabe».

El viernes 1 de diciembre de 2017 se hacía pública la web de la película «Garabandal, solo Dios lo sabe», con el tráiler en español, bajo el título: www.peliculagarabandal.com Pocos días después, estaba online la web en inglés y al tráiler se iban añadiendo subtítulos en inglés, italiano, francés, portugués, alemán y húngaro. En enero se publicó ya la web en italiano y está previsto ir publicándola en todas estas lenguas y en todas aquellas que la providencia vaya poniendo en nuestro camino.

Conviene recordar que, así como la película se realizó gracias al trabajo voluntario de más de 300 intérpretes y alrededor de 40 miembros del equipo técnico, la distribución se apoya también en el trabajo de personas que están donando su tiempo, sus capacidades y talentos al servicio de «Garabandal, solo Dios lo sabe»: equipo web, traductores, redes sociales…

Hemos creado una figura que consideramos la clave de la distribución: el «piloto», es decir, el responsable a nivel local de la distribución de la película, que trabajará en estrecha relación con tres «copilotos» y con otros múltiples colaboradores. También todos estos participan de manera gratuita.

El 2 de febrero de 2018, la película «Garabandal, solo Dios lo sabe» se estrenará en cuatro capitales españolas: Madrid, Valencia, Las Palmas y Santander. El 9 de febrero la película llegará a Barcelona. Semana tras semana llegaremos a otras ciudades españolas. Las fechas y las salas se podrán consultar a través de nuestras redes sociales y página web.

Pero «Garabandal, solo Dios lo sabe» no se va a quedar solo en España. El interés suscitado está siendo notable. Acumulamos peticiones desde 36 países de todo el mundo: Alemania, Argentina, Austria, Australia, Bélgica, Bolivia, Brasil, Colombia, Canadá, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, EEUU, España, Francia, Guatemala, Holanda, Honduras, Hungría, Irlanda, Italia, Malta, México, Panamá, Perú, Portugal, Puerto Rico, Papúa Nueva Guinea, Polonia, Portugal, Reino Unido, Rusia, Singapur, Uruguay, Venezuela.

No sabemos hasta dónde vamos a poder llegar y si va a ser posible estrenar en todos estos países, pero el hecho de que se solicite ver «Garabandal, solo Dios lo sabe» desde tantos lugares, algunos de ellos muy lejanos tanto física como culturalmente, se puede considerar un importante indicador del interés que los acontecimientos de San Sebastián de Garabandal siguen suscitando.

Por el momento, trabajamos con ilusión tratando de responder a todas las peticiones que podamos. Las conversaciones están más adelantadas en EEUU y en Latinoamérica. En EEUU el proceso legal a seguir se demorará algunos meses, pero donde seguramente no tardaremos mucho en estrenar será en México, Ecuador, Colombia y Argentina

Queremos repetir que «Garabandal, solo Dios lo sabe» entiende que corresponde a la autoridad de la Iglesia católica la valoración definitiva de los acontecimientos que tuvieron lugar en esa pequeña aldea, y a ese juicio se somete. Pero es necesario señalar que estamos ante unos acontecimientos históricos que no han sido debidamente aclarados, y que aún deben ser objeto de un estudio libre de prejuicios. Es una realidad que los mensajes que las cuatro pequeñas videntes de Garabandal nos transmitieron —afirmando haberlos recibido de labios de la Virgen María— son enormemente oportunos para nosotros hoy. Por eso urge estudiarlos y darlos a conocer.

4.- FAQ de «Garabandal, solo Dios lo sabe»

Pregunta 1: «Garabandal, solo Dios lo sabe». ¿Qué significa este título?

    El título de esta película, «Garabandal, solo Dios lo sabe», ha sido largamente meditado y expresa nuestra conciencia de que solo Dios sabe lo que realmente pasó en San Sebastián de Garabandal. La Iglesia aún no tiene claridad, por eso no ha emitido todavía un juicio definitivo. Refleja además otra certeza, la de que solo Dios sabe lo que había en el corazón de cada uno de los protagonistas de esta historia y de los que interpretaron tales hechos. «Garabandal, solo Dios lo sabe» no pretende hacer juicios, tan solo transmite la experiencia descrita por los centenares de testigos que vivieron los hechos.

    Pero hay una cosa más, solo Dios sabe los designios que el Señor y Nuestra Madre la Virgen tenían y tienen sobre Garabandal. Nosotros, como siervos inútiles, debemos estar al servicio de ese querer de Dios, y tener la prudencia de no estorbar sus proyectos de amor sobre la humanidad.

Pregunta 2: ¿Puede hacerse una película sobre unas apariciones que todavía no han sido aprobadas? ¿No sería eso ir en contra de la Iglesia?

    Actualmente ningún artículo del Código de Derecho Canónico prohíbe la divulgación de revelaciones, visiones, profecías o milagros, aun cuando estos no estén todavía aprobados por la Iglesia. El límite evidente para realizar estas publicaciones es que no pongan en peligro la fe o la moral de la Iglesia. La Diócesis de Santander siempre ha asegurado que no ha encontrado en el contenido doctrinal de las apariciones de San Sebastián de Garabandal nada contrario a la fe de la Iglesia. En cuanto a los fenómenos en sí, afirma que «no consta sobrenaturalidad», confesando de esta manera que el caso no está cerrado, ni mucho menos condenado. Dar a conocer los hechos de Garabandal, y pedir a la Iglesia, con todo el respeto y sumisión, que complete unos estudios en los que nunca se profundizó, no es ir en contra de la Iglesia sino seguramente, al contrario, es pedirle que salga de una ambigüedad que no beneficia a nadie.

Pregunta 3: ¿Qué significa esa expresión: «No consta sobrenaturalidad»?

    «No consta sobrenaturalidad» es un concepto fundamental para comprender la situación de Garabandal. Frente a una presunta aparición y tras un correcto discernimiento, la Iglesia puede pronunciarse en una de estas maneras:

    1.- «Consta el origen sobrenatural». Es decir, ha habido una manifestación del Señor, de la Virgen, de un santo…

    2.- «Consta el origen no sobrenatural». Es decir, no ha habido manifestación y nos encontramos ante un fraude, un fenómeno de autosugestión o, en el peor de los casos, ante una intervención diabólica.

    3.-  Pero cuando todavía no se ve claro, cuando faltan datos sobre los que investigar, cuando aún no sabe con certeza cuál es el origen de un suceso… entonces la Iglesia declara que «no consta el origen sobrenatural». Esto no significa que no ha habido aparición, sino que aún no consta, que aún faltan datos para un claro discernimiento. La posición del adverbio «no» es clave, porque cambia totalmente el sentido de la frase. En este estado se encuentra Garabandal: «No consta el origen sobrenatural».

Pregunta 4: ¿De qué trata esta película?

    Sinopsis de «Garabandal, solo Dios lo sabe»:

    18 de junio de 1961. En una pequeña aldea del norte de España, San Sebastián de Garabandal, cuatro niñas —Conchita, Jacinta, Mari Loli y Mari Cruz— afirman haber tenido una aparición de san Miguel Arcángel. Días después —el 2 de julio de 1961—, reciben la visita de la Virgen del Carmen. Tras esta primera vez, se siguen más de dos mil encuentros con la celestial Señora. El párroco del pueblo, don Valentín, y el brigada de la Guardia Civil, don Juan Álvarez Seco, se encontrarán súbitamente implicados como protagonistas en un acontecimiento que les desborda, tratando de comprender dónde está la verdad, frente a una jerarquía perpleja, y ante una multitud cada vez más creciente de personas que acuden al pueblo en busca de respuestas.

Pregunta 5: ¿Quién es el protagonista de esta película?

La Virgen María es la gran protagonista de «Garabandal, solo Dios lo sabe». El trabajo de los más de 300 intérpretes y de todo el equipo técnico tenía por objeto permitir que Ella —con su presencia materna— pudiera manifestarse a través de esta película. No en vano, al comenzar cada jornada de trabajo, las voces de todos se unían en una única oración: «Madre, concede a esta película transmitir tu bendición».

Pregunta 6: «Garabandal, solo Dios lo sabe», ¿es una película basada en hechos reales? ¿Hasta qué punto se puede sostener esta afirmación?

    En efecto, «Garabandal, solo Dios lo sabe» es una película histórica, basada en hechos reales. Cada escena, cada personaje y cada anécdota recogidas en su guión tienen suficiente base histórica como para afirmar que es una película basada en hechos reales. En muchos casos, se han cambiado las circunstancias, los detalles o los nombres de las personas reales detrás de los hechos con el expreso deseo de no señalar a nadie. «Garabandal, solo Dios lo sabe» no juzga a nadie y da por descontada la recta intención de todos los que intervinieron en esta trama. Pero señala unos acontecimientos históricos que no han sido debidamente aclarados, y que aún deben ser objeto de un estudio libre de prejuicios.

Pregunta 7: ¿Cuál es el papel de la banda sonora de «Garabandal, solo Dios lo sabe»?

    La banda sonora de cualquier película es un elemento esencial para potenciar, explicar y matizar aquellas emociones que las imágenes por sí solas no son capaces de expresar. Obviamente, también es así en nuestra película. Pero en «Garabandal, solo Dios lo sabe» la música añade algo más: es la presencia serena de Nuestra Madre, la Virgen María, que llama a sus hijos con acentos que solo una madre es capaz de pronunciar; que sufre sus errores y perdona sus desaciertos; que consuela, abraza y acaricia, curando tantas heridas interiores que nos atormentan; que invita a acercarse sin miedo porque comprende nuestros sufrimientos y nuestros miedos; que busca nuestro bien más alto: la salvación de nuestras almas.

Pregunta 8: ¿Por qué empieza la película de la manera en que lo hace?

    El detonante de la película hace referencia a una situación real, la entrevista que uno de los obispos de Santander tuvo con una de las videntes, Conchita González, interna esta en un colegio de Pamplona. El encuentro tuvo lugar el 30 de agosto de 1966 cuando, no solo las apariciones ya habían terminado, sino cuando las niñas —y de manera especial Conchita— se veían acosadas por momentos de densa oscuridad espiritual. Desde esa situación de profunda inquietud interior, comienzan una serie de flashback, es decir, de bruscos desplazamientos hacia el pasado en busca de respuestas que iluminen el presente. Así, de la mano de los recuerdos de la niña, el espectador se sumerge en lo que realmente sucedió en San Sebastián de Garabandal, entre los años 1961 a 1965.

Pregunta 9: ¿Cuáles son los momentos clave de la trama de esta película?

    La película «Garabandal, solo Dios lo sabe» presenta los momentos fundamentales de la historia de las apariciones: primera aparición del Ángel y de la Virgen, comienzo del conflicto con la jerarquía, primer mensaje de la Virgen, fenómenos extraordinarios, dudas de las niñas, segundo mensaje… Pero hay un acontecimiento clave que, de alguna manera, determina la posición de los distintos interlocutores frente a los acontecimientos: es el milagro de la Comunión visible que es, para unos, la ratificación definitiva de la sobrenaturalidad de los hechos de Garabandal y, para otros, en cambio, la confirmación de todo lo contrario. Mientras tanto, el brigada de la Guardia Civil, don Juan Álvarez Seco, avanza fatigosamente bajo el peso de su responsabilidad, hasta llegar el momento en que la certeza interior se impone, obligándole a declarar ante Conchita: «¿Sabes Conchita? Aunque, en algún momento de duda tú llegarás a negarlo todo, yo nunca podría negar todo lo que he visto, todo lo que he vivido aquí. Y si tú lo haces, ante un momento de duda, de confusión, de oscuridad, incluso de profundo sufrimiento, para mí no cambiaría nada».

Pregunta 10: ¿La película refleja de manera verídica la actuación de la Comisión encargada del estudio de las apariciones?

    Lamentablemente, la actuación de la Comisión encargada del estudio de las apariciones dejó mucho que desear e, incluso, dio muestras de un proceder mediatizado a causa de prejuicios y tomas de posición previas al conocimiento de los hechos. El testimonio de los testigos, también aquí, es unánime: los miembros de la Comisión apenas visitaron Garabandal; vieron muy pocas cosas; no entrevistaron en profundidad a las niñas; no hablaron con sus padres ni con sus familiares, ni con otros muchos importantes testigos… y ni siquiera hicieron público un informe que diera respuesta a los muchos interrogantes que los hechos de Garabandal habían hecho surgir.

    De la precipitación de sus conclusiones habla sobradamente la fecha de la primera nota oficial del Obispado de Santander. Si las apariciones habían comenzado el 18 de junio de 1961, el 26 de agosto de ese mismo año, solo dos meses después de la primera supuesta manifestación, el documento episcopal — «en vista del informe que nos ha sido presentado (por la Comisión)»— afirmaba: «Nada, hasta el presente, nos obliga a afirmar la sobrenaturalidad de los hechos allí ocurridos». Para un asunto de tanta envergadura como el que se estaba desarrollando en Garabandal, dos meses de estudio era demasiado poco. Más aún cuando, en la práctica, el estudio de los fenómenos —en ese momento todavía en curso— terminó ahí.

    Que esta primera Comisión, y por lo tanto sus informes, no pueden ser tenidos en cuenta se desprende de dos hechos. El primero tuvo lugar el 30 de mayo de 1983, cuando el doctor Luis Morales Noriega, médico principal de la Comisión investigadora de las apariciones, se retractó de su anterior opinión negativa en una conferencia que dio en el Ateneo de la ciudad de Santander, ante una gran afluencia de público y con permiso del que en ese momento era Obispo de Santander, Mons. D. Juan Antonio del Val Gallo que, antes de ser nombrado obispo, también había formado parte de esa primera Comisión. Dicha conferencia la reiteró en Madrid poco tiempo después. El segundo hecho fue que el mismo Mons. D. Juan Antonio del Val Gallo nombró, en 1989, una segunda Comisión investigadora, manifestando de esta manera que los estudios previos —que él conocía en primera persona— eran insuficientes. Por desgracia, esta segunda Comisión repitió algunos de los errores de la primera y añadió otros, como no interrogar siquiera a las videntes ni a los testigos presenciales de los hechos. Por eso, se puede afirmar con toda honestidad que el estudio oficial de lo que realmente sucedió en Garabandal está todavía pendiente de realización.

Pregunta 11: Las supuestas videntes llegaron a negar haber visto a la Virgen, ¿de qué manera hay que entender estas negaciones?

    Mucho se ha hablado acerca de las «negaciones» de las niñas. Es curioso, pero la Virgen se lo había avisado mucho tiempo antes de que ocurrieran, y ellas no se lo podían creer. «¿Cómo vamos a negar si te estamos viendo?», decían confiadas. Poco sabían ellas de las oscuridades interiores a través de las que el Señor purifica a las almas y consolida sus obras. Quizás tampoco supieron medir sus fuerzas, la de cuatro pobres niñas de aldea, frente a la abrumadora presión de tantas personas a las que respetaban y querían obedecer.

    Expertos teólogos que han estudiado los fenómenos de Garabandal afirman que, más que de negaciones, habría que hablar de «vacilaciones momentáneas» y, por otra parte, perfectamente comprensibles dada la situación en la que se encontraban. Varias de las niñas ni siquiera lo negaron «todo», como es el caso de Jacinta, que nunca negó la visión del Sagrado Corazón que tuvo a finales de junio de 1961. Lo que es claro es que, frente a los hechos concretos y reales presenciados y estudiados por multitud de testigos, estas débiles vacilaciones no pueden usarse como argumento para juzgar los fenómenos. De hecho, no tuvo que pasar mucho tiempo para que las niñas se retractaran de esas negaciones conseguidas través de intimidaciones de varios tipos. Pero eso, como tantas veces ocurre, ya no era noticia.

Pregunta 12: ¿En qué consistían eso que las niñas definían con el nombre de «llamadas»?

    A las cuatro supuestas videntes de San Sebastián de Garabandal solo les cogió por sorpresa la primera aparición del Ángel, el 18 de junio de 1961. Ese día, ciertamente, no se lo esperaban. Pero todas las demás apariciones que tuvieron—y se calculan más de 2.000— irían precedidas de un curioso fenómeno: las llamadas. Ellas explicaban las llamadas como un sentimiento de alegría interior. Antes de cada éxtasis, las niñas tenían tres llamadas. Declara una de ellas, Conchita González, en su Diario: «La primera es una alegría más pequeña, la segunda ya es algo mayor, pero a la tercera ya nos ponemos muy nerviosas y con mucha alegría. Entonces ya viene (la aparición)». La tercera llamada les hace salir corriendo en dirección al lugar donde va a tener lugar la aparición. Aunque las cogiera a cada una en un lugar distinto y a una distancia distinta, siempre llegaban todas al mismo lugar y al mismo tiempo y, al unísono, caían en éxtasis todas a la vez. El público, perplejo ante estas abrumadoras coincidencias, trata enseguida de comprobar su autenticidad. El párroco en persona las separa y vigila, en un tiempo en que los móviles no existían. La coordinación sigue siendo perfecta.

Pregunta 13: Las videntes de Garabandal han confesado que, en ocasiones, fingieron algunos éxtasis. ¿Por qué lo hicieron? ¿Significa esto que todo fue mentira?

    Ciertamente, en algunas —pocas— ocasiones las niñas de Garabandal fingieron éxtasis. Pero, para cualquiera que hubiera sido testigo de un éxtasis verdadero, era muy fácil darse cuenta de que estaban fingiendo precisamente porque, cuando fingían, las niñas eran incapaces de hacer lo que cada día hacían en los éxtasis verdaderos. De alguna manera, los éxtasis fingidos reafirman la falta de explicación natural para tantas cosas como se vivieron en Garabandal.

    Por otra parte, es cierto que las niñas actuaron mal fingiendo los éxtasis pero, en su descargo, hay que afirmar que lo hicieron siempre movidas por el deseo de hacer el bien a todas aquellas personas que venían de tan lejos para ser testigos de los acontecimientos. La mayor parte de las veces, los «fingimientos» se limitaban a «alargar» un poco los éxtasis cuando la gente pedía que no se fuera la Virgen, o a «adelantar» el comienzo del trance cuando ya habían recibido la segunda «llamada» y sabían que, en breve, llegaría la Virgen de verdad. Con todo, aunque no se les puede justificar, no se puede dudar de su buena voluntad, ni mucho menos descalificar todo lo acaecido en Garabandal porque, en ocasiones muy concretas, las niñas simularan estar viendo a la Virgen.

Pregunta 14: ¿Garabandal está condenado por la Iglesia?

    No, en absoluto. Garabandal no está condenado por la Iglesia. Lo que la Iglesia afirma, como explicábamos en la pregunta nº 3, es que «no consta el origen sobrenatural» de los hechos de Garabandal. Esto no significa que no ha habido aparición, sino que aún no tenemos la certeza ni de que la haya habido, ni de que no la haya habido. En el fondo, es una confesión de que faltan aún estudios profundos sobre el tema.

    Es importante señalar que, todos los obispos de Santander, han coincidido en afirmar que tanto la doctrina como las recomendaciones espirituales que se ofrecen en Garabandal son correctas: «No hemos encontrado materia de censura eclesiástica condenatoria, ni en la doctrina, ni en las recomendaciones espirituales» (Mons. Eugenio Beitia. 8 julio 1965).

Pregunta 15: Las notas oficiales publicadas por el Obispado de Santander prohibían a sacerdotes, religiosos y religiosas visitar Garabandal. ¿Siguen vigentes esas prohibiciones?

    En un primer momento, los Obispos de Santander tomaron algunas medidas disciplinares —de acuerdo con el Código de Derecho Canónico de la época— como la prohibición de acudir al lugar a sacerdotes y religiosos. La intención manifestada por el entonces administrador apostólico a cargo de la Diócesis de Santander, Mons. D. Doroteo Fernández, era la de limitar la popularidad que el caso estaba adquiriendo para facilitar poder llegar a «la luz de la verdad».

    Pero esas prohibiciones fueron removidas años después por don Juan Antonio del Val Gallo, que había conocido en primera persona los fenómenos de Garabandal puesto que formó parte de la primera Comisión de estudios de las apariciones muchos años antes de ser nombrado obispo de Santander. Ninguna prohibición pesa en la actualidad sobre Garabandal.

Pregunta 16: Cierre de la película: última aparición de la Virgen y conferencia del doctor Morales en el Ateneo de Santander. ¿Qué efecto se quiere crear en el espectador?

    El doctor Luis Morales, en su condición de psiquiatra, fue convocado para ser el médico principal de la Comisión constituida para el estudio de los acontecimientos de San Sebastián de Garabandal. Durante años, se posicionó duramente en contra de esos fenómenos. Era toda una institución dentro del campo de la psiquiatría, por eso la conferencia que pronunció el 30 de mayo de 1983 en el Ateneo de la ciudad de Santander, tuvo una gran repercusión. Con permiso de Mons. Del Val, en ese momento obispo de Santander, el Dr. Morales reconoció haber intervenido directamente para frenar los estudios de la comisión y dirigirlos a conclusiones negativas y preconcebidas. Se retractó de su opinión negativa y reconoció la autenticidad de las apariciones de Garabandal.

    La última escena de la película «Garabandal, solo Dios lo sabe», reproduce de modo verídico aquella otra de la que fue testigo el numeroso público que abarrotaba esa tarde el Ateneo de Santander. Es una confirmación de que Garabandal no es un caso cerrado, de que los hechos que allí ocurrieron no han sido debidamente aclarados, y que aún deben ser objeto de un estudio libre de prejuicios.

5.- Entrevista a Brian Jackson, director artístico de «Garabandal, solo Dios lo sabe»

Brian Jackson es el novel director artístico de «Garabandal, solo Dios lo sabe». Pero no solo director: Brian ha colaborado activamente en todas las fases que han llevado a la producción de la primera película sobre las supuestas apariciones de Garabandal, Cantabria (España). Cuando comenzó el rodaje, Brian llevaba ya meses trabajando en la redacción y adaptación del guion; programó personalmente todas las etapas de la grabación; y, durante la postproducción, ha sido el jefe de montaje y responsable de los efectos especiales. Conversamos con este norteamericano enamorado de la Virgen que afirma que: Garabandal es «un mensaje de esperanza».

Brian, tú eres el director artístico de «Garabandal, solo Dios lo sabe», pero esta película es tu primera experiencia como director a este nivel. Si a esto le sumamos la dificultad añadida de haber trabajado con un equipo de voluntarios, todavía con menos experiencia que tú, ¿no habría que decir que era una locura lanzarse a un proyecto de este tipo?

La verdad es que me siento un privilegiado por haber podido participar en este proyecto de Nuestra Madre. Siento que Ella ha estado a mi lado todo el tiempo. Eso es lo que me ha dado fortaleza, tanto en mi inexperiencia como en mi «locura». Pero tengo que reconocer que pude contar con la gran ayuda de Bryan Shields y de Carlos Coroas, que han aportado muchísimo de su experiencia profesional. Sin ellos no hubiera sido posible. Me cuesta ser llamado «artista». Me siento más bien como el pincel de un artista que se ha servido de mí y de todo el equipo para llevar a cabo la película. La auténtica artista ha sido la Virgen María. Yo he sido más bien su «director asistente».

El proyecto era, ciertamente, bastante arriesgado. Pero hay que hacer locuras por el Señor, que permitió que lo tomaran por loco por amor a nosotros. Bryan Shields (uno tan americano como yo) cuando comenzó a trabajar con nosotros, exclamó: «Estáis locos». Locos por la Virgen y por la salvación de las almas. Así es.

¿Cómo surgió la idea de hacer esta película?

Llevamos desde 2014 dándole vueltas a distintos proyectos. Valoramos la idea de comenzar con un cortometraje pero, de pronto, alguien nos dijo: «¿Y por qué no hacéis una película sobre Garabandal?» Me impresionó mucho la idea y experimenté inmediatamente que eso era lo que el Señor quería. Gracias a Dios, ya había un estudio académico serio: una tesis de licenciatura en teología del P. José Luis Saavedra, que nos sirvió de base para hacer un buen guion. La trama es impresionante. Uno podría pensar que una película sobre apariciones podría ser aburrida, pero la historia de Garabandal es impresionante. Son tantas cosas a destacar: las persecuciones que han sufrido las niñas, los fenómenos tan extraordinarios, los milagros, la trascendencia del mensaje y una larga lista de etcéteras… Realmente creo que fue la providencia de Dios quien lo puso todo en marcha. Desde el primer momento nos hemos experimentado como «lanzados» por la voluntad de Dios a hacerlo. Por eso, en los momentos en los que me encuentro con dificultades, incluso frente a fracasos, me da paz recordar que no soy yo quien lleva esto, sino que es Nuestra Madre. Saber que es voluntad de Dios me da fortaleza para seguir adelante.

¿Cómo es posible que el primer largometraje de ficción basado en hechos reales sobre los sucesos de Garabandal nos llegue de la mano de un norteamericano? ¿Crees que nadie es profeta en su tierra?

Creo que la providencia de Dios me ha traído hasta aquí. Se podría decir que es mi vocación. Hay quien me ha dicho que solo un americano hubiera elegido a un guardia civil como protagonista de una película española. Por otra parte, que nadie es profeta en su tierra se ve en los mismos hechos de Garabandal. Creo que las apariciones de Garabandal son más conocidas en los Estados Unidos que en España, en «su tierra». Me parece extraño que no hayan sido estudiadas a fondo todavía. La posición de la Iglesia se mantiene en «non constat», como afirma el actual Obispo de Santander, Mons. Sánchez Monge. La Iglesia no se ha pronunciado aún a favor o en contra de forma definitiva. En parte, es algo comprensible, dada la cantidad de fenómenos extraordinarios —totalmente inexplicables para la ciencia— que han ocurrido allí. Ojalá pronto puedan aprobarse o darse al menos una «solución pastoral», como ha sucedido recientemente en Medjugorge. De hecho, es ya un fantástico lugar de peregrinación en el que muchos peregrinos reciben abundantes gracias.

¿Qué supone para ti Garabandal?

La fiesta de la Virgen de Guadalupe, que la Iglesia celebra el 12 de diciembre, me hizo reflexionar sobre Garabandal. Los misioneros españoles estaban dando su vida para evangelizar a mis antepasados en las Américas pero, a pesar de todo el trabajo, los frutos que habían producido eran escasos. Sin embargo, en cuanto se apareció la Virgen, la gente empezó a convertirse por cientos de millares al año. En la América recién descubierta las cosas iban muy mal; pero, hoy en día, las cosas van aún peor. Pero experimento que, así como Santa María —bajo la advocación de la Virgen de Guadalupe— fue en su momento instrumento de la conversión de las Américas, Ella ha venido otra vez a la tierra, no solo para convertir unas pocas personas en un pueblo perdido en Cantabria, sino para convertir al mundo entero. Me encanta el título del libro del P. José Luis Saavedra: «Garabandal, mensaje de Esperanza». Es que es así, para mí Garabandal es un mensaje de esperanza, y si la Virgen de verdad se apareció allí, no creo que se pueda ocultar por mucho tiempo más. Espero que, con esta película, su voz sea escuchada y que esos acontecimientos se den a conocer.

Partiendo con un presupuesto cero la Providencia habrá tenido que hacer auténticos milagros. ¿Qué anécdotas nos puedes contar sobre esto?

Desde el principio de la grabación, sentí la mano providente del Señor en todo. Celebrábamos la Misa a diario, pero los primeros dos días, sentí que el Señor me hablaba de una manera muy especial. El primer día: leímos el Evangelio de la «multiplicación de los panes y los peces». En todo momento me he sentido así, como un niño que ofrece cinco panes para dar de comer a cinco mil personas, es decir, que ofrece casi nada. Esto me dio una paz inexplicable porque me hizo comprender que, si poníamos todo de nuestra parte, el Señor haría el milagro. El segundo día el Evangelio del día era el de «Pedro camina sobre las aguas». Así me he sentido yo todo el tiempo: caminando sobre las aguas. Muchas veces me he «hundido» y he tenido que llamar al Señor para que me ayudara. Y, muchas otras veces, he experimentado que bastaba con mantener nuestra mirada en Él para que todo fuera bien. Y así fue.

Algunas anécdotas. Nos explicaron, antes de comenzar a grabar, que en el lugar elegido para el rodaje de los exteriores había dos posibilidades climatológicas en verano: o sol abrasador o lluvia constante. Las dos condiciones son muy malas para grabar. No sé si puedo llamarlo «milagro» pero, durante la primera semana de grabación, gozamos de un sol espléndido difuminado por las nubes, que es una combinación perfecta para filmar. Después empezó a llover: justo cuando teníamos que grabar una escena con lluvia. ¡Genial! Todo empapado como tiene que estar cuando llueve. La lluvia paró cuando teníamos que sacar las cámaras. Otro día, habíamos cubierto de tierra las calles de un pueblo y no se nos había ocurrido mojarla. Eso es un truco de Hollywood para matar el brillo. La Virgen dijo: «No tienen lluvia». Y comenzó a llover durante cinco minutos. Lo justo para que estuviera mojado el suelo.

Sabíamos que el «Milagruco» iba a ser una de las escenas más difíciles de grabar de todo el rodaje. Era una escena de noche, con más de cien personas. Planeamos una toma única, donde la audiencia fuera siguiendo a unos guardias civiles que intentan llegar hasta Conchita, mientras ella atraviesa el pueblo a toda velocidad en medio de una multitud de personas. El día histórico del «Milagruco», había en Garabandal unas cinco mil personas. Cuando Conchita entró en éxtasis, había una dificultad enorme para poder estar a su lado. Queríamos representar lo mejor que pudiéramos ese momento. Repetimos la escena unas siete veces porque no salía bien. Pensábamos que el primer intento había sido un «fracaso total», porque la cámara parecía haber perdido completamente los movimientos planeados. Era casi la una de la madrugada. Nos quedamos bastante satisfechos con la última repetición y nos pusimos a grabar otros planos. Al verlo después, ya en post producción, me sorprendió lo perfecto que había quedado la primera toma. Era genial puesto a cámara lenta. Creo que no podríamos haber planeado algo mejor. Veo allí la mano de Nuestra Madre y un icono para toda la película: su mano guiaba todo.

Hay miles de momentos así.  Siento que ha sido la Virgen la que iba diciendo cada dos por tres a Jesús: «No tienen vino», es decir, por ejemplo: «No tienen ni idea sobre cómo escribir un guion». Y luego: «No tienen luces», y conocemos providencialmente a Carlos Coroas que se convierte en nuestro director de imagen. Y demás: «No saben dirigir una película». Pues Bryan Shields deja todo para venir a España dos semanas para ayudarnos. «No tienen dinero para el vestuario». Y aparece providencialmente una barbaridad de ropa donada para la película. Y, sobre todo: «No tienen ni idea de cómo organizarlo». El plan que teníamos era: «Tenemos que grabar todo en el dia planeado, sin posibilidad de volver a grabar muchas escenas. Si alguna escena no la logramos grabar, quedará fuera de la película» … Ningún actor ha fallado, o ha caído enfermo, se ha herido, la lluvia no ha impedido grabar… «No tienen escenarios».  El sitio que habíamos pensado grabar como pueblo de Garabandal tenía asfalto y el Garabandal de la época de las apariciones no estaba asfaltado. Pues el alcalde nos regala un camión de tierra para cubrir el suelo. Y así fue durante toda la película, desde la primera idea hasta el último clic de la post producción. Y me parece que sigue habiendo milagros incluso en su distribución. Ponemos nuestra agua delante de Jesús y Él la transforma en el mejor vino.

Cuéntanos cuáles han sido los mejores y los peores momentos del rodaje.

El rodaje fuerte de la película se hizo en veintisiete días, al que hay que añadir un día de grabación de audios en el que regrabamos unas veintisiete páginas del guion, es decir, más o menos el 30% de todo el guion de la película lo grabamos en un día. Ese día fue muy difícil, humanamente hablando. Fueron alrededor de dieciocho horas de trabajo casi sin parar. Así es la providencia. Solo teníamos ese día para grabar esas escenas, y Dios lo hizo posible. Con todo, me cuesta decir que ese fue el peor momento del rodaje. Había un ambiente tan familiar que, incluso en momentos así, supimos reír y compartir la carga del trabajo con ánimo, todos juntos. No dormíamos precisamente en hoteles. Los mismos intérpretes y el equipo técnico cocinaban, limpiaban y hacían de todo. Me encantaba el ambiente familiar que se creó. Muchas personas me decían que la grabación estaba siendo para ellos como un retiro, y así es como intenté vivirlo yo también. Los mejores momentos para mí fueron los de la Misa y la Adoración que teníamos cada día. Íbamos con tanta presión y con tanta prisa por todos los lados, que esos momentos para mí eran imprescindibles. Ni durante la comida podíamos descansar, porque teníamos que estar pensando ya en la próxima escena. En la Misa ponía todo lo que estábamos haciendo encima del altar y descansaba en el Señor. La oración nos sostenía a todos y, sin duda alguna, fueron los mejores momentos del rodaje.

¿Qué te parece el resultado? ¿Estás satisfecho?

Estoy muy satisfecho con los resultados de la película. Insisto una vez más, es una bendición enorme haber trabajado en esto. Veo lo bien que han actuado los intérpretes, lo bien que se trabajó para preparar el vestuario, lo bien que está hecho todo lo que se refiere a la iluminación… Doy gracias a Dios por lo bien que ha resultado todo. Claro que hay fallos técnicos, y estoy seguro de que cualquier «director artístico» podría haberlo hecho mucho mejor nosotros, pero siento que ha quedado como la Virgen ha querido. La creadora de la música de la película, Karen McMahon, me dijo un día que la Virgen de Czestochowa en Polonia no es exactamente el icono más atractivo del mundo. Y, sin embargo, transmite a la Virgen María y mueve a la oración.  No es «perfecto», pero transmite. Espero que nuestra película también transmita a Nuestra Madre. Si la película da frutos de conversión, serán precisamente esos fallos los que nos recordarán que han sido Él y Ella, no nosotros.  «No a nosotros Señor, sino a tu nombre da la gloria». El día después de que Karen McMahon me dijo eso, delante de la pantalla del ordenador donde trabajo, había una estampita de la Virgen de Czestochowa. No sé cómo llegó allí.

6.- ¿Qué son las apariciones de Garabandal?

Era una tarde de domingo, el 18 de junio de 1961, y cuatro niñas —Conchita, Mari Loli, Mari Cruz y Jacinta— de la pequeña aldea de San Sebastián de Garabandal (Cantabria, España), habían buscado una «pequeña aventura» robando algunas manzanas en el árbol del señor maestro. El árbol estaba a la salida del pueblo, al comienzo de un empinado y pedregoso camino que todos conocen como La Calleja. De pronto, ocurre lo inesperado. Ante ellas se ha aparecido el Arcángel San Miguel. Durante los días siguientes se repitieron las visitas del Ángel. De día en día se multiplican los visitantes, provenientes cada vez de más lejos. Por fin, el 2 de julio, fiesta de la Visitación en aquel entonces, vieron por primera vez a la Virgen. Antes de desaparecer, la Señora les prometió volver al día siguiente. Así lo hizo, y no solo al día siguiente, sino en centenares de encuentros, hasta el 13 de noviembre de 1965 que terminaron.

Médicos, y testigos en general, comprobaron una y otra vez los asombrosos fenómenos físicos que acompañaban a los éxtasis de los que tanto se ha hablado. Mucho más comentado fueron las profecías comunicadas por la Virgen a las pequeñas videntes: el Aviso, el Milagro y el Castigo, que tienen un objetivo muy claro: movernos a la conversión, al cambio de vida, a alcanzar lo que Nuestra Madre pedía en el primer mensaje: «Tenemos que ser muy buenos».

A lo largo de los cuatro años que duraron los hechos de Garabandal, la Virgen comunicó dos mensajes muy concretos que las niñas debían hacer públicos.

El primero, el 18 de octubre de 1961, decía: Hay que hacer muchos sacrificios, mucha penitencia, visitar al Santísimo, pero antes tenemos que ser muy buenos. Y si no lo hacemos nos vendrá un castigo. Ya se está llenando la copa y si no cambiamos nos vendrá un castigo muy grande.

El segundo, el 18 de junio de 1965, decía: Como no se ha cumplido y no se ha dado mucho a conocer mi mensaje del 18 de octubre de 1961, os diré que este es el último. Antes, la copa se estaba llenando, ahora, está rebosando. Muchos cardenales, obispos y sacerdotes van por el camino de la perdición, y con ellos llevan a muchas más almas. A la Eucaristía cada vez se le da menos importancia. Debéis evitar la ira del buen Dios sobre vosotros con vuestros esfuerzos. Si le pedís perdón con alma sincera, Él os perdonará. Yo, vuestra Madre, por intercesión del Ángel San Miguel, os quiero decir que os enmendéis. ¡Ya estáis en los últimos avisos! Os quiero mucho y no quiero vuestra condenación. Pedidnos sinceramente y nosotros os lo daremos. Debéis sacrificaros más. Pensad en la Pasión de Jesús.

Al margen de estos dos mensajes, el día a día de los sucesos de Garabandal era ya un mensaje. La Virgen María se relacionaba con las «niñas» como una auténtica madre y enseñaba, a quien se acercaba a las apariciones, a tratarla también así: como a una madre. Seguramente por eso el título que ella escoge en Garabandal es «Nuestra Madre». En cada lugar donde se aparece, la Virgen se presenta bajo una advocación concreta: en Lourdes se muestra como la «Inmaculada Concepción»; en Fátima como la «Señora del Rosario»; a Santa Catalina Laboure se le manifiesta como «Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa» … En Garabandal, en su segundo mensaje, Nuestra Madre se presenta como: «Yo, vuestra Madre». Una Madre que llama a sus hijos con acentos que solo una madre es capaz de pronunciar; que sufre sus errores y perdona sus desaciertos; que consuela, abraza y acaricia, curando tantas heridas interiores que nos atormentan; que invita a acercarse sin miedo porque comprende nuestros sufrimientos y nuestros miedos; que busca nuestro bien más alto: la salvación de nuestras almas.

7.- Posición de la Iglesia sobre Garabandal

Don Valentín Marichalar Torres era el párroco de San Sebastián de Garabandal cuando, un 18 de junio de 1961, unos vecinos le vinieron a contar que cuatro niñas del pueblo —Conchita, Jacinta, Mari Cruz y Mari Loli— habían visto un ángel. El buen cura habló con las niñas. Sobre todo, los primeros días, se las cogía nada más terminar los éxtasis y las interrogaba. A don Valentín le impresionaba que, a pesar de su corta edad y de que no sabían cuáles iban a ser las preguntas, las pequeñas no se contradecían en sus respuestas. Tres días después de que todo comenzara, don Valentín tenía ya datos suficientes como para hacer una comunicación oficial al Obispado, donde comenzó a enviar regularmente crónicas en las que recogía con detalle todo lo que estaba sucediendo en su parroquia.

La curia diocesana descartó desde el primer momento la sobrenaturalidad de los acontecimientos de Garabandal. Con todo, y debido a la expectación que se había creado alrededor de las niñas, se nombró una Comisión que estudiara los hechos. La precipitación con la que esta trabajó puede deducirse observando la fecha del primer documento oficial al respecto, que se apoya en el informe elaborado por la Comisión. Si el 18 de junio de 1961, las cuatro niñas declaran haber tenido la primera aparición del Ángel, el 26 de agosto de 1961, apenas dos meses después de iniciarse los fenómenos, se publica la primera nota episcopal en la que se afirma: «Nada, hasta el presente, nos obliga a afirmar la sobrenaturalidad de los hechos allí ocurridos». En estos momentos, se contaba todavía con muy pocos elementos de juicio y era comprensible la petición de prudencia: no habían sido comunicados aún los mensajes; no se había tomado declaración a las niñas ni a sus familiares, ni siquiera al párroco; no había habido tiempo material para comprobar los frutos espirituales que pudieran darse… El problema fue que, en la práctica, la investigación terminó ahí, aun cuando ocasionalmente la Comisión remitiera algún otro escrito al Obispado. Las conclusiones se sacaron ya en ese primer verano de Garabandal, sin darse el tiempo necesario para estudiar lo que realmente estaba sucediendo en Garabandal. Y a este primer informe y a esta primera nota se remitirán siempre las sucesivas declaraciones oficiales. Pero los informes de la Comisión nunca se hicieron públicos, por lo que no pudo saberse en base a qué se hacía esta negativa valoración.

Que esta primera Comisión, y por lo tanto sus informes, no pueden ser tenidos en cuenta se desprende del hecho de que el mismo Mons. D. Juan Antonio del Val Gallo —que, antes de ser nombrado obispo, había formado parte de la primera Comisión— nombró en 1989 una segunda Comisión que, lamentablemente, no hizo sino repetir los errores y conclusiones de la primera. Actuó en tal «secreto» que ni siquiera se hicieron públicos los nombres de sus componentes, y no tomó declaración ni a las supuestas videntes ni a los testigos más autorizados. Cuando el estudio concluyó, ni siquiera fue publicada una nota oficial al respecto.

La Diócesis de Santander siempre ha asegurado que no ha encontrado en el contenido doctrinal de las apariciones de San Sebastián de Garabandal nada que vaya en contra de la fe de la Iglesia. Eso es importante. En cuanto a los fenómenos en sí, afirma que «no consta sobrenaturalidad», confesando de esta manera que el caso no está cerrado, ni mucho menos condenado, como lo confirman las intervenciones de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Pero los testigos siguen sin tener explicación de por qué «no consta la sobrenaturalidad» de unos hechos que vivieron y para los que no encuentran respuesta.

¿Qué significa esta expresión: «No consta sobrenaturalidad»? Es un concepto fundamental para comprender la situación de Garabandal. Frente a una presunta aparición, tras un correcto discernimiento, la Iglesia puede pronunciarse en una de estas maneras:

1.- «Consta el origen sobrenatural». Es decir, ha habido una aparición del Señor, de la Virgen, de un santo…

2.- «Consta el origen no sobrenatural». Es decir, no ha habido aparición y nos encontramos ante un fraude, un fenómeno de autosugestión o, en el peor de los casos, ante una intervención diabólica.

Pero cuando la Iglesia todavía no lo ve todavía claro, cuando faltan datos sobre los que investigar, cuando aún no sabe con certeza cuál es el origen de su suceso… declara que «no consta el origen sobrenatural». Esto no significa que no ha habido aparición, sino que aún no consta, aún faltan evidencias. La posición de la palabra «no» es clave cambia totalmente el sentido de frase. En este estado se encuentra Garabandal: «No consta el origen sobrenatural». Pero esta declaración no es definitiva y, mientras que no se llegue a una declaración definitiva, la Iglesia no solo puede sino que debe estudiar lo ocurrido y sacar de la ignorancia a sus fieles.

About the author

mm

Como Vara de Almendro

info@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

2 Comments

  • Género ficción??? Ficción es algo inventado. Tal vez testimonial, pero ficción?? Me parece terrible esta clasificación para un hecho histórico-religioso y tan determinante del final de los tiempos de esta humanidad.

A %d blogueros les gusta esto: