Nuestros Artículos

¿QUÉ HACER ANTE EL PONTÍFICE FRANCISCO?

Con pena y no sin pensarlo mucho hay que reconocer que el actual Pontífice Francisco, aunque pueda ser pastor jurídico, no puede ser tenido como Pastor según el Corazón de Cristo, so pena de pérdida de la Fe, y ello por el siguiente listado de razones:

– Ante todo por el mensaje de confusión que está generando en casi todas sus intervenciones. Su uso de los términos puede ser entendido dualmente, quien quiera encontrar justificación a una vida contraria a la fe católica puede encontrarla en las palabras del Pontífice, por ejemplo, si alguien apostata de la iglesia y sigue al Islam o al budismo no está haciendo nada incorrecto, porque sigue “su” conciencia en una nueva religión, su camino, un camino hacia un dios cualquiera que sea.

  • Se olvida de intento enseñar que Dios no hay más que uno y que toda veneración a otros dioses lo es de opositores a Dios, cuya pretensión no es otra sino perder a las almas.
  • – Su elección se dio en condiciones no canónicas, con la actuación de grupos de presión, tanto para forzar la renuncia de Benedicto XVI como para la posterior elección, preparada desde años antes.
  • La agenda de Francisco se sitúa en el ámbito del parlamento de las religiones.
  • -Hay contradicción explícita entre enseñanzas del Papa Benedicto y enseñanzas y acciones del Pontífice Francisco, por ejemplo en cuanto a la teología de la liberación, muchos de cuyos postulados son seguidos por Francisco e influyen en su enseñanza, si bien bajo el nombre de teología del pueblo. Si él no lo hace explícito del todo, sí lo hacen conspicuos condenados como Leonardo Boff y en general todos los heterodoxos “teológico-sociales”consideran al papa Francisco como un triunfo de sus aspiraciones. Jamás se oyó a muchos sacerdotes que mencionaran en sus homilías la enseñanza de Juan Pablo II en sus décadas de pontificado y ahora lo hacen profusamente con el pontífice Francisco. Son el principal testimonio práctico de que estamos ante algo nuevo: quienes aborrecían dentro de la iglesia a los dos papas anteriores, ahora se complacen bajo el nuevo pontificado.
  • -La orden de los jesuitas tiene voto de obediencia al Papa y ese voto se ha roto durante muchísimos años, jamás se previó que un jesuita fuera Papa y mucho menos para sustituir al anterior en vida.
  • Hay dos papas en la iglesia, y todas las profecías que anticipan este hecho lo señalan como una gran catástrofe. Aunque papa Benedicto haya pedido confianza para el segundo pontífice es patente la oposición doctrinal.
  • -La profecía de Pedro Romano como último pontífice de la Iglesia según San Malaquías puede entenderse como una profecía para los últimos tiempos de la iglesia tal cual la hemos conocido, cuando será Pedro, es decir, la continua línea de todos los papas basada en Pedro, la fuente exclusiva de la fe y práctica católica, confirmada por los santos de todos los tiempos. Un corpus más que suficiente y que ha sido despreciado desde hace muchos años.

Entonces siendo así todo lo anterior, ¿qué actitud tener hacia el Pontífice Francisco y su grupo que mayoritariamente dirige la iglesia humana y sigue administrando algunas llaves de lo divino? La respuesta no puede ser de lucha humana y menos de falta de caridad, o peor, de abandono a la ira permanente, sino que hay que vivir sencillamente del inmenso depósito bimilenario que ya tenemos. Establecer iglesias particulares con nuevo Papa sería empeorar las cosas, ya que lo de antes no es válido sin más, había mucha falla humana; en este sentido, Francisco y quienes le siguen tienen una función positiva, que es abatir la prepotencia de falso uso de jurisdicción que ha habido en la iglesia, aquella que ha llevado a la oposición sistemática a los santos y a las manifestaciones divinas.

Francisco es el hombre puesto instrumentalmente con permiso divino también a consecuencia de dos campos: castigo por los desprecios históricos de las naciones y de los hombres, a los que se les ha dado nada lo divino y la propia iglesia; ahora tendrán que probar lo que es la vida sin la protección de la iglesia, echada a rodar y ahora usada para justificar los pecados, ya tienen el silencio que quieren y el mensaje que quieren en cuanto la iglesia ha renunciado a proclamar la salvación y los medios de la salvación, abrazando la agenda materialista. Pero sobre todo, en el otro campo, el de la propia iglesia, Francisco ha sido promovido tras el proceso de muchas décadas de permisivismo de toda heterodoxia, de laissez faire, ahora con las actuaciones pontificales puede hacerse ver lo que estaba tapado porque la estrella de Juan Pablo II brillaba y tapaba todas las faltas, se creía tener toda la seguridad en el Papa, y ahora ha sobrevenido la orfandad o la nueva paternidad, según se quiera. Muchos siguen diciendo, no pasa nada, es sólo un nuevo estilo dentro de lo mismo, allá ellos, porque es ceguera voluntaria arropada en el fulgor pontifical. ¿Qué quieren, fulgor? Pues ahí lo tienen, ¿no tener problemas con el mundo? Pues que lo disfruten.

Tampoco las sociedades humanas podrán ya decir que es que la Iglesia se evadió del mundo, no, ahora tienen el extremo de iglesia que querían, la que no les moleste en absoluto. Ahora tienen la iglesia que querían, ahora tienen el Papa, las estructuras que querían.

Aunque se puedan tener dudas sobre la ilegitimidad canónica de este pontífice, quedan a la vista sus enseñanzas y hechos, dirigidas a la aceptación por el mundo sin miramiento alguno al escándalo dado a los verdaderos fieles; incluso si se considera que son rígidos y torpes no se les puede dar tamaño escándalo, eso indica más que nada que no hay verdad pastoral.

Los fieles verdaderos ahora tienen un tiempo nuevo ante sí de nuevo sufrimiento, ese martirio por las nuevas formas y actos es necesario para la consumación del misterio de la Iglesia, es la mayor persecución habida contra la conciencia y base misma de la fe, que tiene su correlato en la mayor persecución de sangre habida en toda la historia contra los cristianos. Ningún obispo dice que no a Francisco de modo audible,  por tanto es muy difícil mantener la ruta segura, por tanto sólo dentro del arca de María es posible, porque la lectura de estos tiempos ha sido dada por María como Estrella de la Fe que es, a tantos pequeños profetas diseminados; habiendo faltado el magisterio de los representantes, eso ha hecho que nos venga Ella misma a enseñar y dirigir, en plena conformidad al magisterio bimilenario.

 

 

Marc Vincent

About the author

mm

Como Vara de Almendro

info@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: