Artículos Externos

PERO ¿SOBRE LA EVANGELIZACIÓN Y LA MISIÓN ES NECESARIO ESCUCHAR A JESÚS (Y A LA IGLESIA DE SIEMPRE) O LAS NOVEDADES DE BERGOGLIO?

Lo Straniero.

Por Antonio Socci

Durante la conferencia de prensa en el avión, de regreso de Bangladesh, el 2 de diciembre, la reportera francesa Etienne Loraillere, le ha hecho esta pregunta a Bergoglio: “¿Cuál es su prioridad: evangelizar o dialogar por la paz?”
La respuesta de Bergoglio -después de una serie de absurdos inconcebibles- llega al fin en estos términos inauditos:
“Su pregunta: ¿qué cosa es prioritaria, la paz o la conversión? Cuando se vive con respeto y dando testimonio, se hace la paz. La paz comienza a romperse en este campo, cuando comienza el proselitismo, y hay tantos tipos de
proselitismo, pero esto no es evangélico”.

En la practica Bergoglio sostiene que anunciar el Evangelio (hacer proselitismo) crea división y el sentido de la presencia de los cristianos en el mundo, es dialogar, “hacer la paz”. PERO LA IGLESIA NO ES LA ONU. EXISTE PARA
ANUNCIAR A JESUCRISTO A TODOS LOS HOMBRES. Como ha observado Ricardo Cascioli, esta respuesta de Bergoglio hace sustancialmente inútil (sino dañosa) las misiones y los misioneros y de hecho deslegitima los tantos mártires católicos que ha habido en la historia (los cuales evidentemente han cometido el error de anteponer el anuncio de Cristo a estar de acuerdo con todos). Una respuesta del género, que además está perfectamente en línea con el comportamiento de Bergoglio que de hecho desaconseja las conversiones, pone una cuestión mucho más grande y grave.
ME PREGUNTO SI ESTA SEA LA RESPUESTA DE UN PAPA… EL MANDATO APOSTÓLICO DE JESÚS ES OTRO Y MUY CLARO:

“Jesús les dijo: ‘vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda creatura. Quien crea y sea bautizado será salvo, pero quien no crea será condenado’” (Mc 16, 15-16). “Vayan pues y hagan discípulos a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a observar todo lo que yo les he mandado” (Mt 28, 19-20)
Jesús predijo también que esta obra de la evangelización habría de provocar persecución y martirio: “Si el mundo los odia, sepan que primero me ha odiado a mí. Si fuesen del mundo, el mundo amaría lo que es suyo; pero porque no son del mundo, sino que yo los elegí del mundo, por eso el mundo los odia. Recuerden la palabra que les he dicho:  un siervo no es mas grande que su señor. Si me han perseguido a mí, los perseguirán también a ustedes” (Jn 15, 18-20).
Jesús advierte a sus discípulos que el anuncio del Evangelio creará división porque las tinieblas no pueden sino odiar la luz, pero igualmente somos llamados a dar testimonio: “Quien, por tanto, me reconozca delante de los hombres, yo también lo reconoceré delante de mi Padre que está en los cielos. Pero quien me niegue delante de los hombres, yo también lo negaré delante de mi Padre que está en los cielos. No crean que yo he venido a traer la paz sobre la tierra; no he venido a traer la paz, sino la espada. Porque he venido a dividir el hijo de su padre, la hija de su madre, la nuera de su suegra; y los enemigos del hombre serán aquellos de su misma casa” (Mt 10, 32-36).
Jesús nos ha enseñado también que el anuncio de la salvación es la VERDADERA paz, no aquella que el mundo considera tal. Es propiamente evangelizando que la Iglesia construye la VERDADERA paz: “Les dejo la paz, les doy mi paz. No como la da el mundo, yo se las doy a ustedes” (Jn 14, 27).

SI ENTONCES EL MANDATO APOSTÓLICO DE JESÚS Y LA RAZÓN DE SER DE LA IGLESIA ES LA EVANGELIZACIÓN, ¿CÓMO SE PUEDE UNO CALLAR ANTE UN PONTIFICADO COMO EL DE BERGOGLIO QUE-CON LAS PALABRAS Y LAS ACCIONES- CAMBIA TOTALMENTE TAL MANDATO DEL SALVADOR? ¿HAY TODAVÍA OBISPOS Y CARDENALES CATÓLICOS? DEBERÍAN SABER QUE DIOS LES PEDIRÁ CUENTA DE SU SILENCIO CÓMPLICE. Y EN EL CASO QUE SE HAYAN OLVIDADO, SE LOS RECORDAMOS NOSOTROS. ¿QUE COSA ESPERAN PARA HACER SENTIR SU VOZ Y CONFIRMAR PÚBLICAMENTE -DELANTE DEL PUEBLO DE DIOS- LAS PALABRAS DE JESÚS EN EL EVANGELIO COMO LA MISIÓN DE LA IGLESIA? RECORDAR -TAMBIÉN A BERGOGLIO, COMO ADMONICIÓN FRATERNA- LAS PALABRAS DE JESÚS, ES TAMBIEN UN ACTO DE CARIDAD HACIA ÉL. Y ES EL DEBER DE ELLOS DELANTE DE DIOS Y DE LOS HOMBRES.

Antonio Socci

Artículo original: Lo Straniero

Traducido por el padre Eduardo para Como Vara de Almendro

About the author

mm

Como Vara de Almendro

info@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

1 Comment

  • Cada vez resulta más VOMITIVO todo lo que hemos de tragar de este pontificado. ¡¡Qué castigo!!

A %d blogueros les gusta esto: