Nuestros Artículos

INMACULADA (María, corredentora del hombre viejo)

INMACULADA (María, corredentora del hombre viejo)

 

Miraba el hombre errante las estrellas
y era triste su mirar… Fue tan grande la herida
que no las podía alcanzar, aun rindiendo la vida.
Vagaba perdido el paso, malditas sus huellas.

Viendo Dios su dolor, no encendió sus centellas:
construyó un Arca para la estirpe redimida,
alumbró en el Horeb una zarza encendida
y en el huerto cerrado, regó las flores más bellas.

Blanca paloma de España, de Cristo aurora,
escondida en el pecho de Dios, enamorada
del Santo Espíritu, de tus hijos Señora.

Tú que triunfas de la sierpe y la tienes atada
de tu mano, no nos dejes en esta mala hora.
Ábrenos tu Corazón, Virgen Inmaculada

 

Antonio José Sánchez Sáez

Adjuntamos a continuación la Carta Apostólica Ineffabilis Deus, de 1854, de Pío IX, en la que se proclama y define el dogma de la Inmaculada Concepción.

http://www.corazones.org/doc/ineffabilis_deus.htm

 

 

 

                                                                    

About the author

mm

Antonio José Sánchez Sáez

Católico. Padre de familia. Profesor Titular de Derecho de la Universidad de Sevilla.
antonio.jose@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

1 Comment

A %d blogueros les gusta esto: