Nuestros Artículos

CARTA ABIERTA A MONSEÑOR MUNILLA

Munilla JosŽ Ignacio, Obispo.

Muy estimado Monseñor:

Permítame, con todo mi cariño, dirigirme a usted sin las acostumbradas rúbricas de reverendísima, eminentísima y excelentísima. No porque no las merezca, monseñor. Al contrario. Pero más bien quisiera poder eludirlas porque esta carta que le escribo trata de ser una carta de una hija a su padre y me gustaría hacerle sentir esa cercanía que implica pertenecer todos nosotros a la misma familia católica, con la confianza y el afecto que siente un hijo por su padre, pero no por ello faltando al respeto que usted me merece. Poder escribir a un sucesor de los apóstoles, es algo grande e implica respeto, pero es grata tarea para mí, y si es a Usted, a quien aprecio de modo especialísimo, más aún.

Esta mañana, como es mi costumbre, tras dejar a mi hija pequeña en la escuela, me dirigí a “mi refugio”, la capilla del Santísimo de mi pueblo. Siempre a las 9, allí está Él, el amigo que nunca falla, esperándome, en el silencio. Muchas veces, cuando llego, hay dos o tres personas orando. Pero hoy, Jesús estaba solo ¡Solo para mí! Lo reconozco, soy muy exclusivista, disfruto en la intimidad con Él. Por eso, cuando le encuentro solo y sin compañía, me siento como una enamorada. Entonces, cual loca enamorada, le he dicho que lo amaba con todo mi corazón y que le daba gracias por estar solo este rato para mí. Me acerqué hasta el Sagrario y lo besé, me sentí como la Magdalena, otra loca enamorada, la pecadora que tanto amó, porque tanto se le perdonó, porque también yo he sido perdonada mil veces por Él, y por eso siento que le puedo tratar como ella le trataba, poniéndome a sus pies, besándolos, ungiéndolos, secándolos con sus cabellos….. Puse mi frente en la puerta del sagrario, pidiendo a la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, templo de la divina sabiduría y tabernáculo del divino conocimiento, la gracia y el don  para escribirle hoy, pues yo soy muy inferior a usted. En ese mismo momento, vino a mi mente el “Cántico de la Sabiduría” y repetí la parte que recordaba mientras mi frente se apoyaba en el tabernáculo: “….dame tu sabiduría asistente de tu trono, porque soy hombre débil y de pocos años, demasiado pequeño para conocer el juicio y las leyes”. 

Para empezar esta carta, voy a remontarme a hace unos 8 años. Acababa de implicarme directamente en la defensa de la vida. Recuerdo que escuchaba sus programas en Radio María, porque me dijeron que monseñor Munilla era un gran defensor de la vida humana. No se me olvida que un 28 de diciembre, fiesta de los Santos Inocentes, le llamé al programa. Tenía una duda. Más que duda, era una inquietud. Los niños que mueren abortados, le dije, yo creo que van al Cielo. Pienso, monseñor, que su sangre es su propio bautismo. ¿Qué opina usted?, le pregunté. Su respuesta me ratificó en mi idea. Y me dio mucha paz pensar que tantos millones de niños abortados estaban en el Cielo e intercedían a través de la comunión de los santos por tantas necesidades de la Iglesia y del mundo.

Seguí escuchando Radio María en los momentos que mis ocupaciones me lo permitían. Me gustaba seguir el rezo de la coronilla y algunas veces participaba en otros rezos comunitarios. Fue tras la elección de Francisco cuando empecé a ver cosas que no entendía. Ya en octubre de 2013, pude ver como en Radio María Italia, se despedía a Alessandro Gnocchi y Mario Palmaro, dos periodistas católicos que publicaron en Il Foglio un artículo titulado “Este papa no nos gusta”. Era, como digo, en los inicios del pontificado, a solo 7 meses de la elección de Francisco. Aunque pudiera parecer temprano, ya muchos estábamos asustados ante ciertos aires de “cambio” que no me parecían nada ortodoxos. Como yo, muchas personas empezábamos a ver estas cosas con bastante recelo y no sin preocupación. Expresiones como “No creo en un Dios católico” o “Si uno es gay y busca al Señor, ¿quién soy yo para juzgarlo?” o aquélla otra en que llamaba “conejas” a las madres de muchos hijos, como yo… me preocupaban mucho, y no por mí, que tengo una conciencia formada, sino por lo que suponían estas frases para muchas almas sencillas, que como plantitas de invernadero se abrían a los rayos de la fe incipientemente.

El correr de los meses y de los años me ha dado la razón y ya no se puede hablar de meros cambios en la Iglesia. Cualquiera se ve con fuerzas para decirte: “¿Quién eres tú para juzgarme?” Ya se confunde el juicio con la razón y el sentido común.  Nos ha tocado vivir cosas inauditas, monseñor. Cosas que nadie, en su sano juicio, hubiera podido siquiera sospechar iban a suceder en tan corto espacio de tiempo. Me gustaría enumerar algunas, aunque sean solo unas pocas, porque al principio se nos decía que no entendíamos a este papa argentino, sus expresiones, sus juegos de palabras que a muchos nos parecían ambigüedades, pero que, con el correr del tiempo se convirtieron en una constante. Creo que ser pontífice no debe ser tarea sencilla, por supuesto. Pero eso no implica que uno no deba enmendar sus errores y tratar de cambiar el lenguaje que a muchos confunde. Eso, siempre que haya buena fe y ganas, puede y debe hacerse en pro de las almas. Pero vayamos al meollo. Cosas que empezaron a chirriarme en este pontificado de manera estrepitosa:

Una de las que más recuerdo que impactó de manera muy negativa en mi fue la de la consulta a los fieles de todo el orbe católico sobre los “retos” y sobre qué se esperaba de la Iglesia en asuntos zanjados desde siempre, como la recepción de los sacramentos por parte de quienes están divorciados y vueltos a casar, algo que ya Juan Pablo II dejó clarísimo en la encíclica Familiaris Consortio:

La Iglesia fundándose en la Sagrada Escritura reafirma su praxis de no admitir a la comunión eucarística a los divorciados que se casan otra vezSon ellos los que no pueden ser admitidos, dado que su estado y situación de vida contradicen objetivamente la unión de amor entre Cristo y la Iglesia, significada y actualizada en la Eucaristía. Hay además otro motivo pastoral: si se admitieran estas personas a la Eucaristía, los fieles serían inducidos a error y confusión acerca de la doctrina de la Iglesia sobre la indisolubilidad del matrimonio. (Juan Pablo II, Exhortación Apostólica Familiaris Consortio, n. 84, 22 de noviembre de 1981)

También ciertas preguntas sobre la aceptación de las personas con tendencias homosexuales en la Iglesia, como si ellos estuvieran excluidos de la misma, cosa que es falsa, porque nunca nadie con esa condición tiene porqué ser echado. La Iglesia siempre ha sido madre al respecto y queda clarificado ya en el propio catecismo de la Iglesia católica:

2358 Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas. Esta inclinación, objetivamente desordenada, constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición.

Estas y otras preguntas de cara al sínodo de la familia, tanto a mí como a otras muchas personas, nos parecieron fuera de contexto porque todo está bien claro en los documentos de la Iglesia y es inútil pedir opiniones a nadie cuando los temas son temas cerrados.  La Iglesia no es una “democracia” donde todos pueden “opinar”. La ley de Dios no es opinable.

Lo siguiente grave que recuerdo fue la publicación de la Exhortación Amoris Laetitia, que tantos ríos de tinta y opiniones encontradas ha suscitado entre los católicos. Se creó mucha confusión con este documento y desde muchos ámbitos se hacía un esfuerzo por desmentir que en ella se estuviera permitiendo la comunión a los divorciados de matrimonios válidos canónicamente y vueltos a casar viviendo more uxorio. Posteriormente, hemos visto que dichos esfuerzos fueron inútiles, ya que muchas diócesis están dando abiertamente y sin pudor alguno la comunión a estas personas sin arrepentimiento ni deseos de cambio. Ya sabemos lo ocurrido con las Dubia y con los 4 cardenales que las presentaron. Creo que está de más hablar aquí de ello, pues en nuestra web lo hemos comentado extensamente.

Llegó la JMJ de Cracovia 2016 y su programa de Educación Sexual. Me horroricé al ver sus contenidos, pero al parecer, a muchos ni les importó, bien porque no tienen hijos, bien porque ni se han preocupado del tema o simplemente viven en otra órbita. Aquí algunos de los enlaces con contenidos explícitamente sexuales y que pretenden adoctrinar a los jóvenes lejos de los derechos paternos que permiten a los progenitores ser quienes incidan en estos delicados temas.  http://www.educazioneaffettiva.org/?lang=en     http://educazioneaffettiva.wpglauco01.glauco.it/wp-content/uploads/2016/07/Meeting_Lesson5.1_Young.pdf 

El vídeo que acompaña es el que se promovía para dar a conocer el programa y muestra irónicamente la falta de modestia en el vestir y en el modo de actuar, invitando, supuestamente a los jóvenes a vivir  la castidad.

Y para no alargarme mucho más, aunque tendríamos tema para horas y horas, quisiera presentarle, monseñor, mi preocupación y la de muchísimos católicos sobre el tema del falso ecumenismo y la abolición del sacramento de la Eucaristía. Hemos publicado en nuestra página sobre este tema muchísimos artículos bien preparados y con mucha y fidedigna información. Y aunque desde muchos sectores se ha querido silenciar el tema y se nos ha llamado retrógrados o anacrónicos a quienes dábamos la voz de alarma, la realidad es bien distinta. Ya hemos visto la declaración conjunta, firmada por Francisco, para negociar la Eucaristía y la Misa. Ante este atropello, gracias a Dios, ya ha salido a defender la verdad el cardenal Sarah, . Vistas, pues,  algunas de estas cosas tan graves muchos católicos nos preguntamos quién es el que puede frenar esto. El silencio es malísimo, porque nadie alerta a los fieles de los errores de Francisco, y los fieles necesitan claridad porque, de lo contrario, el silencio de los pastores en no condenarlos o en justificarlos les confirman en la bondad de los mismos.

Justamente, llevo tiempo escuchando a varios amigos que me han hablado con tristeza de su programa “Sexto Continente” y me han advertido de lo perplejos que les han dejado ciertas afirmaciones suyas. Todos ellos le escuchaban siempre con agrado, sobre todo desde sus fantásticos comentarios al Catecismo, que Dios le pague. Muchas en referencia a Amoris Laetitia, tratando de hacer malabares con la interpretación del texto, que a todas luces, y en palabras del propio Francisco, como dijo a los obispos de Argentina, no tiene más que una interpretación: se puede dar la comunión a los divorciados vueltos a casar que en conciencia crean que pueden hacerlo, aun no respetando la castidad, tras ser “acompañados por un sacerdote”. Me pregunto si el sacerdote acudirá a defender a estas pobres almas en el día del juicio  o si ellas estarán solas ante la presencia del Señor.

También he podido escuchar algunos programas sobre el 500 aniversario de la “Reforma” luterana. No puedo entender la defensa que usted hace de Francisco, monseñor. Sinceramente, es inaudito. A los ojos de cualquier persona formada en la sana doctrina, se ve claro, por sus gestos, por sus escritos, por sus silencios, por sus documentos, que Él es culpable de toda esta confusión reinante en la Iglesia, junto con otros altos jerarcas, de esta debacle del magisterio, de este ataque contra la Eucaristía, que es fuente y fundamento de nuestra fe. ¿Qué nos diferenciaría a los católicos de los protestantes si aceptáramos esta herejía? ¿El verdadero ecumenismo no era que los herejes volvieran a casa y no a la inversa? ¿Debe el padre de la Parábola irse con su hijo pródigo a malgastar su dinero a los prostíbulos y en francachelas? ¿Por qué se suavizan las normas con interpretaciones contra legem, de modo que se lleva a tantas almas a la confusión?

También he escuchado el elogio que usted ha hecho de Francisco hace escasos días, cuando habló en pro de la vida humana en la ONU en 2015, pues en ese momento su dialéctica era la correcta: el respeto de toda vida humana. Hoy, dos años después, en 2017, con terror, veo que la Pontificia Academia para la Vida, fundada por Juan Pablo II, está totalmente en contra de lo que él mismo dijo en 2015. ¿Qué le pasa a Francisco? ¿Por qué hoy dice blanco y mañana negro y nadie de quienes deben alzar la voz, con dignísimas excepciones, lo hace? Estoy segura de que sabe usted quién es Mons. Vincenzo Paglia, su presidente actual. Tampoco tengo dudas de que sepa que ahora en la Pontificia hay “teólogos” que aprueban el aborto, y usted siempre se caracterizó por la defensa del  niño por nacer. Hoy, además, nos llega la noticia de que la ONU excluye al no nacido del derecho a la vida. , donde personas de la confianza de Francisco, como Mons. Sánchez Sorondo, firman los objetivos de la ONU, que incluyen “salud reproductiva” (aborto y anticoncepción).

Yo no sé qué es lo que está pasando, monseñor. La verdad es que no puedo entender que nadie diga nada. O, lo que es peor, si me permite que se lo diga con el mayor de los respetos: que haya quien, tratando de exculpar a Francisco de tantas y tantas barbaridades que no caben en este ni en cientos de artículos que escribiéramos, lo aplauda y lo nombre como si lo que está promoviendo fuera lo correcto. Porque si malo es callar, si es cobardía, debilidad, indiferencia, vileza o aceptación de una obediencia mal entendida (al error), peor es hablar bien de quien hace  y promueve el mal. Peor es hablar bien de quien incita al pecado públicamente, elogiar al que permite abiertamente la herejía desde su encumbrado puesto. Es preferible entonces callar. Si hablo bien de quien hace el mal soy un mentiroso y llevo a engaño a muchas almas, y me hago co-rresponsable de su perdición.

“Cuando yo diga al impío: “Ciertamente morirás”, si no le adviertes, si no hablas para advertir al impío de su mal camino a fin de que viva, ese impío morirá por su iniquidad, pero yo demandaré su sangre de tu mano” (Ez. 3, 18)

Yo creo que cuando me acuesto, lo que más agradezco es saber que me importan poco las cosas que se digan de mí el resto de los mortales. Saber que Dios está contento de lo que hago, del testimonio de vida que doy, de que no pacto con nadie la Verdad de Cristo, porque lo que me importa no es el juicio de los otros, sino aquello que pensará Dios de mí.

Monseñor, no me cabe duda que usted es un obispo de sana doctrina. Pero con toda humildad le pido, en nombre de los miles de fieles que le siguen y le escuchan: sea claro, por favor. Llame a las cosas por su nombre. No use usted tantos eufemismos. Diga que Lutero fue hereje que hizo un daño terrible y que no tenemos nada que ver con él. Que lo que se está promoviendo el Vaticano conmemorando el quinto centenario de su cisma es algo deleznable. Que Amoris Laetitia es un documento no católico que lleva a las almas al infierno. Que este pontificado es un desastre. Y monseñor,  si no puede hacerlo por razones que desconozco y que no me importa tampoco conocer, por favor, le pido en mi nombre y en nombre de miles de fieles que no nos sentimos representados por sus halagos y alabanzas a Francisco, que calle y no diga nada. Es mejor el silencio que el escándalo. Al menos el daño para las almas sencillas y con poca formación será menor y usted el día del juicio no tendrá tanto que sufrir.

Gracias por su valioso tiempo. Escribirle esta carta me ha restado algo del mío, pero sentía que debía hacerlo por su bien y el de muchas almas. Que Dios no nos pida cuentas de que nuestra conciencia nos reclamaba y no le hicimos caso.

Sepa que está usted en mis oraciones y en las de muchos hermanos preocupados y entristecidos por sus intervenciones poco o nada claras en Radio María, que nos dejan a los pies de los caballos a los que nos damos cuenta de los errores de Francisco, porque nos llaman fariseos, legalistas, fundamentalistas nuestros propios hermanos en la fe (muchos de ellos después de anestesiar sus conciencias tras escucharle a Usted). Encomendamos a su vez a su hermano, director de Radio María en España, deseando que la emisora lleve consuelo y paz a tantas almas que lo necesitan,  que proclame la Verdad completa del Evangelio, y pueda seguir obrando el bien, tal y como se espera de este canal que nació con esta finalidad.

Que María, la patrona de la emisora, nos proteja a todos y nos guíe siempre en este caminar hacia el Cielo, donde esperamos estar todos bajo su maternal protección.

Pidiendo humildemente su bendición:

Montse Sanmartí.

 

About the author

mm

Montserrat Sanmartí Fernández

Católica. Casada y madre de 10 hijos. Implicada desde 2009 en la defensa de la vida a través de CIDEVIDA. Delegada de Sanación Postaborto en el Viñedo de Raquel en España. Escribo por vocación como inquietud de llamada interior y deseando cumplir desde mi pequeñez el mandato que Cristo nos dio: "Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a toda criatura". Ya no hay excusas. Se puede evangelizar en todo el mundo, sin movernos de nuestra casa. Todo sea a mayor gloria de Dios y salvación de las almas.
montse.sanmarti@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

13 Comments

  • Y la comunion en la mano, un sacrilegio, losministros y ministras dando la comunion, todos somos malos, es indiscutible pero si hay unos que aventajan a los otor y son esos los que estan felices con bergoglio el falso profeta, el que les esta alegrando el oido diciendoles lo que queiren esciuchar

  • Muchas gracias Montserrat por esta carta que expresa todo lo que yo pienso.
    Durante muchos años Monseñor Munilla fue para mi un referente.Lo escuchaba siempre a las 8 de la mañana hablando del Catecismo, pero desde el 2013, ya no escucho nada de el . Ya no tengo nada que añadir porque todo esta expresado en tu carta.¡ Que Dios te bendiga, a ti y a todo el equipo!. Gracias…gracias.

  • Muchos ya hemos dejado de escuchar Radio María y de apoyarles económicamente.
    Decía Jesucristo: “No tengáis miedo a quienes matan el cuerpo pero no pueden matar el alma; temed ante todo a quién puede hacer perder alma y cuerpo en el infierno” (Mt. 10, 28).

  • Totalmente de acuerdo con Montserrat.

    Querido Obispo… desde lo mas profundo de mi Corazon le suplico que piense en Jesucristo y en que el fue perseguido por los judios… lo querian lanzar a un barranco…pero Cristo escapo…tomaron piedras para apedrearlo 2 o 3 veces… y nadie hacia nada por salvarlo.
    Esa persecucion tenia por objeto silenciar a Cristo… les incomodaba mucho que Cristo no fuese un lider politico.. Cristo vino a traernos su reino espiritual y jamas quiso ser politico… no les servia un Mesias manso y humilde que restaurara la ley le diese total cumplimiento.. Los jefes de los sacerdotes no habian sido elegidos los doce apostoles… probablemente porque nunca quisieron seguirle , despojarse de su posicion religiosa…

    Usted es descendiente de los pescadores … de los hombres sencillos que fueron ensenados por el Hijo de Dios y que ademas de recibirlo Resucitadofueron confirmados con la llama del Espiritu Santo… Usted es hijo de SAntiago apostol..

    POr favor defienda la palabra de Cristo conforme estos santos apostoles la han transmitido.

    Estoy segurisma que Franciscco es la segunda bestia del Apocalipsis.. porque esta provocando una persecucion religiosa desde el seno de la Iglesia. a los teologos y sacerdotes y obispos fieles..los sacerdotes tiemblan de miedo.. aquellos que conocen que Francisco ha pactado con la ONU y Justicia y PAz en el Vaticano a acordado con la ONU conseguir la Agenda 2030 para todo ser humano en la tierra…es decir el acceso universal al aborto a la anticoncepcion y a la educacion gender. para el 2030
    Puede usted buscar en el MInisterio de Justica y Paz del Vaticano por internet la carta del 2017.. donde vea Objetivos de Desarrollo Sostenible en siglas en ingles.

    Por favor lea voiceofthefamily.com esta es la direccion que contiene verdaderos ensayos e investigacion sobre la situacion actual de la Iglesia…en estos partcipaba Calafarra… Burke… y muchos filosofos y personas Provida.

    POr favor Obispo— las personas provida catolicas…estan verdaderamente a la cabeza de la verdad..estan siendo muchos de los laicos que tienen una gran formacion treologica y humana quienes estan dejandose su vioda por salvar a la Iglesia y estoy segura que cuentan con abogados.. economistas y muchos profesores universitarios.

    El blog esta en ingles pero por favor le suplico que alguien de sus feligrese haga la traduccion al espanol.

    Hace muchos anos su secretaria nos tradujo al vasco a un grupo de maddres provida unos testiomonios a favor der los bebes con pocas provbabilidades de virvir para cambiar la ley del aborto y salvar a los bebes condiuscapacidad, Alli me di cuenta de lo valiente que era usted al estar en medio de un Obispado nacionalista que apoyaba al aborto junto con el PNV un partido que parecia catolico y que por su falta de apoyo a la ley a favor de la vida condeno al aborto a miles de miles de Ninos, Mediante la negativa a favor de la vida.

    POr favor Obispo… a lo mejor Espana va asufrir Guerra porque la Iglesia Catolica no esta defendiendo la Eucaristia…el Matriomonio … la vida… al amaparar el pontificado de Francisco.. Una nacion con tantos abortos e idolatria puede ser castigada..pero si su Iglesia da luz Dios puede perdonarla… pero la Iglesia de Espana lejos de lo que es l a Iglesia Polaca esta dejandose arrastrar por la Falsa Iglesia que esta construyendo la cupula del Vaticano

  • Yo escuché durante mucho tiempo Radio María, pero ya he dejado de escucharla, hablan muy mundanamente y ha cambiado mucho. Es una cosa que no se lo había dicho a nadie, pero veo que hay mucha gente que le pasa lo mismo. Antes también solía hacer aportaciones pero ya hace dos años que no las hago. Es una pena era una buena Radio.

  • Olvidaba comentar mas… lei , me parece que una carta del apostol Santiago que cuando se faltaba a un mandamiento se transigia con toda la Ley…esto cuando en las primeras comunidades los cristianos ricos despreciablan a los cristianos pobres en las asambleas y al partir el pan. NO tenia Valor que cumplliesen con los 99.9 porciento de los mandamientos sino cumplian uno de los mandatos ampliados por Cristo… el no mataras implicaba tambien el trato de total indiferencia del projimo.. peor que el de decirle una palabra Como imbecil,,,era negarle no reconocerle su existencia,
    POr esa misma razon… la exigencia es al 100 porciento,,, si un obispo es valiente y defiende el Valor de la vida o la familia… pero acepta la comunion interconfesional,,, el discernimiento… la comunion de adulteros.. o bien los postulados de LAudato Si… o bien apoya a Francsico quien bendice el matrimonio homo en la practica.. o el divorcio y nuevas nupcias… o bien no expone sus DUBIAS o corrije al Papa ..entonces transgrede toda la Ley

  • Tanto Monseñor Munilla como otros miles de consagrados que saben lo que está pasando en la Iglesia de Bergoglio, no despertarán porque les pidamos que lo hagan. Despertarán algunos, cuando llegue el CISMA. Porque ellos se escudan en aquella frase famosa: mal de muchos consuelo de tontos. Pero al llegar el Cisma no tendrán mas remedio que tomar partido por uno de los dos bandos, sabiendo que se juegan la eternidad.
    La mayoría creen que Bergoglio no se atreverá a tal aberración (abolición eucarística). Son tan ingenuos que ni tan siquiera se plantean tal situación, porque para ellos no es creíble que pueda suceder.
    Otros piensan que se trata de un mal papa y que cuando se marche todo volverá a su cauce. Pero la realidad es que con los dedos de la mano se pueden contar los consagrados que saben que Bergoglio es una de las dos bestias del Apocalipsis 13.
    ¿Porque?, porque tienen formación religiosa. Obligatoria para todo católico, pero mucho mas obligatoria para ellos, porque son los que tienen que cuidar del rebaño de Cristo. Pero como dice en el Evangelio de S. Mateo 7,15:Cuidaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.
    Isaías 56,10: Sus centinelas son ciegos, ninguno sabe nada. Todos son perros mudos que no pueden ladrar, soñadores acostados, amigos de dormir.
    Gracias por el artículo, otros hacemos lo mismo con otros consagrados, algunos nos han retirado la comunión. Pero Dios nos protege y lo seguirá haciendo cuando llegue la persecución del anticristo.

  • El gran problema no es solo o tanto Francisco “ahora” sino Francisco “después”, esto es, luego del fin natural o biológico de Francisco, ¿qué sucederá en la Iglesia?

    Hay quienes sostienen que lo primero necesario será que los pastores cumplan con en el deber de mostrar al Pueblo de Dios y al mundo interesado por estos asuntos católicos si en verdad Jorge Mario Bergoglio fue legítima y válidamente electo a la Silla de Pedro.

    También, en línea consecuente con lo anterior, quienes sostienen que si se declara solemnemente que este pontificado ha sido el de un falso papa, lo que sigue es que se declare anatema todo su pontificado, según se recoge en el Derecho Canónico, en toda la Tradición eclesial. Mas si no se declarare a Francisco como falso papa, como impostor, no faltan quienes señalan que en tal caso o dictamen urge que el Magisterio a través de sínodos o comisiones creadas al afecto, vaya señalando cuáles son los principales errores y heterodoxias de este pontificado bergogliano.

    Y que todo sea declarado de manera oficial, para que no quede asomo de duda, por que sea la propia Iglesia a través de sus pastores la que asuma todo el peso y alcance de la verdad.

  • Mateo 5:37. Versículo muy olvidado. Muchas gracias Montserrat por tanta claridad dentro del máximo respeto. Ahora sólo falta que la lea, pero de verdad. Así como el resto del episcopado español y casi todo el presbiterado. Aunque si tuviera que apostar, cosa que no hago nunca, lo haría por la opción contraria, con el profundo deseo de equivocarme.

  • Pienso que no habra cisma como una division de la Iglesia en dos partes sino creo que habra una gran expulsion de catolicos…commo lo estamos viendo,.. se trata de quitarles las funciones encomendadas a los sacerdotes… a los teologos y obispos.

    Hasta ahora los obsipos que declararon la interpretacion de la AL dentro del magisterio de Juan Pablo II…no han sido expulsados ni castigados gracias a que lo hicieron de forma rapida…dando instrucciones a sus sacerdotes.

    Los teologos y filosofos que han analizado y declarado que exiten herejias han sido castigados por la jerarquia.

    Pues pienso que estos sabios pueden constituir ongs… nuevas universidades teologicas…nuevas academias de la ciencias..de la vida…y de la familia con las bases de Juan Pablo IIi Como ya han comenzado a hacerlo.

    Desde luego que la humillacion y censura es un efecto inmediato.. pero la coherencia es la fidelidad a Cristo.

    Pienso que para los sacerdotes pronunciarse puede suponer perder l posiblilidad de alimentar a las ovejas con la verdadera revelacion..y por esa razon guardan silencio para intentar salvarlas… pero Cosa distinta es aplaudir a Francisco o no extirpar sus errores.. porque esto seria participar de la abominacion.

  • Perdon Montserrat
    Os dejo este articulo que encontre en Edward Pentin sobre reciente mensaje de Benedicto..a lo mejor ya lo habiais visto

    Benedict XVI: Obscuring God in the Liturgy Is Root Cause of Crisis
    Writing in the preface of a Russian edition of his book ‘Theology of the Liturgy,’ the Pope emeritus says a misunderstanding of liturgical reform has placed the Church in danger.
    Edward Pentin
    In rare public remarks, Pope Emeritus Benedict XVI has lamented “obscuring” God in the liturgy, which he says is the root cause of the current crisis in the Church.
    In the preface to a new Russian edition of his book Theology of the Liturgy, Benedict writes that a widespread misunderstanding of the liturgical reform led to man placing “his own activity and creativity at the center of worship.”
    He adds that the Church lives from the “correct celebration of the liturgy,” but if the pre-eminence of God is no longer evident in the liturgy and in life, then the Church herself “is in danger,” according to an Oct. 4 article in La Stampa.
    Benedict goes on to write: “Nothing precedes divine worship. With these words, St. Benedict, in his Rule (43.3), established the absolute priority of divine worship over any other task of monastic life.”
    He notes that even then, demands on time in agriculture or craftsmanship could make such work seem more important than the liturgy. St. Benedict therefore made sure priority was given to the liturgy, unequivocally emphasizing “the priority of God Himself in our lives.”
    “At the hour of the Divine Office, as soon as you hear the bell, leave everything you have between hands, he cautions with utmost care,” Benedict XVI writes, recalling the Rule.
    But today, he adds, “the things of God and thus the liturgy do not appear urgent at all.” He says there is an urgent need “for everything possible” but the things of God “do not seem to be urgent.”
    “Now, one might say that monastic life is in any case something different from the life of men in the world, and that is certainly right,” Benedict says. “And yet the priority of God which we have forgotten is worth it for everyone.

  • Querida Montserrat, tu carta a este “pastor de almas”, clara, contundente, y certera… quedará lógicamente sin respuesta.
    Es el modelo bergogliano, que muchos pastores siguen actualmente en nuestra querida y tan maltratada madre Iglesia. Cómo las dubías y cómo tantas otras preguntas sin respuestas, estos pastores miran más a su pocisión y honores, que a la Verdad de Cristo. En realidad no conocen el dolor tan terrible que su Alma y su Santísimo Cuerpo sufrió por nosotros.
    Si lo descubrieran, aún en una milésima parte de lo mucho que le costo a Nuestro Señor el pago por cada pecado que cometemos, no sólo se arepentirían de sus silencios complices y cobardes, sino que llorarían sin consuelo el seguir flagelando este Corazón Sagrado que tanto sigue Amandonos y se golpearían hasta el dolor el pecho que con tanta ostentación muestran para que todos veamos las “filaterias”, esas que Jesús señalo en su tiempo y que ahora reemplazan por una cruz, a veces tapada, según convenga y confome a lo que les manda quién ya dijo con gratuidad y jactancia, que no vale nada, pues tampoco existe un Dios Católico, al que entre todos lo clavamos en la Cruz y lo dejamos sólo..
    La historia se sigue repitiendo, por eso hacen muecas y le insisten en que baje de ahí y le creeremos…
    Que Dios se apiade de todos nosotros, y que estos supuestos pastores sientan verdaderamente el daño que están haciendo con sus silencios y su falta de compromiso con quién les llamó y que se definió cómo Camino, Verdad y Vida.
    Rezo por todos y por mi, y le ruego al Señor me conceda la gracia de no ofenderle nunca más.

A %d blogueros les gusta esto: