Actualidad Artículos Externos

Lutero y las Consecuencias del Cisma Protestante en la Iglesia

Reproducido con la autorización de Encuentros Eucarístico Marianos

Descargar el documento en pdf

 

Por su interés y por la proximidad en la fecha del 31 de octubre, cuando se cumplen 500 años de la Reforma, hemos visto interesante reproducir este breve estudio basado en un trabajo de la escritora uruguaya María de los Ángeles Pizzorno. [ ] Los corchetes y el apéndice son obra nuestra.

ÍNDICE

1.- INTRODUCCIÓN ………………………….….………..… 1

2.- BIOGRAFÍA DE LUTERO …………………….….…….. 2

3.- UNA BOLA DE NIEVE ………………………..…….….. 6

4.- LA DEVOCIÓN PRIMERA A MARÍA SANTÍSIMA….. 7

5.- LA SOBERBIA FUE AMONTONANDO ERRORES …. 8

6.- LUTERO A TRAVÉS DE SUS FRASES RIDÍCULAS .. 10

7.- EL SUICIDIO DE LUTERO …………………..…………. 14

8.- APÉNDICE ………………………………………………… 18

 

1.- INTRODUCCIÓN

Se cumplen los 500 años de la Reforma Protestante de Martín Lutero.

Pero la fuerte tendencia al Ecumenismo no nos puede hacer olvidar que “aquellos vientos trajeron estas tempestades”.

Los escándalos provocados por él hicieron que la mitad de la Cristiandad le siguiera en su cisma. Y trajo heridas incurables…  que se volvieron antagónicas, creciendo en intensidad en los siglos siguientes, con guerras y muchas muertes. Hasta que gradualmente se fueron apagando los fuegos… En el pasado siglo XX, tímidamente se comenzaron acercamientos denominados “ecuménicos”. Pero cabe que recordar que Lutero no era ecuménico, como lo admite el cardenal Kasper en su libro reciente Martin Lutero. Una perspectiva ecuménica.

    Una de las cosas más destructivas que dejó a sus “hijos” fue la erosión del vínculo entre la Fe y la pertenencia a una Iglesia cristiana. Siguiendo el ejemplo de Lutero y también de Calvino, algunos cristianos no católicos han dejado de creer que la pertenencia a ninguna iglesia es necesaria para la salvación. Muchos ni siquiera creen que asistir al culto de una iglesia con algún tipo de regularidad sea necesario; es bueno y correcto, pero no es necesario.

Y esto porque creen que sólo la fe en Jesucristo como Señor y Salvador es necesaria para la salvación. Por ello y por lo que vamos a ver, el cardenal Muller dijo un año antes que “No hay nada que festejar en la Reforma Protestante”.

Comencemos por preguntarnos ¿Quién fue Lutero?

 

2.- BIOGRAFÍA DE LUTERO

Según sus historiadores, Martín Luder, después autodenominado Lutero, nació en un hogar creyente, pero muy severo. Sufrió de parte de su padre, y ocasionalmente de su madre, castigos físicos que lo hicieron huir del hogar paterno y refugiarse en una iglesia.

Su entrada a la vida religiosa no parece haber sido fruto de una acendrada vocación, sino la consecuencia de un cúmulo de circunstancias que finalmente lo empujaron a ello, contra la voluntad de sus padres. Existe una leyenda que cuenta que un día, al ir de visita a la casa de sus padres, fue sorprendido por una tormenta y un rayo cayó junto a él aterrorizándolo, por lo que gritó: “¡Ayuda Santa Ana, me haré monje!”

MONJE EN UN CONVENTO AGUSTINO Y DESPUÉS SACERDOTE

Fraile agustino a los 22 años, estudió para sacerdote por consejo de su prior, que lo veía entrando en un mundo espiritual de excesivos escrúpulos, que turbaban su vida y que él quería resolver con ayunos y exageradas penitencias.

Fue ordenado en el año 1507. A partir de ese momento creció en su carrera como teólogo y profesor de Teología, además de ser nombrado Doctor en Biblia y Vicario de su orden, con once monasterios bajo su cargo.

No habría razón para dudar de que hasta entonces la carrera monástica de Lutero era ejemplar, tranquila y feliz: su corazón en reposo, su mente serena y su alma en paz. Sin embargo, el exceso de trabajo y estudio, pronto hicieron presa de su físico, volviendo a desordenar su templanza y a turbar su alma con escrúpulos que lo dejaban exhausto.

Habiendo realizado un curso sobre la Ética aristotélica, en 1509 Lutero obtuvo el título de Baccalaureus Biblicus, que le concedía el derecho de practicar la exégesis bíblica públicamente.

Como joven profesor en la recién creada Universidad de Wittenberg, Lutero pronto daría muestras de gran intemperancia y osadía en sus manifestaciones, al tiempo que nuevamente se sentía acuciado en su intimidad por graves escrúpulos de conciencia y devastadoras tentaciones.

Viéndolo muy inquieto, un viejo fraile agustino le recomendó la consoladora lectura de San Pablo, en cuyo estudio se enfrascó ávidamente para deducir de él las primeras simientes de su dramática disidencia con la ortodoxia religiosa.

Fue en la Epístola a los Romanos de San Pablo, en que Lutero halló respuestas a sus angustias sobre la salvación, entendiendo que el hombre encuentra su justificación en la gracia de Dios, generosamente otorgada por el Creador con independencia de las propias obras.

    Resulta paradójico que fuera en esa poco tranquilizadora idea de que solamente la fe y no los méritos salvan donde Martín Lutero encontró la paz que anhelosamente buscaba, y la certeza espiritual que le llevó a un enfrentamiento irreductible con el Vaticano y a fundar la nueva doctrina protestante.

Sus enseñanzas llamaron bien pronto la atención. Comenzó también a predicar. Su elocuencia arrastraba multitudes y tuvo la condición de ser el primer predicador de la época.

No daba grandes voces – diría uno de sus oyentes -, pero su voz era fina y pura tanto en el canto como en la palabra

EL PRINCIPIO DEL FINAL: LA VENTA DE INDULGENCIAS

Enterado, por causa de un viaje suyo a Roma (que él nunca mencionó en ningún escrito), de la frivolidad y liviandad de costumbres de la Jerarquía católica y el clero, Lutero comenzó a criticar la situación en la que se encontraba la Iglesia católica.

Y comenzó a censurar también que las bulas eclesiásticas (documentos que teóricamente concedían indulgencias a los creyentes por los pecados cometidos) fueran objeto de un tráfico puramente mercantil. Sus protestas fueron subiendo de tono sobre la campaña de venta de bulas eclesiásticas con el fin de recaudar fondos.

Entonces decidió hacer pública su protesta redactando sus célebres noventa y cinco tesis, que clavó a la puerta de la iglesia de Todos los Santos de Wittenberg (1517). Pronto serían impresas bajo el título “Cuestionamiento al poder y eficacia de las indulgencias”.

Debemos considerar que hubo muchas ocasiones de descontento con los obispos y hasta con el Sumo Pontífice de turno en la Iglesia. Basta recordar la época de Arrio. Pero también debemos tener presente que el Espíritu Santo cuidaba de la permanencia, la Doctrina y el Magisterio de la Iglesia. Es con motivo de una de estas imperfecciones, o errores, o pecados de un Sumo Pontífice, por lo que entró en acción este monje agustino cuya cruzada fue agrandándose como una bola de nieve, hasta terminar en el cisma.

El Papa León X necesitaba conseguir el dinero para terminar la Basílica de San Pedro, y con ese fin apremiaba a los fieles a contribuir con las obras. Una de las formas de obtenerlo, era entregar algo a cambio. La elección recayó en las indulgencias que, con ese fin, eran ofrecidas, vendidas y compradas.

Los católicos saben que las indulgencias son regalos que el Sumo Pontífice otorga, mediante determinadas oraciones o actos devocionales, y que en caso de morir en Gracia de Dios, acortan su pasaje por el Purgatorio. También se aplican a las ánimas purgantes.

No cabe pensar que una indulgencia comprada con dinero pueda surtir el efecto de librar de los pecados. Sin embargo, aquellos que las compraban sin merecerlas, creían firmemente que estaban asegurando su terrenito en el Cielo sin cambiar su vida pecadora por otra fiel y sinceramente devota. Esto fue, a todas luces, un escándalo moral que debía romperse por algún lado.

 

3.- UNA BOLA DE NIEVE

Lutero comenzó con buena intención denunciando esos abusos de poder de la Jerarquía. Abusos que eran reales y verdaderos en el comercio de los bienes espirituales. Eso se denomina Simonía y ya había sido rechazado y castigado por los primeros Apóstoles, cuando Simón el Mago ofreció a Pedro dinero a cambio de poder hacer milagros, tal como leemos en los Hechos de los Apóstoles 8,9.

    El Papa desestimó las críticas de Lutero, que fue encarnizándose hasta redactar sus famosas 95 tesis, que clavó en la puerta de una capilla en Wittenberg, Alemania. A pesar de que se le exigió que se retractara, no lo hizo, y finalmente el Papa lo excomulgó. Fue como si se abriera una compuerta que detenía una catarata.

A partir de ese momento, Lutero liberado de su fidelidad a la Iglesia Católica, fue conformando una doctrina de acuerdo a sus deseos, que fue finalmente la teología de la Reforma Protestante. De acuerdo a los testimonios escritos de estudiosos y las frases del propio Lutero, podemos ver dibujada su loca carrera hacia la confrontación total.

 

4.- LA DEVOCIÓN PRIMERA A MARÍA SANTÍSIMA

    Lutero dejó escritos de su primera época, que hablan de su devoción absoluta a la Virgen María, cuya longitud excede este trabajo. De todas maneras, recordaremos algunos de ellos, para gloria y honor de María Santísima y que sus hijos posteriormente desconocieron.

Sermón de Navidad de 1522: “Es consuelo y sobreabundante bondad de Dios que el hombre pueda exultar en semejante Tesoro: María es su verdadera Madre. Si Él es nuestro, debiéramos estar en su lugar; ya que donde Él está debemos estar también nosotros y todo lo que Él tiene debe ser nuestro, y su Madre es también nuestra Madre.

Sermón de Navidad en 1529: “María es la Madre de Jesús y Madre de todos nosotros aunque solamente fue Cristo quien reposó en su regazo…”

 

Sermón de Navidad de 1531: “(Ella es) la Mujer más encumbrada y la Joya más noble de la Cristiandad. Después de Cristo…Ella es la nobleza, sabiduría y santidad personificadas. Nunca podremos honrarla lo suficiente; aun cuando ese honor y alabanza debe serle dado en un modo que no falte a Cristo ni a las Escrituras.”

 

En la Fiesta de la Visitación de 1537: “Ninguna mujer es como tú. Tú eres más que Eva o Sara, bendita sobre toda nobleza, sabiduría y santidad.”

Nos resulta difícil de creer que alguien tan imbuido de la especial condición de María en la Historia de la Salvación, haya terminado tan alejado de Ella y de la Iglesia de su Divino Hijo.

 

5-  LA SOBERBIA FUE AMONTONANDO ERRORES

Desligado de la obediencia a Roma, Martín Lutero emprendió la reforma de los sectores eclesiásticos que le siguieron y que conformaron la primera Iglesia protestante, a la cual dotó de una base teológica (personal).

[Rechazada la Tradición y el Magisterio de la Iglesia, buscó apoyarse en movimientos heréticos anteriores, de los que tomó gran parte de sus errores: los lolardos o Wicliffismo en Inglaterra, fundados por John Wyclif   (1320-1384). Estos pegaron 12 conclusiones en las puertas del salón del Palacio de Westminster; en la cuarta afirman que la Biblia no dice que el pan de la Eucaristía se convierte en Cristo; es decir, no creían en la transubstanciación; rechazaban el Celibato obligatorio,… Los husitas (Fundados por el checo Juan Huss (1370-1415) que se inspiraron en los lolardos,… ]

El Luteranismo se basa en la interpretación de Lutero de algunos escritos de San Pablo y de San Agustín; especialmente que el hombre puede salvarse sólo por su Fe y por la gracia de Dios, sin que las buenas obras sean necesarias para alcanzar la salvación del alma.

   

Sus teorías sobre la obligación de la obediencia a la autoridad civil, resultó agradable a los príncipes alemanes. Estos lo apoyaron y adoptaron alegremente su teoría de que los bienes temporales de la Iglesia en cada país debían ser de las autoridades de ese país.

A partir de ese momento, Lutero la emprendió con los dogmas de la Iglesia Católica, encarnizándose contra el Papado, contra la validez y la utilidad de las indulgencias, contra la creencia en el Purgatorio, etc.

También defendió la doctrina del “sacerdocio universal”, que implicaba una relación personal directa del individuo con Dios, en la cual desaparecía el papel mediador de la Iglesia, privando a ésta de su justificación tradicional.

Sobre las Sagradas Escrituras, la interpretación no tenía por qué ser un monopolio exclusivo del clero, sino que cualquier creyente podía leer y examinar libremente la Biblia. Esta debía ser traducida, por consiguiente, a idiomas que todos los creyentes pudieran entender. El propio Lutero la tradujo al alemán.

[Como ese “libre examen” y otras manifestaciones de este hereje están condenadas en la Biblia, Lutero rechaza los libros sagrados que más le molestan: Las Epístolas de Santiago, S. Judas, la 2ª de S. Pedro, 2ª y 3ª de S. Juan, Hebreos; se ríe del Eclesiastés y dice que Job es una fábula” (19).]

De los sacramentos católicos, sólo consideró válidos… el Bautismo y la Eucaristía. Es ampliamente conocida la teoría de las tres “Solas”: Sola Fide, Sola Scriptura, Sola Gratia; es decir, sólo la Fe, sin necesidad de buenas obras; sólo la Escritura, prescindiendo de la Tradición Apostólica (de la que es celoso custodio la Iglesia Católica) y sólo la Gracia, que es donada por Dios a quien quiere otorgarla.

Con respecto a la Eucaristía, Lutero negó la “transubstanciación”, pero aceptó la “consubstanciación; es decir, que Cristo se hallaba presente en el pan y el vino, aunque estos no modificaran su esencia.

[Herejía del siglo XI, defendida por Berengario de Tours y condenada en numerosos concilios. Sostiene que en la Eucaristía coexisten las sustancias del cuerpo y la sangre de Cristo con las del pan y el vino.]

 

6.- LUTERO A TRAVÉS DE SUS FRASES RIDÍCULAS

[Ridículas para la autora de este trabajo; blasfemas en realidad,                  no propias de un loco sino de una mente luciferina]

SOBRE DIOS

-“Veo que Dios no es mejor que un sinvergüenza” (2)

-“Cristo cometió adulterio en primer lugar con la mujer en el pozo (la Samaritana) de quien San Juan nos habla. ¿No se extrañaban sus seguidores diciendo: “Qué ha estado haciendo con ella?”

En segundo lugar, lo hizo con María Magdalena. Y en tercer lugar con las mujeres descubiertas en adulterio a quienes él dejaba ir tan a la ligera. Es más, Cristo, que era tan virtuoso, debe haber sido culpable de fornicación antes de su muerte(3)

-“El hombre es como un caballo. ¿Sube de un salto Dios a la silla? El caballo es obediente y se acomoda a todos los movimientos del jinete y va donde él quiere. ¿Arroja Dios las riendas? Entonces Satanás salta sobre el lomo del animal, que se dobla y se somete a las espuelas y los caprichos de su nuevo jinete… Por lo tanto, es la necesidad y no el libre albedrío, el principio rector de nuestra conducta.

 -Dios es el autor de lo que es malo y de lo que es bueno, y así, como Él concede la felicidad a los que no lo merecen, también Él maldice a otros que no merecen su destino” (4).

-“Yo tengo más confianza en mi esposa y mis alumnos que la que tengo en Cristo” (5).

No importa la actitud de Cristo, lo que enseñó es todo lo que importa” (6)

Lutero quemó la Bula “Exurge Domine” del Papa León X en la que le pedía se retractase de sus errores.

SOBRE LOS 10 MANDAMIENTOS

-“El único propósito de los Diez Mandamientos es mostrar al hombre su impotencia para hacer el bien y de enseñarle la desesperación sobre sí mismo” (7)

-“Debemos sacar el Decálogo fuera de la vista y el corazón” (8)

Si les permitimos – a los Mandamientos – cualquier influencia sobre nuestra conciencia, se convertirán en la tapadera de todos los males, herejías y blasfemias” (9).

-“Es más importante protegerse contra las buenas obras que contra el pecado (10)

SOBRE LA NECESIDAD DE LAS BUENAS OBRAS

Las buenas obras son malas y son pecado como el resto” (11)

– “No hay escándalo mayor, más peligroso, más venenoso, que una buena vida exterior, manifestada por buenas obras y un modo piadoso de la vida. Ese es el gran portal, la carretera que lleva a la condenación”. (12)

SOBRE LA IMPORTANCIA DE LIBRE ALBEDRÍO

-“… Con respecto a Dios, y en todo lo que tiene relación con la salvación o la condenación, (el hombre) no tiene ‘libre albedrío’, sino que es un prisionero, un cautivo, un esclavo, ya sea de la voluntad de Dios, o de la voluntad de Satanás” (13).

-“La voluntad de Judas fue la obra de Dios; Dios con su omnipotente poder cambió su voluntad como lo hace con todo lo que existe en este mundo”.(14)

-“Ninguna buena obra viene como resultado de la propia sabiduría; sino todo debe suceder en un estado de estupor… (en el que) la razón debe ser dejada de lado porque es el enemigo de la fe. (15)

SOBRE LA VIDA CRISTIANA

-“Sé un pecador, y permite que tus pecados sean fuertes, pero deja que tu confianza en Cristo sea más fuerte, y te regocijarás en Cristo, que es el vencedor sobre el pecado, la muerte y el mundo.

-“Nosotros cometeremos pecados mientras estemos aquí, porque esta vida no es un lugar donde resida la justicia: se ha de cometer pecado. Para ti debería ser suficiente reconocer al Cordero que quita los pecados del Mundo.”

“Ningún pecado puede separarnos de Él, incluso si tuviéramos que matar o adulterar miles de veces cada día”. (16)´

“No exijas nada de tu conciencia; y si te habla, no la escuches, si insiste, sofócala, diviértete, si es necesario, comete cualquier pecado bien grande, con el fin de desecharla”.

-“La conciencia es la voz de Satanás, y siempre es necesario hacer justo lo contrario de lo que desea Satanás”. (17)

SOBRE LA SANTA MISA

“Yo afirmo que todos los burdeles, los asesinatos, los robos, los crímenes, los adulterios son menos inicuos que esta abominación de la Misa Papista”.

“Ese Canon abominable es una confluencia de albañales de aguas fangosas, que ha hecho de la Misa un sacrificio. La Misa no es un sacrificio. No es el acto de un sacerdote que sacrifica. Junto con el Canon, nosotros desechamos todo lo que implica una oblación”.

Cuando la Misa haya sido destruida, creo que habremos destruido al Papado

Creo que es en la Misa, como sobre una roca, donde el Papado se apoya enteramente, y todo se colapsará por necesidad cuando se colapse su sacrílega y abominable Misa”. (18)

SOBRE EL PAPA

-En un panfleto de marzo de 1545 titulado “Contra el pontificado romano fundado por el diablo”, llama al Papa “infernalísimo”.

-A raíz de las sangrientas persecuciones de Enrique VIII contra los católicos ingleses, Lutero escribe a Melanchton: “Es lícito encolerizarse cuando se sabe qué especie de traidores, ladrones y asesinos son los Papas, sus cardenales y legados. Le complacería a Dios que varios reyes de Inglaterra se empeñaran en acabar con ellos”. E invita a “agarrar” al Papa a los cardenales y a toda la pandilla de la Sodoma romana y lavarnos las manos con su sangre” (20).]

 Lutero ha hablado. A 500 años de su hazaña, sus frases siguen resonando en nuestra alma y provocan el mismo dolor que entonces.

 

7.- EL SUICIDIO DE LUTERO

“Las actuales biografías de Lutero están más que edulcoradas. A penas hacen referencia hacia los últimos momentos de su vida o, peor aún simplemente mienten sobre él. Durante mucho tiempo en el Mundo Católico no sólo se sabía sino que se explicaba con toda naturalidad el trágico final de Lutero. Luego las cosas cambiaron y como quien da una orden misteriosa, se dejó de hablar del triste final de Lutero.

Los datos de la época no dejan lugar a dudas. Tras una opípara cena (a Lutero le podía la gula y sus cenas, especialmente en los últimos años, acababa ebrio) se acabó suicidando. Así queda atestiguado convenientemente por su criado personal llamado Rudtfeld. En 1606,  Sédalius publicó su testificación. Otros muchos escritores y estudiosos escribieron sobre el asunto. Todos coinciden en que Rudtfeld encontró a su amo Martín Lutero colgado de uno de los postes de su cama. Lo atestiguan Audin, en su Vide de Lutero; Lorrenz en El fin de LuteroHosius, Juan Harén, Lorenzo Surius, Tomás Malvendra, Teodoro Pevtrejus, el sabio alemán Majunke, Manhart, y un largo etcétera.

Como apoyo a estos testimonios hay infinidad de datos que dan consistencia al hecho. Son concluyentes los aportados en dos estudios: Martín Lutero, homicida y suicida, por el P. Luigi Villa, publicado en la Revista Chiesa Viva, nº 258, Brescia, Italia; y  Lutero,  del P. Pedro de I. Muñoz, en la revista Tradición Católica, nº 137, Barcelona. Siguiendo la exposición de Dom Licínio Rangel, OVS, podemos establecer que:

1.- Lutero tenía un temperamento extremamente mórbido y neurótico. Después de su revuelta contra la Iglesia, su neurosis alcanzó los límites extremos. Estudios especializados le atribuyen una “neurosis de angustia gravísima”, del tipo que lleva al suicidio (Roland Dalbies, en Angustia de Lutero).

2.-El suicidio de Lutero es afirmado tanto por católicos como por protestantes. Este es el testimonio de su criado, Ambrosio Kudtfeld, que más tarde se hizo médico, y que hemos mencionado más arriba:

“Martín Lutero, en la noche que antecedió a su muerte, se dejó vencer por su habitual intemperancia, y en tal exceso, que fuimos obligados a cargarlo totalmente embriagado, y a colocarlo en su lecho. Después nos retiramos a nuestro aposento sin presentir nada desagradable. Por la mañana volvimos a nuestro patrón para ayudarlo a vestirse, como de costumbre. Pero, ¡qué dolor! Vimos a nuestro patrón Martín colgando de su cama y estrangulado míseramente. Tenía la boca torcida y la parte derecha del rosto oscura; el cuello morado y deformado. Ante tan horrendo espectáculo, fuimos invadidos por un gran terror. Corrimos sin demora a los príncipes, sus convidados de la víspera, para anunciarles aquel execrable fin de Lutero. Ellos quedaron aterrorizados como nosotros. Y luego se empeñaron con mil promesas y juramentos, que observásemos, sobre aquel acontecimiento, eterno silencio, y que colocásemos el cadáver de Lutero en su cama, y anunciásemos al pueblo que el ‘Maestro Lutero’ había imprevistamente abandonado esta vida”.

    

Este relato del suicidio de Lutero fue publicado en Amberes, en el año de 1606, por el sensato Enrique Sedalius (que también hemos referido más arriba). También el Oratoriano Th. Bozio, en su De Signis Ecclesiae del 1592, escribe que aprendió de un doméstico de Lutero que su señor fue encontrado ahorcado de las columnas de su lecho. También el Dr. G. Claudin, en la Cronaca Medica (1900, p. 99) ha publicado el texto de esa “deposición” del doméstico, de la cual he aquí lo esencial:

«Por la gloria de Cristo, yo revelaré a plena luz lo que vi y anuncié a los príncipes de Elsleben: Martín Lutero se dejó llevar por sus inclinaciones, de tal modo que debimos llevarlo en estado de completa ebriedad y ponerlo en el lecho… A la mañana siguiente, yendo a mi señor para ayudarlo a vestirse, lo encontré, ¡oh dolor! A él, mi señor, ahorcado en su lecho, literalmente estrangulado. Fui a avisar a los príncipes que me hicieron jurar no hablar a nadie acerca de este suceso».

3.-Dos médicos comprobaron los síntomas de suicidio relatados por su criado Kudtfeld. Fueron ellos Cester y Lucas Fortnagel. Las informaciones de este último fueron publicadas por el escritor Jacques Maritain, de confianza para los más progresistas, en su libro  Los Tres Reformadores. En esa obra el autor ofrece también una impresionante lista de amigos y compañeros de Lutero que se suicidaron.

Fuentes:

  • http://ec.aciprensa.com/wiki/Mart%C3%ADn_Lutero
  • https://es.wikipedia.org/wiki/Mart%C3%ADn_Lutero#Su_vida_mon.C3.A1stica_y_acad.C3.A9mica
  • http://www.biografiasyvidas.com/biografia/l/lutero.htm
  • (1) Obras de Lutero [LW], Vol. 13, 61-62
  • (2) Charlas de sobremesa, Weimar, Vol. 1, Pg. 487. Cf. Table Talk, No. 963.
  • (3) Charlas de sobremesa, Trishreden, edición Weimer, tomo 2, pág 107.
  • (4) De Servo Arbitrio ‘ , 7, 113 ss., citado por O’Hare, en “Los hechos acerca de Luther, Libros TAN, 1987, pp. 266-267.
  • (5) Charlas de sobremesa, Table Talk, 2397b.
  • (6) Erlangen Vol 29, Pg 126….
  • (7) Denifle de Luther et Lutheranisme, Etude Faite d’après les fuentes de Traducción de J. Paquier (París, A.  Picard, 1912-1913), tomo III, p. 364).
  • (8) De Wette 4, 188
  • (9) Comm anuncio GALAT, p.310…
  • (10) Charlas de sobremesa Trischreden, Wittenberg Edición, Vol. VI., P. 160.
  • (11) De Denifle Luther et Lutheranisme, Etude Faite d’après les fuentes. Traducción de J. Paquier (París, A. Picard, 1912-1913), Vol. III, pg. 47).
  • (12) De Denifle Luther et Lutheranisme, Etude Faite d’après les fuentes. Traducción de J. Paquier (París, A. Picard, 1912-1913), Vol. II , pág. 128).
  • (13) Desde el ensayo,” esclavitud de la voluntad ”, Martin Luther:.. Selecciones de sus escritos, editado por Dillenberger, Anchor Books, 1962 p 190…
  • (14) De servo arbitrio, contra el libre albedrío del hombre.
  • (15) Charlas de Sobremesa Trischreden, Weimer VI, 143, 25-35.
  • (16) ” Deje que su pecado sea fuerte, “del Proyecto Wittenberg; ” El Segmento de Wartburg”, traducido por Erika Flores, a partir del Dr. Martin Luther Saemmtliche Schriften, Carta Nº 99 1 de agosto de 1521. – Denifle Luther et Lutheranisme, Etude fAITE d’après les fuentes. Traducción de J. Paquier (París, A. Picard, 1912-1913), vol. II, pág. 404 . (Enders, “Briefwechsel”, III, 208
  • (17) J. Dollinger, La Reforme et les resultantes qu’elle a produits. (Trad. E. Perrot, París, Gaume, 1848-1849), Vol III, pág. 248
  • (18) http://santotomasdeaquino.com.mx/wp/2015/11/el-odio-a-la-santa-misa/
  • http://adelantelafe.com/otono-caliente-bergoglio-la-pasion-la-iglesia/
  • http://500reforma.org/
  • [(19) S. Francisco de Sales, “Meditaciones sobre la Iglesia” (Controversias) P. II, c.1,4.]
  • [(20) “Propos de Table”, nº 1472, ed. De Weimar II, 107]
  • [Fuente sobre vida y final de Lutero: http://www.chiesaviva.com/lutero%20omicida%20e%20suicida/lutero%20homicida%20y%20suicida.pdf] De Javier Barraycoa

 

8.- APÉNDICE

→Lutero antisemita.

En 1543, Lutero publicó Sobre los judíos y sus mentiras, (principal obra antijudía) en la que llega a afirmaciones como que los judíos son un pueblo «abyecto y despreciable, es decir, no un pueblo de Dios, y su jactancia de linaje, su circuncisión y su ley deben ser considerados sucios»;13 están manchados con «las heces del diablo (…) en las que se revuelcan como cerdos».14 La sinagoga es una «novia impura, sí, una ramera incorregible, una mujerzuela impía».15

Lutero propugna que las sinagogas y escuelas rabínicas sean pasto del fuego, sus libros de oración destruidos, que se prohíba a los rabinos predicar, que sus casas sean arrasadas y sus propiedades y dinero confiscados. No se les debe mostrar ninguna piedad ni misericordia,16 ni facilitar protección legal alguna,17 y «estos infectos gusanos venenosos» deben prepararse para el trabajo forzado o la expulsión definitiva.18 En este libro Lutero parece incluso preconizar su asesinato, cuando escribe: «Seremos culpables de no destruirlos».

Se sabe que los nazis autores del Holocausto de la 2ª Guerra Mundial, aprendieron de Lutero el odio a los judíos.

→Contra los campesinos, se muestra sanguinario.

Durante la guerra de los campesinos de 1524, Lutero apoyó a las autoridades feudales para que mataran indiscriminadamente a los campesinos hambrientos y desobedientes. En su predicación decía:

-“Contra los asesinos y ladrones campesinos, en esto mojo mi pluma en sangre”. [LM180], y “llamo a los príncipes a matar a los ofensivos campesinos como perros rabiosos, a apuñalarlos, a estrangularlos y destruirlos como mejor puedan y así recibirán los príncipes la promesa del cielo.” [SL44]

Lo que entonces escribí lo vuelvo a escribir ahora: que nadie tenga misericordia de los campesinos contumaces, obstinados y obcecados, que no se dejan decir nada; el que pueda, y como pueda, que les pegue, los hiera, los degüelle, los muela a palos como a perros rabiosos, […] con el fin de conservar la paz y la seguridad. […] El burro pide palos y el pueblo quiere que se le gobierne con fuerza; esto lo sabía muy bien Dios y, por eso, puso en manos de la autoridad no la cola de zorro, sino una espada”.             

(Martin Lutero. Carta sobre el duro librito contra los campesinos. 1525)

Sus consejos fueron literalmente seguidos. Las peleas se transformaron más en masacres que en batallas y los pobres campesinos fueron asesinados como animales en el campo.

→Contra las mujeres.

Lutero se casará con la ex-monja Katherina von Bora con quien tendrá varios hijos. No obstante tendrá una opinión muy peyorativa respecto a las mujeres. En una predicación sobre las embarazadas decía:

Déjennos tener su hijo y hagan lo que puedan; si mueren: benditas sean porque seguramente morirán en la noble labor y de acuerdo a la voluntad de Dios… Han visto que débiles y enfermizas son las mujeres infértiles; aquellas bendecidas con muchos hijos son más sanas, más limpias y más felices. Pero si eventualmente se desgastan por tener hijos y se cansan y se mueren, eso no importa. Dejen que mueran pariendo, para eso están aquí.”

(Martín Lutero, Sobre la Vida Matrimonial, 1522)

 

A.M.D.G. V.M.

Encuentros Eucarístico Marianos

About the author

mm

Como Vara de Almendro

info@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

1 Comment

A %d blogueros les gusta esto: