Artículos Externos Destacado

UN SACERDOTE REVELA LAS ÚLTIMAS PALABRAS DEL CARDENAL CAFFARRA

Antonio Socci -7 septiembre 2017– Lo Straniero

 

En los últimos años, muchos católicos han mirado al Cardenal Caffarra como una de las pocas luces en la oscuridad actual.

Un sacerdote me confió que en los últimos días fue a decir al Cardenal de su angustia por los desastres que sufre en la Iglesia todos los días, mencionándole algunos incidentes.

El cardenal se echó a llorar, diciendo:

“El Señor no abandonará Su Iglesia. Había doce apóstoles, así que el Señor comenzará de nuevo con unos pocos. Imaginemos el sufrimiento de San Atanasio, que quedó solo para defender la verdad por el amor de Cristo, de la Iglesia y de los hombres. Debemos tener fe, esperanza y fortaleza. “

El sacerdote me confió: “El cardenal estaba muy triste, pero me transmitió tanto valor y amor por la Iglesia”.

La referencia de Caffarra a San Atanasio se refiere al momento más oscuro de la historia de la Iglesia, cuando los herejes arrianos tomaron el control de la Iglesia en el siglo IV.

Casi solo, la voz del obispo Atanasio se elevó a la defensa de la verdad católica. Fue excomulgado por el Papa y exiliado cuatro veces.

Pero poco después, la Iglesia regresó a la fe verdadera y posteriormente canonizó a Atanasio proclamándolo Padre y Doctor de la Iglesia.

El sacerdote que habló con los cardenales repitió que estaba muy triste. Uno podría pensar que murió de un corazón roto . Ciertamente, en el secreto de la oración, había ofrecido a Dios su vida por este pobre y perdido cristianismo.

Estaba seguro de que en el mundo y en la Iglesia, el Señor ganaría al final. Así, en los últimos años, se descubrió que era el protagonista de una poderosa defensa de la fe católica y de los sacramentos frente al Amoris Laetitia del Papa Bergoglio .

En este testimonio, fue consolado por las palabras proféticas que había recibido años atrás de Sor Lucía de Fátima en una carta en la que le escribió que “la batalla final entre Dios y Satanás será sobre el matrimonio y la familia”.

Esta historia, además de revelar a todos su sabiduría, su fe y su valor, también arrojan luz sobre su profunda humanidad.

Tengo un recuerdo personal de esto. Fue el 15 de agosto de 2010, la fiesta de la Asunción. Mi hija Catalina acababa de despertar de un coma y fue admitida en la “Casa de los Despertares” en las colinas boloñesas.

Para nuestra sorpresa, ese día, vimos al cardenal Carlo Caffarra, arzobispo de Bolonia, llegar al calor intenso, a su manera humilde y sencilla.

Había venido a ver a Catalina, cuya situación había seguido, (estábamos en contacto indirecto) y se quedó con nosotros todo el día.

Estaba vestido como un simple sacerdote. También fue a saludar a todos los que estaban enfermos, así como a sus familiares . Un verdadero hombre de Dios.

Hasta entonces, lo conocía como un teólogo muy robusto, amigo y colaborador de Juan Pablo II y de Benedicto XVI, que lo apreciaban tanto.

Pero ese día, en ese lugar de dolor y esperanza, le encontré un verdadero padre. Su humanidad y su sabiduría paternal me impactaron, y lo encontré de nuevo en su última misión para la Iglesia.

Antonio Socci
Artículo original Lo Straniero

Traducido para Como Vara de Almendro

About the author

mm

Como Vara de Almendro

info@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: