“¡Ay de quien trabaja esperando el pago del mundo!, el mundo es mal pagador y paga siempre con la ingratitud. Trabaja por amor a Jesucristo”. “Trabaja por el Señor, el paraíso lo compensa todo”.

San Juan Bosco