Actualidad Nuestros Artículos

NO MOLESTAR

mm
Written by Rafael Ordóñez

El asunto viene de lejos pero siempre parece recrudecido a tenor de los evangelios proclamados en las últimas semanas. En la mayoría de las parroquias católicas lleva demasiado tiempo colgado el cartel de “No molestar”. Es como una voz de mando, como una consigna multiplicada cien mil veces, como una orden. Los párrocos la cumplen a rajatabla. Y la cosa es muy sencilla: Se trata de no hablar del infierno, del pecado y del juicio final. Decenas de veces aparecen en la Sagradas Escrituras estas realidades, pero nuestros párrocos no quieren molestar a nadie, no desean que los feligreses se vayan a casa con mal sabor de boca. Temen que hablando de estas verdades dogmáticas el personal se asuste y no vuelva por allí.

Yo creo que estamos ante una de las mayores claudicaciones de la Iglesia ante el mundo. En su desastroso y suicida afán de asimilarse, de amoldarse, de caerle bien al mundo la Iglesia ha renunciado a tantas cosas que ya son imposible siquiera de enumerar. Pero las tres anteriormente referidas son clamorosas. Confieso que algunos domingos acudo a Misa con una curiosidad pelín malsana. Como llevo las lecturas leídas y digeridas antes de acudir al templo, me pregunto con expectante interrogación cómo va  a salir mi párroco del envite que le propone el Evangelio del día que habla de condenación eterna, de cizaña cortada y echada al fuego, de juicio final en el que se apartará a las ovejas y a las cabras, etc… Pues salen. Lo consiguen. Yo creo que se han entrenado concienzudamente, ellos personalmente o en los seminarios. No es fácil y es de gran mérito hablar quince o veinte minutos del Evangelio de la cizaña y no hablar de la siega y lanzamiento de esta al fuego, por ejemplo. O hablar del juicio final sin hablar del juicio final. Esto no es nada fácil. Hagamos cualquiera la prueba de hablar un cuarto de hora sobre un tema cualquiera sin hablar de ese tema. Parece realmente imposible. Pues son capaces. Tiene mérito. Hay que estar realmente entrenado.

Este mandato de “no molestar” está por supuesto extendido al confesionario. No te preocupes, no te agobies, todo se andará, las personas somos así de imperfectas, Dios nos entiende. Total para qué volver. Hagas lo que hagas ya sabes que Dios te entiende, que somos débiles y que poco a poco iremos mejorando con el solo caer de las hojas del almanaque. No molestar al mundo, no molestar a la feligresía, no molestar a nadie. En esa están sacerdotes y obispos por cientos. De estos últimos la mudez es la característica más compartida hoy. Mudos ante el pavor que les produce salir en un periódico de quinientos ejemplares de tirada por cualquier motivo. Si es en internet ni te digo. Se descomponen. Y si sienten el aliento de partidos y organizaciones anticatólicas en el cuello, entonces ya se descomponen y son capaces de tatuarse el “no molestar” en la frente en los brazos y en el pecho con tal de que los dejen tranquilos.

Leer este artículo y después leer a San Pablo y su enumeración de desgracias, azotes, frio, hambre, sed, naufragios y repudios mil por el Nombre de Cristo es un ejercicio no recomendable. Puede uno decir que el apóstol exagera o que sus sucesores pertenecen a cualquier cosa menos a la Iglesia que el contribuyó a cimentar. Estamos ante una situación en la que esta Iglesia se ha sumado a los conceptos imperantes de “light”, “soft”, “smooth”, 0,0%, “low cost”. Sin colorantes ni conservantes, sin grasas, sin colesterol, sin gluten, sin nada. Mejor así, sin nada que contar los domingos esos en los que la Palabra de Dios nos recuerda que habrá un juicio, que no es lo mismo ser bueno que malo, que no da igual cumplir o no cumplir los mandamientos. Hasta la sociedad tiene una justicia que trata de ser ejemplificadora, que procura restituir el mal producido, que condena al que conculca las leyes establecidas. En la Iglesia, no. Sólo palabras empalagosas, buen rollito, sed buenos, y que seáis felices este fin de semana. Y de la cizaña, ¿qué, padre? Anda, hijo, no seas triste, retorcido y carca. Misericordia a espuertas, mucha misericordia. Eso sí, rebajadita, de saldo, liquada.

Rafael Ordóñez

About the author

mm

Rafael Ordóñez

Médico ginecólogo católico. Casado desde hace 37 años. Columnista de Huelva Información desde 1997. Durante ocho años lo fue en La Opinión de Málaga.

.

Deja un comentario

4 Comments

  • Lo consiguen y bien que lo consiguen, yo también voy con curiosidad malsana a ver lo que dicen, y salen del paso pero perfectamente, porque si anteriormente ha habido una noticia de corrupción ¡eureka! ya está! la cizaña. Lo de la red barredera, ese comentario lo han sacado de internet en comentarios a lecturas del evangelio, ¡que Dios cuando nos quita los peces malos (son los errores que no pecados) y nos deja los buenos). Y como ahora ya tienen repertorio gratis, la iglesia en salida, la atención a los refugiados, el chismorreo, que nos creemos perfectos porque estamos en misa, ahora bien, señor mío, el infierno no existe para el común de los mortales, sólo queda un resto infernal con un Lucifer por allá en alguna galaxia, para los corruptos, los mafiosos, los fabricantes de armas y los que las trafican. Así que todos tranquilos.

  • Gracias Don Rafael por sus sabias reflexiones. Muy necesarias. Ojalá no uno, sino MUCHOS SACERDOTES las lean y tomen buena nota. Porque no es ninguna broma. Como no fue ninguna broma lo que le ocurrió a este sacerdote, Steven Shire, que dio su testimonio en el programa de televisión de EWTN de Madre Angélica, y que ahora les dejo un breve resumen de tres minutos. Vale la pena escucharlo: https://www.youtube.com/watch?v=xeNmFj1pGYY

  • soy colombiana , gracias doy a Dios por el programa CAFE CON GALAT , sin el estuviera perdida como el ciego guiado por otro ciego. Gracia a COMO VARA DE ALMENDRO y otros valientes en la FE, podemos informarnos de lo que acontece en nuestra amada IGLESIA CATOLICA, me sorprende no encontrar un solo SACERDOTE que oriente a las almas destinadas a la salvacion, por ignorancia cuantas estan en peligro de perderse. EL TIEMPO APREMIA y los signo se estan viviendo. SIGAN ADELANTE CON LA BENDICION DE DIOS Y LA GUIA DEL ESPIRITU SANTO. Lei la respuesta que dio MONSERRAT a Felipe Gomez , OPORTUNA , ojala muchos la lean, porque este querido hnito sale con unas cosas que CONFUNDEN Y DESORIENTAN. Desafortunadamente algunas personas siguen al hombre y no a DIOS. BENDICIONES. PRECIOSISIMA SANGRE DE JESUS SALVANOS A NOSOTROS Y AL MUNDO ENTERO.

A %d blogueros les gusta esto: