Actualidad Nuestros Artículos

Impotencia y vergüenza ajena. ¡Malos pastores, dejen de escandalizar a las ovejas!

No pensaba escribir sobre este tema, la verdad. Me da vergüenza ajena y me duele infinitamente que haya pastores que lleven una vida tan horrenda y encima tengan la soberana indecencia de mostrarla públicamente. Con ello lo único que hacen es desfigurar el rostro de la Esposa de Cristo y lograr que muchas personas que no tienen fe o que dejaron de creer por algún escándalo, se ratifiquen más en su postura. Y lo que es peor, ensucian y embarran a los hermanos sacerdotes que viven una vida casta y que trabajan por el Reino de Dios, dando lo mejor de si mismos y llevando una vida santa. Si escribo estas líneas es precisamente pensando en estos humildes y buenos trabajadores de la Viña del Señor. Fuera de mi intención dar cobertura a noticias tan nefastas como estas.

Y ¿por qué entonces escribir sobre el “cura del condón”? Me escribe un joven mexicano muy entristecido con la noticia y que a su vez le ha escrito una carta abierta al sacerdote en cuestión. La carta es digna de que se publique, pues dice lo que los católicos de bien pensamos.  También este muchacho me hace llegar una segunda carta que le ha enviado a quien corresponde para poner orden  en la diócesis donde está incardinado dicho sacerdote, reclamando su dimisión.  Ambas las publico más abajo.

Al leer la carta abierta al padre Herrera, veo como aún hay esperanza en la iglesia. Aún tenemos jóvenes íntegros que entienden lo que es pecado y lo que no lo es, cosa que por desgracia estamos viendo que no sucede con algunos sacerdotes. 

Si escribir sobre esto es doloroso, también lo es el ver como el mal se infiltra cada vez más por todos lados y como estas tristísimas noticias ocupan a muchas páginas que leen miles de personas, creando en ellas, como dije más arriba, la sensación de que “Todos los curas son iguales”. No es justo, y en justicia denunciamos, en justicia alzamos la voz para decir que hay muchos sacerdotes santos, en justicia gritamos que basta ya de escándalos y pésimos ejemplos. Si malo es que un sacerdote entre muchos haga uso del preservativo y tenga relaciones indiscriminadas cuando se comprometió a vivir en total castidad, peor es que se muestre a los medios  tal cual vive dando por “normal y fuera de pecado” lo que está descrito como tal en el decálogo. ¡Basta ya! ¿Cuántos más escándalos tendremos que ver o escuchar? ¡Queridos sacerdotes que vivís en pecado, este no es el camino que Dios quiere que viváis! Este es un camino que os abre las puertas del infierno, llevando tras de vosotros a muchas almas inocentes.

Les dejo ahora la carta abierta que me manda el joven laico comprometido con nuestra Iglesia. Una carta que dudo que le llegue al sacerdote en cuestión, pero por lo menos desde nuestra página la queremos publicar para dar testimonio y para denunciar públicamente que todo lo que dice este pobre sacerdote es un escándalo. Si cada escándalo en la Iglesia se denunciara, otro gallo nos cantaría.

Aquí el texto de la misma:

 

Carta Abierta al “Padre” Tomás Herrera Seco

 
“Ay de aquel que haga pecar
a uno de estos inocentes que creen en mío,
más le vale que se ate una piedra de molino al cuello
y se lance al mar”
Mt. 18, 6

Estimado Señor Tomás:

No lo conozco, soy un joven, seglar comprometido de 25 años de edad de la Ciudad de Mexicali, por la gracia de Dios, con la experiencia de haber tenido formación en el seminario Diocesano. He querido escribirle estas líneas, después de haber visto su penosa charla en un programa radiofónico. Y recalco “penosa”, porque ese pensamiento no es digno en absoluto de un Ministro de Cristo, que ha sido llamado al inmerecido don de la Vocación Sacerdotal, sino más bien, es el pensamiento de una persona mundana, a la que el demonio tiene abierta entrada, más de un protestante, pero que tristemente ha sido de un Sacerdote que a semejanza de Judas ha traicionado a su Señor.
Usted ha dicho: “Yo me siento muy libre de no tener vergüenza de verme con quien sea, del género que sea, yo apoyo tanto a personas gay, políticos, en mi vida personal me mantengo con mucha estabilidad, pero yo viajo y si hay necesidad de echar una partida la echo. Yo siempre llevo mi condón preparado por si viene al caso y porque una canita al aire a nadie le viene mal si te da estabilidad emocional”. Sinceramente, su actitud no es de libertad, sino de esclavitud, pero… ¿esclavo de qué? De sus pasiones desordenadas, alejadas de toda libertad de los hijos de Dios que nos insta en el Evangelio. La Iglesia, nuestra Madre, nunca ha dicho que se les retire el apoyo a los homosexuales, pero como Madre, tiene normas que exigir, por amor a ellos, y por su bien y verdadera libertad, no para solapar sus malas acciones.
Usted ha expresado también llevar un condón por si el caso. Ciertamente, usted, como Ministro Consagrado que se supone que es, no debería ni siquiera de portarlo por ningún motivo, es consagrado y debe dar testimonio en lo privado y en lo público. Pero es indignante, triste y decepcionante que un supuesto sacerdote se exprese al decir: “UNA CANITA AL AIRE A NADIE LE VIENE MAL”. Perdóneme por las palabras que le diré, pero ¿está usted en una inestabilidad mental?
¿Con que lengua usted exhorta en el ambón la Palabra de Dios a vivir los Mandamientos, cuando de su boca no han salido sino porquerías indignas de un Sacerdote? En lo personal, es un Sacerdote decepcionante, le respeto y siento compasión por usted, pero de ninguna manera le aplaudo ni le solapo semejante atrocidad. Ya Nuestra Iglesia está bastante lastimada, como para sufrir más llagas y guardar más basura clerical con testimonios demoníacos de Sacerdotes. ¡Basta ya! ¡Basta! Lo digo, lo grito como hijo de la Iglesia. No somos santos, estamos en proceso y en camino de santificación, y los Laicos, necesitamos verdaderos Pastores que den Ardiente Testimonio de la Caridad del Corazón de Jesús, no de la arrogancia infeliz de satanás, destructor de la Obra de Cristo.
En su Curriculum según se ha dicho, lleva “trabajando” en temas de moral y ética con el Gobierno del Estado de Sonora, pero… ¿Es que acaso tiene usted ética y moral al ofrecer esas declaraciones? ¿Tiene de verdad una vida espiritual siendo sacerdote, ejerza o no el Sagrado Ministerio? Como nos recita el Evangelio: “Más le valdría atarse una roca de molino al cuello y tirarse al mar”. Por su incoherencia. Ha alcanzado una formación intelectual sólida tal vez, pero ciertamente, en el Ministerio Sacerdotal, siento, y es una opinión muy personal, no ha entendido el grado de responsabilidad que representa el Orden Sagrado, ni ha entendido que representa a Cristo. La intelectualidad no quita la incapacidad espiritual, ni nos hace más o menos agradables o dignos a los ojos del Señor Jesús.
Más le valdría a usted señor, renunciar definitivamente a la “sotana” y a celebrar profanamente los Sagrados Misterios, dejando el sacerdocio, dedicándose a los asuntos del mundo. Haría menos daño a la Iglesia. ¡No necesitamos malos Ministros! ¡Necesitamos Pastores verdaderamente según el Corazón de Cristo!
Solo me resta decirle que oro por usted para que verdaderamente lo ilumine el Espíritu Santo, porque con semejantes declaraciones dudo mucho que sea Él quien le inspire, sino un espíritu muy pernicioso. Y le digo como seglar comprometido: ¡Ya no dañe más a la Iglesia! Por honor del amor, pero por un falso amor, nos abrimos al dios modernidad, el erotismo, el hedonismo, y podemos ser capaces de proferir palabras que no ayudan a edificar, sino a causar escándalo, como usted lo ha hecho.
Dios lo bendiga. 
Seguidamente la carta  pidiendo la suspensión de dicho sacerdote a las autoridades pertinentes.
*
Mexicali, B.C., a 22 de Julio de 2017
Memoria de Santa María Magdalena
Asunto: Petición de Suspensión al
Pbro. Tomás Herrera Seco

Excelentísimo y Reverendísimo Señor
D. Ruy Rendón Leal
Arzobispo Metropolitano de Hermosillo
P R E S E N T E. –

Estimado Padre en Nuestro Señor:

Reciba un cordial saludo, pidiendo al Señor Jesús, Buen Pastor, por Intercesión de Nuestra Madre Santísima, Nuestra Señora de Guadalupe, le bendiga y fortalezca en su Ministerio Pastoral, al cuidado y la santificación de la Iglesia que peregrina en Hermosillo.

Como es por muchos fieles cristianos conocido, el lamentable hecho, declaraciones y testimonio que ha dado el señor Tomás Herrera Seco, Presbítero Diocesano bajo su Jurisdicción Eclesial, en un programa radiofónico, donde abiertamente ha hecho comentarios poco dignos de un Sacerdote Católico que abierta y ampliamente lastiman los más sensibles sentimientos de los Fieles Comprometidos, principalmente, que buscamos ser testimonio, sal y levadura del fermento del Cuerpo Místico de Cristo. Pero más aún, daña a los cristianos, que alejados de la Vida de la Iglesia, de Piedad y de los Sacramentos, gracias a estos testimonios se alejan cada vez más en el secularismo, y son presas abiertas de los enemigos de la Fe.

Es doloroso palpar el cinismo con el cual se ha atrevido a hablar este “sacerdote” indisciplinado, como si solamente se viera comprometida su integridad personal, pero no, se compromete la integridad de toda, absolutamente toda la Iglesia que Peregrina en México, Tierra de Fe, Tierra de Amor a Cristo Rey y Santa María de Guadalupe, Tierra Fecundada por la mucha Sangre derramada por Sacerdotes, que prefirieron derramarla por Cristo, antes que serle infieles y violar la sacralidad de su Investidura Sacerdotal. Con el corazón de Hijos de la Iglesia, gritamos y hacemos saber a Su Excelencia Reverendísima: ¡Dan vergüenza estos pésimos testimonios sacerdotales! Y no solo pedimos, exigimos, se haga efectiva la Normativa que establecen los Sagrados Cánones del Derecho Canónico en los numerales 1395, 1, que establece: “El clérigo… que con escándalo permanece en pecado externo en contra del sexto Mandamiento del Decálogo deben ser castigados con suspensión… hasta la expulsión del Estado Clerical”.

Abiertamente lo decimos: ¡La Iglesia No necesita este tipo de Pastores, ya bastante lastimada está con otros tantos ejemplos que se pueden citar! ¡Dadnos Pastores según el Corazón de Jesús, no ministros según el corazón mezquino de Satanás! La Misión del Sacerdote, no es escandalizar a las almas, ni mucho menos perderlas con estos testimonios, sino ser verdadera fuente de virtud y de edificación. Son seres humanos con caídas y errores, sí, son de carne y hueso como cualquiera de nosotros, más sin embargo, desde el comienzo conocen y saben cuál es el destino, la meta y el deber a que han sido llamados.

Cínica y descaradamente, ha tenido el atrevimiento de “aclarar” en una entrevista al Informativo “El Imparcial”, que su mal habidas declaraciones, no han sido sino en “tono de broma y sacadas de contexto”. Decimos nosotros… ¿Verdaderamente este mismo señor, cree sus palabras? ¿De verdad existe sinceridad en su boca, después de haber proferido, sino basura? O peca de cinismo o de ignorancia, ¡qué poca coherencia de parte de este sacerdote! Que merece una verdadera llamada de atención por parte de Su Excelencia y la pena Canónica justa de la Suspensión y el Abandono del Ministerio Sacerdotal, como si lo que ha hecho fuera una actitud digna y merecedora de Celebrar Públicamente los Sagrados Misterios, especialmente, el Santísimo Sacrificio de la Eucaristía. Los fieles necesitamos el Auxilio Espiritual de la Sagrada Eucaristía, pero es un grave pecado que el Sacerdote Celebre indignamente el Oficio de Cristo Sacerdote y Víctima. Cristo, el Señor, se merece siempre lo mejor y lo más digno, no migajas y miserias de sus hijos muy amados, los sacerdotes.

Ha declarado el sacerdote, mantener su Obediencia al Celibato y a la Castidad que se le exige. ¿Realmente es cierto esto? Pecaremos quizá al dudarlo abiertamente, y el señor Tomás Herrera no nos ha dado ningún motivo para creer lo contrario después de semejante espectáculo. Pedimos por este “sacerdote”, más por amor a la Iglesia, No necesitamos más consagrados como él.

Acudimos a Su Excelencia, Don Ruy Rendón, siendo que es un Sacerdote de su Jurisdicción Eclesiástica, lo pedimos humilde y reverentemente como Hijos de la Iglesia, pero también, bajo la libertad y el ejercicio que nos reconocen los Sagrados Cánones del Derecho Eclesial, Exigimos la reducción al Estado Laical al señor Tomás Herrera Seco. En virtud a la venia Pastoral que le ha conferido la Santa Sede Apostólica como Primado de la Arquidiócesis de Hermosillo. Apelamos a su Pastoreo, como Padre y Responsable de la Edificación del Pueblo de Dios. La Iglesia necesita Pastores, no lobos, ni asalariados que vengan y maten a las almas.

Agradecemos la atención prestada a estas líneas, mientras le ratificamos nuestras oraciones, y pedimos de rodillas su Bendición Apostólica. Muchas Gracias.

Sinceramente.

_______________________________

C.C.P. Señor Tomás Herrera Seco
C.C.P. Emmo. Sr. D. José Francisco Robles Ortega, Cardenal Arzobispo de Guadalajara,
Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano.
C.C.P. Excmo. Sr. D. Franco Coppola, Nuncio Apostólico en México.

Como ven, aún hay esperanza en nuestra Iglesia, con jóvenes como Mauricio. Roguemos para que Dios envíe obreros a su mies, obreros con ganas de servirle y de salvar almas. Obreros fieles y cumplidores a los que Dios hará entrar en el Banquete Eterno. Y roguemos mucho por los malos pastores, para que dejen de escandalizar a los fieles y con la ayuda de Dios puedan cambiar de vida y salvarse.
Montse Sanmartí

About the author

mm

Montserrat Sanmartí Fernández

Católica. Casada y madre de 10 hijos. Implicada desde 2009 en la defensa de la vida a través de CIDEVIDA. Delegada de Sanación Postaborto en el Viñedo de Raquel en España. Escribo por vocación como inquietud de llamada interior y deseando cumplir desde mi pequeñez el mandato que Cristo nos dio: "Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a toda criatura". Ya no hay excusas. Se puede evangelizar en todo el mundo, sin movernos de nuestra casa. Todo sea a mayor gloria de Dios y salvación de las almas.
montse.sanmarti@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: