Actualidad Nuestros Artículos

Comunicado de Mons Aguer: ¿HAY LIBERTAD RELIGIOSA EN LA ARGENTINA?

Una parte importante de los lectores que visita nuestra página es de nuestra muy querida y estimada Argentina. Lo dicen las estadísticas de la página. Nada menos que un 13,9% de nuestros lectores es de este extraordinario país. Hoy me escribe uno de ellos para preguntarme si puedo analizar una noticia importante cuyo protagonista es Monseñor Héctor Aguer, arzobispo de La Plata. Este lector me hace llegar el siguiente comunicado de Monseñor.

Comunicado de Mons Aguer: ¿HAY LIBERTAD RELIGIOSA EN LA ARGENTINA?

El Presidente de la Nación, Ing. Mauricio Macri, ha presentado a consideración del Congreso Nacional un Proyecto de Ley de Libertad Religiosa, sigilosamente elaborado en la Secretaría de Culto del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. La consulta previa a la Iglesia Católica, según me he enterado accidentalmente, FUE restringida a la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina, la cual no habría expresado objeciones. El proyecto no fue conocido y discutido por todos los obispos, como debió haber sido, y no se requirió el voto de los mismos para manifestar al Estado una aprobación eclesial. Ignoro el tenor de la que se haya dado y si lo fue en nombre de la Iglesia. Estoy convencido de que si ese proyecto llega a convertirse en ley causará un daño considerable a la Iglesia Católica y a toda la sociedad argentina, que avanzará en el proceso de descatolización en curso y de consiguiente deshumanización. Lo que necesariamente el Estado Nacional debería aclarar es de qué libertad goza la Iglesia Católica, sus pastores y sus fieles, ante la imposición de las leyes y decretos inicuos que se han dictado en los últimos años, especialmente las disposiciones que destruyen el matrimonio y la familia y favorecen diversas perversiones como si fueran derechos inconculcables de las personas. Concretamente: ¿Se puede leer en público toda la Sagrada Escritura, incluyendo los pasajes en que se reprueban las aludidas conductas? ¿Se nos acusará de discriminadores, como ya lo han insinuado funcionarios de distinto nivel, si sostenemos públicamente la doctrina de la Iglesia? No sólo está en juego la libertad de expresión, sino expresamente la libertad de la Iglesia para predicar integralmente su doctrina. Los autores del proyecto de Libertad Religiosa deberían atender a estos dilemas, sobre todo si –como sabemos- son católicos, y están empeñados en un proyecto sesgado y finalmente dañino. La Masonería Argentina, como lo ha hecho con proyectos anteriores, ha publicado su parecer favorable. Me ha parecido oportuno, entonces, hacer públicos los siguientes textos: Mi intervención en la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina en la sesión del 2 de mayo de 2017. La carta que con esa misma fecha envié al Sr. Secretario de Culto de la Nación, Dr. Santiago de Estrada. Un estudio crítico del proyecto. Para que se advierta que hace muchos años se persiste en el mismo intento, incluyo la carta que en 2001 envié sobre el tema al entonces Secretario de Culto, Dr. Ernesto Padilla; en ella sugería modificaciones al texto con la intención de neutralizar, si era posible, sus peores efectos.

Que Nuestra Señora de Luján, Patrona de la Argentina, interceda por nosotros.

Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata
Académico de Número de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas

Como española que soy, no había profundizado en el contexto ni en la figura de Monseñor Aguer. Gracias a este comunicado que nos ha enviado este amable lector, me he puesto a indagar sobre su persona y está claro que se trata de un muy buen pastor de almas, valiente, certero en sus palabras, que llama a las cosas por su nombre y no teme ser rechazado por el mundo. Esta forma de actuar sabemos que tiene unas consecuencias. Decir la verdad hoy cuesta el sueño, las “amistades”, la posición, la honra, y si me apremian, hasta la vida. En un mundo donde todo se puede comprar con el dinero y la fama, hay santos pastores, fieles prelados y sacerdotes coherentes con su fe que no se arrodillan ante el dios Baal y prefieren ser como Juan Bautista, prefieren ser odiados y machacados antes que venderse por un plato de lentejas. Una de las noticias que leo para informarme sobre la persona de Monseñor Aguer me muestra enseguida de qué clase de persona estamos hablando y quién es este pastor de almas. Le persiguen en 2016 por hablar contra la fornicación, un pecado que parece que haya desaparecido en la mentalidad mundana y que se ceba de  gran parte de los mortales. La Virgen dijo a los tres pastorcillos en Fátima que los pecados que más almas llevan al infierno son los pecados de la carne. Eso lo dijo nuestra Señora en 1917, y no creo que haya cambiado para mejor este punto; estoy segura de que el declive de costumbres es muchísimo más acentuado hoy que a principios del siglo pasado. Pero hablar de ello hoy día puede acarrear duras molestias a quien lo haga, sino algo peor. Pueden ver un artículo sobre Monseñor siendo atacado por este motivo aquí.

Les dejo también el enlace de una página muy interesante que he encontrado donde se reúnen algunos de los documentos y escritos de Monseñor Aguer. Solo por el título de los mismos podrán intuir rápidamente que Monseñor no busca los halagos del mundo, solo busca ser un buen pastor de las almas a él confiadas por Dios. Pueden entrar aquí.

Mi reflexión final a todo lo dicho hasta aquí es que la Iglesia necesita pastores como Monseñor Aguer. Y hay algo que los hace inconfundibles. No es el olor a oveja con el cual muchos se han restregado y han terminado por ceder consintiendo con el pecado o la falsa misericordia, no. No se confundan. ¡Es el olor a Cristo! Es el odio y la saña con que son tratados por el mundo, uno de los mayores enemigos del alma que engaña a muchos con los halagos y falsedades que regala, pero que son humo vacuo. ¡Háganme caso! Si todo son parabienes para los que seguimos a Cristo es que algo no anda bien, porque Cristo no nos puede mentir. Si hay persecución y sufrimiento, vamos por buen camino. Recordemos las palabras que Él mismo nos dijo:

“11. Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. 12. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.”
Mateo, 5 – Bíblia Católica Online

“32. «Por todo aquel que se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos;”

Mateo, 10 – Bíblia Católica Online

“«No penséis que he venido a traer paz a la tierra. No he venido a traer paz, sino espada.”
Mateo, 10 – Bíblia Católica Online


“21. «Entregará a la muerte hermano a hermano y padre a hijo; se levantarán hijos contra padres y los matarán. 22. Y seréis odiados de todos por causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará.”
Mateo, 10 – Bíblia Católica Online

Les dejo al final de este escrito un vídeo extraordinario de una entrevista realizada  en 2004 a Monseñor Héctor Aguer, hablando claro y conciso sobre el tema de la sexualidad, el feminismo y la ideología de género. También es claro al posicionarse sobre el papel de la mujer en la sociedad actual y en la Iglesia. Un pastor que se hace eco, ni más ni menos, de lo que nos enseña el Señor en el Evangelio. Está claro que nuestro amigo lector que nos hizo llegar este comunicado de Monseñor Aguer nos ha mandado una importantísima noticia de la que nos congratulamos desde esta página. Esperamos que cunda el ejemplo. Mientras,  damos gracias a Dios por  regalarnos pastores como Monseñor Héctor Aguer, que guían y cuidan sin cansancio el rebaño para salvación eterna de las almas. 

¡SEÑOR, DANOS PASTORES SEGÚN TU CORAZÓN!

Montse Sanmartí

About the author

mm

Montserrat Sanmartí Fernández

Católica. Casada y madre de 10 hijos. Implicada desde 2009 en la defensa de la vida a través de CIDEVIDA. Delegada de Sanación Postaborto en el Viñedo de Raquel en España. Escribo por vocación como inquietud de llamada interior y deseando cumplir desde mi pequeñez el mandato que Cristo nos dio: "Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a toda criatura". Ya no hay excusas. Se puede evangelizar en todo el mundo, sin movernos de nuestra casa. Todo sea a mayor gloria de Dios y salvación de las almas.
montse.sanmarti@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

3 Comments

A %d blogueros les gusta esto: