Actualidad Nuestros Artículos

HOMENAJE EN REPARACIÓN A CRISTO-EUCARISTÍA EN EL DÍA DEL CORPUS CHRISTI

Antonio José Sánchez Sáez 

Hoy es jueves de Corpus Christi. ¡Bendito sea Dios! 

La festividad del Cuerpo de Cristo fue establecida por el Papa Urbano IV en el siglo XIII frente a las herejías que ya entonces circulaban en Europa y que negaban el dogma central de la Iglesia: la presencia real de Cristo en la Eucaristía, con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, bajo las especies eucarísticas del pan y del vino.  

Desde entonces se conmemora el octavo jueves después del jueves Santo, que corresponde al que sigue al domingo de la Santísima Trinidad. 

En España, desgraciadamente, en 1989 la Conferencia Episcopal Española tomó la decisión de trasladarla del jueves al domingo, lo que ha motivado que muchas procesiones hayan desaparecido y que otras hayan decaído en piedad y afluencia de fieles, al celebrarse en un domingo normal y debido también el daño que las competiciones deportivas y el resto de actividades lúdicas del fin de semana infligen a la devoción popular.   

Tristemente, lo mismo ha hecho Francisco en la Diócesis de Roma1

Allí donde las procesiones se han mantenido el jueves la devoción y la belleza de la celebración se han conservado, como ocurre en ciudades de Sevilla, Toledo o Granada. En Sevilla decimos: “Tres jueves hay en el año que relucen más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y Día de la Ascensión”. Y así es. 

Recordemos brevemente algunos párrafos de la maravillosa Bula Transiturus, del Papa Urbano IV, dada en Orvieto el 11 de agosto de 1264, con la que se instituyó la festividad: 

“Siempre que comemos este pan y bebemos de este cáliz anunciamos la muerte del Señor, porque dijo a los apóstoles durante la institución de este sacramento: «Haced esto en memoria mía», para que este excelso y venerables sacramento fuese para nosotros el principal y más insigne recuerdo del gran amor con que El nos amó. Recuerdo admirable y estupendo, dulce y suave, caro y precioso, en el que se renuevan los prodigios y las maravillas; en él se encuentran todos los deleites y los más delicados sabores, se gustan en él la misma dulzura del Señor y, sobre todo, se obtiene fuerza para la vida y para nuestra salvación. 

Es un memorial dulcísimo, sacrosanto y saludable en el cual renovamos nuestra gratitud por nuestra redención, nos alejamos del mal, nos afianzamos en el bien y progresamos en la adquisición de las virtudes y de la gracia, nos confortamos por la presencia corporal de nuestro mismo Salvador, pues en esta conmemoración Sacramental de Cristo está presente El en medio de nosotros, con una forma distinta, pero en su verdadera sustancia. 

 

 

Se ha dado, pues, el Salvador como alimento; quiso que, de la misma forma que el hombre fue sepultado en la ruina por el alimento prohibido, volviera a vivir por un alimento bendito; cayó el hombre por el fruto de un árbol de muerte, resucita por un pan de vida. De aquel árbol pendía un alimento mortal, en éste halla un alimento de vida; aquel fruto trajo el mal, éste la curación; un apetito malvado hizo el mal, y un hambre diferente engendra el beneficio; llegó la medicina adonde había invadido la enfermedad; de donde partió la muerte vino la vida. 

La generosa liberalidad se elevó a la altura de la necesidad y la caridad se igualó a la conveniencia, de forma que el Verbo de Dios, que es manjar y alimento de las criaturas racionales, hecho carne, se dio como alimento a las mismas criaturas, es decir, a la carne y al cuerpo del hombre. El hombre, pues, come el pan de los ángeles del que el Salvador dijo: «Mi carne es verdadero manjar y mi sangre verdadera bebida». Este manjar se toma, pero no se consume, se come, pero no se modifica, pues no se transforma en aquel que lo come, sino que si se recibe dignamente hace al que lo consume semejante a Él. ¡Excelso y venerable sacramento, amable y adorado, eres digno de ser celebrado, exaltado con las más emotivas alabanzas, por los cantos inspirados, por las más íntimas fibras del alma, por los más devotos obsequios, eres digno de ser recibido por las almas más puras!”. 

Recuerda el Papa Urbano IV que hay que acercarse a la Eucaristía dignamente, es decir, en gracia de Dios, si no queremos que el sacrilegio infligido a Cristo signifique para nosotros condenación eterna. Recuerda también que no somos nosotros los que asimilamos a Cristo Eucaristía a nosotros mismos cuando le comemos sino que es Cristo mismo el que nos asimila a sí mismo cuando le recibimos; y, finalmente, que este alimento es fuente de salvación y prenda de la Gloria eterna del Cielo para quien lo come. 

Lo mismo fue reiterado siete siglos más tarde por Pablo VI en su Encíclica Misterium Fidei3, escrita también en una época en que el modernismo, inoculado por el así llamado “espíritu del Concilio” asestando un golpe furibundo a la fe de la Iglesia y a sus dogmas. Así expresaba Pablo VI su honda preocupación por las herejías que se vertían en la segunda mitad del s. XX contra la presencia real: 

“Sin embargo, venerables hermanos, no faltan, precisamente en la materia de que hablamos, motivos de grave solicitud pastoral y de preocupación, sobre los cuales no nos permite callar la conciencia de nuestro deber apostólico. 

En efecto, sabemos ciertamente que entre los que hablan y escriben de este sacrosanto misterio hay algunos que divulgan ciertas opiniones acerca de las misas privadas, del dogma de la transustanciación y del culto eucarístico, que perturban las almas de los fieles, causándoles no poca confusión en las verdades de la fe, como si a cualquiera le fuese lícito olvidar la doctrina, una vez definida por la Iglesia, o interpretarla de modo que el genuino significado de las palabra o la reconocida fuerza de los conceptos queden enervados. 

En efecto, no se puede —pongamos un ejemplo— exaltar tanto la misa, llamada comunitaria, que se quite importancia a la misa privada; ni insistir tanto en la naturaleza del signo sacramental como si el simbolismo, que ciertamente todos admiten en la sagrada Eucaristía, expresase exhaustivamente el modo de la presencia de Cristo en este sacramento; ni tampoco discutir sobre el misterio de la transustanciación sin referirse a la admirable conversión de toda la sustancia del pan en el cuerpo de Cristo y de toda la sustancia del vino en su sangre, conversión de la que habla el Concilio de Trento, de modo que se limitan ellos tan sólo a lo que llaman transignificación y transfinalización; como, finalmente, no se puede proponer y aceptar la opinión, según la cual en las hostias consagradas, que quedan después de celebrado el santo sacrificio de la misa, ya no se halla presente Nuestro Señor Jesucristo. 

Todos comprenden cómo en estas opiniones y en otras semejantes, que se van divulgando, reciben gran daño la fe y el culto de la divina Eucaristía”. 

Lo mismo dijo años más tarde JPII en su maravillosa Encíclica Iglesia de Eucaristía, 2003 5, cuya lectura aconsejamos vivamente en el día de hoy. 

Estas doctrinas heréticas contra la presencia Real de Cristo en su Eucaristía siempre han existido dentro de nuestra Iglesia. El gnosticismo, el arrianismo o los albiguenses odiaban furibundamente este dogma, central en nuestra fe, al igual que luego Lutero y sus protestantes, al igual que los fariseos en tiempos de Jesús se mofaban de Cristo cuando predicaba esta doctrina abiertamente y sin metáforas. Recordemos el discurso del Pan de Vida, que hace rechinar los dientes a los demonios, a los masones, a los marxistas y, en general, a todo hijo del Demonio6

51 Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo.» 52 Discutían entre sí los judíos y decían: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?» 53 Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. 54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día. 55 Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. 56 El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. 57 Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí. 58 Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre.” (Jn, 6, 51-58) 

Desgraciadamente hemos visto cómo el ataque a la Eucaristía no ha cesado sino que, al contrario, se ha ido recrudeciendo, paulatinamente, en las últimas décadas. ¿Cómo lo han hecho?: 

  • quitando todos los elementos que nos hablan de la presencia real de Cristo en la Eucaristía: se dejó de repartir la comunión en la boca, para luego pasar a hacerla de pie y finalmente permitirla en la mano; para ello, se quitaron los reclinatorios que circundaban el altar, algo que se ha extendido ya casi al 100% de nuestras Iglesias, ante la pasividad de sacerdotes, hermandades y fieles;  
  • se quitaron los Sagrarios del ábside central, para esconderlo vergonzantemente en los laterales;  
  • se dejó de consagrar  coram Deum, sin que Sacrosanctum Conciliium así lo dijera, y la inmensa mayoría de los sacerdotes pasó a consagrar de espaldas a Dios, como quería Lutero7; el Card. Sarah, Prefecto del Culto Divino, en continuidad con BXVI, aconsejó a los sacerdotes el año pasado que consagraran de frente a Dios8. Le faltó tiempo a Francisco y a sus acólitos para desautorizarle9 y 10. 
  • Se quitaron las flores y ornamentos del altar, para que éste pareciera una simple mesa de banquete y la misa se reduzca exclusivamente a una comida muy alegre y festiva, al modo protestante, oscureciéndose el preeminente carácter sacrificial de la Eucaristía11;  
  • se quitaron los reclinatorios de los bancos de muchas Iglesias, para que los fieles no se pudieran arrodillar en la consagración; 
  • desaparecieron en muchas Iglesias las horas santas y las adoraciones nocturnas; 
  • se deja de hacer la genuflexión cuando se pasa delante del Sagrario; 
  • colas interminables para comulgar y apenas gente en el confesionario, porque al olvidar que la Eucaristía es una persona (divina) y no una cosa, cada vez hay menos conciencia de pecado, y todos se acercan a consumir a Cristo sin las disposiciones debidas, como si fuera un simple trozo de pan, etc. 

Todo esto ha llevado a una decadencia muy grande de la fe en el dogma de la presencia real: todos somos testigos a diario de cómo la gente entra a la Iglesia para ir a saludar a su Cristo o a su Virgen, pero dejando de lado a Cristo, realmente presente en el Tabernáculo. Muy pocos se arrodillan ante la presencia inmarcesible y todopoderosa de Cristo en su Sagrario, pareciendo desconocer, por vencible ignorancia supina o por pasotismo, el corazón de la fe católica. 

Todo esto era y es gravísimo, cierto. Sin embargo, desde hace tres años estamos asistiendo, asombrados, al ataque final de la masonería eclesiástica contra el Santísimo Sacramento, pues desde el mismo vértice de la Iglesia se está impulsando la comunión de los que viven en adulterio de manera impenitente.  

¿No es esto lo que está ocurriendo en este último pontificado cuando vemos a Francisco promoviendo la comunión a las parejas en adulterio sin castidad, tras dos escandalosos Sínodos “de la familia”12? ¿No le vimos repartir la Eucaristía sin dignidad y sin decir “El cuerpo de Cristo”13? ¿No le estamos viendo ofrecer el Cuerpo de Cristo a pecadores públicos impenitentes14? ¿No ha bendecido a los católicos del norte de Argentina, a los que exhorta a ir indistintamente a la misa católica o a los servicios religiosos anglicanos, en los que no hay transubstanciación15, como si fueran la misma cosa? ¿No vimos a los luteranos recibir la comunión en el mismísimo Vaticano16, algo prohibido tajantemente por la Iglesia? ¿No nos quedamos estupefactos cuando fuimos conscientes que Francisco no se arrodillaba ni se arrodilla jamás en la consagración17 ni en la adoración eucarística18?  

 

Lo decimos con todo el dolor del mundo… pero un católico honesto que ame la Verdad y que no quiera engañarse a sí mismo debería extrañarse y sospechar de quien nunca se arrodilla ante Cristo Eucaristía19 ni ante la Virgen, a pesar de tener preparado un cómodo reclinatorio de terciopelo frete a sí20. Somos ya muchos los que nos hemos apercibido de cosa tan evidente, Antonio Socci21 o Cristopher A. Ferrara22. Por el contrario, JPII nunca dejó de hacerlo, a pesar de estar físicamente roto en sus últimos días de vida, como ha recordado hace poco el Card. Sarah23

Repetimos: creemos firmemente que hoy día en la Iglesia estamos sufriendo el ataque final a la Eucaristía. El ataque viene de antiguo, cierto, pero ahora hay un dato distintito y escalofriante: lo promueve quien debería defenderla, desde lo más alto del Vaticano. El demonio, que tiene sus peones dentro de la Iglesia desde la cima hasta la base, sabe que quitando la Eucaristía hará caer en la apostasía a la mayor parte de los bautizados, y que eso abrirá la puerta al hombre de pecado, al hijo de la perdición (2 Tes. 2, 3). Como ya advertíamos hace meses, esto lo harán con una liturgia conjunta católico-protestante en la que no habrá consagración ni transubstanciación24, que impondrán a todas las iglesias y parroquias, algunas de las cuales ya vemos celebrar incluso en España, prestándose a ello algunos representantes de la máxima jerarquía de la Iglesia católica en nuestro país25, que debería tener el suficiente discernimiento para darse cuenta de a dónde nos lleva todo esto: a la desacralización final de la Eucaristía y a la supresión del sacrificio perpetuo, como nos advertía el profeta Daniel, nos ha advertido la Virgen en muchas de sus apariciones26 y hasta el mismo Pío XII. 

«Siento en mi entorno a los innovadores que quieren desmantelar el sacro santuario, destruir la llama universal de la iglesia, rechazar sus ornamentos, ¡hacerla  sentir remordimiento de su pasado heroico! bien, mi querido amigo, estoy convencido que la iglesia de pedro tiene que hacerse cargo de su pasado, o ella cavará su propia tumba (…) llegará un día en que el mundo civilizado renegará de su dios, en el que la iglesia dude como dudó pedro. Será tentada a creer que el hombre se ha convertido en dios, que su hijo es meramente un símbolo, una filosofía como tantas otras, y en las iglesias, los cristianos buscarán en vano la lámpara roja donde dios los espera, como la pecadora que gritó ante la tumba vacía: ¿dónde lo han puesto?». 

(De: “Pius xii devant l’histoire”, por Mons. Georges Roche) 

Ante este ataque final de la masonería eclesiástica a Cristo Eucaristía quiero traer aquí a colación uno de los muchos vídeos del científico Ricardo Castañón, quien, tras convertirse desde el ateísmo, ha dedicado su vida a  estudiar y a dar a conocer los milagros eucarísticos. Estos vídeos influyeron fuertemente en mi conversión. Uno de esos milagros, de los más recientes e impresionantes, ocurrió en la Diócesis de Buenos Aires hace años, cuando era presidida por el Card. Bergoglio: allí, una hostia se transformó en músculo vivo y palpitante de miocardio de corazón humano, con sangre fresca del grupo AB (el mismo que se ha encontrado en la Sábana Santa y en el Sudario de Oviedo).  

Narración del milagro eucarístico de Buenos Aires. Dr. Castañón. (2)

Pareciera que Cristo quisiera recordarle al Card. Bergoglio la veracidad tremenda, mil veces ratificada por innumerables milagros eucarísticos a lo largo de los siglos, del dogma de la presencia real de Cristo en la Eucaristía, del daño horrible que de su negación puede venir a la Iglesia y al mundo27 y del gravísimo pecado que ello supone, ante la ingente cantidad de almas que se están condenando por empeñarse en dar tan sagrado y santo alimento a los que no se quieren convertir ni dejar sus pecados mortales.  

Roguemos al Señor por él. Porque quien niega la presencia real niega a Cristo, al Evangelio y a la Iglesia, de la que es fuente y cima la Eucaristía (Ecclesia de Eucharistia, 1). 

Sevilla, a 15 de junio de 2017. Festividad del Corpus Christi. 

 

 

1 infocatolica.com/?t=noticia&cod=29416

2 Milagro Eucarístico en Argentina. Dr. Castañón: https://youtu.be/Av6teFZNycM

3 w2.vatican.va/content/paul-vi/es/encyclicals/documents/hf_p-vi_enc_03091965_mysterium.html

4 Para conocer más sobre los milagros eucarísticos examinados y estudiados por el Dr. Ricardo Castañón, puede ingresar en el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=sAOdCUngO_M

5 http://www.vatican.va/holy_father/special_features/encyclicals/documents/hf_jp-ii_enc_20030417_ecclesia_eucharistia_sp.html

6 Juan 8,44:” Vosotros sois de vuestro padre el diablo y queréis hacer los deseos de vuestro padre. Él fue un homicida desde el principio, y no se ha mantenido en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira”

7 http://infocatolica.com/blog/reforma.php/1404060806-266-liturgia-2-misa-de-cara-a

8 http://infocatolica.com/blog/delapsis.php/1607070513-cardenal-sarah-prefecto-del-c

9 http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=26995

10 http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2016/10/07/religion-iglesia-vaticano-el-papa-francisco-desautoriza-al-cardenal-sarah-y-abrira-el-mismo-el-ano-academico-en-el-instituto-juan-pablo-ii.shtml

11 http://infocatolica.com/blog/reforma.php/1706080215-437-jesucristo-es-sacerdote-y

12 Permitió la publicación en L´Osservatore Romano de las líneas de interpretación dadas por los obispos de Malta de la Amoris Laetitia, donde se permitía la comunión de los adúlteros que vivieran juntos sin castidad: https://infovaticana.com/2017/01/16/los-obispos-malta-gozo-publican-directrices-la-aplicacion-amoris-laetitia/ – Dijo en el avión de vuelta desde Lesbos que Amoris Laetitia había introducido cambios en la doctrina previa en relación con la disciplina para el acceso a los sacramentos de los que vivieran en adulterio sin castidad: http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1351299ffae.html?sp=y – Escribió una Carta a los obispos argentinos indicando que la única interpretación posible del Capítulo VIII de Amoris Laetitia erala de considerar que sí, que ahora los que vivan en adulterio sin castidad pueden comulgar: http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=27335 y http://www.infocatolica.com/?t=ic&cod=27337 – Lo mismo han expresado sus colaboradores principales: Antonio Spadaro,S.J (http://infocatolica.com/blog/reforma.php/1606151019-380-amoris-latitia-8-iy-ahora), el Card. Schönborn (http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=28759,https://denzingerbergoglio.com/2016/04/14/amoris-laetitia-evangelio-apocrifo-bergogliano-para-el-hombre-del-siglo-xxi/ , http://www.antoniosocci.com/bergoglio-gesu-papa-pensa-migliore-del-nostro-salvatore/ y
http://www.religionconfidencial.com/vaticano/Cardenal-Schonborn-Amoris-Laetitia-irregulares_0_2694330559.html  e incluso el Card. Coccopalmerio, presidente del Pontificio Consejo para los Textos legislativos (http://www.catholicherald.co.uk/news/2017/02/15/cardinal-remarried-can-take-communion-if-continence-is-impossible/ y http://infocatolica.com/blog/praeclara.php/1703100120-el-card-coccopalmerio-y-las-b y https://enraizadosencristo.wordpress.com/2017/03/08/coccopalmerio-avala-la-comunion-sacrilega-para-adulteros-francisco-y-yo-siempre-pensamos-lo-mismo/comment-page-1/ y http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=28598)

13 https://www.youtube.com/watch?v=RbpcNrkY0Bk

14 http://peru21.pe/mundo/papa-francisco-autoriza-comulgar-mujer-casada-divorciado-2180142

15 http://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2017/02/26/0124/00295.html (párrafo penúltimo) https://adelantelafe.com/papa-francisco-una-riqueza-quien-no-pueda-ir-misa-catolica-vaya-la-anglicana/

16 https://adelantelafe.com/luteranos-reciben-la-comunion-una-misa-san-pedro-roma/

17 Aunque sí lo hace en otras ocasiones como ante los mártires protestantes de Uganda o ante pastores protestantes o en el lavatorio de los pies a transexuales y musulmanes: https://www.youtube.com/watch?v=_SvrvjmZrVE

18 http://www.catolicosalerta.com.ar/bergoglio2017/por-que-bergoglio-no-se-arrodilla.html

19 https://www.youtube.com/watch?v=8Y_-aFSIVQM (MIN 34) y https://www.youtube.com/watch?v=3RJK0yULkCY (min 05:50)

20 https://www.youtube.com/watch?v=10-fYVGu-4c&feature=youtu.be&t=2803 (min. 47:30).

21 https://adelantelafe.com/bergoglio-el-hombre-que-nunca-se-arrodilla-delante-de-dios/

22 http://www.fatima.org/span/perspectives/perspective862.asp

23 https://infovaticana.com/2017/06/09/sarah-san-juan-pablo-ii-obligaba-cuerpo-roto-arrodillarse-ante-santisimo/

24 http://comovaradealmendro.es/2016/10/hacia-la-desacralizacion-final-la-eucaristia-documento-del-conflicto-la-comunion-conmemoracion-conjunta-luterano-catolico-romana-la-reforma-2017/

25 https://infovaticana.com/2017/06/12/blazquez-celebra-una-liturgia-interconfesional-los-anglicanos-ante-una-veintena-personas/

26 http://comovaradealmendro.es/2016/10/hacia-la-desacralizacion-final-la-eucaristia-documento-del-conflicto-la-comunion-conmemoracion-conjunta-luterano-catolico-romana-la-reforma-2017/

27 Padre Pío de Pieltrecina: “Sería más fácil que el mundo sobreviviera sin el sol, que sin la Santa misa”

 

 

 

 

 

 

 

About the author

mm

Antonio José Sánchez Sáez

Católico. Padre de familia. Profesor Titular de Derecho de la Universidad de Sevilla.
antonio.jose@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

1 Comment

A %d blogueros les gusta esto: