Artículos Externos Destacado

Pilatos, Caifás, Herodes y Compañía: ¡Vamos, todos contra Minutella!

Por Don Alfredo Morselli. 

Messa in Latino. 3 de Abril 2017

 

Conozco a don Alessandro algo poco más que fugazmente: asistí a una presentación de un libro suyo, intercambié unos cuatro comentarios, sólo cuatro, buscando conocerlo mejor y no juzgar de modo temerario a este sacerdote, hoy en día, verdaderamente signo de contradicción.

 

No metería las manos al fuego ni siquiera por mí mismo, imaginen si lo haría por don Minutella, sin embargo…

 

…ayer cuando leí el Santo Evangelio de la Misa (forma extraordinaria) el versículo “Si os digo la verdad, ¿por qué no  me creéis?”,
les confieso que he pensado en él… y después constaté que en verdad casi todas las voces de la red, desde los papistas más tresnarices hasta los duros y puros seudo tradicionali
stas – una verdadera ONU de las redes o un Orden Mundial de los blogs que dicho sea de paso – se han lanzado contra este muy querido hermano.

Siempre he creído que las señales de santidad son, una gran devoción a la Virgen y el tener todo en contra: en nuestro caso podemos marcar las dos casillas; ciertamente se necesitan otras pero las bases
ahí están.

 

Se me han venido a la mente las palabras de Montfort:

 

[61]…Pero que un predicador lleno de la palabra y del espíritu de Dios abra apenas la boca, y todo el infierno tocar alarma y remover cielo y tierra para defenderse. Es entonces cuando se traba una sangrienta batalla entre la verdad, que brota de la boca del predicador, y la mentira, que sale del infierno; entre los oyentes que, por su fe, se hacen amigos de esta verdad y aquellos que, por su incredulidad, se tornan seguidores del padre de la mentira.

Un predicador con este temple divino removerá, con las solas palabras de la verdad aunque dichas con mucha sencillez, toda una ciudad y toda una provincia, por la guerra que en ellas se levante. Lo cual no es sino prolongación del terrible combate que se libró en el cielo entre la verdad de San Miguel y la mentira de Lucifer (ver Ap 12,7) y fruto de las enemistades que Dios mismo ha puesto entre la raza predestinada de la Santísima Virgen y la raza maldita de la serpiente.

No hay, pues, que extrañarse de la falsa paz que cosechan los predicadores a la moda y de las tremendas persecuciones y calumnias que se alzan y promueven contra los predicadores que han recibido el don de la palabra eterna, como deben ser un día todos los hijos de la Compañía de María: Los que evangelizan con todo empeño (Sal 67,12 [Vulgata]).

 

[64]…El buen predicador debe considerarse, al proclamar la palabra divina, como un criminal inocente en el banquillo, donde ha de soportar, sin vengarse, los falsos juicios de todo un auditorio, frecuentemente indispuesto contra él, las censuras y malas interpretaciones que los sabios orgullosos hacen de sus palabras; las burlas, chanzas y desprecios de los impíos hacia su persona y, en fin, las calumnias de todo un pueblo. El buen predicador hará consistir la fuerza de su celo no sólo en predicar con energía, sino también en resistir todas las tormentas como una roca, sin conmoverse ni ceder, dejando a la verdad que él proclama, y que naturalmente engendra odio, el encargo de libarle de la mentira: La verdad me hará libre (Jn 8,32), y que intervendrá a su favor tarde o temprano, con tal que se le permita obrar.

 

[65] En fin recuerdan que Jesucristo les envía, igual que a los apóstoles, como corderos en medio de lobos. Es, pues, necesario que imiten la dulzura, humildad, paciencia y caridad del cordero, a fin de transformar, por este medio tan divino, los lobos mismos en corderos.

 

(Regla de los Sacerdotes Misioneros de la Compañía de María, §§ 61-65 passim)

 

Querido don Alessandro, te sigo en la oración: recomiendo estar atento a no cometer errores, a no pasarte al lado equivocado, porque los misericordiosos… no te la perdonarían…

 

Como decía al principio, aún no te conozco tanto como para casarme con todas tus tesis, pero estos ataques tan maliciosos y generales me llevan a seguirte con gran afecto, aunque indigno, en mis oraciones.

 

Don Alfredo Morselli

 

Traducción de Como Vara de Almendro

http://blog.messainlatino.it/2017/04/pilato-caifa-erode-c-ale-tutti-contro.html?m=1

About the author

mm

Como Vara de Almendro

info@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: