Nuestros Artículos

¡NARDO! Poema de Resurrección

“….. entró una mujer con un vaso de alabastro con perfume de nardo auténtico, de mucho precio, y, quebrantando el vaso, derramó el bálsamo sobre la cabeza de Jesús”. (Mt.26;7)

¡NARDO!

Resbalaba por su frente,
por sus cabellos y barba.
Lo derramó por entero,
como quien vacía el alma.

Roto el vaso de alabastro,
-todo es poco para el que ama-
fue aquel perfume de nardo
su óbolo de enamorada.

¡Loca, loca Magdalena!
Sin saberlo preparaba
el cuerpo para el sepulcro.
¡Se llenó de olor la casa!

La maloliente mazmorra
-nadie aquello se explicaba-
esa noche olía a nardo,
entre golpe y risotada.

La calle de la Amargura
-Cristo, con la cruz pasaba-,
a nardo dicen que olía
al aire de sus pisadas.

Y al tiempo de pronunciar,
desde la Cruz, las palabras,
¿no era de nardo el perfume
que todo el monte exhalaba?

Cuando, ya muerto, en sus brazos
María lo acariciaba,
de nuevo estalló el perfume.
Fue la última oleada.

***********

Cristo quebró su alabastro
en la mañana de Pascua.
“¡María!” … “¡Rabonni!” … Nardo.
¡Le inundó de nardo el alma!

María Nieves Sanmartí Balagué +

 

“Mientras resposa el rey en su lecho, exhala mi nardo su aroma” (Esposa del cantar de los cantares, 1,12)

About the author

mm

Como Vara de Almendro

info@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

3 Comments

  • Precioso Poema que a mi también perfuma!! Además comparto que aqui tengo conmigo oleo de nardo comprado por internet de los Monges Cristianos Ortodoxos de la tienda del Monte Athos https://www.monastiriaka.com/. Precisamente elegí oleo de nardo contemplando ese momento en que Jesus Cristo ha sido ungido con oleo de nardo, conforme el Evangelio inspirador del presente poema. Todo muy hermoso…todo converge…

  • Muy bonito el poema sacado obviamente de Cantares pero se te ha olvidado una cosa, el perfume de nardo de la Sulamita no es un perfume sacado de ningún frasco, ni perfume de gran precio, ni perfume de poco precio, el perfume de Sulamita sale de su propio ser, de sus experiencias, de la búsqueda del amado de su alma, perfumes de los cuales se enamora el amado de Cantares, los perfumes que nosotros, en este caso la Sulamita lleva dentro de sí, de su propio ser, sale de su interior para ser exhalado hacia el amado de Cantares, el nardo es una invitación personal que hace Sulamita al amado a entrar en su huerto, cuando el Rey se encuentra en los alrededores de dicho huerto que es la amada, cuando el amado viene reclinado en su lecho para el desposorio y en ese momento Sulamita exhala de su huerto sus fragancias, entre ellas va el aroma de nardo, acaba de exhalar un aroma que no tiene precio, ¡¡mejor que todos los ungüentos¡¡ dice el amado de Cantares, es perfume único, intransferible, propio, exclusivo, solo respirado por el amado sin que se encuentre nadie presente que sea capaz de olerlo ni de respirarlo, es un perfume solo reconocible por los dos enamorados, nadie tiene participación en los aromas del huerto de la amada porque el Cantar mismo declara que ella es un huerto cerrado que se abre única y exclusivamente para el amado de Cantares, nadie es capaz entonces de respirar ni de oler este perfume de nardo, solo al amado le llega, solo él lo respira, el nardo de Sulamita no es un aroma que sale de algún frasco y que puedan respirar los allí presentes, porque sino sería Sulamita un huerto abierto a todos y el amado es muy claro cuando dice que ella esta cerrada para todos los demás, no es pues un aroma de un bote que se quiebra, Sulamita es la ha que ha sido quebrada como frasco de alabastro, tiene quebrado su corazón que todavía se encuentra en vela y desde ese corazón quebrado, desde ese corazón en vela saldrán los mejores perfumes, las mejores esencias, las que no se pueden comprar ni vender ni derramar por cabezas o pies, porque el que se quiebra es el corazón y el alma, los sentimientos, y estos ni se ven ni se huelen como el aceite de Magdalena sino que traspasan, se exhalan de corazón a corazón, de sentimiento a sentimiento, son esencias que no se compran a gran precio a un perfumistas para posteriormente derramarlo sobre el amado, porque si así fuese ya no seria un aroma propio del huerto de la amada, sería un perfume que todos y cada uno de nosotros dependiendo de nuestras posibilidades económicas tarde o temprano podríamos comprar porque se trataría de un aroma artificial, de un aroma que es recogido como planta ajena al huerto, recolectada por el vendedor perfumista para posteriormente destilarlo y sacar el aceite oloroso de la planta, llenar el frasco con el aceite y venderlo al mejor postor, seria pues un aroma ajeno al huerto de la amada, el aroma de Cantares es un aroma que se forma en su huerto, como bien señala el amado, que es la persona de la amada, allí dentro de ella crece un vergel, un jardín, un nardo que no tiene precio, allí dentro de la propia Sulamita ese nardo es recogido en manojos siendo destilado por ella misma desde su interior para posteriormente abrir el huerto y exhalar dicho aroma, estos aromas son regados a base de sufrimiento en un peregrinaje buscando a un amado que ha perdido, Cantares tampoco relata de la perdida de un cuerpo muerto delante de un sepulcro como hizo Magdalena, la búsqueda de Sulamita es una búsqueda durante días por caminos y durante noches velando en su lecho a un amado completamente vivo que habla y se comunica con Sulamita aunque no lo tenga delante como lo tenia Magdalena, Sulamita reconoce su voz escuchándolo cuando viene el amado a través de las montañas, Magdalena no reconoce su voz a pesar de tenerlo delante ¡¡en persona¡¡ son tantas las diferencias entre estas dos mujeres que solo da vértigo el hacer una semejanza entre ellas dos, ni el nardo ni la mirra de Cantares responden a ninguna esencia artificial salida de planta alguna conseguida por perfumistas para venderlas posteriormente a gentes adineradas, la amada de Cantares es el huerto que destila los aromas tanto el nardo como la mirra destilada por las manos de la amada son aromas de la Sulamita y son aromas gratuitos por eso no tienen precio, jamas se podría dar una discusión entre los apóstoles como se dio con el ungüento de nardo de Maria de Betania simplemente porque el nardo de Sulamita ni se podría comprar ni se podría vender.

    • Disculpe, pero el poema está inspirado en los Evangelios, y usted dice cosas muy extrañas. El texto es clarísimo y no tiene una segunda interpretación: el aroma se esparció por toda la casa, era un aroma físico y costó mucho dinero. El Evangelio no es interpretable a mi gusto. El Evangelio y concretamente en este caso, es literal. El poema lo escribió mi tía y no se inspiró en absoluto en el Cantar de los cantares sino en el Santo Evangelio.

A %d blogueros les gusta esto: