Obispo del reincorporado sacerdote colombiano, ahora defiende la enseñanza tradicional sobre el Matrimonio

Por Maike Hickson

 

En medio de la detección y publicación de muchos eventos desalentadores, en OnePeterFive siempre nos complace poder revelar acontecimientos alentadores. Un acontecimiento tal nos llega de Colombia, Sudamérica. Como habíamos reportado, Rigoberto Corredor Bermúdez, obispo de Pereira, suspendió el 16 de enero de 2017 a uno de sus sacerdotes— el padre Luis Carlos Uribe Medina — por “expresar pública y privadamente su rechazo a las enseñanzas doctrinales y pastorales del Papa Francisco sobre el Matrimonio y la Eucaristía” [en palabras del obispo].

 

Sin embargo, posteriormente, el 1 de febrero, publicamos un documento que informaba que el padre Uribe había sido reincorporado sorpresivamente como sacerdote, tras firmar un documento en el que decía: “quiero permanecer en la obediencia y respeto al Santo Padre Francisco y a mi Obispo Diocesano, dentro de la doctrina y Tradición Apostólica de la Iglesia.” En ese momento, Steve Skojec reportó lo siguiente para dar a conocer el trasfondo de dicho acontecimiento:

 

“El sitio en español Secretum Meum Mihi (SMM) también reporta que Radio Rosa Mística Colombia, una emisora católica, sacó al aire una historia afirmando que el obispo de Uribe, Rigoberto Bermúdez, no solo habría corregido la situación, sino que “ahora pareciera haber rechazado la interpretación de Amoris Laetitia del cardenal Christoph Schönborn, en favor de la visión ortodoxa del matrimonio y la eucaristía.” SMM dijo que esta información no era comprobable, debido a que estaba basada en la interpretación de un testigo anónimo.

 

SMM incluye una actualización de la historia, en base a la correspondencia con Radio Rosa Mística, en la que la emisora declaró que la información “es verdadera.” Más aún:

“La recibimos de una fuente que es parte del grupo en el que el padre Luis Carlos habló luego de la reunión con el obispo de Pereira. Si bien aún no existe un documento sobre la posición ortodoxa del obispo, el padre Luis Carlos informó en privado a estas personas que el prelado reconoció su equivocación, aceptó los argumentos del sacerdote que había reincorporado al magisterio sacerdotal y anunció que prohíbe en su diócesis la comunión para los divorciados vueltos a casar por civil o las uniones libres. El obispo también dijo que hay que obedecer, antes que nada, a la Sagrada Doctrina Católica…

Ahora hemos recibido del propio padre Uribe el documento oficial que en aquel momento estaba faltando, para confirmar los reportes de diferentes fuentes según las cuales el obispo de Pereira había demostrado un cambio de actitud. Ahora, el padre Uribe nos ha enviado amablemente la Carta Pastoral para la Cuaresma de 2017, tal como fue publicada por el obispo Bermúdez, que demuestra que pretende preservar la enseñanza católica tradicional sobre el matrimonio. Con fecha 1º de marzo de 2017, el documento de 11 páginas trata las cuestiones fundamentales de la vida católica en el mundo de hoy. El obispo Bermúdez transmite ahora la importancia de proteger la vida humana y considerar con cuidado que Dios nos ha dado a los seres humanos un libre albedrío responsable. El obispo colombiano muestra cómo a veces los hombres abusan de este libre albedrío, y por lo tanto se conducen de maneras que “los distancian de Dios”, tal como el abuso de drogas, de alcohol, el homicidio y el suicidio, como también el “aborto, se arranca del seno materno a los niños inocentes que tienen derecho a la vida.” El prelado lamenta — de cara a tanta corrupción — que hoy muchos fieles “desconocen por ignorancia o negligencia, todo lo que el Señor nos ofrece por medio de su Iglesia para que crezcamos con seriedad en el seguimiento de Cristo.” Bermúdez también describe cómo muchos católicos ya no asisten a misa dominical después de recibir su primera comunión.

 

Aquí, en la página 10 de su Carta Pastoral, el obispo de Pereira invita a todos los católicos a volver a la práctica de la fe católica y a regresar a los sacramentos, a la vida de la Iglesia, sus oraciones y obras de caridad y trabajos apostólicos. Es aquí donde deja en claro que no cualquiera puede acceder a la sagrada comunión:

“Si bien el impedimento de ciertos estados de vida (adulterio, unión libre y unión civil), no permiten la recepción de la comunión sacramental, sin embargo, no quiere decir que estas personas no puedan participar de los demás actos de la vida eclesial que hemos señalado. El Señor dará la gracia para retornar a la plena comunión, mediante la conversión.” 

En el actual contexto de indiferentismo, materialismo y la “dictadura del individualismo egoísta (adoración de sí mismo),” el obispo Bermúdez también recuerda a sus lectores las palabras de Nuestro Señor “Yo no te condeno. En adelante no peques más.” (Juan 8:11) Él llama a los fieles a acercarse con contrición a Jesucristo, para buscar Su perdón. El prelado colombiano termina su instrucción con una hermosa referencia a Nuestra Señora: “La Virgen María, Nuestra Señora de los Dolores nos espera en el Gólgota, para ayudarnos a sanar las heridas del pecado.”

Entonces, tenemos aquí el ejemplo de un obispo que — quizás escuchando humildemente a uno de sus propios sacerdotes fieles — fue capaz de cambiar su posición anterior y distanciarse de algunos de los cambios problemáticos y confusos en la enseñanza moral de la Iglesia surgidos durante el pontificado del papa Francisco.

Traducción de Marilina Manteiga,

http://www.onepeterfive.com/colombian-bishop-reinstated-priest-now-defends-traditional-teaching-

About the Author

mm
Como Vara de Almendro

2 Comments on "Obispo del reincorporado sacerdote colombiano, ahora defiende la enseñanza tradicional sobre el Matrimonio"

  1. Deben tener cuidado! Deben adherirse a las reglas de Mi Iglesia en la Tierra, ellas permanecen como han sido y no han sido cambiadas

    • Así es, amiga Rosina. Para gloria de Dios y salvación de las almas monseñor Rigoberto Corredor ha sido fiel a la Iglesia y a su magisterio bimilenario, no claudicando a los poderes terrenos que no buscan el bien de tantas almas sino, la connivencia con el mal.

      Bendiciones.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: