POPULISMO, LA NUEVA PESTE MUNDIAL

Llegar a un gobierno populista sólo es posible cuando en una sociedad los ilustres, los intelectuales, la cabeza de esa sociedad, calla ante los simplismos e injusticias, ya por miedo, ya por interés.

Lo que olvidan tales sujetos notables y eminentes, en todos los ámbitos, es que una vez que el populismo se instaura, una vez que toma el poder, ellos pasan a ser sus principales enemigos, a los que no duda en decapitar…

Vivimos actualmente a nivel nacional, pero también mundial, un proceso de “popularización” en todos los órdenes, no sólo en el político. Los frentes de guerra contra la cultura y los valores de las sociedades, principalmente la occidental, son múltiples: educación, economía, justicia, familia, ética, moral, religión, verdad… todo está cuestionado, atacado con mayor o menor sutileza y engaño, sumiéndonos en un clima de gran confusión y división…

Esa sutileza que conduce al engaño podría ser develada, explicitada, denunciada por las personas que tienen la capacidad y la formación necesarias -cada cual en la medida que sea capaz-, y entonces el Pueblo, atendido por sus Guías, se pondría en pie, permanecería despierto, y no se precipitaría en los abismos de la mentira. Pero no, casi todos callan cobardemente, culpablemente, de modo que los pocos que se atreven a hablar, pueden ser señalados como radicales, fanáticos, y después atacados en la medida que sea necesario para silenciarlos.weil02-populismo

Un ejemplo de simplismo lo constituye el concepto tan manido de “los pobres”. ¿Quienes son los pobres? ¿Cómo se ayuda realmente a los pobres? ¿Limosnas? ¿Quitárselo a los ricos para darlo a los pobres?   Los ricos pueden crear riqueza y, en la medida en que sean justos, redistribuirla, que es a lo que deben obligarles las leyes. Eso no lo hace un gobierno populista. En realidad el populismo, cuando llega al poder, lo que hace es robarle la riqueza a los que la tienen y quedársela, sometiendo a sus sociedades al odio y a una pobreza terrible. ¿Ejemplos? Unos ya han llegado -Cuba, Venezuela, China, Rusia…- otros están en camino: Europa, EEUU… En realidad, todo el mundo se encamina hacia el Nuevo Orden Mundial a través del populismo.

Existe la creencia errónea de que los políticos y gobiernos populistas son casi exclusivos de los países tercermundistas. Grave equivocación. El populismo, entre otras características, siembra odios y divisiones entre los segmentos de la sociedad, entre los ciudadanos y sus organizaciones, entre regiones y ciudades. El arma de dividir para dominar, imponerse y controlar todo para logar sus objetivos, manipular las instituciones públicas, cambiar las leyes y normas en su beneficio, no solo en lo político sino además en lo personal o grupal para su enriquecimiento ilícito, generalizando la corrupción, el abuso, la represión y el odio que ahora vemos cómo corroe a muchos países en el mundo.

Y ahora propongo que piense cada cual personalmente quienes, entre los dirigentes de nuestra sociedad -además de Bergoglio-, defienden ideas populistas, y quienes las denuncian y combaten.

 

Javier Ventas

About the Author

mm
Como Vara de Almendro

Be the first to comment on "POPULISMO, LA NUEVA PESTE MUNDIAL"

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: