Actualidad Nuestros Artículos

Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?

 

Que nadie es imprescindible en el mundo lo tengo claro. Lo comprendí hace tiempo, cuando, pensando en mis hijos si yo algún día llegaba a faltar, entendí que la vida sigue incluso tras la muerte de una madre y que los hijos pueden superar su pérdida. Y hoy vemos que este pensamiento es cierto. Ha muerto Fidel Castro y el mundo sigue girando, a pesar de las “condolencias de camaradas, de líderes políticos e incluso de alguno religioso que yo me se…..” Sí, el mundo sigue girando, faltaría más….

El presidente Barack Obama, tras la muerte del líder revolucionario,  emitió un comunicado en el que “extendió la mano de amistad” a Cuba.

“En este momento, tras la muerte de Fidel Castro, extendemos la mano de amistad al pueblo cubano”, dijo Obama en un comunicado emitido por la Casa Blanca. “La historia recordará y juzgará el enorme impacto de esta figura singular para la gente y el mundo a su alrededor”. Yo añado, que la historia podrá juzgarle, ciertamente. Pero eso, para las personas cabales importa poco. Porque al final de la jornada, aquel que se salva, sabe, y el que no, no sabe nada”. ¿Dónde estará Fidel ahora? ¿De qué le sirven en estos momentos sus grandes riquezas que se han dado a conocer ahora, conseguidas a base de extorsiones y matando de hambre a un país tan rico y maravilloso como es la Isla de Cuba? ¿Se habrá encontrado igual o mucho peor que el Rico Epulón de la parábola de Jesús……? En la eternidad sabremos de su paradero.

fidel-castro

También Francisco se apuntó al carro de los comunicados, tal y como era previsible tras sus “alegres” encuentros con el líder cubano, y mandó un “sentido telegrama” con las condolencias que admira tanto la hipocresía mundana. Y es que ¡qué buenos somos todos tras la muerte, cuánto bien hemos hecho y qué bonito suena cantar las hazañas del fallecido! Bergoglio se refiere al difunto llamándole”Excelentísimo señor Fidel Alejandro Castro Ruz “.  Repito ¡cuánta hipocresía, Dios mío! Estamos llegando al límite del hartazgo, al límite de la náusea y de la angustia contenida. Y es que Francisco no solo se condolió con la muerte del presidente emérito de la sufridísima República de Cuba, tan machacada por la imposición del régimen comunista. Ya en vida gustó de estar con este personaje siniestro. Y gustó, digo, de departir con él, no para recordarle que de Dios no se ríe nadie y de que le esperaba un juicio por sus crímenes políticos. No. Total, si al final “el camino de la Iglesia es el de no condenar  a nadie eternamente” y “todos nos encontraremos en el cielo, todos”, para qué molestar y poner a pensar al “pobre viejecito” ¿no creen?. Sus entrevistas fueron amigables y muy “divertidas” por lo que puede apreciarse en las fotografías que hemos podido ver.  Ésto es para pensar y mucho. ¿Cuándo el comunismo y la religión católica fueron de la mano? ¿Algún antecesor de Bergoglio hizo algo parecido? Alguien, con las vendas puestas en los ojos, como no puede ser de otro modo, dirá en defensa de Jorge Mario que ésta es la “Diplomacia Vaticana”. Me río yo de la Diplomacia Vaticana, que permite según los gustos usar de esta guisa o de la otra, según conveniencias personales. ¿Dónde está, me pregunto yo,  la diplomacia vaticana para contestar las 5 Dubia presentadas por los 4 cardenales valientes, que han esperado 2 meses una respuesta que no llegó ni va a llegar por boca de quien debiera? Porque de forma extraoficial ya han sido contestadas por boca de “la voz de su amo”. ¡Menuda diplomacia! ¡Vergüenza ajena para los católicos de bien!

Traigo a colación una profecía de San Antonio María Claret, el santo catalán, nacido en Sallent, provincia de Barcelona, y que partió rumbo a Cuba en el año 1851 con el encargo de ser Arzobispo de Santiago, llegando el 18 de febrero de ese año y consagrando su actividad pastoral a la protección de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de todos los cubanos, de quien también fue un entusiasta devoto.

Según la tradición, el Padre Claret estaba recorriendo las zonas montañosas de Santiago cuando se le presentó la Virgen de la Caridad para predecirle el futuro de Cuba, profecía que luego el sacerdote transmitió a sus feligreses y miembros de su congregación.

La revelación de la Virgen hablaba  “de un joven muy osado (NDR, Castro) que subiría por esas mismas montañas con las armas en la mano, y después de unos años bajaría triunfante con una espesa barba, acompañado de otros hombres también barbudos y con largos cabellos”.

“Esos jóvenes traerían, colgando de sus cuellos, medallas de la Caridad del Cobre y crucifijos que en poco tiempo dejarían de usar, para luego negar con vergüenza sus creencias”.

La profecía agrega que el joven líder “sería aclamado por todos a causa de numerosas reformas de beneficio popular, se iría apoderando poco a poco de todo el poder, sumiendo al pueblo cubano bajo una férrea dictadura que duraría 40 años, en los cuales Cuba sufriría numerosas calamidades y penurias. Finalmente, ese hombre moriría en la cama”.

Tras su fallecimiento, continúa la profecía, “se produciría un corto período de inestabilidad y enfrentamientos, en los que incluso llegarían a producirse algunos derramamientos de sangre, aunque luego la nación cubana volvería a levantarse poco a poco hasta llegar a ocupar un destacado lugar en el ámbito internacional”.

2016-05-17-biscet-en-cidevida-ante-su-foto-en-el-museo

Óscar Elías Biscet, junto a su esposa, Elsa Morejón, posan frente al retrato-historia que se expone en el Museo de la Vida de Tordesillas, al igual que en todos los Museos de la Vida de España, como un ejemplo de amor por la vida del no nacido y de su resistencia por la defensa de los derechos humanos y de Dios por encima de todas las cosas.

Realmente, estos más de 40 años de Régimen castrista, han visto cumplidas las palabras de la durísima dictadura que profetizó el santo. Presos políticos, encarcelados por Castro por oponerse a aceptar una vida sin derechos de Dios, sin derechos humanos. Quiero traer a la memoria, para ilustrar lo que ha supuesto el comunismo en Cuba  y como exponente de esta barbarie al Dr. Oscar Elías Biscet, a quien pude conocer a través de mi labor por la vida en la asociación “Cidevida” , primera asociación que dio a conocer su lucha en pro de los no nacidos, y que favoreció y apoyó siempre a la fundación Lawton de derechos humanos, de quien ostenta el cargo de presidente. Pueden ver el homenaje que se le rindió el 17 de mayo de 2016 en el Museo de Cidevida-Tordesillas aquí.

Defensor de los derechos humanos y defensor de la vida del no nacido, hecho preso y encarcelado entre otras cosas por oponerse, como médico, a hacer abortos y por exigir su derecho a la objeción de conciencia. Por más de 25 años permaneció en las horrendas e inhumanas prisiones cubanas. Impresiona su testimonio de amor, de fe, de perdón y de fuerza en Dios para no caer en la desesperación durante este terrible período de torturas y vejaciones constantes, separado de sus familiares y seres más queridos, privado de los mínimos requisitos que una persona necesita para vivir, alimento, asistencia médica, etc. y siempre ofreciendo su vida por el bienestar de su país y de sus habitantes, y para que Cuba fuera una nación libre y donde el pueblo pudiera vivir con la dignidad negada a todos sus habitantes por tantos años.

Les invito a ver este corto vídeo que es un resumen de lo que ha supuesto su lucha y es una punta de iceberg de lo que ha sido también la lucha de muchos hermanos que, como él, no han querido ceder al terror impuesto por los Castro.

Tras todo esto, me sigo preguntando, dónde ve Francisco la similitud del cristianismo con el comunismo. Yo solamente veo una cosa y ésta es clara: el ejemplo de quienes tienen fe, la de los católicos firmes. Ellos, los que sufren cada día desde sus silencios las vejaciones, el hambre, la crueldad, la imposición de la falta de dignidad, enseñan a diario a quienes están de parte de esta revolución comunista el mandato de Cristo:

 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles?  Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”. (Mt 5; 44-48)

Que su ejemplo sirva para conversión de estos enemigos de Dios y de sus derechos. Que al ver su fe inquebrantable lleguen a preguntarse si por ventura es cierto que existe un Dios Padre, un Dios Amor, un Dios Misericordia. Y que sus vidas ofrecidas en los “altares” de sus encierros y prisiones, lleguen a lograr la salvación de muchas almas para Dios.

 

Montserrat Sanmartí.

 

About the author

mm

Montserrat Sanmartí Fernández

Católica. Casada y madre de 10 hijos. Implicada desde 2009 en la defensa de la vida a través de CIDEVIDA. Delegada de Sanación Postaborto en el Viñedo de Raquel en España. Escribo por vocación como inquietud de llamada interior y deseando cumplir desde mi pequeñez el mandato que Cristo nos dio: “Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a toda criatura”. Ya no hay excusas. Se puede evangelizar en todo el mundo, sin movernos de nuestra casa. Todo sea a mayor gloria de Dios y salvación de las almas.
montse.sanmarti@comovaradealmendro.es

.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: